11 de marzo de 2020
¿Puede haber una crisis como la de 2008?
Después de varios días haciendo el Rajoy, ha salido Christine Lagarde y ha advertido de que puede venir una crisis como la de 2008. Yo hasta ahora he mantenido la hipótesis de una crisis leve como la de 1937 en los EEUU, que es lo que ha venido adelantando Ray Dalio. En 1937 en los EEUU hubo un hundimiento bursátil grande por el exceso de liquidez pero una baja afectación a la economía real.

Pienso que Lagarde puede tener razón y que aquí se puede desencadenar una sucesión de quiebras e impagos. Después de diez años de crecimiento ininterrumpido, la economía no ha limpiado las empresas inviables, endeudadas y de sectores obsoletos. Aquí todo el mundo ha ido aguantando a favor de la corriente al calor de los tipos a cero y las acciones infladas. Se han usado las capitalizaciones bursátiles como colateral de créditos dudosos, se han empaquetado bonos basura en ETF de high yield, la banca ha ido relajando sin darse cuenta sus controles. Michael Burry ha venido avisando de que los ETF de renta fija corporativa se parecían demasiado a las titulizaciones de hipotecas sub prime: paquetes opacos que mezclan lo bueno con lo malo, compra de esos paquetes a ciegas confiando en la protección de la diversificación, una primera fase de predominio de lo bueno pero una segunda fase de deterioro de la calidad de esos activos y predominio de lo malo para acabar explotando todo.

A mí me está dando mal rollo el canguelo de los banqueros centrales, no los había visto así ni en 2008, pienso que no les gusta lo que ven.

De entrada, el 11% de la deuda corporativa norteamericana pertenece a la industria del shale oil, una industria que ha sido aplastada en un solo día por Rusia y Arabia Saudí. Esta gente se apalancó salvajemente para montar unas refinerías de petróleo caro y malo, pero necesitan un precio por barril de $80 para ser rentables. Si se mantiene el precio como está ahora a $35 van a quebrar en cadena y van a dejar los pufos a los tenedores de esos bonos a uno y otro lado del Atlántico, incluyendo bancos y fondos partícipes de ETF de high yield.

Es que a mí me gusta el nombre, es un bonito nombre: high yield. Si hubiesen dicho "bonos basura", no los compra nadie, pero high yield es un nombre molón, suena muy bien. Yo creo que es un nombre más bonito incluso que sub prime, pero tal vez lo que vaya dentro se parezca mucho.

Luego están los bancos de Europa. Venían ya con la lengua fuera por los tipos bajos y la desactivación de las cláusulas suelo. Había alguno de los inversores hispanos que cacareaba en el Expansión el subidón que iban a tener en bolsa cuando subiesen los tipos y se recuperase el ciclo inmobiliario. Ahora se encuentran con tipos que van a bajar, recesión de caballo, promotoras quebradas, hipotecas morosas, y espero que no hayan pringado también en el high yield, que todo puede ser. El sector bancario lo va a pasar mal, en Europa y en EEUU.

Y un último apunte sobre el tema monetario. La burbuja fiduciaria puede que se siga hinchando de momento, pero eso sólo confirma su existencia y su mayor volumen. Cuando un tío tiene una empresa y hace una ampliación de capital, las acciones de la empresa tienen que bajar porque hay más para unos mismos recursos. Cuando un país emite moneda sin respaldo, tiene esa moneda que bajar porque el PIB del país no crece al mismo tiempo. Cuando, tras estas salvajes expansiones monetarias, no se ha devaluado la moneda es simplemente porque hay una burbuja en esa moneda, hay una desconexión de la realidad, y esa burbuja puede parecer eterna, como parecía la del S&P500, pero no lo es y acabará explotando igual que todas. Hay una inflación que está pendiente de saltar sin control, y no será una inflación basada sólo en el IPC, al estilo de cuando sube el petróleo, ni una inflación por exceso de crédito, que se corrige subiendo los tipos. Será una inflación basada en masa monetaria ya colocada en el sistema, que ha permanecido quieta durante años y que comienza a moverse aceleradamente. Dirá la Fed que no ha repartido el dinero en helicóptero, que son bonos que igual los compra como luego los vende y amortiza los dólares. Esto es falso, porque ese dinero el Tío Sam ya se lo ha gastado y vender los bonos es lo mismo que quebrar el Estado.

Por tanto, pienso que en materia monetaria los EEUU han pasado ya un punto de no retorno y tendrán que afrontar antes o después un hundimiento del dólar y una inflación galopante que no se podrá frenar con subidas de tipos ni con nada. La situación la voy viendo cada vez más oscura.

Y acabo con un disclaimer: he abierto hoy posiciones cortas en JP Morgan, Apple, Netflix, Peloton, Daimler, Lyft, Shake Shack, Tesla y Bankia.

20:13:27 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja