26 de mayo de 2020
De los 80 a los 20
Sigo dando vueltas a la conjunción de cronocratores que se nos viene encima. He analizado ya la influencia de esta conjunción en los grandes ciclos culturales, pero me interesa también entender las dos conjunciones más recientes: 1981 en libra y 2000 en tauro. El periodo de libra es el que más nos puede orientar si queremos entender la gran mutación del 21 de diciembre de este año. Quede claro que no creo que vaya a haber grandes desgracias ni pandemias, tan sólo un cambio de mentalidad.

Yo nací en el 76 y tengo mi vida básicamente dividida en esos dos periodos.

No recuerdo casi nada de finales de los 70. El periodo fue gris y mediocre en todas partes. La economía global iba de una crisis del petróleo en otra y el paradigma de extracción de recursos no daba más de sí. En España, el rey había nombrado a Suárez y estaba todo el mundo a verlas venir, había ilusión pero también miedo. Las viejas matriarcas se mantenían de guardianas de la moral y aún iba casi todo el mundo a misa de once. Todo era en blanco y negro, las blusas se cerraban hasta el cuello y la diversión de los jóvenes era el guateque con música del Dúo Dinámico.

No estaba la Transición tan clara y había planes de reacción, entre ellos el del ex secretario de la Casa Real, el general Armada.

La conjunción en libra:
El 14 de enero de 1981 se cruzan los cronocatores en libra y empieza el baile: el 23-F fracasa y la supuesta involución se convierte en un acelerón hacia la victoria del PSOE en el 82. Salían diciendo: “A España no la va a conocer ni la madre que la parió”. Arranca a partir de ahí una corriente de ilusión y viene el destape, la Movida, los porros, el desenfreno.

Dice Machado: “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla”. Mi infancia son recuerdos de unas tías en bolas en la playa y en la tele. Nos soltaban por el pueblo con las bicis estilo Verano Azul y nos pasábamos la tarde tirando piedras y robando fruta.

Felipe hace lo mismo que Reagan en EEUU, tira de monetarización y gasta. Pone pensiones, educación y sanidad. Comienza la llamada “titulitis”, el interés por el conocimiento por encima de la cultura agropecuaria que teníamos. Las ventas de libros se disparan, el diario El País multiplica sus lectores. La cultura eclosiona: Mecano, Nacha Pop, Radio Futura, Loquillo, Celtas Cortos, Los Secretos, Rosendo, Miguel Ríos, Alaska, La Frontera, Siniestro Total, Danza Invisible, La Unión, El Último de la Fila, Los Enemigos, Barricada, Burning, entre muchos otros en la música pop. Aparece la llamada Nueva Narrativa: Muñoz Molina, Llamazares, Marías, Millás y otros. En el 89, Cela sacó el Nóbel. En el cine, aparecen Almodóvar, Bigas Luna, José Luis Cuerda, José Luis Garci, Fernando Trueba, Alejandro Amenábar, Julio Medem, Montxo Armendáriz y muchos más. En España, cada uno decía y hacía lo que le daba la gana.

Pero el fenómeno no fue exclusivo de España, en la cultura anglosajona aparecen nada menos que Madonna, Michael Jackson, Queen, Bon Jovi, U2, The Police, AC/DC, Aerosmith, Depeche Mode, Prince, Pink Floyd, REM, etc. Aparecen también películas tan icónicas como El color púrpura, Hannah y sus hermanas, Toro salvaje, Alien, La chaqueta metálica, Platoon, Terminator, Pesadilla en Elm Street, Karate Kid, Top Gun, Blade Runner, ET o Regreso al futuro. Reagan lo tenía claro: If Hollywood sells, America sells.

Paralelamente, se desarrolla toda la revolución informática:
1981: definición del protocolo TCP/IP y creación de internet.
1984: aparición del MacIntosh.
1985: aparición del Windows.
1991: creación de la World Wide Web.
1994: fundación de Amazon.
1998: creación del Google.

Los 90 siguieron en la misma línea. Las películas emblemáticas, con las que mejor se recuerda una época, fueron: Thelma y Louise, El Gran Lebowski, Pretty Woman, El silencio de los corderos, Forrest Gump, Toy Story, Titanic, Matrix y, mi preferida, Pulp Fiction.

De los 90 guardo memoria muy clara. Ya no era Reagan sino Clinton el que lideraba el desarrollo, la informática impulsó la productividad y la gente se pasaba el fin de semana en discotecas y tomando drogas de diseño. En España, aparece la figura de Chimo Bayo, que es iniciador del techno a nivel mundial, y el turismo se dispara. Se monta en EEUU la llamada “burbuja tecnológica”, que tenía entre sus integrantes a empresas de tan poco valor como Microsoft, Apple, Google y Amazon. Todos nos montamos el Windows 3.11 con los clónicos taiwaneses y nos pusimos a jugar al PC Fútbol. Fue una época también salvaje, con muchos accidentes de tráfico y mucha más violencia que ahora. Las hipotecas no interesaban a nadie, todo el mundo quería hacer cosas estimulantes. El feminismo estaba en retirada y los coños iban libres, a partir de los 13 teníamos derecho a cualquier consentimiento, la gente se abalanzaba a meter mano en los pubs y no pasaba nunca nada, bebíamos hasta las tantas entre los gritos de Mónica Naranjo y luego conducíamos hasta casa con medio ojo abierto. Había una ilusión grande por el futuro y se creía que el crecimiento iba a seguir, todo el mundo tenía algún plan estimulante. Yo quería convertirme en un Umbral y andar por ahí diciendo: “He venido a hablar de mi libro”.

Ahora recuerdo que cuando hacía el COU algunos profesores montaron una emisora de radio local en el mismo instituto y repartieron una hora de programa a los alumnos que se presentasen voluntarios. Yo pedí, con unos amiguetes míos, un programa de las 11 a las 12 de la noche los viernes, y nos dieron llaves del instituto y de la pequeña aula en la que estaba la emisora. Íbamos allí a soltar de todo directamente al aire, con total impunidad legal y académica. Nos reíamos de todo el mundo, nos metíamos con los profesores, yo leía una columna “umbralera” en la que me cagaba en el mundo y la sociedad. Luego nos íbamos a tomar cubatas por ahí y a bailotear al ritmo de Los Rodríguez. Hoy en día, esto es absolutamente impensable.

El paradigma de los 80 y los 90 era masculino, como lo son todos los signos de aire. El hombre era libre, decía lo que quería, tenía presunción de inocencia y no estaba amenazado por las denuncias falsas. Si alguno tocaba los cojones, le decíamos que le íbamos a dar dos hostias y no se iba luego a lloriquear a la Guardia Civil. Hasta el 96, aún gobernó Felipe.

La conjunción en Tauro:
El 31 de mayo de 2000, los cronocratores se vuelven a encontrar en Tauro. Todo el periodo de aire se cae y ocupa su lugar la tierra, la bolsa americana se hunde y todos se van a pedir hipotecas. Emerge la figura de Warren Buffett con el “ya lo decía yo” y recuperando el concepto de “valor intrínseco”.

El periodo 2000 a 2020 ha sido la total mediocridad y la cerrazón mental. La población ha acatado todas las restricciones de libertad con una mansedumbre bovina, especialmente los hombres. En el 2000, Aznar saca la mayoría absoluta y comienza a endurecer el Código Penal, vuelve la cárcel por hablar, por “enaltecer” esto o lo otro, prohíbe los partidos abertzales y aprieta en el control de los medios. Zapatero llega detrás y no revierte nada, sino que aprieta aún más, en 2004 quita la presunción de inocencia a los hombres y comienza a detener preventivamente por acusaciones sin fundamento, acaba con la igualdad penal y establece juzgados de excepción. La manipulación mediática es cada vez mayor y pronto se filtra a la educación y hasta la justicia, se establece un clima de alarma social por unos asesinatos de mujeres que siempre habían existido y se culpabiliza de ellos a todo el colectivo de varones. El desprestigio del hombre es progresivo y todo rasgo masculino es considerado un principio de violencia. La presión no es sólo penal, sino también social, una represión de todo lo que no sea la feminización y la suavidad de modales. Se va imponiendo un paradigma homosexual de relaciones promiscuas y ligeras, considerando el apego emocional propio de la heterosexualidad un problema a evitar. Todo este proceso culmina en 2017 con el caso Juana Rivas, una madre perturbada mentalmente que secuestra a sus hijos, que interpone una denuncia falsa tras otra y que es apoyada institucionalmente desde un oscuro “centro mujer”, desde todos los medios y desde multitud de manifestaciones callejeras. La justicia italiana, el país del padre, acaba dictaminando que la mujer no sólo ha cometido graves delitos, sino que es una completa desequilibrada y ha dañado psicológicamente a los hijos. Otro ejemplo más reciente es el llamado “caso Arandina”, en el que se impone una sentencia de 38 años de cárcel por una supuesta violación a todas luces inexistente, con unos abrumadores indicios de falsedad de testimonio de la víctima. Después de toda la campaña mediática, de más manifestaciones callejeras, de que la Asociación de Juristas Themis dijera que así es como se tienen que juzgar estos casos, en el recurso de casación el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León reduce la pena de 38 a 4 años y los declara culpables sólo de abuso por ser la víctima menor.

El paradigma de este tiempo ha sido femenino, como lo son todos los signos de tierra. El interés ha estado en la comida y la vivienda. Han medrado todo tipo de cocineros y restauradores, se han cambiado los videojuegos futuristas por programas de televisión en los que un simpático bate huevos. Han proliferado las terrazas, los chill out, los bares de tapas y restaurantes de todo tipo. En la vivienda, el problema ha sido mucho mayor. A partir del año 2000, en España y EEUU comenzó a haber una urgencia por la posesión inmobiliaria mediante hipotecas y el abandono del alquiler. Esto en España ha depauperado a los hombres, que en un 70% se han divorciado y muchos han perdido su inversión. La acumulación de crédito acabó en un gran pinchazo en 2008, mucho más lesivo para las economías que el de 2000. De aquella crisis, la economía realmente no se ha llegado a recuperar hasta la crisis actual, que es ya terminal del capitalismo.

De este periodo recuerdo una imagen del año 2003. Después de varios años de no haber salido yo a tomar copas por la noche, un sábado me dio por visitar algunos locales y estaban vacíos, estaban hasta las calles desiertas un sábado a las once de la noche. La gente abandonó casi completamente el ocio nocturno, salvo en verano.

Ha habido miedo a destacar, y toda la cultura ha sido muy mediocre. El concepto clave ha sido el de “igualdad”, una homogeneidad de manada. La igualdad ha sido una palabra hueca que ha justificado una injusticia tras otra y una depauperación de los ciudadanos.

El icono de toda esta época es para mí la iniciativa Rodea el Congreso, del año 2012. Unos pocos policías con unas simples porras controlaron a toda la masa. Esto no va a volver a suceder en la era de acuario, como luego explicaré.

Este periodo se corresponde casi exactamente con el de este blog, en el que he ido narrando un mundo que no me ha gustado.

Poco a poco, se fue imponiendo una cultura de modales blandos y continua mentira. La gente comenzó a mentir en todas partes, Zapatero fue el que dio más ejemplo. La violencia fue desapareciendo, pero toda la mala entraña femenil de insultos, acosos, moralistas indignados e intolerancia fue creciendo. Los medios pasaron a informar con el microscopio: encontraban un caso que pudiesen estirar en su beneficio ideológico y lo inflaban lo más posible, ignorando todo el resto de la realidad. Todo daño causado a una mujer: violación, crimen pasional, piropo, mala mirada, era un grave atentado contra la moral pública y debía acarrear un incremento de penas. Tocar una teta podía tener más cárcel que moler a palos a uno. Los daños a los hombres: cuernos, humillaciones y daños a su honor, fraude parental, crianza de hijos de otros, falta de contacto con sus propios hijos, esto era falta de acostumbrarse, de cambiar la mentalidad. Ante todo esto, la gente simplemente callaba.

El mundo de 2000 a 2020 ha sido un mundo cuadriculado, con el modelo femenino de carrerita de letras, matrimonio tardío, hipoteca, oposición y natalidad al borde de la menopausia, en el mejor de los casos. La ilusión de los jóvenes era ponerse un yugo financiero y girar la noria el resto de su vida, cosa que ni tan siquiera consiguieron porque se fueron al paro o al divorcio.

La cultura pop ha sido sólo comercial, perdió su profundidad ideológica. La música se fue domesticando y no surgieron nuevas voces. La literatura se dividió en dos grupos: los escritores de kiosco, vestidos de seda como monas con tapa dura y sobrecubierta, produciendo ficciones de espadachines a base de tópicos, y los paniaguados de la columna en el periódico, que sirven a una causa ideológica y a los que no lee nadie. El intelectual como antes se entendía, el pensador independiente y valiente, desapareció enseguida, sólo las hipotecas ilusionaban a la juventud. La prensa se pervirtió hasta niveles inéditos, se quejaban los periodistas más viejos de que leían dos periódicos del mismo día y parecían hablar de dimensiones paralelas. La inteligencia, en general, comenzó a desprestigiarse y todo lo nuevo sólo recibía la indiferencia.

La familia como institución estaba ya en decadencia en la fase anterior, y lo que hizo fue alargar su vida indignamente. Se sustituyó lo que quedaba del señor de la chistera de la Belle Epoque por un gayumbitos que fregaba y planchaba, y que no podía preguntar con quién la otra wasapeaba. Se impuso la crianza compartida pero el divorcio a la antigua, con custodia siempre para la madre y usufructo de la vivienda familiar. La miseria ha sido total en general, empezando por la miseria emocional de la falta de coraje y expectativas, y acabando por un endeudamiento que ha rozado la esclavitud.

La ideología neoliberal ha ido declinando en este tiempo y ha ido derivando en un paternalismo progre. Hasta 2008 se fue inflando la economía de crédito hipotecario y esto dio una apariencia de progreso. Luego, al romperse el sistema, se sacrificó al pueblo y se ha mantenido a todo el capitalismo regulado, intubado y en la UCI hasta hoy. Lo que ha ocurrido es un ejemplo de cómo, en la economía, pensar sólo en el rendimiento económico hace que desaparezca el rendimiento económico. Sin ilusión, sin ganas de innovar, no se puede tirar adelante.

Ha sido destacable también el frenazo de internet. De un medio concebido para divulgar conocimiento, se pasó a un uso meramente social de mensajería. El paradigma de este tiempo ha sido el Twitter, una escupidera tóxica más bien incomprensible en la que los mediocres van arrinconando a los inteligentes hasta que los expulsan. La otra gran empresa del periodo ha sido el Facebook. Comparemos estas dos “redes sociales” con Microsoft y Apple. El software en general ha sufrido un estancamiento y siguen reinando el Windows y el Office. La innovación mayor ha estado en los móviles, que en mi opinión han restado más productividad de la que han sumado.

De la educación vale la pena también hablar. Ha sufrido la misma ideologización que los medios de comunicación. Las guardianas de la moral se han ido imponiendo y la mediocridad ha ido campando a sus anchas. Han proliferado toda suerte de normas y normativas y se ha ido presionando a los profesores cada vez más para que todos hagan lo mismo y den la misma lección del mismo modo. Los libros de texto han ido rebajando el nivel cada curso y adulterándose ideológicamente. El alumno actual tiene un nivel muy inferior al que teníamos en el BUP y el COU, y vive una realidad distorsionada. Es posible que haya mejorado en el trato personal y en calidad humana, eso se lo reconozco, pero la educación va a tener que afrontar una reforma muy profunda en el nuevo periodo.

¿Qué ha pasado al final? Para mí, la economía se ha roto igual que un motor viejo que iba con exceso de revoluciones. No hubo realmente una salida del agujero de 2008, todo se forzó con crédito barato. El nivel de endeudamiento en general, desde los estudiantes norteamericanos hasta todas las pymes, era ya insostenible, se creyó que la economía es crédito y que el QE era el Santo Grial, hasta que un chino dijo: “¿Podríamos tomarnos esta noche una sopita de murciélago?”. Y ahí se cayó todo.

Un paradigma viejo, con falta de innovación, está abocado a la reducción de márgenes, y esto ha llevado a las deslocalizaciones y la depauperación del consumidor. Se sacrifica al obrero y se le esclaviza. ¿Y luego quién compra las cosas? Además, la mentalidad del consumidor en general ha sido conservadora y pasiva, no ha tenido interés por lo nuevo.

De libra a acuario:
Queda claro, si la astrología sigue acertando, que volvemos a los 80-90. Están claras las características del elemento aire, pero no tan claro el matiz nuevo que introduce acuario.
Libra, de los de aire, es el signo más conservador y emocional. Acuario es el más progresista y loco de los tres, pero un poco hermético emocionalmente.
Libra tiene la necesidad de conciliar y pactar, acuario va a su aire, no espera a nadie, y es mucho más rebelde. El símbolo de libra es la balanza, el de acuario es el único signo simbolizado por una figura humana, concretamente un hombre con un cántaro. Se dice normalmente que es un aguador, pero en realidad la mitología griega lo representa como Ulises con la jarra que le regaló el dios Eolo, que contenía todos los vientos.
Libra es más social, acuario es amigo de todos y de nadie, y puede ser una especie de ermitaño.
Libra gasta más, sale bastante y quiere estar a la moda. Acuario va de trapillo y puede ser un poco tacaño, hasta que encuentra el objeto tecnológico en el que decide gastárselo todo.
Libra es muy poco violento, acuario no usa la violencia para controlar a los demás, pero si le restringen su libertad responde a garrotazos.
Libra, en general, mide las palabras y es un poco falso, acuario tiene una sinceridad a veces extemporánea o brutal.
Libra tiene bastante sentido común y busca obtener provecho de las situaciones sociales, acuario puede ser un gran dogmático y seguir causas perdidas, aunque a veces consigue lo imposible con la tozudez que lo caracteriza.

El mundo de los 20:
Lo primero que va a haber, cuando salgan todos los vientos de la jarra, es una tormenta social perfecta. Va a haber, ya a principios del año que viene, una fuerte contestación social, no se va a permitir que socialicen pérdidas los bancos ni que se condene a los pueblos a otra década de hambre. Habrá mucha más violencia, no creo que con guerras civiles pero sí puede que estallen revoluciones en algunos países. En España, habrá hostias como panes hasta que se establezca un reparto de recursos justo y equitativo, la pequeña burguesía será arrasada y el Estado tendrá que tomar un mayor protagonismo. Los gobernantes en estos periodos de aire se suelen ablandar y van a perder el autoritarismo paternalista para comenzar a garantizar derechos y libertades.

Pienso que será un periodo inflacionario, como lo fueron los 80 y 90. Los QE que se han hecho hasta ahora van a ser una pequeña broma, el dinero va a ser papel que se lleva el viento, se van a resetear todas las deudas.

Tiene toda la razón Satya Nadella cuando habla del remote everything. Todo el mundo va a preferir el sosiego y el ahorro de costes de su casa frente a la esclavitud de la gran ciudad, el piso pequeño, la hora de metro y una socialización laboral forzosa y falsa. Esto muy pronto va a causar cambios demográficos y va a repartir más el dinero por el mundo, para reflejar la verdadera distribución del talento, que es bastante homogénea por todos los países. Pienso que el gran impulso económico del siglo XXI va a ser el teletrabajo, porque se va a aprovechar un talento que hoy está desperdiciado. También pienso que esto detendrá los flujos migratorios.

No habrá una potencia hegemónica, como no la hubo en los siglos XIII y XIV. No habrá un deseo de conquista territorial ni un sentimiento identitario nacionalista, pienso que se tenderá a borrar las fronteras y a hablar una única lengua. Pienso que esa lengua puede ser el español, porque el inglés es impronunciable. Más adelante, se acabarán las razas y no nacerá nadie sin que los programadores hayan editado su ADN.

No sé decir cómo se organizará la sociedad, pienso que habrá una fraternidad genérica pero una desmotivación por las amistades íntimas. Los enchufismos y los capitalismos de amigos van a estar muy mal vistos, y por supuesto que la familia muere y vamos a organizaciones poligámicas, en tribu o sencillamente sin ningún criterio.

El feminismo desaparecerá, primero porque se basa en mentiras y porque oculta un paradigma homosexual, y luego porque el feminismo simplemente parasita al patriarcado, usa ese impulso masculino protector y de “caballero blanco” para someter a los hombres. Sin el sentimiento masculino de superioridad, no se pueden mantener las injusticias feministas. Entiendo que la mujer será más libre, y creo incluso que el Estado le pagará por tener hijos, pero las diferencias intelectuales entre sexos ya no se podrán negar, ni se intentarán compensar afectando a la productividad general.

La mujer dejará de ser una especie de vaca sagrada y perderá el aura que hoy tiene. Esto a algunas mujeres les vendrá bien y a otras mal. Los coños irán libres, pero esa actitud de queja y de demanda continua se va a terminar. Los hombres ganarán autoestima, sus cualidades serán más valoradas, especialmente en cuanto a la racionalidad, la innovación, la asunción de riesgos y el desapego, no tanto en cuanto al honor y la violencia. También las mujeres se sentirán atraídas por el paradigma masculino y valorarán menos a las otras mujeres.

Pienso que habrá una caída del consumo, al menos en cuanto a los productos que hoy están disponibles. Aparecerán luego productos más tecnológicos y adaptados a la nueva mentalidad, pero el consumismo ya no volverá a ser central en la economía, ni la economía será central en la sociedad. Habrá un gran desarrollo científico, sin que se tenga que justificar la aplicación económica de cada descubrimiento. Al mismo tiempo, el mercado demandará una continua innovación tecnológica.

Queda el tema de la música, la literatura, el videojuego y los medios. No creo que el periodo sea tan bueno como los 80, pero desde luego mejor que el actual. Creo que volverán las discotecas y la ciencia ficción, el turismo se basará en experiencias más estimulantes y la literatura será más transgresora. Los medios actuales van a desaparecer muy pronto y la gente encontrará la información que necesite por su cuenta.

Pienso también, como conclusión, que el periodo será más favorable para mí, después de estas dos décadas tan grises. Igual me convierto en un bloguero prosistema, no me vais ni a conocer.

Enlace permanente   

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


21 de mayo de 2020
El Sánchez Shock
No sé si recordáis que en 1971 EEUU rompió unilateralmente los acuerdos de Bretton Woods y abandonó el patrón oro en lo que se llamó el Nixon Shock. Lo que hicieron fue un impago muy claro, simplemente emitir efectivo sin respaldo y estafar a los bonistas. ¿Los motivos? Los de siempre, economía que no va bien y muchos gastos por la guerra del Vietnam. El dólar luego se desploma, las exportaciones suben muy rápido y la inflación se va cargando las deudas. ¿Aguantaron una década de depresión económica y recortes sociales? Claro que no, para eso son un país soberano.

Esto luego permitió a Reagan ir dando a la máquina en sus famosas Reaganomics, y luego Clinton, Bush y Obama hicieron lo propio. Ahora Trump es el que ha llegado aún más lejos.

En España en 2008 se produce lo contrario: la prioridad fue preservar el valor de las deudas que habíamos firmado en la moneda de los acreedores, y por tanto se sacrificó al pueblo. Por ir al máximo de la humillación, se nos hizo tapar los agujeros de las cajas de ahorros con deuda pública para que los impagos no alcanzaran a los bancos alemanes, que habían prestado dinero a entidades privadas que luego se demostraron insolventes.

Entonces, yo digo: si la economía más potente del mundo se dedica continuamente a monetarizar sus problemas, ¿qué puede ser de nosotros si seguimos acumulando deudas en moneda alemana?

Las medidas de "austeridad" que nos impusieron hundieron nuestro PIB, por aumento del paro, contracción del consumo y hundimiento de los salarios. A partir de ahí, se quedó la deuda bien gorda en moneda fuerte, y también las pensiones han sido un lastre. Se nos impuso una especie de Tratado de Versalles como a país derrotado sin que opusiéramos la más mínima resistencia.

Repasemos la historia de la UE antes de concluir:

Alemania es un país derrotado, dividido en dos, con un muro de hormigón partiendo la que fue su capital y con bases militares americanas y soviéticas por todo el territorio. Los tienen como a apestados, no tienen ni ejército y su influencia internacional es nula. Como no tiene gastos militares y las fábricas le van bien, acumula un cierto capital que usa para sus intereses. Nos ofrece unos fondos de cohesión a cambio de ceder soberanía y dejar que decidan ellos los designios de toda la Unión.

Lo primero que hacen es reunificarse, sin que nadie proteste. Y lo segundo montar una moneda única que ellos iban a dominar. Cuando se introduce el euro en 2002, ellos hacen el cambio 2:1, es decir, dos marcos exactos por un euro. Todos los demás tenemos que tragar decimales y luego redondeos en los comercios. ¿Esto por qué se produce? ¿Qué tipo de privilegio tienen en esta unión entre iguales? Estos tíos lo que buscaban era lo de siempre, mandar de Europa, lo que no han podido conseguir nunca por las armas. Yo creo que son mejores engañando que luchando. Ahora todavía sacan sus jueces sentencias dando órdenes al BCE, y Merkel, en lugar de decir la verdad, que la sentencia no vale ni para limpiarse el culo y juzga lo que no tiene competencias para juzgar, dice que esa sentencia hay que respetarla.

Alemania tiene una economía de mierda que se basa sólo en vender a los demás y que los demás no le vendan a ella. Su industria no vive del mercado interno, se dedica nada más que a exportar. Viendo que Japón y ya también China le iban comiendo el terreno, se aseguran aranceles dentro de la UE y comienzan a colocar sus productos a los países del sur. Esos productos se compran con una inflación generada por unos burbujones de crédito creados por los tipos anormalmente bajos que forzaron en el BCE entre 2002 y 2006. Y no sólo eso, sino que los burbujones los financian ellos con su excedente de capital para sacar luego el interés.

Entonces, desde la entrada del euro, España lo que ha hecho es:
  1. Perder el Banco de España y estar bajo la regulación de un BCE que ha mirado por los intereses de Alemania y no por los nuestros.

  2. Endeudarse en la moneda del acreedor.

  3. Dar salida a los productos caros alemanes.

  4. Desmantelar su industria y dedicarse a los servicios baratos.

  5. Reventar luego el país con una burbuja de crédito.

  6. Ahogar su economía con una deflación salvaje durante más de una década.

  7. Acumular una deuda que nos abocará a un seguro impago más adelante.
El euro ha sido el mayor error económico de nuestra historia moderna. Aznar ha sido el mayor mastuerzo económico que se haya conocido, pero detrás estaban todos los demás. No sé si os acordáis: "España no puede entrar en el vagón de cola", "España tiene que estar en el pelotón de cabeza". Se creían que se iba a montar el euro y la economía iba a salir disparada hacia la abundancia.

Estamos quebrados, esto hace falta que lo sepáis. No tiene España capacidad ni para pagar los intereses de su deuda, en el momento en el que los bonos suban su rendimiento a un mísero 5% habrá un gran impago. España está atrapada en el euro y no se atreve a moverse.

Hay que hacer el Sánchez Shock y abandonar el patrón euro. Y hay que hacerlo pronto, porque si no se hace Sánchez Shock se hará corralito argentino, la situación es prácticamente la misma. Yo no sé qué hace el marqués de Galapagar, tanto que hablaba antes de entrar en el Gobierno y ahora va también de pedigüeño.

Hay que quitarse toda esa estupidez de que Europa nos va a proteger y de que tenemos que ser "alumnos aventajados". Se nos educó allá en los 80 poniendo a los alemanes como ejemplo de país avanzado y civilizado. Vamos a ver, estos tíos no han parado: 1870: Guerra Franco-Prusiana; 1914: I Guerra Mundial; 1939: II Guerra Mundial. Las tres las han perdido, y ahí siguen diciéndonos lo que hay que hacer. Nos han engañado absolutamente, nos han usado de colonia, nos han hundido en la mierda durante dos décadas.

España en los 80 y 90: crecimiento, industria, exportaciones, expansión cultural. Todo el mundo venía jodido de la crisis del petróleo, nosotros la superamos mejor que los demás. Crisis de crédito en 1993, casi ni nos enteramos. Había la mitad de paro, los sueldos compraban el doble de cosas.

España en los 0 y los 10: hundimiento, sumisión, viajecitos a Bruselas para preguntar si podemos hacer esto o lo otro, recortes y más recortes, el IV Reich chupando los intereses de las hipotecas.

España tiene más futuro que Alemania si sabe hacer las cosas, si tiene huevos y se quita el yugo del euro. España tiene la mejor industria de alimentación del mundo, y también es de las mejores en arquitectura y diseño de ropa. En servicios, estamos muy por delante del resto de Europa, y en cultura ninguno nos puede igualar. Si se generaliza el teletrabajo y la gente vive donde quiere, pues ya tenemos otra fuente de ingresos. Tenemos el sitio bueno, que costó bastante conquistar, y estamos actuando como país derrotado cuando en absoluto lo hemos sido.

Hay que quitarse la gilipollez europea y el complejo de inferioridad. Hay que dejar de buscar al amigo alemán y empezar a pasarle los impagos para arriba. Si vuelven a quebrar los bancos, que no me extrañaría, nada de socialización de pérdidas para salvar al Deutsche Bank. Los pufos, que corran hasta sus legítimos dueños.

Enlace permanente   



14 de mayo de 2020
Historiografía con los cronocratores
Después de leer el libro de Vicente Cassanya Crónica astrológica del siglo XX, y pensando ya en que el 21 de diciembre vamos a hacer la gran mutación, me he puesto yo a pensar si podría hacerse una interpretación de la historia europea a la luz de estas triplicidades y grandes mutaciones. La idea es que cada 200 años, aproximadamente, las "conjunciones cronocratoras" cambian de elemento, y como sólo hay cuatro elementos (aire, agua, fuego y tierra), el ciclo completo sería de unos 800 años.

La astróloga Mercedes Foronda me ha facilitado la tarea preparando una tabla histórica de todas estas conjunciones desde el 402 a.C. Pero yo voy a analizar sólo el último gran ciclo, desde 1186, cuando se entró en la triplicidad de aire, hasta la actualidad.

En principio, nadie pone en duda que, en estos cuatro elementos, el aire corresponde a la mente, el agua a las emociones, el fuego al ego, y la tierra al mundo material.

En el periodo de los siglos XIII a XIV yo sí que veo un gran desarrollo del conocimiento, empezando por la creación de la filosofía escolástica, que recupera el pensamiento lógico aristotélico, y siguiendo con el desarrollo de las universidades a partir de la de Salamanca en 1218. También tuvieron mucha importancia las órdenes monásticas, cluniacenses, cistercienses, cartujos, jerónimos, etc. Estos monasterios se convirtieron en centros de saber y desarrollaron una labor de traducción de libros e incluso de redacción ya en lengua vernácula, como en el caso de Gonzalo de Berceo.

El personaje clave de este periodo fue Alfonso X el Sabio, que financió grandes proyectos como la Estoria de España o la General Estoria, entre muchos otros, desde la Escuela de Traductores de Toledo.

¿Yo veo en este periodo las características del aire? Perfectamente, en lo que tiene de pasión por el conocimiento pero también de falta de consistencia para romper el sistema o propiciar un desarrollo económico real. El personaje de este periodo sería el monje copista, por su dedicación absoluta al conocimiento, su ignorancia del mundo material y su total falta de ego, que le lleva a esconder su personalidad tras un hábito.

El siguiente periodo es el del elemento de agua, en los siglos XV y XVI. Este periodo corresponde exactamente al Renacimiento y siempre se ha interpretado como un proceso de crecimiento emocional del ser humano, una especie de mayoría de edad en la que pasa del teocentrismo al antropocentrismo y reclama su individualidad. El crecimiento económico es ya notable y el alejamiento de la religión es progresivo, pero no hay tampoco una ruptura. El personaje de esta época sería el cortesano que describe Baltasar Castiglione: experto en armas y letras, amigo de sus amigos, tertuliano, mujeriego, con capa y zapatito fino, posiblemente escritor con firma propia y músico ocasional. Es una época de desarrollo de lo que llaman ciudades, aunque tenían unos pocos miles de habitantes, y lo importante es la relación entre las personas. La filosofía de esta época es el Humanismo, que reacciona frente a la escolástica por considerarla fría y utilitaria:
Se trató de crear una ciudadanía (con frecuencia incluidas las mujeres) capaz de hablar y escribir con elocuencia y claridad y por lo tanto capaz de participar de la vida cívica de sus comunidades y persuadir a otros a acciones virtuosas y prudentes.
El siguiente periodo es el de fuego, en los siglos XVII y XVIII. Este periodo comienza con la Guerra de los Treinta Años y acaba con la Revolución Francesa. Se caracteriza por las mayores luchas de poder, el deseo de ruptura del dominio que los otros ejercen sobre nosotros. La Guerra de los Treinta Años, considerada como más cruenta que la II Guerra Mundial, fue la última guerra de religión europea y acabó con la confesionalidad estricta de las naciones, socavando ya definitivamente el poder de la Iglesia. A esto siguieron, sólo en Europa, la guerra anglo-española, la guerra franco-española, la guerra anglo-neerlandesa, la guerra polaco-turca, la guerra franco-neerlandesa, la guerra ruso-turca, la guerra de los nueve años, la guerra de sucesión española (que modificó el mapa hasta hoy), la guerra austro-turca, la guerra ruso-sueca, la guerra de sucesión austríaca, la guerra de independencia de los EEUU, y ya la Revolución Francesa seguida de la Terreur.

Hubo, al mismo tiempo y dentro de cada país, grandes tensiones entre los reyes y la nobleza. En un primer momento los monarcas consiguen acaparar todo el poder e imponer el absolutismo, pero luego la nobleza se venga apoyando la Revolución Francesa y rompiendo toda la baraja. Hay por fin un reseteo de la estructura social. Después de toda la sangre, al final de este periodo cae completamente el Antiguo Régimen, el pueblo toma el poder y puede dedicarse a mejorar sus condiciones de vida, aunque esto será ya el periodo de tierra el que lo llevará a cabo. El personaje de este periodo es Luis XIV, el rey Sol, con sus ropajes estrambóticos paseando por Versalles y diciendo "el Estado soy yo".

El siguiente periodo es el de tierra, que corresponde a los siglos XIX y XX, y en el que aún estamos hasta finales de este año. Aquí el ser humano se dedica a dominar el mundo físico mediante el procesado de materia prima. Hay dos grandes revoluciones industriales, la primera arranca en los telares de Manchester y la segunda en la factoría BASF allá en Ludwigshafen. Es el mundo que hemos conocido: abaratamiento continuo de bienes materiales pero esclavitud de la mano de obra. Hemos tenido todas las necesidades cubiertas excepto la de la libertad. El personaje de este periodo es el empresario retratado por Charles Dickens, Ebenezer Scrooge.

Y ahora lo que viene es nuevamente el aire. Vuelve la pasión por el conocimiento, el desapego del mundo material y social, la ausencia de ego y una cierta frivolidad. Las características así sueltas que yo imagino para este periodo son:El personaje de esta época será el programador. Programador de información, mediante el software, de robots, para acceder al mundo físico, y de ADN, para usar bases biológicas. Y en 2159 volverá el agua para desarrollar nuevamente la emotividad.

Enlace permanente   



8 de mayo de 2020
El estudio de seroprevalencia
Se está todavía haciendo el estudio de seroprevalencia para saber qué porcentaje de la población española ya ha pasado el coronavirus, y los resultados que se están ya filtrando son bastante alarmantes. Dicen en Cantabria que habría estado ya infectado sólo un 6% de la población, y esto ha dado 200 muertos.

En Cantabria sólo viven 581.641 personas. El 6% de eso son unas 35.000 personas. Si de 35.000 se han muerto 200, la tasa de mortalidad es del 0,57% de los contagiados.

Extrapolando a la población española, si está contagiado el 6% y tenemos ahora mismo unos 25.000 muertos, habría 2.816.400 contagiados, y la mortalidad sería aún más alta, el 0,88%.

El problema que yo veo aquí es que los epidemiólogos mínimamente serios, no los que tenemos en España, han avisado desde un principio de que hasta que no contagie al 60-70% de la población el virus no va a parar, y esto significa de 250.000 muertos para arriba.

Entonces, lamentablemente, nada más abran el confinamiento y salga la gente a la calle las muertes vuelven a aumentar. Podrás retrasar los contagios, pero o bien se mete la gente en una cueva durante los próximos cinco años o al final te tirarás varios años con 500 muertos al día y mascarillas y prohibiciones de todo tipo.

El coronavirus no se ha acabado, los chinos mienten todo lo que pueden, pero es posible que allí sigan contagiándose. Si no hay algún tipo de medicina, tratamiento o vacuna, si todo sigue como hasta ahora, la economía queda devastada, las restricciones durarán dos años. De vuelta a la normalidad nada, todo tendrá que irse a internet y las actividades sociales casi desaparecen.

Actualización:
Yo creo que con estos datos ya cualquier inversor sabe lo que tiene que hacer, pero por si alguno tiene dudas: evitar toda inversión basada en "cuando todo vuelva a la normalidad esto valdrá más", porque la sociedad puede permanecer anormal más tiempo que cualquier empresa solvente (parafraseando a Keynes).

Enlace permanente   



5 de mayo de 2020
La sobrevaloración del S&P500
Estos tíos parece que no tienen límite ni medida y se tiran como lobos en pánico alcista a todas las acciones del S&P500. Hace tres meses, si el petróleo bajaba de $40, esto dejaba tocado al sector energético de EEUU. Ahora de $15 sube a $20 y todo el mundo se lanza a comprar petroleras de shale oil.

El PER medio que tienen en ese índice es de 25. Ahora yo hago una pregunta: ¿cuántas de las empresas que ahí cotizan no existen ya? Estoy seguro de que hay, en esa lista de 500, un reguero de cadáveres sin liquidez para poder abrir, que no han presentado el concurso porque no han podido mandar a los auditores a abrir los cajones ni liquidar el inventario. Todo lo que son cadenas de tiendas, restaurantes u hoteles va a tener una alta tasa de defunción, aparte de inmobiliarias, constructoras, prestamistas subprime y otros negocios endebles.

No entiendo la ansiedad con la que algunos se han lanzado a comprar. ¿Este rebote puede aguantar un verano entero tal y como está el patio? La vuelta del virus en otoño la dan por hecha todos los médicos.

Yo es que creo que aquí a algunos les ha entrado una sensación de alivio todavía prematura. Mucho se cagaron hace dos meses y ahora están eufóricos. Estas alegrías fuertes no son sostenibles en general, ni en la bolsa ni en ninguna parte.

Luego está la afectación de esta crisis a las tecnológicas. De las cuatro grandes, Microsoft parece que va a salir bien librada. Pero las otras no creo que estén tan bien:

Apple ha tenido las tiendas cerradas y sus clientes tienen mucha menos renta disponible. Igual ahora les da por comprar más iPhones, pero en general el producto que vende esta empresa suele ser bastante cíclico.

Amazon se las prometía muy felices, luego defraudó. La tienda on line puede seguir funcionando, pero el AWS tiene como clientes a las pymes, que están quebrando en masa. No sé en qué pueda beneficiarse del teletrabajo, cuando ese tema cae en manos de Slack, Atlassian y Microsoft, y en todo caso Zoom. Otra cosa sería discutir qué relación tiene la cotización de Amazon con su negocio, que creo que es muy poca.

Facebook tiene como clientes a las pymes, y el presupuesto de publicidad es lo primero que se suele recortar. No sé qué gasto publicitario habrán hecho las empresas con sus locales cerrados.

Google tiene también a todos los clientes entre el sector más afectado y con más quiebras. Presentan unos resultados con un -14% y suben casi un 9%. Hombre, esos resultados incluyen dos meses previrus y un mes postvirus. Si los dos meses previrus mostraban un incremento en su línea, de como un 2% al mes, y el tercer mes es el que les ha hecho caer un 14%, yo veo en marzo una caída como de un 50%. Yo creo que podrían haber desglosado los resultados de marzo y nos habríamos enterado un poco mejor.

Tampoco creo que Microsoft se salga de rositas, sinceramente. Veo las tendencias a su favor, pero a corto plazo veo sus clientes con graves problemas de liquidez, lo que tiene por cojones que acabarla afectando, no puede desafiar las leyes físicas.

Entonces, yo de momento me salgo de Microsoft y si se dispara que se dispare. Ya volveré a entrar en otro momento.

Actualización:
Vuelvo a contradecirme y entro en el Nasdaq y en Microsoft. Motivo: mi razonamiento de arriba no lo confirman los datos, en la crisis de 2008 en España las empresas buscaron mucho más la eficiencia de la tecnología. Eso es lo que creo que va a ocurrir, aunque reconozco que la situación del mercado me está costando de entender.

Enlace permanente   



1 de mayo de 2020
Nuestra salida del euro
En esta crisis, como en la anterior, se está viendo el grave error de haber España entrado en el euro.

La historia del euro la resumo de esta manera:
  1. España asume en 2002 una moneda más fuerte de lo que le corresponde.

  2. Nuestro crecimiento económico a partir de 2003 hace que el crédito crezca en exceso y procede subir los tipos.

  3. Pero Alemania y sus satélites se niegan, porque ellos están en su recesión crónica.

  4. Así las cosas, el crédito en España sin ningún freno va tomando proporciones cada vez más aberrantes mientras los bancos de Alemania y la Europa del norte van prestando ese dinero a través del crédito interbancario.

  5. En 2007 el BCE por fin sube los tipos y pincha la burbuja española. El país queda quebrado y recibe unas rácanas ayudas que sólo son deuda.

  6. Se rescatan los agujeros de las cajas de ahorro con dinero del contribuyente, cargando 100.000 millones a la deuda pública a través del FROB para que no pasaran los impagos a los bancos alemanes. El ministro Wolfgang Schäuble dijo: "España garantizará el préstamo y tendrá que devolverlo".

  7. Al no poder devaluar su moneda ni hacer la más mínima expansión monetaria, la deuda pública española se dispara, los salarios bajan por la lógica de mercado pero las pensiones y otros gastos quedan fijos y eso nos aboca a una depresión económica crónica o a un fuerte déficit público.

  8. Alemania fuerza introducir en nuestra Constitución la prohibición del déficit público, de manera que queda la depresión económica durante una década. Al mismo tiempo, también pone aranceles a los productos chinos y japoneses para vendernos a nosotros sus productos más caros. Y, por supuesto, se preocupa de que el euro siga bien fuerte porque aún son ellos los acreedores de nuestras hipotecas de la burbuja y también en gran medida tenedores de nuestros bonos.

  9. La salida de la crisis es sólo parcial y se tiene que hacer con mayor dificultad para exportar y para atraer turismo por culpa de la moneda demasiado fuerte.

  10. Llega el coronavirus y, empezando por EEUU, todos los países con soberanía monetaria aplican el manual en estos casos, lo que se ha hecho siempre: expansión monetaria, contención de la deflación y devaluación posterior de la deuda. España pide ayudas y le insultan, le dicen que hay que tomar el poder en su país, hay que intervenirla, tiene que destruir sus servicios públicos y ante todo la moneda debe seguir bien fuerte, en todo caso le permiten aumentar la deuda pública, pero de expansión monetaria y devaluación nada de nada. Porque la devaluación no interesa a los acreedores, y nuestro trabajo antes que nada es pagar, y luego ya se verá si comemos o no comemos.
Esta gente del norte de Europa, que nosotros tanto hemos idealizado, ha sido la gentuza más vil y ha cometido los crímenes más execrables en su historia. Es un error fiarse de ellos.

Holanda era un paisito como un sello de Correos derrotado, invadido y sin ninguna influencia política. Se metió en la UE a disfrutar del gran paraguas, y planteó un dumping fiscal que cuesta 22.000 millones al año a los países de su entorno. Una vez que disfruta de estas condiciones, no quiere pagar nada, y cuando al otro se le está muriendo la gente a miles se dedica al insulto.

No vamos a ganar nada dentro de Europa, cada uno mira por lo suyo e intenta engañar a los otros. Europa ha perdido la revolución digital y va a tener una recesión crónica, la industria ya no va a ser tan rentable y esos países del norte se van a empobrecer. El euro está siendo para nosotros una camisa de fuerza que impide nuestro desarrollo económico.

Entonces, lo primero que Sánchez tiene que mandar a Europa es un plan creíble y detallado para la salida del euro. Yo le voy a ayudar ahora mismo, mi plan tiene 7 fases:
  1. Fijar el rendimiento de los bonos por ley en el 0%.

  2. Crear una neopeseta referenciada al euro 1:1.

  3. Salir del euro.

  4. Emitir neopesetas para cubrir al menos el déficit público.

  5. Convertir en unos cuantos años gran parte de nuestra deuda pública a neopesetas.

  6. Dejar fluctuar a la neopeseta y que tome su valor real por debajo del euro.

  7. En adelante, para financiarse, el Estado no debe asumir deudas en otra moneda que no sea la neopeseta. La inflación tiene que ser más bien alta y la deuda tiene que ir devaluándose.
Y si, al ver nuestro plan, Alemania se queja de haber pagado unos fondos de cohesión, hay que decirle que siga pagando o que se vaya del euro, y así nos ahorramos todo el proceso.

Actualización:
Y aún faltaban cosas por poner, leed el punto 6 de la historia del euro.

Enlace permanente   



30 de abril de 2020
Por qué he vuelto a Microsoft
He comprado hoy 149 acciones de Microsoft a $179,97. Tenía pensado esperar a que bajara, que descansara, pero ya me quedé esperando cuando se puso a $135 y de ahí ha rebotado como un cohete. Creo que entro un poco más caro de lo que salí, pero mientras tanto he sacado bastante partido a ese dinero y la empresa tiene ahora menos riesgo.

Ahora voy a hacer un pequeño ejercicio de reflexión:

Hay dos inversores, el 1 y el 2. Los dos tienen la acción X. Viene una mala noticia y el inversor 1 vende la acción X a 100€, mientras que el inversor 2 aguanta y no la vende. Baja la acción X a 95€, pasa ese riesgo y sube la acción X a 102€. El inversor 1 vuelve a comprar a 102€. ¿Quién ha hecho lo correcto? Para algunos, el inversor 2 porque ha ganado algo más de dinero. Para mí, el inversor 1, porque se ha quitado el riesgo al módico precio de un 2%.

Entonces, para mí es importante salir en las bajadas y no tragarse riesgos fuertes. Si se pierde un poco de rentabilidad, que muchas veces no será así, pues se acepta.

A Microsoft la veo en el mejor momento de toda su historia. Lo que está haciendo en este coronavirus es una demostración de fuerza que ni yo me esperaba. Ha salido Satya Nadella y ha dicho que Teams, Azure y Office 365 van como un tiro y que la tendencia va hacia el remote everything, que las empresas están buscando software para teletrabajar y que viene una disrupción muy clara en el sector educativo. Concretamente, ha dicho que hay 200 millones de personas abriendo webcams con el Teams cada día.

Esto del teletrabajo lo han movido muy bien Slack y Atlassian, pero ahora Microsoft va a apretar para hacerse con ese mercado. La integración que tiene con todo lo demás es mucho mejor. Hay ya inversores que dicen que han dado orden a sus empresas de cancelar permanentemente los contratos de alquileres de oficinas para recortar gastos. Esto por ahí empieza y luego habrá incluso cambios demográficos de calado.

Lo de la educación a distancia está creciendo mucho en la universidad. Ahí hay otra fuente de ineficiencia. El crédito vivo a estudiantes en EEUU alcanza ya el billón, un 5% de su PIB. Esta gente firma unas deudas que van de $50.000 a $200.000 para sacarse un titulito que directamente los va a mandar al paro. Y ese dinero se gasta en una gran parte en manutención y alojamiento, no en sueldos de los profesores.

Yo creo que si cayese una bomba nuclear, saldría Nadella diciendo que todo el mundo se está apuntando al Teams for Nuclear War. No he visto cosa igual. Cuando todos ganan, ellos ganan más. Cuando todos pierden, ellos ganan aún más. Internet en general sale muy reforzada de esta pandemia, no hay que olvidar que internet la inventa el ejército de los EEUU para situaciones de guerra y catástrofe.

El PER que piden por Microsoft ahora mismo es de 30, que no es una ganga. Pero si tú estás con los tipos a cero, con la renta fija a cero, con el QE a tope, y la empresa no es cíclica, tiene cobros recurrentes, crece entre el 20% y el 30%, es la más grande del mundo, tiene una marca muy fuerte, tiene diversificación por todo el mundo, tiene diversificación de producto, tiene la tendencia a favor, disrumpe a las demás y no eres capaz de encontrarle un solo fallo, pues eso es lo que se está pidiendo y lo pagas. En mayo de 2017 compré Microsoft a $60 y un PER de 30. Hoy, con el mismo PER, está a $180. Luego miras el PER de SAP, empresa más madura y peor, y es ahora mismo de 30,47, cuando antes de la pandemia pasaba de 40.

Casi seguro que en agosto o en otoño tocará aguantar algún bajón, porque el rebote ha ido demasiado lejos y el mercado arrastrará a Microsoft un poco. Ahí la solución es comprar más, sin duda.

Ganadoras y perdedoras:
Lo primero que en esta crisis ha perdido es la indexación y la idea de que basta con comprarlo todo. Ahora sólo me interesa comprar empresas concretas que vayan a ir bien, y si acaso el Nasdaq.

Veo dos tipos de empresas ganadoras: las que pueden aportar eficiencia y las que están en las tendencias.

Pueden aportar eficiencia los supermercados de descuento, las marcas blancas, las ventas on line, los servicios de coche compartido, la e-movilidad, los restaurantes de franquicia, la banca en el móvil, las tiendas outlet, los muebles de Ikea y todo lo de "hágalo usted mismo", incluyendo software de contabilidad y de presentación de impuestos.

El ejemplo en esto sería Mercadona en 2008. Cuando se precipitó la crisis salió Juan Roig diciendo que había que abaratar los productos e hizo tres cosas: aumentó las marcas blancas, apretó a los productores para reducir márgenes y redujo el número de productos del lineal. Básicamente entró en el terreno de los supermercados de descuento. Durante toda la década, Mercadona, Lidl y Aldi han ido creciendo y concentrando el mercado, mientras que las cadenas pequeñas tipo Consum o Eroski han sufrido mucho. Dia ha estado casi quebrado. Carrefour y El Corte Inglés van decayendo. Otras empresas eficientes también florecieron: aseguradora Línea Directa, Pneus Online, Oscaro, Midas, Norauto, Zara y Lefties, Cien Montaditos, Lizarrán, Software del Sol. Es una lucha por la supervivencia, las grandes y eficientes matan a las pequeñas.

Estarán en la tendencia todas las empresas de software, inteligencia artificial, genética y robótica. También puede haber otras tendencias como la comida preparada, las urbanizaciones para teletrabajadores y otras cosas que ahora no se me ocurren.

Enlace permanente   



29 de abril de 2020
Mi tercer año en la bolsa
Hoy cumplo tres años como inversor en bolsa y, así como hice en 2018 y en 2019, voy a hacer un resumen de lo acontecido.



Tengo ahora mismo 53.468€ y he metido de mis ahorros 51.414€. El rendimiento es del 3,99% en tres años, un 1,3% al año.

El S&P500 en estos tres años ha ganado un 22,7%. El Nasdaq ha ganado un 59,6%. El oro ha ganado un 38,17%.

También, en el mismo periodo, el Ibex ha perdido un 34,8%; el DAX ha perdido un 11,67%; y el Cobas Selección del Buffett español ha perdido un 49,3%.

Pero de lo que interesa hablar aquí es del último año, y ahí alguno se va a sorprender:

En el periodo del 29 de abril de 2019 al 29 de abril de 2020 mi rendimiento es de un 4,79% arriba, mientras que el S&P500 en el mismo periodo ha perdido un 0,9%, el Ibex ha perdido un 26,54%, el DAX ha perdido un 10,62% y el Cobas Selección ha perdido un 40,37%. Falta citar el Nasdaq, que a ése no lo he superado y ha ganado un 11,98%.

Según Interactive Brokers, mi mejor mes es éste de abril de 2020, con un +5,24%, y en los últimos tres meses he sacado un +8,41%.

¿Se vio venir este crash? Salvo para los más torpes de la bolsa, gente que aplica la "defensa facial", como decía Jaime Ugarte, claramente la cosa estaba cantada. Yo avisé muy claramente en octubre, y volví a insistir a finales de año.

Por poner unos pocos ejemplos, Ray Dalio ya había comprado 1.000 millones de puts, mientras que Bill Ackman compró una pila de Credit Default Swaps, y aquí en España José Luis Cárpatos se hartó de avisar en su web de que nos íbamos al despeñadero.

Pero luego estaban los hombres tranquilos, durmiendo la siesta sobre una bomba de relojería agarrados a la falacia de que las tecnológicas eran una burbujita que iba a pinchar y las fábricas europeas iban a recuperar el terreno perdido. Ha ocurrido lo contrario, como era previsible, y lo que viene es la obsolescencia de sectores enteros.

Entonces, ya que continuamente van por ahí dando consejos personas que pierden el dinero, yo, que al menos gano algo, os voy a resumir los tres principios básicos del especulador:
  1. Entiende lo que está ocurriendo.
  2. Actúa rápido.
  3. Reconoce los errores.
Cuando digo que entiendas lo que está ocurriendo, me refiero a que no puedes evitar la macro, la situación de tipos, la política monetaria, las tendencias de mercado, la psicología del cliente, las emociones de los otros inversores, y debes hacerte una composición inexacta y aproximada, pero global, de la situación. En esto, el generalista gana al especialista, y es mejor ser aprendiz de todo que maestro de algo.

Cuando te digo que actúes rápido, es porque tienes que entender la naturaleza competitiva de la especulación. No sé de ninguna actividad competitiva que no dependa de la velocidad. De cara al crash tienes que ser como el Pipo Inzaghi de cara al portero: primero driblarlo, luego mantener el efectivo en tus pies y finalmente empujarla a portería vacía. El Pipo Inzaghi no hace nada de especial, cualquiera puede tirar la pelota a un lado, sólo que él piensa rápido y actúa aún más rápido.

Cuando te digo que reconozcas tus errores, lo que quiero es que no acabes como estos hombres tranquilos que aún salen en el YouTube prometiendo que los bancos subirán y el Nasdaq se hundirá. Tienes que estar preparado para hacer el ridículo, contradecirte, echarte atrás y hacer las pérdidas cuando toque. No sé si has visto a esos antidisturbios que están repartiendo leña como locos, pero que cuando ven que tienen las de perder se giran y corren. En la academia les han enseñado que, entre el orgullo y su vida, elijan su vida. Y tú, cuando tengas que elegir entre tener razón y salvar tu dinero, aprieta el botón. La especulación no es para un hidalgo de noble casta que pisa moqueta en la almendra central, la especulación es para un pícaro trilero que toma el dinero y corre.

El que quiera ganar dinero en la bolsa a largo plazo tiene que empezar ganándolo a corto plazo. Las acciones se deben mantener a largo plazo si se gana, no hay que dejar correr las pérdidas. El "largo plazo" como Bálsamo de Fierabrás que curará toda tu ignorancia no es más que pensamiento mágico y un discurso comercial con el que algunos enganchan a personas inexpertas para cobrarles comisiones mientras pierden el dinero.

De modo que aquí estamos, después de la masacre, la debacle, la hecatombe, vivos y coleando. Yo creo que ya, después de haber doblado este Cabo de Hornos, me podéis dar el carnet de inversor. También espero que no todo sea igual y vengan algunos añitos buenos de subidas.

Aquí está la gráfica que me da Interactive Brokers. Yo soy el U323:



Hace dos años me pusieron en Burbuja.info diciendo: "Mirad cómo invierte este tío". Un año después, con mis pérdidas en BBVA y Covestro, pusieron otro artículo con cierta sorna titulado: "Un año después". Ahora a ver si me ponen también.

Enlace permanente   



29 de abril de 2020
El mercado bajista del S&P500
A 31 de diciembre de 1999 el S&P500 cotizaba a $1469 y hoy cotiza a $2863. Ha subido un 94% en 20 años, sin contar el IPC.

Pero claro, ¿cuánto ha encogido la unidad de medida?

No hay más que medirlo en un activo monetario no inflacionario como el oro:

A 31 de diciembre de 1999 el S&P cotizaba a 4,89 onzas. Hoy cotiza a 1,81 onzas, lo que da una bajada del 62% en 20 años.

Y creo que ese mercado bajista tiene visos de seguir en las próximas décadas. Todos esos planes de pensiones de fondos índice, todos esos cuentos de expertos financieros, todos esos consejos de "a la larga siempre sube" se quedan en nada ante una persona que simplemente se va a BullionVault y mete allí sus ahorros. Incluso tomando como referencia el mínimo de 2003 y estando hoy en el pico de un burbujón fiduciario, el S&P no es capaz de seguir al oro.

Entonces, cuando os ofrezcan fondos de gestión activa que prometen "batir al índice", decidles que saquen las gráficas históricas a ver si han sido capaces de batir al oro, porque en BullionVault la comisión anual es del 0,12%.

La renta variable pienso que sólo tiene sentido si se encuentran las empresas buenas que puedan multiplicar, la media es completamente mediocre, sencillamente destruye valor en términos reales.

Disclaimer: Obviamente, he vuelto a cambiar mis euros a oro.

Enlace permanente   



28 de abril de 2020
La vuelta de la economía
Hace semanas ya que vienen unos y otros poniendo letras a la recuperación económica: que si V, que si U, que si W.

La vuelta de la economía no se corresponde con ninguna letra, y en todo caso la U sería la que menos. Se parece a muchos otros procesos, por ejemplo la recuperación física tras un accidente, o la recuperación de la línea en una operación bikini.



Primero habrá una subida fuerte por aquellos gastos que son necesarios, como los desplazamientos al trabajo o los cortes de pelo. Luego hay otros gastos que la gente se piensa más pero que al final acaba haciendo, aunque tal vez reducidos, y al final hay una parte que no se recupera porque hay un dinero que ya no está.

Enlace permanente   



19 de abril de 2020
De la deflación a la inflación
El gran tema de todo este crash es si este proceso va a ser inflacionario o deflacionario. Yo hasta ahora me he inclinado por la inflación y he actuado en consecuencia poniendo casi el 100% en oro y apalancándome para comprar renta variable, primero en el Ibex y luego en el Nasdaq. Ahora que ya el rebote se ha consumado, empiezo a dudar: Peter Schiff cree que vamos a la hiperinflación, pero Ray Dalio en esta entrevista dice que empieza a creer que estamos ante eventos deflacionarios de difícil pronóstico y que el dólar se va a mantener fuerte.

Entonces, aquí desgloso los argumentos tal y como los entiendo ahora mismo:

A favor de la inflación:
Sólo hay un argumento a favor de la inflación, que es la creación a la desesperada de masa monetaria. El bazokazo de la FED es de varios billones y todo parece apuntar a que, en cuanto la economía se quiera recuperar, va a haber una inflación de dos dígitos.

En contra de la inflación:
Todo lo que está ocurriendo en el mundo es fuertemente deflacionario, porque fuerza un desapalancamiento en los mercados financieros, tanto en renta fija como variable. Además, los bancos han cortado el crédito y la masa monetaria se está contrayendo muy rápidamente.

Entonces, en conclusión: ¿qué es lo que pesa más? Para mí, ahora mismo la deflación es cierta, la inflación futura sólo es una hipótesis. Si la FED o el BCE crean deuda, esto puede ser inflacionario, pero esa deuda sólo compensa parcialmente la destrucción de deuda en toda la economía, por lo que el balance final es deflacionario. Cuando vuelva esa deuda a crecer, una vez que haya pasado la crisis, podríamos ir a la inflación si los bancos centrales no reducen su balance a tiempo. Ahí sí que vendría el problema, sobre todo si se han adiccionado a ir dopando la economía y no saben parar. Pienso que el camino que todo lleva sólo puede acabar en la inflación, pero esto puede tardar años o no llegar nunca si hay cambios en los gobiernos.

Por tanto, a corto plazo y de manera segura hay deflación. A medio y largo plazo hay altas posibilidades de inflación. Y para actuar en consecuencia con esto he liquidado todas mis posiciones y lo he dejado todo en efectivo hasta que vea el camino que toman las cosas.

Enlace permanente   





© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago
Pepita Nuncabaja
Seis meses en meetic
Etapas de la burbuja

RSS del blog

Últimos libros: