16 de septiembre de 2019
Mis nuevas posiciones
Pues me he pasado a Interactive Brokers para que no me desplumen en comisiones, especialmente en el mercado americano. Por poner un ejemplo, con ING me salía una compra de 30.000€ en Microsoft por 20€ fijos más un 0,5% en tipo de cambio. Comprar y vender, 40€ mínimo más el 1%. Si una misma orden entraba a dos precios, pues otros 20€ tranquilamente. Ya expliqué que una sola compraventa me salió por más de 400€ de comisiones. En Interactive Brokers el mercado americano es mucho más barato, primero cambias todos los dólares que quieras por un precio fijo de $2 y luego una compra de 30.000€ sale por $1.5 o por ahí. Además, cada vez que compras o vendes acciones no tienes que volver a cambiar moneda, tienes un saldo en euros y otro saldo en dólares.

Dos ventajas también importantes son la posibilidad de poner cortos y usar margen.

Mientras me daban de alta la cuenta y llegaba el dinero, he estado estudiando algunas inversiones y hoy he hecho todas las compras de golpe y aquí os las detallo:

Corto en Uber:
Ya hablé hace poco sobre este no negocio, que tiene unos costes operativos fijos mayores que el precio que cobra. No tiene efecto red, la competencia va creciendo y el taxi tradicional es incluso más eficiente en general. Su camino es la quiebra y el pensamiento mágico con el que argumentan sus defensores todavía invita más a entrar en corto. El valor tiene ya a fecha de hoy prestadas en corto el 87% de las acciones prestables. He entrado a $34.60 con $5,000.

Largo en Ercros:
Tenía ya ganas de volver a Ercros cuando estaba por debajo de 2€, creo que en mi última entrada ya insinué algo. La putada ha sido que, mientras esperaba al alta de Interactive Brokers, Ercros se ha disparado, y aún así he comprado 5.454 acciones a 2,15€. Pienso que Ercros a 2€ es compra clara, la empresa tiene algo de deuda por culpa de los cambios regulatorios que la obligaron a cambiar todas las fábricas de cloro, pero su funcionamiento es rentable y sus beneficios están afectados por los precios muy bajos de la sosa. Cuando se recuperen los precios, Ercros volverá a dispararse, porque ahora mismo está apenas a PER 8. Tiene que haber cierta recuperación de las cíclicas, porque se descontó una recesión grande cuando es ya claro que sólo hay cierto estancamiento en general. También me ha gustado que el gerente Zabalza haya cumplido lo que prometió y ahora más de un tercio de los beneficios viene del área de farmacia, que no es nada cíclica. Ciertas nubes grises vienen por el sector de la construcción, que le compra a Ercros mucho PVC y puede comenzar a enfriarse en España, pero la defensa contra esto es comprar bien barato, que es lo que he hecho.

Largo en Disney, corto en Netflix:
Esta jugada es la que me ha tenido ocupado en los últimos días. Disney lleva tiempo anunciando a bombo y platillo el lanzamiento de Disney+, que se prevé el "Netflix killer". Al principio no hice mucho caso, porque pensaba que Disney sólo iba a meter sus películas para niños, pero luego he visto que con la última adquisición de la 20th Century Fox ha hecho una buena jugada:Entonces, Disney quiere lanzar todo esto en un único plan por $12.99 y ya casi la mitad de los hogares de EEUU, en una reciente encuesta, ha dicho que se lo va a poner, y de ellos el 40% dice que se dará de baja del servicio que ahora tiene, mayormente Netflix.

Claro, cuando Netflix se enteró de esto entró en pánico y se puso a gastar pastizales en su famosa "producción propia", pero las películas buenas no son sólo cuestión de dinero, aquí en Europa se ha intentado tradicionalmente subvencionar el cine y ya se ve el resultado. Disney tiene gente con una creatividad y unos conocimientos que no tiene nadie más, y ahora se va a sumar la gente de la 20th Century Fox, que han sido los mejores en cine para adultos. Pienso que Disney+ aplastará a Netflix y llegará a los cien millones de usuarios del primer tirón. Ya de entrada va a meter más de 500 películas de las buenas, de las de éxito en los cines, que tiene ahí desaprovechadas. Luego quiere seguir gastándose dinero en más producciones hasta 2024, cuando cree que comenzará a ser rentable.

Hombre, si yo tengo cien millones de usuarios de pago, a $13 al mes cada uno, eso son 15.600 millones al año. Creo que con eso se pueden producir algunas películas.

El negocio de los contenidos es un negocio muy duro y que Netflix no conoce. Lo primero que no entendió es que son productos perecederos que hay que ir renovando continuamente. Netflix vivió muy bien de las colecciones antiguas que le fueron dando las productoras, pero cuando la gente ya ha visto esas películas quiere más, y eso no lo sabe hacer porque no es una productora de películas, es una página de descargas. El gran error de Netflix es el haber creído que tendría un efecto red, cuando en realidad hay un efecto agotamiento, ¿quién no quiere estrenar nuevo surtido de películas? De hecho, sin que aparezca Disney+, Netflix ya está perdiendo suscriptores porque se están cansando, ya han visto todo lo que hay. Y se encuentra ahora quemando $1.300 millones al trimestre y con una capitalización de $128.000 millones. Claro, si a eso le sumas que Disney se va a llevar sus contenidos y no se los va a dejar poner, pues la cosa bien no pinta. Esta empresa puede acabar también en quiebra o en una adquisición a bajo precio por la misma Disney.

Empresarialmente, Disney es una empresa muy sólida, tiene más de un tercio de sus ingresos por los parques temáticos, sigue trabajando bien con las películas para cines y le ha bajado un poco el merchandising de camisetas y muñequitos. Cotiza a PER 17, como empresa de un sector en declive, pero pienso que Disney+ la va a convertir en una empresa de crecimiento y ese múltiplo tendrá que subir bastante.

He comprado 202 acciones de Disney a $136.18 y he tomado prestadas 17 acciones de Netflix a $290.94.

Y, como los cortos van con margen, me quedan unos 15.000€ para invertirlos en España, vamos a ver si encuentro alguna oportunidad.

Enlace permanente   

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


10 de septiembre de 2019
Mi desinversión en Microsoft
Pues como se podía prever por mis análisis de Salesforce e Intuit, me he salido de Microsoft. Pienso que está todo sobrevalorado y que, aunque pueda quedar algún arreón final, los múltiplos a los que cotizan las empresas de software no son sostenibles. Ayer ya empezó el despeñe en términos muy inequívocos: bajón de los peres altos, subidón de los peres bajos. Las bajadas de tipos de Powell están muy bien pero yo en otro BBVA no me pienso quedar. Microsoft es la mejor de las tecnológicas sin duda, y volveré a ella sin duda, pero ahora mismo tiene más camino hacia abajo que hacia arriba.

Se están desplomando ahora mismo Intuit, eBay, Adidas, Nestlé e incluso SAP. La cordura vuelve, la gente mira el PER, y eso de que "no hay alternativa" no queda tan claro. La alternativa es quitarse el miedo a la recesión y fijarse en los sectores que están baratos.

Compré a $124,05 y he vendido a $135,3. Incluyendo comisiones he ganado apenas 2.193€, el 9% en tres meses y diez días. Me ha favorecido un poco el cambio de divisa también. Mi idea era recuperar todo lo perdido el año pasado, pero todavía me quedan por recuperar 1.199€, el 2,7%. Me tiene que entrar pasado mañana un dividendo póstumo de Microsoft, que se devengó el 14 de agosto, así que igual aún recorto eso unas décimas.

Y estoy en un 100% de liquidez, tengo algunas ideas y voy a ver dónde me meto, es posible que vuelva a alguna de las cíclicas de las que salí. También es posible que tome alguna posición corta en alguna de las burbujas evidentes.

Actualización:
Con la comisión de cambio de divisa al 0,5%, he pagado para vender Microsoft 215€ en comisiones, incluyendo "corretaje" y "gastos de bolsa". Teniendo en cuenta que al comprar pagué más o menos lo mismo, he pagado por encima de 400€ de comisiones para un beneficio de 2.193€. A esto le voy a poner solución ya muy pronto.

Enlace permanente   



5 de septiembre de 2019
La España infeliz
Se ha publicado un estudio muy completo sobre la felicidad en el mundo. España es el tercer país más infeliz del mundo, exactamente el 54% declara no ser feliz. La media mundial de infelices ha aumentado, aunque todavía está en el 36%.

A principio de los 90, cuando iba yo al instituto, recuerdo que estas encuestas tenían un signo muy distinto. España apareció como el segundo país más feliz después de Francia. ¿Qué ha pasado por el camino? Crisis, por supuesto, pero también restricción de libertades, distorsión mediática de la realidad, récord en divorcios, récord en baja natalidad, soledad, odios y una cultura dirigida desde un paradigma homosexual. Echas un vistazo a las propuestas de pacto del PSOE a Podemos y sólo hay prohibiciones, restricciones, persecuciones y endurecimientos penales. La televisión sólo vende un producto: el miedo. Somos el país del estigma, de la censura, de a ver cómo haremos callar al otro.

Y esto de la infelicidad no me parece caldo de cultivo para nada bueno. Ved qué países nos acompañan en la cola de la felicidad mundial: Rusia y Argentina, dos polvorines políticos y económicos.

Enlace permanente   



2 de septiembre de 2019
El síndrome Buffett
Me compré la semana pasada un Ford Ka+ Active, después de que ya al Focus se le acabase de romper el aire acondicionado. Quería el coche más barato, un Dacia Sandero, un Renault Clio, y al final visité el concesionario Ford y el comercial me ofreció el Ka+ Active tope de gama, con pantallita digital, Google Maps, Spotify y algún otro cachivache eléctrico por 12.500€ al contado. Me dijo que cuando va uno de Pedreguer siempre le ofrece precios al contado porque aquí somos de la orden del puño. Claramente, no quería desmontar mi cartera de acciones para dejar un Focus de 20.000€ tomando el sol en la calle porque este año trabajo a cinco minutos de mi casa y además me desplazo siempre en moto. Pero ya cuando acepté la oferta y tuve que hacer la transferencia, me di cuenta de que sentía una angustia extraña, un cierto vértigo de gastar el dinero. La tarde en la que fui a por el coche sentía tristeza, como si estuviese entrando por un embudo. El comercial tenía el coche tapado con una sábana con el logotipo de Ford e hizo un descubrimiento un tanto teatral, y luego me dijo si quería que me echase una foto, a lo que me negué. Me subí y conduje con aire melancólico.

Había un anuncio famoso que se refería al síndrome de Stendhal. Yo creo que padezco principios del síndrome Buffett, la obsesión por la avaricia del interés compuesto que te lleva a sentir una angustia tal ante el gasto de dinero que al final quedas impedido para disfrutar lo ganado. Antecedentes de este personaje serían el dómine Cabra o Ebenezer Scrooge, pero Buffett ha llegado a niveles shakesperianos, 80.000 millones de dólares y desayunando en el McDonnald's.

Ya con los días me he ido calmando y he visto las ventajas de este cochecito. Tiene el interior aceptable, el techo un poquito más alto, se comporta muy bien por el pueblo, se aparca muy fácilmente, es cómodo de suspensiones y se puede circular con cierta eficacia por pistas forestales. También es una maravilla poder escuchar mi Spotify y no tragar publicidad de la radio.



Estuve el domingo por unas pistas que van de Beniaia a Planes, a bastantes metros de altitud, aquí pongo algunas fotos:













Enlace permanente   



25 de agosto de 2019
Splunk, Talend y Veeva
Estas tres empresas están cotizadas en el Nasdaq, aunque una es francesa, y las he estado mirando últimamente. Las tres desarrollan software para empresas y se han puesto el apelativo más moderno de "nube", aunque alternan instalaciones a medida y suscripciones. Splunk y Talend se dedican al big data, lo que en tiempos aquí se llamó "minería de datos", y Veeva hace productos verticales.

Splunk es la más famosa de las tres, está aún en pérdidas aunque sí que crece y piden por ella 34 veces la facturación. Las pérdidas son de unos 348 millones al año. Lo que hace la empresa es simplemente análisis de logs, así en genérico. Todos los servidores, desde Ritchie y Thompson, registran en archivos de texto todo lo que ocurre. Si alguno tiene un VPS en Linux, puede consultar el access.log de Apache y ver todo lo que ha ocurrido en su web, cada descarga de archivo y desde qué IP y con qué origen. También puede mirar el log de la base de datos, en el que se registran todas las conexiones y búsquedas, y luego está el log del SSH para ver quién se ha conectado al servidor, e incluso el padre de todos los logs, que es el syslog, que registra todo lo que ocurre en el sistema operativo, incluyendo ejecuciones espontáneas de programas e intentos fallidos de conexión. No creo que haya servidor que no registre logs, y estos datos últimamente vienen siendo del interés de ciertos programadores porque creen que se puede extraer información útil de ellos. Splunk dice que procesa "datos no estructurados", a diferencia de las bases de datos convencionales. Esto no me parece cierto, porque cualquiera que abra uno de los archivos de log (son archivos convencionales de texto) puede ver que allí no hay nada más que lo que el programador le mandó al programa registrar, y se suele escribir un evento en cada línea, con una serie de campos separados por algún caracter, que puede ser un espacio, una coma o un guión. De ahí a una base de datos sólo hay un simple script. Otra cosa sería si Splunk tuviese tecnología para buscar en inmensos corpus de texto como hace el Google o incluso entender archivos de voz o imágenes, pero eso ya no son logs sino otra cosa, y los algoritmos más avanzados en eso los tienen Google y Microsoft, no Splunk. Entonces, yo aquí lo que veo es que Splunk lo que vende es una especie de asistente para la creación de expresiones regulares, que son las que siempre se han usado para procesar esos archivos de texto desde que se inventó la informática. El mejor motor de expresiones regulares lo escribió el mítico Larry Wall, el creador del Perl, y ese motor luego lo heredó el PHP. En el año 2000 ya leí yo un libro que se consideraba clásico, Mastering Regular Expressions, de Jeffrey Friedl. Lo usé más tarde para traerme los datos de este blog desde Blogger a mi base de datos.

Entonces, yo lo que le veo a Splunk es mucha cancamusa y pocas nueces. 17.800 millones por una cosa que ya la viene copiando Salesforce, con su aplicación Einstein, y que Microsoft hace por su cuenta, son demasiados millones.

Sobre esto de la inteligencia artificial yo tendría cuidado para que no nos vendan gato por liebre. La inteligencia artificial como tal, es decir máquinas que pueden discernir por aproximación igual que un cerebro biológico, sólo puede crearse mediante redes neuronales, no con procesadores tradicionales, porque esos procesadores sólo pueden cambiar los unos por ceros y los ceros por unos, todo lo demás es un mecano, los ordenadores no piensan. Para hacer que el ordenador piense, tienes que ir a proyectos experimentales como los que tiene DeepMind, empresa de Alphabet, y tienes que usar un sistema de proceso completamente distinto. Esto está en pañales todavía y no lo tiene cualquier Splunk, pero cuando arranque se llevará por delante la informática que hoy conocemos.

Lo que muchos llaman inteligencia artificial no es más que algoritmia, y tampoco tan compleja, lo que ocurre es que se aprovechan del gran abaratamiento que ha tenido la memoria RAM y usan bases de datos cargadas completamente en la memoria, y por eso pueden hacer una cantidad de proceso muy grande antes de ofrecer el resultado al usuario. Esto lo comenzó SAP con su base de datos HANA, y ahora lo usan muchos más, básicamente se trata de consultar todo el historial de la base de datos antes de dar resultado, con lo que los programas aparentan acordarse de las cosas y dan resultados adaptados a cada usuario. Esto no es que esté mal, es que lo hace cualquiera y no vas a pagar precio de oro cuando te dan cobre.

Concluyendo, Splunk no tiene una tecnología que constituya una ventaja competitiva sostenible, está en pérdidas, sobrevalorada, y las grandes están ya ocupando su mercado.

La otra que he estado viendo es la francesa Talend, que me gusta aún menos. Entre 2014 y 2018 creció un 226% y aumentó las pérdidas un 79%. Lo que hace es prácticamente lo mismo que Splunk pero basado en los recursos humanos, monitorizando lo que hacen los empleados. Su capitalización es de 1.200 millones, que es menos de seis veces su facturación, pero su pequeño tamaño, su crecimiento más bien modesto y su tecnología convencional no llaman a nada bueno.

La que sí que me ha gustado es Veeva, y la voy a ir siguiendo hasta que baje un poco. Veeva lo que hace es software vertical, es decir, soluciones adaptadas a un sector concreto, en este caso para las industrias médica, farmacéutica y biotecnológica. Siendo esos sectores de alto crecimiento, Veeva también lo es, cerca de un 30% anual y sin agotamiento de momento. El balance lo tiene excelente, beneficios adecuados y sin deuda. Los pagos en acciones los tiene bajo control, aunque pequeños no son. Los productos suyos no los he podido probar, pero parece que hace todo lo que puedan hacer SAP y Salesforce pero para clínicas, laboratorios y similares. A estas empresas les viene muy bien Veeva, porque les permite cumplir con los fuertes requisitos regulatorios, informes, privacidad de historiales clínicos, etc. Entre sus clientes están Bayer, Biogen y otras de las más grandes. Entonces, empresa de lo mejor que hay, pero a cien veces beneficios. ¿Hay una prisa grande por comprarla? Pienso que no.

De modo que lo que veo es que el inversor de EEUU está intentando repetir el éxito de los Google, Facebook y similares, y con esa idea no mira el precio y se tira de cabeza, pero las empresas que crecen hasta el billón son la excepción y no por el hecho de escribir códigos quiere decir que vayan a llegar hasta ahí.

Enlace permanente   



23 de agosto de 2019
Salesforce e Intuit
Estas dos empresas las he estado mirando y voy a compartir lo que he visto. Ninguna de las dos la voy a comprar por evidente sobrevaloración.

Salesforce tiene el típico negocio de aplicaciones web. En este caso se ha especializado en ventas y atención al cliente, aunque su tecnología es trivial, es una base de datos con una serie de tablas para agendas de contactos, mensajes y similares y unos formularios para ir introduciendo datos. No se diferencia mucho de lo que yo hice con Nuevosamigos.net o con este mismo blog. En la parte buena, ha conseguido un liderazgo indiscutible en ese nicho de mercado y es capaz de cobrar directamente al usuario, si bien los precios son muy bajos y no se pueden comparar con los de Oracle o Microsoft, no digamos SAP. En la parte mala, no tiene ni el efecto red del Facebook y el Google ni defensa alguna contra las copias, que son abundantes, incluso gratuitas. Un detalle a tener en cuenta, y que la gente suele pasar por alto, es que una aplicación web cuesta más horas de construir que una de escritorio, en contra de lo que pueda parecer. Hacer el Salesforce es fácil pero es caro.

Pero no hace falta meternos en muchas honduras, abrimos el último informe de resultados y vamos a la página 43 y buscamos la línea que dice "Income (loss) from operations". Ahí vemos el resultado operativo: 535 millones de dólares para 2019. Este resultado crece un 17% con respecto al año anterior, lo que no está mal. El problema viene cuando vemos lo que capitaliza la empresa: 132.000 millones. Entonces, un tío que compra ahora las acciones de Salesforce está pagando un PER de 246.

Hay que tener cuidado con las cifras de esta empresa, porque emite las acciones como churros, paga a los empleados con esas acciones y luego no las quiere contar como un gasto. En el informe que hace de este último trimestre, en el apartado de "Earnings per share", hace una diferencia entre unos beneficios GAAP y otros "no GAAP". Los beneficios son los GAAP, que viene de Generally Accepted Accounting Principles, que son los obligatorios, lo otro son cuentas de la lechera. Esos beneficios GAAP son de $0.11 por acción, que anualizados serían $0.44. Si se quiere calcular el PER de ese modo, a $151,57 que ha cerrado hoy la acción, sale un PER de 344.

Hombre, yo creo que la empresa infravalorada no está. No sé los que están pagando esto qué tipo de multiplicaciones de panes y peces están esperando, pero a mí ya me están entrando sudores fríos, porque cuando peten estas burbujitas a Microsoft se la van a llevar detrás, aunque no tenga culpa de nada.

La otra que he estado mirando, y que era la que más me gustaba, es Intuit. Esta empresa tiene un programa que es una maravilla que es el QuickBooks, con el que las pymes de EEUU llevan toda la contabilidad, facturación, nóminas y hasta análisis de datos. Es un programa que funciona como aplicación de escritorio y por web. Tiene un precio de unos $70 al mes y es completamente dominante en los EEUU, con una cuota del 80%. Intuit ha trabajado muy bien añadiendo otros servicios accesorios, como pagos electrónicos, banca on line y pago de impuestos con su famoso TurboTax. A Intuit con este programa le viene el viento de cola con la tendencia imparable a la automatización total de estas funciones con inteligencia artificial y la desaparición de los clásicos despachos de gestores y asesores que ayudan en esto. Hay otras empresas que hacen programas similares, pero Intuit está por delante en usabilidad, ya desde tiempos de Scott Cook, desde su amistad con Eric Ries, el teórico de la Lean StartUp. También le beneficia la política de aranceles de Trump, que está revitalizando las pymes del país.

Intuit en realidad me gusta mucho más que SalesForce, creo que lo que hace es más necesario y sus programas son más serios, es como la SAP de las pymes.

Ahora bien, luego viene la valoración. En su informe anual de 2018, como no podía ser menos, todo es GAAP y está explicado al detalle. Intuit viene en crecimiento desde 2014 cerca de un 10% al año, las últimas cifras hablan de un 13%. A la cotización de hoy de $278,74, estaríamos en un PER de 60, que es para mí el doble de lo que pagaría por esta magnífica empresa en estos tiempos de intereses bajos. No veo forma de pagar más de eso, por muy optimista que me intente poner.

Existe la posibilidad, en estas empresas que tanto suben, de hacer una jugada al estilo José Antonio Madrigal: entrar, cruzar los dedos para que suba un poco más y colocar un stop por encima del precio de compra. Esto a mí no me acaba de convencer porque para poner ese stop tiene que subir bastante, porque de lo contrario la volatilidad natural de la acción lo haría saltar, y si se gira en ese tiempo para abajo ya estamos con pérdidas con una acción sobrevalorada. Existe también la posibilidad de toda la vida, que es esperar a ver si baja para entrar, y mientras tanto guardar "pólvora seca significativa", que es lo que recomienda Beltrán de la Lastra.

En cualquier caso, en el sector del software hay poco de barato, por el aura de grandes crecimientos y por la regularidad de sus flujos de efectivo. Me falta en otro articulito breve hablar de Splunk y, ya que estoy, de Veeva y Talend.

Actualización:
Al respecto de Salesforce, alguno habrá que diga que esa empresa no se valora por el PER sino por "descuentos de flujos" y otros esoterismos. De acuerdo, ¿qué margen de beneficio podría obtener Salesforce si cobrara todo lo que pudiese? De momento, para una facturación de 13.282 millones saca 535 de beneficio, un 4%. Se supone que si quiere sube los precios y gana mucho más. Podemos poner el ejemplo de Intuit, que ya gana todo lo que puede y su margen es del 20%, esto le daría a Salesforce unos beneficios de 2.656 millones si los cliente no se marchan, por lo que ahora cotizaría a 50 veces beneficios. ¿Esta empresa crece lo suficiente como para justificar ese múltiplo? En mi opinión, ni de lejos, y de entrada veo imposible que suba los precios tanto y su crecimiento no se frene o se invierta.

Enlace permanente   



21 de agosto de 2019
La trampa de valor de Alphabet
He estado en estos días analizando algunas empresas tecnológicas de EEUU para ver si compro algo y me he detenido un poco en Intuit, Salesforce, Splunk y Alphabet. Ya hablaré de las otras en algún articulillo, pero ahora me gustaría simplemente comentar algo acerca de Alphabet y su estilo de gestión.

Alphabet es para mí una trampa de valor y sus acciones tienen un valor de $0, y lo voy a explicar.

Sabéis muy bien que esta empresa tiene dos tipos de acciones, unas con derecho a voto (GOOGL) y las otras sin derecho a voto (GOOG). Yo he sido feliz accionista de las segundas y gané algún dinerillo. ¿Por qué los dos fundadores de la empresa emitieron estas acciones sin derecho a voto? Porque querían asegurarse el control de la empresa indefinidamente, sin que los otros accionistas pudieran decidir nada. Tanto da si se compran unas u otras acciones, da igual que no puedas votar o que votes y seas ignorado.

¿Cuánto vale una acción de una empresa que no te permite decidir nada y que no te va a dar un dividendo ni ahora ni en el futuro? Exactamente $0. Una cosa es una empresa, que puede valer mucho dinero, y otra cosa es un título de propiedad que sólo es papel mojado.

Ahora algunos argumentarán que esto no es cierto, porque muchas empresas no dan dividendo y suben mucho en bolsa. Sí, pero ese dividendo que no dan se supone que lo reinvierten para hacer crecer la empresa y que el dividendo potencial del día de mañana sea mucho mayor. Esto lo acepto. Lo que no acepto es que unos tíos digan que antes acumulan el efectivo, reparten las acciones entre los empleados o inician proyectos disparatados que dan dividendo. Alphabet no reinvierte beneficios para poder crecer, simplemente ignora al accionista y no tiene la más mínima intención de dar dividendo ni ahora ni en el futuro.

Aquí tenéis algunos datos:Es cierto que también anuncian una recompra de acciones por 25.000 millones, pero esto ni tan siquiera creo que recompre ni las acciones que han repartido entre sus empleados, y estamos en las mismas: papel nada más.

Imaginaos que yo le digo esto a uno de estos inversores que recomiendan comprar Alphabet: "Mira, Manolo, tengo un negocio redondo para ti: tengo un piso tasado en 200.000€ y te vendo un título de propiedad del 50% por 80.000€, con la condición de que todo el beneficio por alquiler revertirá en mí, yo decidiré cuándo se alquila y cómo y yo decidiré cuándo se vende y cómo, pero podrás vender ese título de propiedad a otra persona por tu cuenta". ¿Manolo firma ese contrato? Pues ni tan siquiera he hablado de diluirle la propiedad y repartir otros títulos gratis entre mis amigos.

Alphabet es una empresa como una especie de cooperativa, dirigida para pasarlo bien y hacerse amigos, pero mientras no explique por qué acumula el efectivo y no lo hace llegar al accionista para mí no es invertible. Me encanta la empresa, uso sus productos, pienso que ha hecho y hará mucho bien al mundo, hasta he cobrado por el AdSense, pero como accionista ahí dentro no pinto nada de momento.

Enlace permanente   



15 de agosto de 2019
La inversión de la curva de tipos
Resulta que, según la mitología bursátil estadounidense, el signo del juicio final es el momento en el que, de sus bonos gubernamentales, tiene un menor rendimiento el de diez años que el de dos. Esto estadísticamente todas las veces menos una ha derivado en una recesión en el plazo de 22 meses.

Y yo pregunto: de esa estadística, ¿en cuántas ocasiones han estado los bonos europeos en negativo? Ahora mismo, el bono alemán está a -0,668%, el bono de un paisito subalterno y deficitario crónico como España está a 0,15% y bajando, la mitad de la deuda soberana de la Eurozona está ya en negativo. Los US Treasuries a diez años están hoy, después de las atemorizantes bajadas, a 1,554%.

Ahora yo soy un inversor que usa un broker serio y no la chapucilla ésta de ING, y hago un jugadita en cuatro fases con riesgo muy bajo:
  1. Compro todos los bonos de EEUU a diez años que puedo. Me apalanco al 1%.

  2. Espero a que se pongan en negativo.

  3. Los vendo a otros inversores con un recargo. Su rentabilidad a diez años es del 16%, pero la que ellos pueden conseguir ahora es del 0%. Les ofrezco un chollo: me pagan a mí ese 10% más el principal, y se quedan con el bono para sacarse el otro 6% en los diez años. ¿Creéis que no habrá gente interesada?

  4. Cancelo el crédito de Interactive Brokers al 1%. Rentabilidad total: 9%. Tiempo empleado: un año o año y medio. Dinero invertido: 50.000€ míos, más 100.000€ del crédito, rendimiento total: 13.500€.
¿Qué posibilidades hay de que los bonos de EEUU no sigan el camino de los europeos? Para mí, cercanas a cero. La jugada que he descrito se acerca más al arbitraje que a la inversión con riesgo. De hecho, lo que sorprende es la ineficiencia tan fuerte que todavía se detecta en ese mercado. Cuando el BBVA, que cotiza en España y en EEUU, ha tenido leves diferencias entre una cotización y otra por el cambio de moneda, han entrado como hienas miles de listos a comprar en el sitio más barato. Los superlistos lo hacen ya con software en milésimas de segundo.

Para mí, el mensaje que los inversores están mandando con la inversión de la curva de tipos es que la demanda de esos bonos va a seguir aumentando. Yo estoy de acuerdo con ellos, pero no por la recesión sino por falta de alternativas.

Otro asunto sería el miedo que corre por las bolsas, que es culpa de Trump. Yo lo he defendido en el pasado, pero la forma que tiene de negociar me parece propia de un cretino que se cree que está tratando con un fontanero de la Florida. Este tío hoy pone unos aranceles, mañana los quita, luego amenaza, amaga, dice que si no viene el chino a una reunión le meterá más aranceles, y el miedo ha ido poco a poco metiéndose en el cuerpo de los inversores. Un tío errático e imprevisible que va tirando tuits desde la cama con una ensaimada en la cabeza no ofrece confianza en absoluto. Si tiene que poner aranceles, que diga: "Esto vamos a poner", y luego que lo cumpla. Si el chino por su parte decide poner otros aranceles, pues se acepta. Pero lo que pretende Trump a base de ladridos es que el otro acepte los aranceles y no responda con reciprocidad, y esto es imposible. Los chinos van a sacrificar su población todo lo que haga falta antes de bajarse los pantalones, y Trump tiene una situación de alta debilidad, cualquier problema que genere lo pagará en las urnas. De hecho, pienso que en China ya están diseñando la mascletà final antes de las elecciones del año que viene, ahí pueden hundir el dólar, los bonos, las bolsas o lo que pillen. Y que no se ponga Trump a amenazar con guerras nucleares, porque ni EEUU ni Europa pueden ya afrontar una guerra real con flujo de ataúdes, la población se opondría. China sí que puede sacrificar a varios millones de personas sin inmutarse.

Entonces, yo creo que económicamente tiene su sentido poner los aranceles, pero se tiene que diseñar toda la actuación y luego implantarla y mantenerla, no ir amagando como un mafioso del Bronx. Ahí ya el mercado se va adaptando y es posible que hasta suba, pero la incertidumbre permanente se tiene ya que acabar.

Enlace permanente   



9 de agosto de 2019
El agujero de Uber
Salieron ayer los resultados de Uber y no me puedo creer lo que veo: la empresa pierde 6.229 millones de dólares en seis meses. Pero es que ha facturado 6.265 millones. Exactamente pierde tanto como factura, para salir de pérdidas tendría que ingresar el doble de dinero, pero como por cada trayecto lo que tiene son pérdidas no es posible reducirlas con el crecimiento de la empresa, tiene que subir los precios al doble para ganar algo.

El agujero de Uber, que acabará seguramente en quiebra, lo que viene a demostrar una vez más es que no se puede hacer un tratamiento de empresa de software en una empresa que no lo es. En una empresa realmente tecnológica, tú tienes unos costes totalmente fijos de desarrollo del producto, y con cada venta te acercas a la rentabilidad. En una empresa de taxis pirata, si con cada cliente pierdes dinero, cuantos más clientes sumes más dinero vas a perder.

Lo más acojonante de esta empresa es su estructura de costes: toda la parafernalia de la app, la publicidad, el empleado esclavo es mucho menos eficiente que el tío que se compra un taxi y pasea por las calles. Uber, perdiendo todo lo que pierde, sólo puede abaratar el servicio un 20%, cuando no pega viles clavadas a según qué horas y en según qué lugares.

El artículo que he enlazado tiene un error: dice que en el mismo periodo del año anterior la empresa tuvo beneficios. Esto no es cierto, lo que tuvo fueron unas pérdidas algo menores, pero Uber nunca ha dado beneficios. Lo que sí que ha dado han sido grandes prisas en los fondos que estaban invertidos por sacar la empresa a bolsa y quitársela de encima.

Lo que ha pasado con Uber no tiene que volver a suceder: un no negocio que quema ingentes cantidades de dinero de los inversores para matar el negocio legítimo de autónomos que prestan bien su servicio y sí que son rentables, para finalmente darse cuenta de que no puede continuar. A Uber le van a cortar el grifo, no va a mantener ni su cotización ni su financiación. Los iluminados que vinieron a resolver el problema de cómo llamar a un taxi con el móvil perderán el dinero, pero muchos incautos inversores particulares también. Aparte, por el camino hemos visto cómo se las gasta la Administración cuando son grandes multinacionales las que la presionan, porque no respetó ni las licencias que había concedido ni la normativa que había aprobado.

Actualización:
En este artículo explican que, de los 6.200 millones perdidos, 3.900 se los han llevado crudos los directivos de una tacada. Había prisa por sacarla a bolsa y ahora hay prisa por saquearla.

En este vídeo explican que lo que el usuario paga por un trayecto de Uber es un 20-30% inferior a lo que Uber le paga al conductor, aparte el desarrollo de la app, la publicidad, la logística y todo lo demás. Con el crecimiento de Uber sólo crecen las pérdidas. Si el broker de ING pudiera poner cortos, ya había puesto el mío.

Y digo más: si un tío infla las pérdidas para hacer burbuja bursátil y luego se lleva los millones antes de quebrar lo que está haciendo, a mi entender, es una administración desleal.

Enlace permanente   



5 de agosto de 2019
El mítico PER 15
Para los que invierten mirando el PER, el 15 es la cifra mágica, es la media a la que a lo largo del tiempo han cotizado las empresas norteamericanas. Estos inversores usan el principio de reversión a la media, que es entender las empresas como un muelle: si lo aprietas hace fuerza para arriba, y si lo estiras hace fuerza para abajo.

Esto es una completa estupidez, no ya por la cantidad de dinero que vienen perdiendo los que invierten así, sino por una lógica sencilla.

Pongamos que yo soy un banco y tengo que colocar un capital para sacarle un rendimiento. El BCE me cobra el 0,4% sólo por guardarme el dinero, el estado alemán si le doy 100€ hoy me devuelve 96€ al cabo de 10 años, si doy hipotecas les puedo sacar el 1% anual más el Euribor, es decir el 0,7%, menos la inflación, con un 4% de morosidad actual (aumentable según los ciclos) y esperando 30 años sin liquidez alguna.

Ahora pongamos que se me ocurre poner el dinero en renta variable, en empresas de gran calidad con flujos continuos y estables. Estas empresas me las quieren dar a precios inflados, a PER 30, una locura, un riesgo, una goma estirada que antes o después tiene que volver a 15. Pero, si me fijo bien, lo que estoy comprando es lo siguiente: un PER 30 es una rentabilidad de un 3,3% anual, me quito el riesgo de inflación, porque lo que tengo ya no es un activo monetario y el precio de sus productos se irá adaptando al IPC, y tengo menos riesgo que con las hipotecas, porque no creo que si compro cien de las mejores empresas cuatro de ellas quiebren. Puede que baje la valoración, eso sí, pero si estoy dispuesto a esperar 30 años igual que con las hipotecas, entonces sólo con el beneficio he sacado un 142%. ¿Qué me importa a mí la cotización? Muchas de estas empresas sacan un 2-3% cada año sólo en dividendo, aparte el crecimiento.

Por eso que, antes de decir que un PER 30 es un precio inflado para una empresa que no crece, hay que mirar qué otras opciones hay para evitar la devaluación del capital. Si no hay otras opciones, pues se tiene que pagar más por cada euro de beneficio de las empresas.

El PER no mide si una empresa va a subir o bajar, lo único que mide es el aprecio que por esa empresa tiene la comunidad inversora. Ese aprecio se basa en muchas variables, pero las dos más importantes son el crecimiento de los beneficios y la situación de los tipos de interés. Tipos bajos significa peres altos, y esto es matemática pura. El PER medio de 15 tiene que ver con el tipo de interés medio, que está por encima del 3%. A tipos 0, PER 30 me parece normal. A tipos negativos, igual habrá que seguir subiendo el PER.

Y si, en situación de tipos bajos, hay algún desaprensivo que aún busca peres bajos, se encontrará lo que los demás no han querido, que viene a ser como lo que queda al final del día en el cajón de tomates de un supermercado: no una selección aleatoria de lo que antes había, sino lo podrido.

En los 60 y 70 había en la bolsa norteamericana un grupo de empresas llamado las Nifty Fifty, que se consideraban inversiones seguras a largo plazo a cualquier precio, por ser las primeras marcas de EEUU. Esto lo explica Beltrán de la Lastra en una entrevista. Entre estas empresas estaban Coca Cola, Dow Chemicals, General Electric, Gillette, IBM, McDonald's, PepsiCo, Texas Instruments, Walt Disney, Walmart o Xerox, entre muchas otras. Si miro la cotización histórica de Coca Cola, es cierto que en diciembre de 1972 alcanzó los $1,54 y que no los recuperó hasta noviembre de 1985. También es cierto que en junio de 1992 estaba en $10,37 y que en junio de 1998 alcanzó los $42,75. Ahora está a $52,33. Todavía, invirtiendo de la peor manera posible, sigue siendo mucho mejor que dar una hipoteca.

No digo que sea una inversión agradable estar diez años en rojo o perder el 75% en dos años, pero desde el punto de vista de fondos de tipo bancario o instituciones que sólo quieren colocar el capital y olvidarse de él tiene su sentido. Hoy en Coca Cola todos los que están invertidos ganan dinero, porque está en máximos históricos. Si alguien alguna vez en la historia ha perdido dinero con Coca Cola es porque no ha sabido o podido esperar lo suficiente. En cambio, que les pregunten a los bancos que fueron colocando hipotecas allá en los años cero si ese dinero lo van a volver a ver. Por eso yo entiendo que la renta variable se esté valorando más, es una cosa que no me extraña nada.

Otra cosa que no se dice es que muy probablemente los inversores que estaban en Coca Cola en 1972 no se tragaron toda la bajada, debieron quedarse con el primer 15% y el otro 60% se lo dejaron a los cazadores de gangas que van midiendo peres. Claramente, si se suben los tipos o entra la economía en recesión, de la bolsa un inversor particular tiene que salir, porque las Nifty Fifty de hoy son los índices enteros, pero mientras tanto la rentabilidad va a estar ahí.

Enlace permanente   



29 de julio de 2019
Mi desinversión en Azkoyen
He vendido mis acciones de Azkoyen hoy a 6,97€. Como las compré en febrero a 6,78€ y he cobrado un dividendo de 1.246€, me sale una rentabilidad del 20% en cinco meses. Podría haber llegado al 28% si las hubiese vendido el día antes del dividendo, que es algo que consideré, pero quise seguir en el dogma del "largo plazo".

Yo creo que el largo plazo en las acciones es algo que tiene que suceder si te encuentras a gusto. Si ves cosas raras o la historia de la empresa empieza a no convencerte, para fuera. En la bolsa española especialmente, los largos plazos vienen siendo una ruina en la última década.

No me gustó la jugada que hicieron el 14 de junio de dar un dividendo tan grande cargándolo a la deuda. Metieron exactamente un ebitda de deuda. Esto a mí me suena a algún caradura que controla la empresa y que, en lugar de ir a pedir un crédito al banco por su cuenta, decide que endeuda a la empresa y nos carga la responsabilidad a todos. Tienen empresas que pueden ir bien pero, en lugar de reinvertir el beneficio y generar crecimiento, las descapitalizan haciendo cerdadas.

Luego han salido los resultados y lo que es el negocio apenas crece un 2,4%. Y, aún peor, aparece justo debajo otra cifra que no me gusta: "Variación de existencias de productos terminados y en curso de fabricación": hace un año esa cifra bajó en 376.000, ahora ha subido en 1.186.000, de modo que las maquinitas se acumulan en las fábricas y no salen.

Entonces, compré una empresa con fuerte crecimiento y sin deuda, y ahora lo que hay de momento es una empresa con un ebitda de deuda y sin apenas crecimiento. Veo que aún gano un 20% y le doy al botón. ¿Qué es lo que ocurre en Azkoyen? Bien no lo sé, puede que sólo sea un trimestre flojo, pero pienso en las máquinas de control de presencia que tan bien se han estado vendiendo hasta ahora y en el cambio normativo reciente que obligó a ponerlas en las empresas. Como esas máquinas ya las tienen, pues no hace falta comprar más. Pienso también en las máquinas CityPaq de Correos, de las que se hizo un pedido muy fuerte pero no creo que se pidan muchas más. Uno de los problemas de Azkoyen es que sus máquinas duran 40 años. Son muy buenas, tal vez demasiado buenas.

Entonces, es difícil salirse de la bolsa sin la sensación de que se te ha escapado algún eurillo. Si te fijas en lo que tienes, está bien. Si piensas en los billetes que volaron cerca y no trincaste, pues te quedas pensativo. Es más que posible que Azkoyen siga subiendo, la empresa está bien llevada, pero yo tengo que comprarme un coche ya este otoño, la tartana de 1999 no aguanta más y no le funciona ni el aire acondicionado. Con esa intención liquidé también hace dos semanas mis acciones de Catalana Occidente a 31,4€, con una pérdida testimonial.

Enlace permanente   





© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago
Pepita Nuncabaja
Seis meses en meetic
Etapas de la burbuja

RSS del blog

Últimos libros: