5 de agosto de 2019
El mítico PER 15
Para los que invierten mirando el PER, el 15 es la cifra mágica, es la media a la que a lo largo del tiempo han cotizado las empresas norteamericanas. Estos inversores usan el principio de reversión a la media, que es entender las empresas como un muelle: si lo aprietas hace fuerza para arriba, y si lo estiras hace fuerza para abajo.

Esto es una completa estupidez, no ya por la cantidad de dinero que vienen perdiendo los que invierten así, sino por una lógica sencilla.

Pongamos que yo soy un banco y tengo que colocar un capital para sacarle un rendimiento. El BCE me cobra el 0,4% sólo por guardarme el dinero, el estado alemán si le doy 100€ hoy me devuelve 96€ al cabo de 10 años, si doy hipotecas les puedo sacar el 1% anual más el Euribor, es decir el 0,7%, menos la inflación, con un 4% de morosidad actual (aumentable según los ciclos) y esperando 30 años sin liquidez alguna.

Ahora pongamos que se me ocurre poner el dinero en renta variable, en empresas de gran calidad con flujos continuos y estables. Estas empresas me las quieren dar a precios inflados, a PER 30, una locura, un riesgo, una goma estirada que antes o después tiene que volver a 15. Pero, si me fijo bien, lo que estoy comprando es lo siguiente: un PER 30 es una rentabilidad de un 3,3% anual, me quito el riesgo de inflación, porque lo que tengo ya no es un activo monetario y el precio de sus productos se irá adaptando al IPC, y tengo menos riesgo que con las hipotecas, porque no creo que si compro cien de las mejores empresas cuatro de ellas quiebren. Puede que baje la valoración, eso sí, pero si estoy dispuesto a esperar 30 años igual que con las hipotecas, entonces sólo con el beneficio he sacado un 142%. ¿Qué me importa a mí la cotización? Muchas de estas empresas sacan un 2-3% cada año sólo en dividendo, aparte el crecimiento.

Por eso que, antes de decir que un PER 30 es un precio inflado para una empresa que no crece, hay que mirar qué otras opciones hay para evitar la devaluación del capital. Si no hay otras opciones, pues se tiene que pagar más por cada euro de beneficio de las empresas.

El PER no mide si una empresa va a subir o bajar, lo único que mide es el aprecio que por esa empresa tiene la comunidad inversora. Ese aprecio se basa en muchas variables, pero las dos más importantes son el crecimiento de los beneficios y la situación de los tipos de interés. Tipos bajos significa peres altos, y esto es matemática pura. El PER medio de 15 tiene que ver con el tipo de interés medio, que está por encima del 3%. A tipos 0, PER 30 me parece normal. A tipos negativos, igual habrá que seguir subiendo el PER.

Y si, en situación de tipos bajos, hay algún desaprensivo que aún busca peres bajos, se encontrará lo que los demás no han querido, que viene a ser como lo que queda al final del día en el cajón de tomates de un supermercado: no una selección aleatoria de lo que antes había, sino lo podrido.

En los 60 y 70 había en la bolsa norteamericana un grupo de empresas llamado las Nifty Fifty, que se consideraban inversiones seguras a largo plazo a cualquier precio, por ser las primeras marcas de EEUU. Esto lo explica Beltrán de la Lastra en una entrevista. Entre estas empresas estaban Coca Cola, Dow Chemicals, General Electric, Gillette, IBM, McDonald's, PepsiCo, Texas Instruments, Walt Disney, Walmart o Xerox, entre muchas otras. Si miro la cotización histórica de Coca Cola, es cierto que en diciembre de 1972 alcanzó los $1,54 y que no los recuperó hasta noviembre de 1985. También es cierto que en junio de 1992 estaba en $10,37 y que en junio de 1998 alcanzó los $42,75. Ahora está a $52,33. Todavía, invirtiendo de la peor manera posible, sigue siendo mucho mejor que dar una hipoteca.

No digo que sea una inversión agradable estar diez años en rojo o perder el 75% en dos años, pero desde el punto de vista de fondos de tipo bancario o instituciones que sólo quieren colocar el capital y olvidarse de él tiene su sentido. Hoy en Coca Cola todos los que están invertidos ganan dinero, porque está en máximos históricos. Si alguien alguna vez en la historia ha perdido dinero con Coca Cola es porque no ha sabido o podido esperar lo suficiente. En cambio, que les pregunten a los bancos que fueron colocando hipotecas allá en los años cero si ese dinero lo van a volver a ver. Por eso yo entiendo que la renta variable se esté valorando más, es una cosa que no me extraña nada.

Otra cosa que no se dice es que muy probablemente los inversores que estaban en Coca Cola en 1972 no se tragaron toda la bajada, debieron quedarse con el primer 15% y el otro 60% se lo dejaron a los cazadores de gangas que van midiendo peres. Claramente, si se suben los tipos o entra la economía en recesión, de la bolsa un inversor particular tiene que salir, porque las Nifty Fifty de hoy son los índices enteros, pero mientras tanto la rentabilidad va a estar ahí.

17:46:03 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja