24 de mayo de 2006
Tuareg, de Vázquez Figueroa
Esta novela es para mí un referente entre el género popular en España. Yo diría que desde que se publicó, año 1981, la cosa ha ido en declive. Es una novela que tiene garra, una historia bonita, descripciones de calidad y una complejidad argumental contenida. Esto último lo digo porque ese imitador de Vázquez Figueroa que se llama Pérez Reverte lo que hizo fue meter más dobleces en la trama, sin mejorar la experiencia del lector. Tal vez por eso no ha podido superar al maestro, que sigue vendiendo a miles sin hacer promociones, ni firmas de libros, ni nada. Figueroa se dedica ahora mismo a montar desaladoras y a tomar el sol en Canarias. Ya se ocupará su agente de ingresarle la pasta en la cuenta.

Pero vamos al grano. La historia está ambientada en el desierto de Argelia, después de su independencia. Ahora mismo no sé si serán principios de los 70 o por ahí. Hay un tuareg que vive tranquilo en el desierto y que recibe la visita de dos fugitivos. En pocas horas, aparecen por allí soldados y matan a uno de sus huéspedes y se llevan al otro. Y claro, el código de honor de los tuareg obliga a vengar la afrenta, por eso se va a buscar a los culpables y se ve metido en intrigas políticas por el poder del país.

Figueroa lo que hace es explotar ese romanticismo de la vida nómada, sin leyes, al margen de todo. Se centra en esos aspectos bonitos y olvida la miseria y el hambre que pasaban aquellas gentes. Ahora mismo parece que no quedan ya más tuareg que algunos salteadores de caminos, los demás han construido casas de adobe y se han sedentarizado.

El protagonista es, podríamos decir, el último tuareg, y eso enlaza un poco con aquella novela llamada El último mohicano. Una raza que se extingue, un mundo que desaparece, etc.

Pero claro, esto puede tratarse de un modo cursi, y arruinar la novela, o puede convertirse en un bombazo. Figueroa consiguió lo segundo con un método muy sencillo: controlar el volumen de información vertido (no apabullar con conocimientos, decir sólo lo más interesante), conocer muy bien el medio físico de la acción (se crió de pequeño en el desierto) y fabricar una trama con un buen ritmo. Yo destacaría también las descripciones del desierto, que me han gustado mucho.

Lo que no me ha gustado tanto es el final, que es paradójico, rebuscado y decepcionante. Parece que esto lo ha heredado Pérez Reverte. A mí, para los finales, me gusta más Ken Follet, que te convence de que todo caía por su propio peso, aunque no te permite predecirlo con antelación. Igual como los toreros, hay novelistas que manejan la capea muy bien, pero fallan en la suerte suprema. Esto le pasa a Pérez Reverte, no sé si a Vázquez Figueroa también o es un hecho aislado. Tendré que leer más novelas suyas.

Esta novela tiene poco más de 250 páginas. Ahora que lo pienso, es lo contrario de los best seller mastodónticos que nos están intentado imponer ahora, por imitación anglosajona. Estas novelitas ligeras, de acción y diálogo, son las que duran décadas en los kioscos y las que a la larga se venden más. Esos bodrios en plan La historiadora, de Kostova, no tienen ningún futuro. Creo que Figueroa les da cien vueltas a los novelistas españoles que han venido detrás. ¿Por qué antes, que había tan poca gente que quería escribir, salían figuras importantes, y ahora, que hay tantos escritores lo que se impone es la mediocridad? Es un tema sobre el que tengo que reflexionar más.

Pero en fin, esta es una novela muy recomendable. La he puesto incluso de lectura obligatoria para mis alumnos de Bachillerato. Seguro que cuando sean mayores me lo agradecerán.

16:38:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

1 comentario:

Yehonala:
Hola, soy una voraz lectora de este escritor y me encanta. Tuareg, sin duda, es una de sus mejores novelas, en eso estoy totalmente de acuerdo, en lo que no coincido es en la valoración del final. Gacel comete un error en su empeño por llevar las leyes del desierto fuera de éste, asesinar a su propio huésped; el castigo por este error es la muerte, no había otra posibilidad, los soldados no iban a dejar escapar a un salvaje que había acabado con las esperanzas que representaba para el país Abdul-el-Kebir.
Otros títulos que recomiendo de AVF son: Ébano, la saga de Cienfuegos, Sicario, La puerta del Pacífico, Todos somos culpables, Un mundo mejor, Alí en el País de las Maravillas, A la deriva, etc. Bueno, en realidad, todos... ;p
6 de julio de 2006 a las 23:39.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja