12 de marzo de 2002
Nuevas estrategias de audiovisualización
Si los amigos del Java y del Flash están completamente acabados a fecha de hoy, no podemos decir lo mismo de las nuevas estrategias de audiovisualización de la web: ADSL y sus derivados.

Parece que ADSL está rindiendo el suficiente dinero, gracias a las costosas campañas publicitarias, para que los grandes hayan encontrado un nuevo filón audiovisual (aunque aún no se atreven a decirlo muy algo), mientras los PDA siguen sin arrancar del todo, y algunos hablan de que arrancarán una vez que haya aparecido la banda ancha inalámbrica (UMTS).

Ahora mismo en la web se juega la batalla entre lo pesado y lo ligero, como entre don Carnal y doña Cuaresma. Si los pesados logran arrinconarnos, hacerse con grandes listas de abonados, encerrar la web en compartimentos estancos y convertir los ordenadores en televisiones, estaremos acabados para siempre. Pero si los ligeros conseguimos movernos en nuestro terreno, que es el del texto y la comunicación, convencer a la gente de la utilidad de los ordenadores de bolsillo, entonces por fin habremos conseguido que la web sirva para lo que tiene que servir.

No es que esté en contra del ancho de banda, pero creo que los contenidos que requieren gran ancho de banda suelen requerir al mismo tiempo grandes especificaciones de hardware, y ahí es donde entran nuestros amigos de Microsoft, que también quieren llevarse su parte del pastel vendiendo nuevos sistemas operativos, y nuestros amigos del destornillador, las empresas que montan clónicos y que quieren seguir con su ritmo de venta de ordenadores, a base de venderle un ordenador nuevo a la gente cada dos años.

Espero que ADSL genere un montón de insatisfechos, los que pagan más por un poquito más de velocidad y que ven que la factura llega cada mes y ellos apenas han navegado unas horas y no se han descargado ningún vídeo porque no les ha dado ganas. Y espero que los dispositivos inalámbricos despeguen verdaderamente, porque esos cacharros son como pequeños libros, y realmente el principal inconveniente de los ordenadores ahora mismo es que están fijos en la habitación, cuando uno se pasa el día por ahí.

Los grandes ISP se encuentran con que tienen una larga lista de clientes que los utilizan para conectarse y que luego se va cada uno por su cuenta. Y la tentación es coger a esos clientes y venderles algo más. Los independientes, los amigos de las puntocom, llevan claramente las de perder.

¿En qué se diferencia internet de la televisión? Fundamentalmente, en que cada uno emite por su cuenta, sin necesitar un ISP que le dé la conexión a sus clientes. ¿Cómo se puede pensar que ese ISP, que está perdiendo dinero, nos deje pasar así por las buenas y nosotros nos podamos forrar? Ahí está el error. Se ha hablando mucho de que con internet se llega directamente al cliente, pero se ha olvidado que en medio hay un ISP que está dando la conexión. Eso no pasa con la televisión ni con la radio, y ahí parece que está la diferencia fundamental. Demasiado pocos ISPs para tantas bocas que alimentar.

Está claro que los más grandes tienen la estrategia marcada: audiovisualización, y los más pequeños debemos de tenerla también: textualización.

16:00:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja