30 de abril de 2020
Por qué he vuelto a Microsoft
He comprado hoy 149 acciones de Microsoft a $179,97. Tenía pensado esperar a que bajara, que descansara, pero ya me quedé esperando cuando se puso a $135 y de ahí ha rebotado como un cohete. Creo que entro un poco más caro de lo que salí, pero mientras tanto he sacado bastante partido a ese dinero y la empresa tiene ahora menos riesgo.

Ahora voy a hacer un pequeño ejercicio de reflexión:

Hay dos inversores, el 1 y el 2. Los dos tienen la acción X. Viene una mala noticia y el inversor 1 vende la acción X a 100€, mientras que el inversor 2 aguanta y no la vende. Baja la acción X a 95€, pasa ese riesgo y sube la acción X a 102€. El inversor 1 vuelve a comprar a 102€. ¿Quién ha hecho lo correcto? Para algunos, el inversor 2 porque ha ganado algo más de dinero. Para mí, el inversor 1, porque se ha quitado el riesgo al módico precio de un 2%.

Entonces, para mí es importante salir en las bajadas y no tragarse riesgos fuertes. Si se pierde un poco de rentabilidad, que muchas veces no será así, pues se acepta.

A Microsoft la veo en el mejor momento de toda su historia. Lo que está haciendo en este coronavirus es una demostración de fuerza que ni yo me esperaba. Ha salido Satya Nadella y ha dicho que Teams, Azure y Office 365 van como un tiro y que la tendencia va hacia el remote everything, que las empresas están buscando software para teletrabajar y que viene una disrupción muy clara en el sector educativo. Concretamente, ha dicho que hay 200 millones de personas abriendo webcams con el Teams cada día.

Esto del teletrabajo lo han movido muy bien Slack y Atlassian, pero ahora Microsoft va a apretar para hacerse con ese mercado. La integración que tiene con todo lo demás es mucho mejor. Hay ya inversores que dicen que han dado orden a sus empresas de cancelar permanentemente los contratos de alquileres de oficinas para recortar gastos. Esto por ahí empieza y luego habrá incluso cambios demográficos de calado.

Lo de la educación a distancia está creciendo mucho en la universidad. Ahí hay otra fuente de ineficiencia. El crédito vivo a estudiantes en EEUU alcanza ya el billón, un 5% de su PIB. Esta gente firma unas deudas que van de $50.000 a $200.000 para sacarse un titulito que directamente los va a mandar al paro. Y ese dinero se gasta en una gran parte en manutención y alojamiento, no en sueldos de los profesores.

Yo creo que si cayese una bomba nuclear, saldría Nadella diciendo que todo el mundo se está apuntando al Teams for Nuclear War. No he visto cosa igual. Cuando todos ganan, ellos ganan más. Cuando todos pierden, ellos ganan aún más. Internet en general sale muy reforzada de esta pandemia, no hay que olvidar que internet la inventa el ejército de los EEUU para situaciones de guerra y catástrofe.

El PER que piden por Microsoft ahora mismo es de 30, que no es una ganga. Pero si tú estás con los tipos a cero, con la renta fija a cero, con el QE a tope, y la empresa no es cíclica, tiene cobros recurrentes, crece entre el 20% y el 30%, es la más grande del mundo, tiene una marca muy fuerte, tiene diversificación por todo el mundo, tiene diversificación de producto, tiene la tendencia a favor, disrumpe a las demás y no eres capaz de encontrarle un solo fallo, pues eso es lo que se está pidiendo y lo pagas. En mayo de 2017 compré Microsoft a $60 y un PER de 30. Hoy, con el mismo PER, está a $180. Luego miras el PER de SAP, empresa más madura y peor, y es ahora mismo de 30,47, cuando antes de la pandemia pasaba de 40.

Casi seguro que en agosto o en otoño tocará aguantar algún bajón, porque el rebote ha ido demasiado lejos y el mercado arrastrará a Microsoft un poco. Ahí la solución es comprar más, sin duda.

Ganadoras y perdedoras:
Lo primero que en esta crisis ha perdido es la indexación y la idea de que basta con comprarlo todo. Ahora sólo me interesa comprar empresas concretas que vayan a ir bien, y si acaso el Nasdaq.

Veo dos tipos de empresas ganadoras: las que pueden aportar eficiencia y las que están en las tendencias.

Pueden aportar eficiencia los supermercados de descuento, las marcas blancas, las ventas on line, los servicios de coche compartido, la e-movilidad, los restaurantes de franquicia, la banca en el móvil, las tiendas outlet, los muebles de Ikea y todo lo de "hágalo usted mismo", incluyendo software de contabilidad y de presentación de impuestos.

El ejemplo en esto sería Mercadona en 2008. Cuando se precipitó la crisis salió Juan Roig diciendo que había que abaratar los productos e hizo tres cosas: aumentó las marcas blancas, apretó a los productores para reducir márgenes y redujo el número de productos del lineal. Básicamente entró en el terreno de los supermercados de descuento. Durante toda la década, Mercadona, Lidl y Aldi han ido creciendo y concentrando el mercado, mientras que las cadenas pequeñas tipo Consum o Eroski han sufrido mucho. Dia ha estado casi quebrado. Carrefour y El Corte Inglés van decayendo. Otras empresas eficientes también florecieron: aseguradora Línea Directa, Pneus Online, Oscaro, Midas, Norauto, Zara y Lefties, Cien Montaditos, Lizarrán, Software del Sol. Es una lucha por la supervivencia, las grandes y eficientes matan a las pequeñas.

Estarán en la tendencia todas las empresas de software, inteligencia artificial, genética y robótica. También puede haber otras tendencias como la comida preparada, las urbanizaciones para teletrabajadores y otras cosas que ahora no se me ocurren.

18:10:32 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja