8 de diciembre de 2006
Como en el siglo XVII
Hace días que quería traducir un articulito de un tal David MacWilliams. Al parecer es un economista irlandés, pero conoce la historia de España mejor que nosotros. El artículo se titula Celtic pirates plundering credit. Ahí va:
Durante el siglo XVI, una inmensa masa de oro robado cruzó el Atlántico desde Latinoamérica a España. Se estima que las reservas de oro españolas eran cinco veces mayores en 1592 que cuando Colón emprendió viaje cien años antes. España se convirtió muy pronto en la nación más reluciente del planeta.

Si la revista Hola hubiese existido a finales del siglo XVI, su foco de atención hubiesen sido los pesebres rebosantes de oro de la Sevilla colonial. Los españoles idearon un sistema extraordinario, que consistió en flotillas armadas de más de cuarenta fragatas que transportaban el oro del pillaje a sus colonias incas.

Una vez que el preciado metal fue descargándose en Cádiz, España se puso las pilas, comprando prácticamente todo lo que tuvo a mano. Los precios del suelo se dispararon y la nobleza comenzó a construir palacios más y más grandes, con fastuosos cuartos de baño, salones de baile y comedores.

Los que visitaban España se quedaban admirados ante la opulencia. Pero los cronistas de la época se temían que los enriquecidos españoles -que tenían una larga tradición de buenos comerciantes- estuviesen olvidando el trabajo duro, dejando las tierras abandonadas mientras iban refinando sus gustos por los productos de importación.

Era más barato comprar en Holanda, Francia o incluso Inglaterra que hacer las cosas en casa. Dado que el abastecimiento de oro parecía ilimitado, los españoles no podían ver el problema. Pero el oro desaparecía de España para pagar lujos tan rápido como iba llegando. De hecho, el oro pasaba por España sin tocar tierra.

En todo caso, durante el Siglo de Oro, España se sintió en la cima del mundo y algunos hicieron fortunas.

Las compañías navieras o algunos emprendedores que surcaron los mares, organizaron las flotillas y desembarcaron el oro, amasaron grandes fortunas. Por cada onza de oro inca que pasaron a España, se pudieron quedar con una comisión.

Este negocio incentivó la innovación en tamaño de las naves y técnicas de navegación. Hasta finales del siglo XV, el diseño de las naves era el mismo que siglos atrás, pero luego los portugueses comenzaron a construir carabelas (del árabe Carib). Estos barcos eran largos, de casco estrecho y con las distintivas tres velas triangulares. Se construyeron buscando la velocidad, y sobre todo cargar mercancías pesadas en largas distancias. Eran ideales para el oro.

Los comerciantes españoles adaptaron las carabelas a sus propósitos. Así, no sólo los comerciantes hicieron fortunas, también los valientes capitanes de los barcos adquirieron fama mundial.

Todos ellos eran parte de la infraestructura que convertía el oro en dinero. Ellos fueron los primeros banqueros globales, los alquimistas que, con sus esfuerzos, conviertieron un metal bonito en una moneda que compró toda clase de productos.

La nobleza española, que se arremolinaba interesadamente alrededor del rey, también se lucró desmesuradamente. Vieron cómo sus tierras cuadruplicaban su valor al tiempo que el oro, cuando se iba convirtiendo en ducados, causaba un fuerte incremento del dinero circulante. Esto hizo subir todos los precios. España experimentaba una masiva inyección de crédito, no muy diferente de la que sufre ahora irlanda, y los precios inmobiliarios hicieron lo que siempre hacen cuando hay demasiado dinero dando vueltas: subieron.

El Madrid del siglo de oro fue invadido por comerciantes y emprendedores holandeses, franceses, italianos e ingleses que querían pegar cucharada. Tomaban pedidos, los mandaban a Rotterdam, Carcassonne o Norwich, hacían el trabajo por la mitad de precio de lo que se podía hacer en España, y se llevaban una comisión.

Los perdedores fueron los fabricantes españoles, que se vieron fuera de su propio mercado. Sus bien pagados y poco competitivos trabajadores cambiaron el comercio por la quimera de la especulación y la exploración en las indias, o simplemente se dedicaron a gastar el dinero de los desgraciados y esclavizados indios del Perú.

Como dice el prestigioso historiador económico Peter Bernstein: "Hubo una abundancia de metales preciosos sin ningún desarrollo productivo, una subida de precios sin ninguna alteración monetaria. En pocas palabras, el siglo XVI en España se caracteriza por una separación entre el dinero y el comercio".

Hacia el final del siglo XVI, España comenzó a volver al remanso pastoril que ocupaba antes de que llegara el oro, excepto que ahora sin los recursos para pagar las facturas. Experimentó repetidas crisis financieras en 1596,1607,1627 y 1647.

Hablando de ahora mismo, algo de esto debería de sonaros familiar.
Pues sí, muy familiar: cleptocracia, despilfarro, imprevisión y chulería. Cambia el oro por el crédito barato, cambia la nobleza por la clase empresarial, cambia los navieros por los constructores y tienes la España de ahora mismo. La diferencia es que aquí el oro se va a tener que devolver con intereses. Los alemanes no son incas peruanos.

00:40:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

7 comentarios:

Narcis:
Si es que nunca aprenderemos... La historia siempre se repirte.

Por cierto yo creo que los desgraciados y esclavizados indios del Perú somos los hipotecados. Es nuestro dinero el que se gasta no?
8 de diciembre de 2006 a las 15:23.  

Anónimo:
Creo que lo importante que hay que contemplar no es lo que se dice, sino lo que no se dice....
Consecuencias de ese periodo dorado que se expone fue la impresionante crisis socioeconómica en que se vio inmersa España en el S.XVII.

La decadencia de un imperio, más dura si cabe por la ausencia de estructuras industriales pproductivas y una masa económica ( mercaderes ) extranjeros que dirigieron sus pasos y su mirada a otros paises más rentables. Consecuencia, la fortísima crisis española del S.XVII.

En estos momentos, si miramos los ratios de producción industrial en España, se caido de casi el 17% del PIB hace unos años a apenas el 11% actual en el segmento de producción e industria. ( Datos del Gobierno, INE ).

Por otro lado, la producción que se cuenta en el artículo que se importaba de Alemania, los Paises Bajos, etc, hoy se importa de China, India y los paises del Este asiático.

La impresionante inflación del suelo y la construccíón que hubo, se repite actualmente.

Considero irremedibale una repetición cíclica, como lo es la historia, de la situación.

Lo que no sabemos es el cuando, pero no debe estar muy lejano.

Por otro lado, estamos igualmente en un proceso que se dió a finales del S. XIX y que debido a las crisis llevo a la I Guerra Mundíal. (Esto no quiere decir que una guerra tenga que ser el final de las crisis, en 1900 lo fue, pero no siempre tiene que serlo ).
Una explotación excesiva por parte del capital de la mano de obra. En aquellos momentos surgio como consecuencia de esa explotación un modelo nuevo de economía, cuya vigencia se ha agotado, y que tuvo su maximo exponente en la Rusia Comunista y la China Comunista ( hoy socialista con una lenta pero irreversible conversion al capitalistmo ).
Esta presión hará tambien que vuelva a surgir algún tipo de reacción social de las masas económicamente débiles cuando la crisis se manifieste en sus máximos niveles.

Como catalizador en el SVI de la crisis fué el relativo agotamiento del metal que venía de América.

En este momento lo será la imposibilidad de ofrecer más líneas de crédito, así como una subida de las materias básicas de la industria ( el petróleo y las energias fósiles ),por parte de los paises que ofrecen esas materias para compensar las pérdidas que tienen por la falta de ingresos ( menos ingresos, subo las materias prima básica de la sociedad de la que no puede prescindir ).

Y luego, por ultimo, el efecto "explosión de burbuja",ya comenzada la crisis, que creará un "pánico social" que hará que la gente consuma menos por temor lo que pueda pasar y que incrementará el "efecto crisis" de a manera de realimentación.

Y lo grave.... etá para llegar. No sabemos cuando, pero estamoso a punto....1 mes, 1 año, 3 años..., pero no mucho´...

Y la gran pregunta. ¿ Y todo esto, como afectará a la Banca ?


=
8 de diciembre de 2006 a las 15:44.  

Camarada Bakunin:
Muy bueno el artículo. Eso sí, el autor no ha visto una carabela ni en foto... ;)
9 de diciembre de 2006 a las 09:29.  

Anónimo:
Joder Alberto, cabrón, pero qué bueno eres :)

Normalmente te leo desde la sombra y apenas intervengo pero hoy no he podido resistirme...

"Los alemanes no son incas peruanos"

Absolutamente genial. Aún se me saltan las lágrimas :)

Ánimo y a seguir así.

Un saludo
10 de diciembre de 2006 a las 00:45.  

David:
Hola Alberto,
Lo siento, pero no me parece un artículo muy bueno ya que olvida muchas otras causas que fueron fundamentales para la crisis espagnola del siglo XVII. El artículo no menciona por ejemplo que gran parte del oro (y la plata que olvida el artículo y fue más importante) que vino de América fue a financiar las continuas guerras europeas de la corona. Tampoco dice nada de la despoblación que sufrió Espagna en estos siglos. A la expulsión de los judios en 1492 (y lo que supuso su pérdida para el comercio) hay que agnadir la de los moriscos un siglo más tarde (que afectó principalmente a la agricultura y el artesanado). Por no hablar del cierre de las fronteras a partir de Felipe II a toda idea llegada del exterior y pudiese contaminar a nuestra católica nación. Probablemente este fue el mayor desastre de todos. Espagna se quedó fuera del inicio de la revolución científica del siglo XVII y se inició un atraso científico y tecnológico que practicamente llega hasta hoy.
Así que en mi opinión, el artículo es tan incompleto que pierde casi todo su valor. Y usarlo para hablar de la situación actual me parece una tergiversación de la historia, algo que siempre (por muy loable que sea la idea que defiende) es bastante peligroso.
11 de diciembre de 2006 a las 11:36.  

Barbol:
Bueno, supongo que en vez de oro se refería en realidad a la plata, pero bueno, para el caso es lo mismo. Se entiende, pero es importante puntualizar, por aquello de sacar punta.
11 de diciembre de 2006 a las 16:43.  

Preem Palver:
Buenas Alberto. Un artículo muy divertido, sigue así.
11 de diciembre de 2006 a las 18:24.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja