21 de febrero de 2007
Una de romanos
Hay algunos que se creen que la inmigración se inventó en los años 60 del siglo XX, que de Franco para atrás todo el mundo era rural y agropecuario. Fijaros en lo que pone un anónimo en un comentario:
Comenzaré como Cesar Vidal.....

Corria el año 200 de la era Cristiana...

Nos situaremos en la Romá Clásica, pues la historia siempre es un referente muy idóneo para evaluar las situaciones.

Roma había acabado ya a su pleno esplendor en los estertores de la República ( su edad de oro como estado y en las artes y las letras ), y pasados los primeros años del Imperio ( edad de plata en las artes, pero mantenía un esplendor de oro a nivel imprerial ). Ya sobre la primera centuria, se veía que los romanos no eran lo que fueron en su principio, ya no querían engrosar las filas del ejército y a el iban los extranjeros ( barbaros, en su terminología ). La economía se basaba en la "importación de mano de obra extranjera", que no tenía por que ser esclava, aunque esta ultima tambien abundaba.
El romano se dedicaba al "buen vivir", y se inciaba una decadencia por la corrupción y una inflación que cada vez era más preocupante por el consumo desmedido sin ingresos que los compensaran...

¿Suena todo esto con la actual situación social ?

El romano perdía nivel cutural, y era compensado por los extranjeros que venían a Roma con ambiciones de vivir mejor, y bien preparados. Los hijos de los romanos ya no se formaban como antaño en las artes, las letras, el ejercito o las relaciones sociales en busca de una economía más floreciente para ellos, sino en el aprovechas y dilapidar lo que tenían de sus antecesores, en cambio, los hijos de los barbarri, cada vez se preparaban más y querían tener mas infliencia politico-social.

En esta situación, Roma necesitó ingresos para continuar su política errática, y su Cesar de turno, Caracala, concedió a todos los ciudadanos que estuvieran viviendo en Roma y el Imperio la ciudadanía si no eran esclavos ( ahora lo llamamos regularización ).
Aunque ellos no lo sabían en ese momento, salvo algunos eruditos, ya se había inicado una decadencia cultural, social, económica y política, que sería la que con el tiempo llevaría a la caida del Imperio.
Los extranjeros tomaron cada vez mas el control, y multiples fueron los casos en que un emperador cedio el control a sus favoritos extranjeros,( ellos no controlaban nada, solo vivian sus fiestas y orgías,... )a libertos, ciudadanos de origen foráneo ( griegos muchos, galos, que ya eran considerados del imperio, pero que los Romanos natos seguian considerando barbarii, etc. )
La ciudadanía se preocupaba de su "estado del bienestar", mientras que descuidaban la realidad de las clases inferiores, el ejercito perdía su marcialidad y cohesión y las arcas no daban para pagar todo el despilfarro, la economía dejaba de estar debidamente dirigida y controlada,.....

Al final, en estos años, a partir del 200, la decadencia llegó, lenta pero inexorable, y realmente se manifestó a partir del año 300.

Pero todo comenzo, con la invasión de foráneos y el acomodo de las clases romanas dejando las actividades a estos nuevos inquilinos.

Si bien, Roma, exigió su integración cultural plena, cosa que hoy no hacemos en Europa, aunque si hacen los E.E.U.U.

Bien, ahi dejo mi reflexión.
No quiero decir ni hacia donde puede caminar esto, ni como, ni más...., solo que hay precedentes en la historia, y que pensemos.

No tengamos duda que pronto tendrán un poder no solo social, sino político y mediático...
Efectivamente, en la historia están las claves del futuro, mucho más que en los artificios de cifras que casi siempre son falsas. Muchas gracias por ese comentario.

00:15:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

7 comentarios:

Los_pies_en_el_suelo:
Todo esto de los romanos está muy bien. Quizá nuestra civilización sucumba a manos de los panchitos o de los moritos. Pero ¿cuál es la solución?. África, o sea la pobreza, está a sólo 14 km. De América nos separa la distancia, pero no la cultura ni la lengua. Van a seguir viniendo mientras aquí se viva mejor que en sus paises y mientras nosotros no queramos trabajar de camareros o limpiando váteres. Y evidentemente van a querer el poder, como tantas veces en la historia. Pero insisto, ¿cuál es la solución: las vallas como en Ceuta, como en su día en Berlín?. Las saltarán. Va en la naturaleza humana. Y si ellos ganan esta "guerra" es porque son más. Y seguramente mejores.
21 de febrero de 2007 a las 18:34.  

Maui:
Lindsey davis está escribiendo una serie de novelas de detectives basados en la antigua Roma Imperial.

Su protagonista es "Marco Didio Falco".

En algunas de ellas habla de la corrupción inmobiliaria en la antigua roma.

Son novelas, al fin y al cabo, pero están tan bien escritas (y la autora se documenta tan bien) que describe situaciones reales de hoy en día, que bien podrían haberse dado también en el siglo I d.c. (cuando transcurre la acción).

He leído casi todas, voy por la XIV y creo que son XVII, y me he reído mucho.

Te las recomiendo.

¡Un saludo!
22 de febrero de 2007 a las 11:40.  

Lebrijo:
Me parece un comentario desafortunado el del final.
Como bien dices la inmigración ha existido siempre, por tanto la decadencia del imperio no se produciría nunca por los inmigrantes (ya que en el esplendor también habría).
Si no de los propios romanos que se dedicaban a actividades poco productivas "solo vivían sus fiestas y orgías,...".
Así que menos tratar de echar la culpa a los inmigrantes, y más tratar de ver que hacemos mal nosotros.

Lebrijo
22 de febrero de 2007 a las 21:53.  

ivan:
Lebrijo, ¡que bien te ha quedado tu discurso politicamente correcto!, pero dentro de cinco años veremos si lo mantienes.

En cuanto el que podemos hacer para evitar ésta invasion sin sentido, lo primero que necesitamos es unos políticos competentes, que se dediquen a lo que de verdad importa. Os pego lo que comentaba arnelas, un sabio forero de invertia al respecto.

No se pueden poner puertas al campo. No se puede parar la inmigración, porque no hay fuerza de la naturaleza que pueda obligar a la gente a vivir en condiciones de continua miseria. El fenómeno migratorio desde países pobre hacia países ricos no hay quien lo pare, se mire por donde se mire.

España tiene además una particularidad que la hace especialmente vulnerable a la inmigración actual, la que viene de África. Es el país más cercano, y por lo tanto es la puerta de entrada a Europa para los emigrantes del siglo XXI. Cualquier planteamiento, cualquier medida, cualquier política que se quiera llevar a cabo, por fuerza debe partir de esa premisa: somos la puerta, nos guste o no nos guste. Y esto tiene inconvenientes que son muy evidentes, pero también tiene ventajas, si se saben aprovechar. Europa se ha estado beneficiando de la inmigración, y lo va a seguir haciendo. España tiene que exigir su parte.

Hay dos formas de tomar nuestra condición de puerta de Europa. La primera, la progre de pacotilla, es la de los políticos buenistas. Sí, esos que dicen: adelante, la puerta está abierta, que pase el que quiera y dios proveerá. Al que venga se le dan cinco euros para un bocadillo, un billete de metro y la dirección de una ONG. Al que se oponga a esa política se le llama fascista y santas pascuas. Llevamos así más de diez años, y ahora vemos las consecuencias. Muchos trataron de avisar antes de que fueran de semajante magnitud. Pero el insulto de fascista es una palabra mágica que arregla casi todo en este país desde hace ya demasiado tiempo. La otra forma de aceptar nuestra condición de puerta de Europa es la de establecer con Europa un intercambio. Si no hay intercambio se rompe la baraja.

Vale, señores alemanes y franceses, los africanos por fuerza deben pasar antes por mi territorio, no me queda otro remedio, pero hay que establecer unas reglas para este juego. Si no hay reglas yo me planto y no entra ni uno, veremos quién recoge las cosechas de vino francés, de pera francesa, etc. Porque verán ustedes, resulta que a mí, para mis cosechas, me vale con todos los que ya tengo dentro, lo que voy a hacer es respetar escrupulosamente la legislación y en consecuencia no les voy a permitir cruzar la frontera francesa, porque no tienen papeles.

Si no hay reglas se meten ustedes Schengen por el culo. Si no hay reglas, con cualquier excusa de seguridad nacional cierro la frontera de Irún y acumulo durante una semana magrebíes con los coches cargados a tope y con toda su familia a bordo en Hendaya, que estoy ya harto de que se me amontonen a mí en las colas de los ferries de Málaga y Algeciras. Y además lo voy a hacer cada año con puntualidad británica, justo a primeros de julio y de agosto. Y a la vuelta fuerzo los controles de entrada en el paso del estrecho y así estos mismos magrebíes no se incorporarán a tiempo a sus fábricas en Francia y Alemania, para que ustedes no produzcan tanto Mercedes y BMW, que estamos ya hartos de que circulen por las carreteras españolas.

Si no hay reglas, en lugar de soportar que ustedes consientan cada año a sus camioneros que destrocen los envíos de productos de la huerta española al pasar la frontera con Francia, lo que voy a hacer es tocar los cojones a mis agricultores andaluces y murcianos, de manera que ?espontáneamente? se organicen para que no pase un solo tomate o mandarina marroquíes con destino a Europa. Y cuando el precio de la fruta y la verdura se dispare en Francia y Alemania, ya me pagarán los tomates murcianos al precio que realmente valen, porque si no lo hacen, si se resisten, no habrá tomate murciano ni marroquí en las estanterías. Ya veremos entonces qué evolución tiene su IPC.

Si no hay reglas, cada vez que ustedes amenacen con llevarse la producción de Volkswagen o de Renault a Chequia, Rumanía o Rusia, inspecciono todos los envíos de leche francesa o alemana que entren por la frontera, para ver si cumplen todos los requisitos. Y cuando al cabo de una semana el parón de la cadena provoque que los agricultores franceses o alemanes corten carreteras porque nadie les retira la leche de sus ganaderías, quizá dejen de amenazar con cerrar la planta de Valladolid o la de Landaben.

¿Qué intercambio quiero? Muy fácil. Verán ustedes. Como resulta que ustedes necesitan que yo deje pasar el flujo de mercancías y mano de obra, y como resulta que esa cercanía me perjudica en el sentido de introducir en mi mercado mano de obra demasiado barata y demasiado abundante, a cambio quiero una compensación. Porque si no hay compensación cierro el grifo. Lo que pido es lo siguiente:

1.- Una política europea de inmigración. Y los medios necesarios, europeos por supuesto, en los puntos donde son necesarios, es decir, en España, financiados por la comunidad europea. Inmigrantes controlados en origen, mediante acuerdos comunitarios con sus respectivos países, con cupos anuales negociados país a país, clasificando a la gente según los oficios que europa necesita. Control sanitario, el que está enfermo no entra. Zonas de acogida financiadas por la comunidad hasta que el servicio comunitario de inmigración busca un destino al inmigrante. Financiación para la educación en el sistema público de los inmigrantes de paso en España. Cuerpo de funcionarios de inmigración pagado por la comunidad y con absoluta mayoría de trabajadores españoles, puesto que el trabajo se va a desarrollar en España. Si hay que parar la procesión de pateras, que intervengan también las armadas francesa y británica, que yo no tengo suficientes patrulleras, así de paso no corro yo sólo con la antipatía de toda la progresía europea por frenar la caravana. Además, como Ghana, Costa de Marfil, Senegal, Zaire, etc, casualmente todas ellas antiguas colonias británicas y francesas se pasan por el forro de los cojones los pequeños acuerdos que tienen con España, prefiero acuerdos europeos y bloqueo económico, porque a lo mejor se lo piensan mejor si se les cierra el grifo de euros franceses y británicos, sin los cuales dudo que puedan sobrevivir sus respectivas economías.

2.- La garantía de que la entrada de inmigración y mercancías a través de mi país debido a las necesidades europeas no van a convertir mi economía en una economía no competitiva. La CE ha basado hasta ahora su existencia en dos pilares fundamentales, asegurar que los campesinos franceses no abandonan el campo porque viven de puta madre, y colocar los excedentes de producción de las fábricas alemanas para que sus trabajadores vivan aún mejor que los campesinos franceses. Pues bien, señores, ahora les falta a ustedes una tercera pata, el derecho de paso de mercancías y mano de obra a través de España. Han cambiado los tiempos y sin esa pata el tinglado se viene abajo.

3.- Medidas para favorecer las mercancías españolas con respecto a las de otros países comunitarios que no sufren los inconvenientes de ser el territorio de paso. Las estudiaremos gustosamente. Si no nos convencen, cerramos el grifo. El IPC de sus respectivos países se va a ver beneficiado por la entrada de mercancía marroquí, y por la llegada de mano de obra barata. Bien, España quiere también su parte. Propongan ustedes y nos sentamos a hablar.

Ahora que en la práctica vamos a perder los fondos de cohesión, no vamos a deber nada, absolutamente nada, a los franceses y a los alemanes. Así pues, ahora no hay nada que perder, puesto que nada nos van a dar. ¿Habrá algún gobierno que ponga los cojones encima de la mesa y se plante para exigir a Europa que ayude a controlar el problema? Apuesto que no, pero en fin, soñar es libre.

Saludos
23 de febrero de 2007 a las 00:16.  

Lebrijo:
Iván, la primera vez en mi vida que me llaman "politicamente correcto", ;-).
Luego comentas "lo primero que necesitamos es unos políticos competentes" que es donde yo ponía el punto de mira del error en el tema de la inmigración.
Absolutamente de acuerdo en que, incluyendo la actual, las tres últimas legislaturas han empeorado el problema obedeciendo a unos u otros intereses.
Y segundo, totalmente de acuerdo en el banco de medidas que pegas del tal Arnelas. Peeeero teniendo en cuenta que los inmigrantes son personas como tu y como yo; lo digo por que, aún a riesgo de que vuelvas a pensar que quiero ser "politicamente correcto", creo que debería ser un principio importante para nosotros.
Y es que cuando se habla de "Invasión" parece que se refieren a ordas de salvajes que vienen a robarnos el empleo, las riquezas y las mujeres. Y creo que esto no tiene nada que ver con la realidad.
Y que, es más, nos distrae de señalar a los culpables reales:
1. Los empleadores que se benefician de la situación de ilegalidad de los inmigrantes contratándoles por cuatro perras y no reconociendoles ningún derecho. Y ya de paso precarizando la situación laboral de los Españoles.
2. Los políticos que como también tienen intereses, ó se dejan untar un poquito, pues miran para otro lado, o favorecen este exceso de flujo de inmigración.
Y puestos a hacer un simil, yo no me iría al pueblo Romano, me iría a buscar los culpables reales en el problema Actual de la vivienda (políticos + empresarios constructores_especuladores).

Un saludo,
Lebrijo
25 de febrero de 2007 a las 14:58.  

Anónimo:
La historia también demuestra que las migraciones ayudaron a forjar imperios de economía pujante, algunos ejemplos:

- A principios de siglo muchos europeos emigraron hacia EE.UU. convirtiendo a este pais en la primera potencia mundial tanto económica como militar, la migración ha seguido produciéndose aunque ahora es desde Centro-Sudamérica hacia EE.UU.
- Los españoles que emigraron hacia sudamérica durante la guerra civil y muchísimos europeos durante la 2a guerra mundial convirtieron a este continente, a mediados del siglo XX, en una de las zonas más ricas del planeta, sobre todo gracias al aprovechamiento de sus extensos recursos naturales.
- Los españoles que migraron hacia Alemania en los 60 contribuyeron a afianzar la poderosa economía alemana.

La historia reciente demuestra que las cosas han cambiado mucho respecto a los romanos.
26 de febrero de 2007 a las 11:26.  

Anónimo:
Eso me recuerda que en latinoamerica muchos sirios y libaneses tienen clara preferencia por la politica,( trepas natos ) por citar a menem de argentina, y bueno...se deberia vigilar más en que clase de personas se pone el poder, porque para mi que esos solo quieren llenarse los bolsillos.
1 de marzo de 2007 a las 02:32.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja