28 de octubre de 2019
La castración química ya ha empezado
Hace tres años, cuando estaba viviendo en Benissa, me dio por comprar en el Lidl unas latitas con tacos de pota que se importaban de Chile. Me gustaron tanto que luego añadí almejas, navajas y mejillones, y todas las noches me comía una ensalada con todo aquello. Aparte de esto, y sin que yo le viese al tema relación alguna, fui notando que se me iba poniendo el pene morcillón, no con impotencia, pero sí con algo menos de consistencia. Esto lo puse en 2016 en Denia achacándolo a la edad.

Meses más tarde leí un articulito sobre el Bisfenol A y dejé inmediatamente de comer las latas. Mis masturbaciones volvieron inmediatamente a mi época veinteañera y a partir nueces, pero lo más impresionante fue la fuerza en las piernas: salía yo aún en la bici y, de vuelta a casa, había que pasar por el puertecillo de Llíber, pues directamente lo comencé a pasar con dos piñones menos y sin levantarme de la bici. Fue en general como rejuvenecer diez años en tres días.

Están las latas que compramos en los supermercados y los tíquets que nos dan en todas partes a tope de Bisfenol A, que es como si te hormonaras con estrógenos igual que un transexual. El efecto es fuerte y evidente, pero el Gobierno no hace nada. En Canadá y Francia lo han prohibido, pero aquí no se ha dicho nada.

Fijaos en los efectos comprobados científicamente:
Efectos sobre el cerebro y el comportamiento:
Diversos ensayos en animales han confirmado el efecto del bisfenol A sobre la diferenciación de las neuronas, alteración de los sistemas mediados por glutamina y dopamina y cambios en la expresión de receptores estrogénicos. También se le ha relacionado con posibles cambios en la conducta materna (menor atención hacia las crías), ansiedad, reducción de la conducta exploratoria y una feminización de los machos. En humanos se han podido establecer cambios que incluyen hiperactividad, aumento de la agresividad, aumento a la susceptibilidad de sustancias adictógenas y problemas tanto en el aprendizaje como en la memoria.
Cambios en la conducta sexual hacia la homosexualidad:
Efectos sobre el sistema reproductor masculino:
Numerosos trabajos hacen referencia a una alteración de la espermatogénesis que condiciona un descenso en los niveles de esperma, de la testosterona y en general, de la fertilidad masculina. Además, otros estudios sugieren un cambio en la conducta sexual.
¿Cómo vamos a prohibir una substancia tan beneficiosa socialmente?
Desde el Gobierno tanto español como el japonés y otros organismos regulados internacionalmente, así como empresas dedicadas al sector del plástico como PlasticsEurope, opinan que las cantidades de Bisfenol A que se encuentran en los plásticos es tan mínima que apenas puede considerarse. Sin embargo, los estudios realizados por distintos grupos de investigación concluyen que lo importante no es la cantidad de Bisfenol A sino el plazo de acción de este componente en nuestro día a día; aunque los niveles sean mínimos, el Bisfenol A llega a interferir en las funciones endocrinas. (Francisco Cimadevila, Sobre los efectos del Bisfenol A, El Mundo, 24/09/2009, sección: cartas al director.)
De hecho, creo que salió un anuncio en RTVE promocionando las latas de conserva y diciendo que eran una forma de comer alimentos buenos y baratos.

11:39:26 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja