22 de febrero de 2008
Vuélvase, señor González
He estado viendo hoy el reportaje que han hecho en La Sexta sobre los dos debates que tuvieron Felipe y Aznar en el 93. Esperaba descojonarme con los discursos huecos, las promesas grandilocuentes y me he sorprendido por lo contrario. Está bien esto de ver las cosas 15 años más tarde, lo diferentes que parecen.

Aquellos dos políticos, con sus aciertos y sus errores, hablaban al ciudadano medio con cifras, datos y razonamientos. El debate era verdadero, se interpelaban, se interrumpían. Felipe fue confiado al primer debate y sufrió un duro castigo, pero en el segundo reaccionó muy bien y puso en evidencia a Aznar. Me ha gustado lo que ha contado Miguel Ángel Aguilar: "en el descanso bajé al plató y le dije a Aznar: 'déjate de programa y mete más caña, que esto se nos va'". Pero se les fue del todo.

Se me ha quedado grabada la frase de Felipe: "usted, señor Aznar, quiere que en la gran caja del Estado entre menos, salga lo mismo y cuando la abra esté llena de dinero. ¿Cómo se puede hacer eso?". Ahora mismo todos sabemos la respuesta: vendiendo Repsol, Telefónica, Endesa y todo lo rentable que tenía el Estado.

Yo es que creo que la forma más objetiva y eficaz de seleccionar a un gobernante es el debate público. Un programa ahí en frío, elaborado por un departamento de marketing, no vale para nada.

Estos debates de hace 15 años lo único que hacen es dejar más en evidencia a ZP y Rajoy. Está muy clara la decadencia que ha habido. Decía Felipe que no quería tener asesores porque no le gustaba la "política enlatada". Aznar aparecía en plan empollón con una batería de cifras y datos. Ahora estos dos compiten por la frase más hueca, se han distribuido el tiempo como los quesos del Trivial, han pactado de antemano todos los temas, sólo les falta negociar el maquillaje que cada uno se pondrá. Son los representantes de esta España fraudulenta que sólo tiene dinero prestado.

20:14:14 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

23 comentarios:

dani:
Me ha gustado especialmente esta frase "Son los representantes de esta España fraudulenta que sólo tiene dinero prestado".
Lo que está claro es que se tienen que cambiar las reglas actuales que rigen esta democracia, primarias abiertas, fuera ley de Hont para las presidenciales y algún cambio más.
22 de febrero de 2008 a las 21:02.  

Anónimo:
Como Felipe... ¡¡¡ No hay dos !!!...
22 de febrero de 2008 a las 22:33.  

Yop:
Uno de los problemas más graves son los periodistas... cada vez son menos "periodistas". Además, los medios para los que trabajan, están totalmente comprados, bien sea por los partidos políticos o bien por las instituciones.

Creo que para mejorar la vida política se deberían tomar un par de medidas:
- Prohibir las inauguraciones.
- Prohibir la publicidad institucional en medios públicos y privados.
- Prohibir las ruedas de prensa y las notas de prensa, etc. de la clase política y de las instituciones.

A alguien se le ocurre alguna más?
23 de febrero de 2008 a las 00:43.  

Vitorae:
No era Miguel Ángel Aguilar, si no Miguel Ángel Rodríguez.

Saludos y enhorabuena por el blog.
23 de febrero de 2008 a las 02:13.  

Anónimo:
Esto que escribo no es ningùn bulo, de hecho se puede comprobar en el plazo de 5 días hábiles a partir de hoy. DETINSA va a entrar en proceso concursal, con ella cae tambíen Rosso Columbari que ya ha empezado a devolver pagarés. Los directivos de DETINSA se han puesto en contacto hoy (Viernes)con los directivos de las entidades financieras de las cuales son clientes para comentarles la situación. A partir de hoy Viernes en nínguna entidad financiera bien informada se coge papel de DETINSA. Especialmente sangrante va a ser el caso de PRASI S.A., en la misma situación que dejará colgados a cientos de familias adjudicatarias de pisos de la EMV hasta que ésta se haga cargo de la situación,,, queréis más?
23 de febrero de 2008 a las 07:09.  

 alberto 
:

sí, algo había oído. Pero no, no queremos más porque podemos esperar cinco días y saberlo cierto.
23 de febrero de 2008 a las 09:52.  

anónimo:
Coño Alberto, que con Felipe González empezó la "privatización" (el estado no era el dueño, sino el accionista mayoritario) de Telefónica y demás totems empresariales. Yo mismo compré "matildes" cuando el estado empezó a ofrecerlas al españolito de a pie, y padecíamos a Felipe González como presidente de gobierno.

En ese sentido - y en muchos más de los que a simple vista parece -, Aznar fue más de lo mismo.
23 de febrero de 2008 a las 13:05.  

Poble Insubmís:
Guanyadors i vençuts del debat entre Solbes i Pizarro : Va guanyar la DERMOCRÀCIA BIPARTIDISTA, va guanyar una de les sectes per sobre de l'altra. Va guanyar de nou un espectacle dantesc, va guanyar el circ, va guanyar el missatge simplista, va guanyar el llenguatge fàcil, va guanyar la demagògia, va guanyar la desqualificació, va guanyar el desconeixement, etc. Amb aquests polítics queda clar que qui hi perd, i per golejada, és la democràcia. Salut!
23 de febrero de 2008 a las 18:30.  

Mortadela:
Es increible, nadie lee los programas de los partidos, todos opinan segun su historico familiar y amistades.... todo se basa en la plasticidad inmediata de la tele, algun comentario, un tropezon, un chascarrillo 10.... unas lagrimitas. MIERDA.
España es un colectivo de cabezas huecas que nacen con el voto preparado y sin critica posible basada en la razon.

Hay un partido que aboga por las listas abiertas y la separacion de poderes, empezando por el Constitucional de los coleguis....

PUES VOTEMOSLE !!! O a callarse cuando las tropelias nos amarguen el conejo de la cena.
24 de febrero de 2008 a las 00:02.  

vicnetegala.com:
aqui un video mio en youtube
http://es.youtube.com/watch?v=iJ-M6uEhEJo no os escojoneis que al natural tengo un aspecto mas recio
24 de febrero de 2008 a las 08:14.  

sr chinarro:
¿cuál es ese partido, mortadela?

Porque entonces, ya habré decidido mi voto.
24 de febrero de 2008 a las 21:16.  

Paco:
PUEDO PROMETER Y PROMETO...

No puedo evitar que este debate me recuerde los tiempos de la transición y si hablamos de esta época no podemos olvidar al mejor -en mi opinión- de aquella generación de políticos, Adolfo Suárez González (U.C.D.), tan injustamente tratado al final de su carrera política, por la derecha y por la izquierda. Y ya puestos, creo que tampoco debemos olvidar a otros brillantes personajes de la transición, como los centristas Fernández Miranda, Fernández Ordóñez, Fuentes Quintana, Laína García, Calvo-Sotelo, Gallardón (el padre; el hijo también es de lo mejor que hay hoy en día y está claramente “ contaminado “ del espíritu de la U.C.D.), Mayor-Oreja (el tío, no el sobrino), Abril Martorell, Gutiérrez Mellado, Calvo Ortega, Rodríguez-Sahagún, Fontán,…etc; y otros que militaban en otros partidos como González, Guerra (menos mal que todavía está en el Consejo de Estado), Fraga, Morán, Lluch, Múgica, Carrillo (también maltratado al final, en este caso por los suyos), Tarradellas, Roca,...etc.

Efectivamente, en mi opinión la mayoría de nuestros actuales políticos no resisten la más mínima comparación con ellos.

La transición fue una época durísima, mucho peor que la actual, con una crisis económica y política astronómica (creo recordar que la inflación llegó a estar por encima del 20%), una elevada inseguridad ciudadana y un alto riesgo de guerra civil (el famoso “ ruido de sables “, que por cierto parece que desgraciadamente vuelve…). El sentimiento fundamental del ciudadano medio hasta casi el final del proceso era el del miedo, un miedo atroz a que volviera lo del 36 y a sus consecuencias. Sin embargo, a pesar de lo complicado de la situación, el conjunto de todos los españoles guiados por aquellos políticos, salimos airosos del paso y dando ejemplo al resto del mundo.

¿Qué tenían la mayoría de aquellos políticos que no tienen la mayoría de los de ahora?.

En primer lugar, talento. Todos ellos eran profesionales muy brillantes, universitarios con oposiciones al Estado, premios extraordinarios de fin de carrera, números uno o de los primeros de sus promociones y oposiciones (abogados del Estado, diplomáticos, T.A.C., etc), eran tecnócratas y por tanto sabían lo que tenían entre las manos, y además, poseían una capacidad de trabajo y un sentido del deber extraordinarios. Aquí hay un link donde consultar brevemente sus biografías:

http://es.wikipedia.org/wiki/Categor%C3%ADa:Pol%C3%ADticos_de_la_Transici%C3%B3n_Espa%C3%B1ola

En la política, hemos pasado de ministros con carreras universitarias y oposiciones, a presidentes de CC.AA. como el de Aragón cuya única titulación es la de monitor de esquí (tela marinera), o a ministros como Montilla (ahora presidente de Cataluña) que fue incapaz de acabar Derecho o el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, que es maestro de escuela. Es más, hoy en día es casi un baldón presentarse como candidato y ser universitario, y no digamos ser un número uno en nada (oposiciones, empresario de éxito, etc), tus adversarios políticos te llamarán cursi, pedante, privilegiado, “ empolloncete “ y “ rico “. Lo mejor para ganar unas elecciones es ir de sonrisas, de simpático y decirle a todo el mundo lo que quiere escuchar (a Pedro Sanz le laman el “ Sí-Sí “, porque le dice que Sí a todo el mundo y luego hace lo que le da la gana), especializarse en demagogia y frases huecas y vacías de contenido pero que suenen bien, ser políticamente correcto, ir de coleguita con talante, etc.

En segundo lugar y en el caso de los políticos de la U.C.D., la evidente carencia de ideología de la mayoría de estos tecnócratas del post franquismo (se la extirpó el propio Franco) fue sin duda una virtud, ya que les permitió poner en practica grandes dosis de pragmatismo y de sentido común (tan escaso hoy en día) y, en consecuencia y como primer objetivo, afanarse incansablemente en la búsqueda de soluciones operativas y eficaces a los problemas que se les planteaban. Aunque venían del aparato franquista y la transición requería adaptarse a nuevas condiciones socio-políticas, no tuvieron ningún problema, consiguieron ver de lejos la jugada (ahora es fácil) y triunfar sin despeinarse. Rápidamente, comprendieron que cualquier tipo de solución debía pasar indefectiblemente por el imperio de la legalidad y por la consecución del consenso político y económico del mayor número posible de sensibilidades políticas y agentes sociales. Posteriormente, una vez alcanzado este consenso de mínimos y con el apoyo de la mayoría de las fuerzas políticas, los tecnócratas sólo tenían que ponerse manos a la obra, bajo el conocido esquema de trabajo de “ un jefe y diez remeros “ (y no como ahora). El resultado fueron los pactos de la Moncloa (1977), la transición y lo que tenemos ahora.

http://www.vespito.net/historia/transi/pactos.html

El problema fundamental de entonces eran los mendrugos, los radicales, los sectario-cafres, esos tipos que nunca entienden nada. Suárez y la U.C.D. engañaron a los de la derecha para que fueran tragando (harakiri del franquismo, legalización del PCE en jueves santo,…) y no se dieran cuenta de lo que les estaban haciendo e intentaran un movimiento de involución que hubiera desencadenado una guerra civil. Y afortunadamente los engañó, por lo menos hasta el 23 F, pero entonces ya era demasiado tarde. Y lo más, importante, Suárez y los suyos organizaron, dirigieron, orquestaron y coordinaron todo el proceso, eran el nexo de unión entre todos.

González y Guerra, asesorados por Willy Brand y Olof Palme, comenzaron a entrar en razón y laminaron el marxismo, leninismo y maoísmo de la ideología del PSOE en aquel famoso congreso. Por lo que se ve, les llevaron al muro de Berlín y con sólo echarles un vistazo a las alambradas, a las ametralladoras y a los vopos de la R.D.A., se quedaron más que convencidos de que el socialismo real no era la solución. También, engañaron y controlaron a los suyos durante la transición, anestesiaron a los sindicatos y durante 14 años de gobierno, nos metieron toda la OTAN, UE y bases americanas que fueron necesarias, consiguieron que EE.UU. invirtiera miles de millones de $ en una deuda pública española que entonces no quería nadie, modernizaron España y terminaron haciendo una política de centro derecha en coalición con CIU.

Carrillo, personaje polémico que para mí volvió a nacer el día que firmó los Pactos de la Moncloa o el día de la amnistía de 1978 (esta es una de las partes fundamentales del “ espíritu de la transición “, tomen nota Srs. de la memoria histórica), también aportó su granito de arena, inventó el eurocomunismo (aunque no tengo ni idea de que es eso, debe ser lo que hay ahora en China, capitalismo sin huelgas, sin sindicatos, sin medio ambiente, con 120 € al mes y 10 días de vacaciones no pagadas al año) y, sobre todo, domesticó y anestesió a los suyos para que no reventaran las calles y el proceso pudiera seguir adelante, y dicho sea de paso, eso le costo su propia cabeza, políticamente hablando. Espero que siga fumando donde le dé la gana. Algo parecido se puede decir de Tarradellas en Cataluña.

Merecen mención a parte Fraga y Guerra, en principio se podría pensar que son los peores de aquella quinta. Pienso que ninguno de los dos entendió la transición al principio, en su momento. El primero no tuvo más remedio que tragar porque no le votó casi nadie durante muchos años, pero respetó la legalidad y que se sepa jamás se involucró en ninguna conjura golpista. Al segundo, lo metió en cintura González. En cualquier caso, con el tiempo aprendieron mucho de los políticos con los que compartieron durante años la práctica de la política hasta llegar a homologarse con ellos. Con el paso de los años, ambos han mejorado muchísimo. Fraga habla en gallego y dice cosas impensables hace sólo 10 años. Guerra es un puntal de referencia para los psoeros de hoy en día (y para otros), y desde su importantísimo puesto en el Consejo de Estado, ha demostrado ser una garantía de estabilidad para el sistema. No fueron los mejores en aquellos tiempos, pero están a años luz de la mayoría de sus homólogos actuales (Fraga está muy mayor, pero menuda lucidez con lo de Gallardón, en comparación con la torpeza de Rajoy). Quién piense lo contrario que tenga en cuenta que han sobrevivido en política durante más de 30 años, ya veremos donde estarán los de hoy dentro de otros 30.

El corolario de lo expuesto hasta el momento es un poco desesperanzador: ¿hacia donde vamos si los peores de hace 30 años son mejores que los primeros espadas actuales?. No quiero ser agorero, pero pensemos que los políticos de la transición son los del Bachillerato antiguo, el anterior al BUP (LGE 1970), el de la durísima reválida de sexto, los políticos de hoy en día son mayoritariamente los del BUP, bueno, eso…¡ si es que tienen el Bachillerato!, ya veremos cuando empiecen a llegar al poder los del Bachillerato-LOGSE, los de la ESO y los del fracaso de la ESO, ¡vamos a alucinar!.

No voy a insistir mucho sobre la tercera virtud que creo tenían aquellos políticos y que creo que debe tener necesariamente un buen político: la honestidad (alguno ya se estará descojonando vivo según lo lee…). Ya sabemos que en todas las épocas se cuecen habas, pero lo de hoy en día es obsceno,… mejor lo dejamos.

Y por último, la cuarta virtud es algo que no debería ser necesario mencionar, porque entre los de antes se presuponía, era algo que venía por añadidura, estoy hablando de la educación, la cortesía y el buen estilo.

Es una auténtica desgracia, pero ni ZP, ni Rajoy, ni muchísimo menos Llamazares, ni otros trepas insulsos actuales, tienen la suficiente talla política -y en algunos casos, ni siquiera personal- como para sentarse en una mesa y hablar de los problemas comunes de España -algunos casi no saben hablar, como la ministra de fomento-, sin insultarse, sin demagogia y sin sectarismo, sólo con pragmatismo y sentido común; algunos son incapaces incluso de reconocer los graves problemas de fondo de la realidad española (economía, modelo de estado, etc); y casi todos carecen de las cualidades mínimas necesarias para implementar, desarrollar, acordar y respetar un consenso de mínimos al estilo de los pactos de la Moncloa. Hoy en día esto suena tan ingenuo que raya en lo ridículo, pero el problema real es mucho más grave: de donde no hay hoy, nada se puede sacar ni hoy ni mañana y, por tanto, las cosas sólo pueden ir a peor.

Si hacemos el razonamiento inverso, es casi seguro que una transición en manos de ZP, Rajoy y Llamazares hubiera derivado en una espantosa guerra civil que hubiera dejado a la del 36 y a la de los Balcanes en un juego de niños. Muchos de nosotros no estaríamos aquí escribiendo o leyendo en este blog.

Los políticos, como los abogados, profesores, etc, son el reflejo de la sociedad en la que viven. La sociedad española actual es la que es, la que ha generado la LOGSE de Solana (un inepto que se coló en una brillante generación), la ética del todo vale, la cultura del pelotazo, la de que el listo es el que roba y el tonto es el robado (en el mundo anglosajón al primero lo llaman criminal y lo meten en la cárcel y, al segundo, lo llaman ciudadano honrado), el tomate y la salsa rosa, los metro-tontuales (la silicona, el maque-up y el foto-chop), la estupidez, la chabacanería y las empanadillas de Móstoles, el ensalzamiento de la incultura, la estupidez y la mala educación, la de diez jefes y un remero, la anticultura y el paletismo, la pereza y el dinero fácil o el famoso intentar vivir del favor ajeno o de la picaresca sin pegar ni golpe que ya inmortalizó Quevedo, el decimonónico y absurdo “ que inventen ellos “ , la falta de talento y la humillación y la postergación sistemática del poco talento que surge de vez en cuando, del esfuerzo, del trabajo, de la dedicación, de la honestidad, de la buena educación y, por último, de la verdad (algo que hoy no interesa a casi nadie).

El ciudadano medio de hoy en día es lo que es, da de sí lo que da y va a peor. A este tipo de gente que no le vengan con sutilezas. Personajes como los de la transición, le repelen porque tienen talento y han tenido más éxito en la vida que ellos. Pero sobre todo les aburren mortalmente, porque cuando este tipo de eruditos habla de algo, ellos no entienden ni papa, no tienen ni idea de lo que les están diciendo, solamente entienden el lenguaje de la demagogia, el insulto fácil y el talante hueco (ni si quiera pillan la ironía). Tal vez, la oratoria de Solbes no sea la mejor del mundo, he escrito en un post que para algunos es un maestro del aburrimiento, y así es,…así es, para los paletos, ignorantes y ceporros. Solbes no es Greenspan, pero lo que dicen ambos siempre es interesante y a los dos hay que interpretarlos en y entre líneas, y esto no está alcance de todo el mundo.

Las sociedades evolucionan y cambian, pero es un completo error pensar que toda evolución o todo cambio lleva a algo mejor, algo muy corriente en la mente de los hombres cuando somos jóvenes. En la historia hay muchos saltos atrás y mucha decadencia, ahí está por ejemplo el caso de España.

No voy a decir que durante la transición entendiera perfectamente todo lo que me rodeaba. Tampoco sería capaz de negar que no la tenga un poco idealizada, pero desde entonces la política jamás me ha vuelto a suscitar ilusión. Eso sí, después de tantos años, conservo algunos recuerdos e ideas tan claros y cristalinos como si los hubiera vivido hace muy poco tiempo. Sin embargo, sería incapaz de recordar o repetir la inmensa mayoría de lo que han dicho otros hace una semana o ayer mismo. Que nadie piense que soy o voy de abuelo cebolleta. Simplemente, siempre he tenido una memoria muy selectiva.


de la ley a la ley a través de la ley (D. Torcuato Fernández Miranda)
25 de febrero de 2008 a las 00:41.  

Mortadela:
UPD de Rosa Díez y Savater.
Les han hecho un cordon sanitario brutal ..... no les financian, les boicotean los actos, no tienen espacio en los medios... etc.
No arreglaran España pero representan mejor a la sociedad civil que los otros partidos en liza.
25 de febrero de 2008 a las 02:54.  

 alberto 
:

Paco: ya está bien de hagiografías transicionales. Se repartieron el poder de una manera e indecente, renunciaron incluso a sus ideologías, dejaron lo difícil por hacer y ahora se están viendo las consecuencias. La Transición estuvo mal hecha y sus supuestos logros económicos se basaron el burbujas: ahora la economía española es más débil que cuando murió Franco. Pero eso sí, algunos se han megaforrado gracias a la burbujita.
25 de febrero de 2008 a las 07:29.  

Ignacio:
Mortadela-Chinarro, que bonito peloteo para publicitar un partido marginal de cuatro amiguetes proPePeros que n ofueron admitidos en el PP...
25 de febrero de 2008 a las 08:20.  

sr chinarro:
Gracias. mortadela. Precismente el sábado mi cuñao preguntaba qué partido incluia la reforma de al ley electoral.Le dije que UPD , pero creiamso que solo respecto al punto de no permitir gobernar con un 4% de votos.
Voy a leer el programa ahora mismo, y a informar a mi cuñao.
Gracias.
25 de febrero de 2008 a las 08:23.  

sr chinarro:
Mortadela, he accedido al programa de UPD y no he encontrado alusión alguna a listas abiertas.
25 de febrero de 2008 a las 08:32.  

Paco:
Bueno, Alberto, comprendo que los que no la habéis conocido estéis un poco hartos de las historias y hagiografías de la transición.

Sin embargo, no tengo claro que tengáis asumido lo que nos jugábamos entonces, pero no era ni más ni menos que la paz (la que fuera) o la guerra civil, es decir, la división en dos zonas y para empezar una buena mega carnicería (asesinatos políticos a manta con y sin juicio sumarísimo, torturas, etc, en ambas zonas; si puedes lee un poco sobre las matanzas durante los primeros meses de la guerra del 36), campos de concentración, bombardeos indiscriminados (hecha un vistazo a la tv cuando hagan un reportaje sobre una zona de guerra, por ejemplo Irak o los Balcanes, y me lo cuentas), refugiados, hambre, frentes de combate, ofensivas y contra ofensivas, muertos y más muertos, heridos, mutilados, desaparecidos (más de 100.000 sólo en la Batalla del Ebro; lee también algo sobre las batallas de Madrid, Brunete, Teruel o el Jarama), familias divididas, hijos o padres perdidos, infraestructuras arrasadas y, después, España destrozada durante decenas de años y convertida en un país del tercer mundo (¿cómo quedó la economía en 1939?), más hambre (racionamiento, estraperlo, etc), más miseria, vencedores y vencidos, etc.

El sentimiento fundamental en aquella época de casi todos: el miedo al 36. El deseo mayoritario de casi todos era el que dictaba el sentido común: cualquier cosa vale, menos la guerra civil.

Que quieres que te diga, en lugar de una espantosa guerra civil los políticos de la transición nos trajeron la paz y la Constitución de 1978. Es cierto, que tuvieron que renunciar en parte a su ideología (menos mal), que no pudieron solucionar todo y que dejaron cosas pendientes que si no se han solucionado puede ser también porque los que han venido detrás no han sabido hacerlo (nadie vive eternamente). En cuanto a la economía, no tengo claro que ahora esté peor que en el post franquismo, y en cualquier caso, está a años luz de la del 1 de abril de 1939.
25 de febrero de 2008 a las 09:14.  

Manu (The Java Real Machine):
Paco tiene razón en una de las cosas que dice... los políticos actuales no llegan ni a la suela de los zapatos a los de la época de la transición.

Y no lo digo por elevar a un altar a aquellos, sino porque al menos estos no llevaban toda la vida viviendo de la sopa boba del partido (como el amigo Rodríguez).

Yo lo que creo, es que a quienes realmente manejan los partidos, y no son ni las 'bases', ni los que ostentan el cargo de 'secretario' del partido, no les interesan buenos políticos, capaces de pensar por sí mismos, cuestionarse si lo que hacen está bien o mal o que quieran gobernar por su cuenta...

En realidad creo que quienes manejan los partidos lo que buscan son hombres de paja, que sean la cara del partido, que digan las cuatro perogrulladas que les escriben y se lleven las hostias cuando todo pinte mal...

¿O es que alguien realmente cree que en el PSOE manda Rodríguez o en el PP el amigo Mariano?... no seamos tan crédulos.
25 de febrero de 2008 a las 09:56.  

 alberto 
:

Paco, amigo Paco: ¿me vas a dar lecciones sobre la guerra del 36? Lo digo porque ya me empapé en su momento durante mi trabajo de investigación, y un año antes en la misma facultad de historia. De lo mejorcito que he leído sobre el tema, los tan denostados libros de Pío Moa.

Pero estás en lo cierto, el miedo al 36 ha sido el mejor amigo del trincante transicional postfranquista.
25 de febrero de 2008 a las 13:00.  

Mortadela:
Sr. Chinarro; puedes oir su programa de viva voz a Rosa Díez en los videos de su pagina.
Este grupo deberia ser la visagra necesaria para gobernar y parar la fractura de España y las desigualdades autonomicas.

Los politicos de hoy en dia son unos iletrados, desconocen la historia universal y me da la impresion que el unico clasico que han leido es Zipi y Zape. Asi nos va !!!!
Deberian pasar un examen de cultura general muy potente... aqui se gana por ser un espabilado y un maquiavelo de baja estofa.... lamentable.
25 de febrero de 2008 a las 14:18.  

kenny:
Una pregunta sobre el debate de ayer de ZP y Rajoy. En un momento del debate ZP saca un gráfico con el precio de la vivienda en su lejislatura cayendo en picado... pero y eso? tendrá morro? qué datos son esos? eso es legal?
26 de febrero de 2008 a las 13:14.  

Paco:
Alberto, no intentaba dar lecciones de historia a nadie, sólo quería plasmar lo más graficamente posible lo que pudo ser y, afortunadamente, no fue, y recordar los horrores de las guerras para el que no lo tenga claro. Además, creo que debemos tener en cuenta que en este blog hay mucha gente que no es doctor en historia.

De acuerdo en que se instrumentalizó el miedo al 36 hasta el aburrimiento, pero también debmos reconocer que era completamente REAL. ¿te acuerdas de los tanques de Milans del Bosch en Valencia y a los de la acorazada Brunete en la Castellana?.

Por otra parte, según escribo me ha surgido una duda. Tal vez, no estemos hablando del mismo periodo de tiempo y, por tanto, de las mismas personas. La transición empieza tras la muerte de Franco, pero ¿cuando consideramos que termina?...con la consolidación del gobierno socialista y el fin del golpismo, con el primer gobierno de Aznar ¿?. Tu me dirás, porque es importante para saber quienes son esos trincantes postfranquistas de los que estamos hablando.

Para mí el núcleo esencial de la transición tiene básicamente dos nombres, U.C.D. y Adolfo Suárez, y va desde noviembre de 1975 hasta octubre de 1982. No estoy diciendo que la transición fuera sólo eso, pero para mí es su parte principal. Tampoco he dicho que todos en esta época fueran honestos (la mayoría sin duda lo fueron), que no hubiera alguno que se forrara, igual que los hay ahora. Sin embargo, no puedo recordar un sólo escándalo de corrupción en U.C.D. o un sólo nombre de político corrupto de aquella formación. En la U.C.D., ¿quién fue un trincante postfranquista? ¿Fuentes Quintana? ¿Abril Martorell? ¿Martín Villa? ¿Fernández Ordoñez? ¿Rosón?. No sé, tu me dirás, eres el experto en esto (y lo digo sin retintín), aunque es casi seguro que haya alguna oveja negra, yo no la recuerdo.

De acuerdo con lo de los libros de Pío Moa,los que he leído a mí también me parecen buenos y lo serían más sin el excesivo sectarismo que destilan. Le pasa lo mismo a Payne, Preston y la mayoría de los anglosajones que escribieron sobre esto, pero hacia el otro bando, quizá H. Thomas y Bolloten sean algo más centrados.

Personalmente, y como un flash de ese periodo, prefiero A Sangre y Fuego, de M. Chaves, supongo que lo conocerás de sobra, y lo prefiero porque transmite lo fundamental del 36, la locura y el horror de la violencia sectaria, de la guerra civil o, simplemente, de la guerra. Algo dijo sobre esto el militar que inventó la táctica de tierra quemada:

"Hay muchos chicos aquí que piensan que la guerra es todo gloria, pero, chicos, es un auténtico infierno. Podéis transportar este aviso a las generaciones venideras. Pienso que la guerra es un horror (Mayor General William Tecumseh Sherman)"
26 de febrero de 2008 a las 13:48.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja