1 de abril de 2021
Resumen de marzo de 2021
No voy a publicar más el boletín financiero porque ya se me ha estado haciendo pesado. Se vendieron unos 15 en las primeras entregas, la de febrero marcó el máximo en unos 22, tratando el tema de las criptomonedas, y la de marzo apenas vendió 3. Como es una publicación que no se vende por suscripción, cuando tenga cosas que decir puedo preparar otra entrega. Agradezco, por supuesto, la confianza a los que han comprado alguna copia.

Y, para compensar este cese temporal del boletín, voy a aumentar la frecuencia de los artículos aquí.

De entrada, mi cartera en marzo ha perdido un 0,05% por culpa de estupideces que he estado haciendo y una ejecución pésima de un análisis completamente correcto.

Sabéis que estoy corto en los bonos de EEUU desde hace un montón de tiempo, desde que el de 10 años rendía un 1,46%. Pues del 1,46% al 1,72% no he ganado absolutamente nada.

Yo no tenía ni puta idea ni de usar futuros ni de invertir en bonos. Me metí primero en Small Exchange y compré unos pocos futuros muy pequeños, de 1.400€ cada uno, que replicaban el rendimiento del bono a 10 años. Cuando fui analizando el problema inflacionario que se le viene encima al dólar, metí directamente toda mi cartera en 64 de esos futuros, con la idea de multiplicar por dos antes de que llegase el rendimiento al 3%. Luego empezaron a llegarme avisos de Interactive Brokers diciendo que yo estaba hasta las trancas de futuros que podían cotizar en negativo, y que tenía que rolarlos pronto, como muy tarde dos días antes del vencimiento, porque si no meterían una orden automática a mercado. Yo miré el volumen que tenían los futuritos y vi que cada día apenas se cruzaban 20 ó 25, es decir, que una orden a mercado me podía fundir la cartera. Busqué por Google cómo se rolaban los futuros y enseguida comprobé que los spread de esos futuros alcanzaban sobre el 1%, y había que rolarlos cada mes. Vi luego al final del periodo que el volumen de contratación sí que subía un poco, hasta unos 100 contratos. Entonces, esperé hasta esos días y los fui vendiendo con órdenes muy pequeñas, de siete en siete, hasta que me los quité de encima. Se me quedó un beneficio bastante bueno, como del 5% de toda mi cartera.

Hice el cambio inmediato a un corto en dos futuros del bono a 30. No sé cómo hice los cálculos, yo quería tener una exposición parecida a la de los futuros de Small Exchange, pero no contaba con la volatilidad muy superior del bono a 30. Aquello se empezó a mover, y a mí no se me ocurrió más que vender otro futuro más, a lo Gary Cooper, y automáticamente aquello se empezó a despeñar, por efecto de los rebalanceos de fin de trimestre, y yo cada vez me iba cagando más. Pensé que era todo volatilidad y que había que aguantar, pero por la noche me venían fantasmas de short squeeze, Yield Curve Control, apreciaciones del dólar, la bajada contra toda lógica del oro, hasta la historia de cuando Ray Dalio lo perdió todo después de decir en la tele: "I know how markets work". En eso, me levanté el viernes 23, vi que había otro bajadón de rendimiento, y directamente cerré dos de los tres futuros. El cobarde razonamiento fue: si sube, me alegro porque gano, si baja, me alegro porque puedo reabrir los cortos en mejores condiciones. Pero ése fue el mínimo, cuando llegué al trabajo ya había habido un rebote y yo ya me estaba cagando en todo. Decidí dejar ese único futuro vendido hasta recuperar al menos la pérdida en el mes, pero el 5% que había ganado se había esfumado.

Anteayer decidí cambiarme de los bonos a 30 a los de 10, después de ver que el diferencial de rendimiento está históricamente alto y lo normal es que se vaya cerrando un poco. El bono a 10 es mucho menos volátil y, por tanto, he vendido cuatro futuros.

El tema de la inflación en los EEUU va estando cada vez más claro. Se habla de "corrientes deflacionarias". Yo os voy a enseñar las corrientes deflacionarias: la deuda hipotecaria en EEUU ha tocado este mes los 10 billones, y sigue subiendo como un cohete. El máximo de 2008 fueron 12,7 billones. Si descontamos la inflación en este periodo, que ha sido en total del 25%, y el aumento de población, tendríamos una deuda hipotecaria per capita ajustada a la inflación de un 58% de lo que llegó a ser en 2008. Hombre, queda aún margen de subida hasta montar otro burbujón histórico, pero esto de "corriente deflacionaria" tiene más bien poco.

Pero cuidado, se han disparado aún más los créditos a estudiantes, que están ya en el 8,27% del PIB. Si montamos estos dos burbujones juntos, la deuda total está en el 74% del PIB. Aún queda recorrido para llegar al 83% del PIB de 2008.

Pero la cosa no acaba aquí. Por seguir con la vivienda, en el último año los precios han subido un 19%, según Bank of America, y siguen acelerándose. Además, los materiales como el cobre y la madera para construcción han subido un 87% y un 212% respectivamente.

Aparte, los alimentos llevan subido ya un 27%, el petróleo un 51% y los fletes marítimos un 297%.

Entonces, inflación no hay, lo que pasa es que los precios suben.

No hay una compensación de la expansión monetaria con el cierre del crédito ni con un supuesto "desapalancamiento". La M3 está disparada y al rojo vivo, y sólo falta que aumente la velocidad de circulación un poco para que el dólar se venga abajo. Esto va a suceder en los próximos meses cuando la gente pueda salir a gastar y cuando los ahorradores intenten preservar algo del valor de ese ahorro. Va a ser un proceso retroalimentado cada vez más acelerado, no va a tener nada de "transitorio". La confianza en una moneda se deteriora, y eso no se arregla tan rápido.

Y, a todo esto, siguen estos tíos preparando planes de infraestructuras estilo Plan-E de Zapatero. Son desaprensivos, van a seguir gastando hasta que se les caiga todo.

Otro tema aparte es el del Nasdaq. Se dice que "las bolsas aguantan". Desde el 12 de febrero, el Nasdaq se ha dejado un 4,9%, es decir, un 3,2% al mes. En el crash del año 2000, el Nasdaq estuvo bajando 32 meses y perdió un 75% de su valor. Esto es un 2,4% al mes de media. Y no hubo un superdespeñe inicial, el primer mes bajó simplemente un 2,6%.

Es posible que el crash haya empezado ya, y lleve mes y medio en marcha. El catalizador ha sido la inflación y la subsiguiente subida de tipos, todos lo estamos viendo. La gente se cree que en la caída de 2000 sonaban tambores de fondo y los gestores se lanzaban por los balcones, pero no. Estas cosas empiezan así, más bien silenciosamente, y siempre los tontos andan diciendo: "Tranquilos, que pronto vuelven las subidas". Pero, para mí, el proceso previo de distribución que caracteriza las crisis bursátiles ha empezado ya, hay datos que demuestran que en las últimas horas de cada sesión, que es cuando operan las "manos fuertes", no se hace más que vender. El S&P500 se aguanta plano porque están entrando particulares con los cheques de Biden mientras salen los profesionales y los insiders. Esto lo describió muy bien Hyman Minsky.

La economía de EEUU no aguantará sin subir tipos, y la bolsa no aguantará más subidas de tipos. Mi conclusión de lo visto en marzo es que hay que salir de la renta fija y la renta variable, que las materias primas igual aún suben, pero que la mejor inversión es el efectivo en una moneda sin mucha inflación, vamos a poner el franco suizo, el yen o el mismo euro. El corto en los bonos es otra opción, aunque con más riesgos. Y, cuando se pinchen ya del todo las burbujas, ya se verá de entrar largo, primero en bonos y luego en bolsa.

12:38:28 ---------------------  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja