22 de julio de 2021
Las vacunas innecesarias
En los primeros días de la pandemia, entrevistaron a algún inmunólogo y siempre decían que habría unas primeras cepas más letales y luego las sucesivas mutaciones serían más contagiosas pero menos letales, hasta que el virus se integraría en el resfriado común y ya no le haríamos caso. Esto luego no lo volví a oir, no sé si por intereses comerciales de los fabricantes de vacunas o por miedo a que la gente no cumpliese los confinamientos.

Ahora mismo, en el Reino Unido ya está todo el mundo contagiado de la variante Delta y no se muere casi nadie. Se dice que es por las vacunas ya administradas, de acuerdo, pero hay una cosa que no entiendo: se están preparando vacunaciones masivas de jóvenes y hasta niños, cuando se han reportado de manera muy clara muertes por la vacuna, trombos, fiebres persistentes y otros efectos graves.

Saldrá el listo que diga: pero son más las muertes que se evitan que las que causan. No sé si esta forma de actuar la han leído en el Mein Kampf, pero para mí no es lo mismo que una persona muera de una enfermedad que matarla yo de una inyección.

El problema de las vacunas es que los que se mueren por la vacuna no se iban a morir del virus, porque los problemas se dan mayormente en las personas con un sistema inmunológico joven y fuerte.

Ha habido un ocultamiento mediático de los efectos adversos de las vacunas, no han ido a poner la camarita en casa del que ha tenido trombos y se ha quedado ciego o subnormal. No han repasado día tras día, de tertulia en tertulia, los muertos y las muertas.

En los hospitales, intentan convencer a la gente de que lo que les ocurre nada tiene que ver con la vacuna, que es un hecho azaroso el que haya saltado el problema justo después de la administración. Nadie sabe hoy qué porcentaje de vacunados sufre efectos secundarios permanentes.

A mi padre le pusieron la vacuna de Pfizer y tuvo los primeros días dolores en el brazo y malestar, luego le saltó una febrícula durante unos cuantos días que fue empeorando, hasta que al final se fueron al hospital y le hicieron todo tipo de pruebas sin encontrarle nada. Tres veces lo mandaron para casa y las tres tuvieron que volver a las pocas horas porque la fiebre no paraba de subir y no podía comer. Le ponían el gotero y lo dejaban allí, y así le bajaba la fiebre, pero no le podían encontrar enfermedad alguna. A base de pruebas, TACs y escáneres le dijeron que si tenía una piedrecita en el páncreas que se había infectado, le metieron una goma por la boca para ver si sacaba la piedra, pero no encontraron nada y además le crearon una pancreatitis, que se sumó a la fiebre persistente. Cuando ya había perdido 15 kilos, resulta que la fiebre cesó, lo devolvieron para casa y ahora está recuperado, aunque ha estado durante unas semanas muy debilitado. Los médicos seguían sin tener ni idea de lo que había ocurrido, sólo dijeron "es que esto es nuevo".

Bien, pues a mí me puede parecer que con la vacuna casi se cargan a mi padre, aunque en el hospital, por supuesto, esto no lo van a aceptar.

Las vacunas se tienen que administrar a los colectivos que tengan riesgo real de muerte, y siempre de manera voluntaria. Los colectivos que tengan riesgo muy bajo deben ser informados objetivamente de los riesgos de la vacuna y de los riesgos del virus. Los colectivos sin riesgo de muerte, especialmente los menores, no deben ser vacunados en ningún caso, no se tiene que aceptar que sacrifiquen niños para salvar ancianos. Cada uno tiene que mirar por él. Esa cultura de "vacúnate a la fuerza porque si no me puedes contagiar" es un borreguismo que yo no acepto. Tienen vacunas con el 95% de efectividad, que se metan cuatro o cinco pinchazos y así tendrán un 100%, pero a los demás que los dejen en paz.

La pandemia ya se está acabando, la variante Delta no mata pero sí que inmuniza, las primeras cepas van a desaparecer. Pienso que España, que fue la última en darse cuenta de la gravedad del virus, será también la última en darse cuenta de esto.

Actualización:
Los datos de las muertes en España: en la última semana, 123 muertos. Multiplicados por 52, nos darían 6.396, lo mismo que mata la gripe de media cada año. No creo que esto sea para lanzarse a grandes confinamientos ni vacunaciones forzosas.

11:49:53 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja