14 de julio de 2020
Mi impresión sobre Tesla
Como muchos inversores, después de ver que Tesla ya arroja beneficios, he estado pensando en meter algún dinero. La declaración de Hacienda no la he mirado, porque me interesa poco, pero el producto sí que me ha interesado más, aunque no lo he podido probar.

Tesla hace cosas como éstas:





Entonces, queda claro que lo que Mercedes y BMW están exponiendo bajo los focos de sus concesionarios es pura chatarra ahora mismo. Tesla no sólo tiene un producto muy superior, sino que ha construido una marca aspiracional, una de las marcas más fuertes del mundo. Y, como muy bien saben los fabricantes de coches europeos, especialistas en vender Seat León con cuatro aritos y cobrar un 20% más, en el sector de la automoción la marca es decisiva.

Las marcas tradicionales han quedado fuera de juego, no esperaban la mejora tan rápida de las baterías y no esperan el desarrollo ya inminente de la conducción automática.

Si Tesla no está vendiendo más coches, es porque no los puede fabricar lo suficientemente rápido. Hay 250.000 personas en lista de espera, que han pagado ya una señal, para recibir el Cybertruck en 2022 o más tarde. Las hasta ahora poderosas "marcas premium" alemanas ahí están con todos los modelos en los escaparates, esperando a que entre alguien para endosarle un crédito al 11% y anunciando precios falsos de tanto al mes, con entrada de tanto y "última cuota" de tanto, sin decir ni los años que se tarda en pagar. La venta de coches ha entrado en un camino de deshonestidad y desafección del consumidor, y esto, como ya ocurrió con las operadoras de móvil y luego los bancos, lo que marca es la decadencia de toda la industria.

Pero luego viene la parte mala: ¿es el Tesla un producto disruptor? En mi opinión, no. Para que Tesla fuese una Apple, su producto debería cumplir estos tres requisitos:
  1. Ser difícil de entender.
  2. Ser barato.
  3. Ser de uso general.
Para mí, un Tesla no es un producto difícil de entender, todo el mundo lo quiere porque es lo mismo que ya tiene pero mejor. Se ha adelantado en el uso de los motores eléctricos, pero ya las copias no van a parar. En realidad, todos los fabricantes van a pasar muy pronto a la propulsión eléctrica. Ejemplos para este año: Hyundai Kona EV, Honda e, Renault Zoe, Seat Mii, Smart ForTwo o Volkswagen e-Golf, aparte de los modelos chinos que van a ir llegando a precio muy inferior.

Un MacIntosh, cuando salió, era difícil de entender hasta para los expertos de la industria. Nadie creyó que el ordenador personal fuese a tener un mercado. Lo mismo pasó con el móvil, todos andaban riéndose de los que hablaban por la calle y decían que ellos nunca se iban a comprar uno.

La segunda condición, que el Tesla llegue a ser barato, va a ser difícil de cumplir. En pocos años, los fabricantes chinos habrán copado el mercado en la gama baja, los europeos que sobrevivan posiblemente se muevan en la gama media, y Tesla probablemente mantenga los precios caros. Un Tesla más barato tendría desde luego mercado, pero está por verse si Tesla tiene la eficiencia para fabricar a esos precios.

La tercera condición, que sea de uso general, sí que la cumple, pero hay un gran riesgo regulatorio, los ayuntamientos quieren peatonalizarlo todo y van a priorizar los carriles bici y el transporte público. Hay también varias tendencias que van en contra, como el teletrabajo o el comercio electrónico. El mejor desplazamiento es el que no se hace, y a eso creo que vamos.

El coche como representación de una posición social conseguida mediante un crédito abusivo va a ir desapareciendo salvo para los más paletos. El coche ya no lo ve nadie, se aparca demasiado lejos o directamente se deja en el garaje para usar el transporte público. La época dorada de los fabricantes de automóviles ha pasado ya.

De modo que para mí la disrupción en la movilidad eléctrica han sido los patinetes de Xiaomi y todo lo que ha venido detrás. Cada vez los hay con mejores prestaciones. Ese tipo de vehículo ligero sí que supera los dos grandes problemas de atascos y aparcamiento. Lo que pasa es que no hay aquí un supernegocio porque es un producto fácil de hacer y de copiar.

Tesla puede conseguir mucha más cuota de mercado, igual el 10% de los coches del mundo. Esto será insuficiente para la valoración que se le pretende atribuir, sobre todo porque el mercado global de los coches va a tender más a encoger que otra cosa. Así que estaríamos ante una buena empresa en un mal sector.

12:13:21 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja