31 de agosto de 2018
Cómo se manipula una acción
Estaba yo estos días pensando en el negocio de los cortos, que tiene visos de rivalizar con el bolivariano en este país.

Resulta que partimos de la base de que quien pone los precios de las acciones es el ordenador, y lo hace intentando casar los precios de los paquetes a la venta con las órdenes de compra. Si, en un momento dado, hay más paquetes de acciones a la venta que órdenes de compra, en unos segundos ese precio baja una décima de céntimo, luego otra, y otra hasta que aparece un comprador. Si ponemos una situación en la que siempre hay más paquetes a la venta que órdenes de compra, es claro que el precio va a bajar durante toda la sesión.

Claro, esto yo lo he experimentado, por ejemplo, cuando compré Ercros. Con apenas 5.000€ hice subir un céntimo la acción. Luego, al vender todo de golpe, ocurrió lo mismo.

Es claro que la sensibilidad del precio de la acción a las compras o las ventas puntuales será inversamente proporcional al volumen de contratación. No tiene que ver con la capitalización, como creen algunos, sólo tiene que ver con el volumen de contratación en ese momento.

Y luego tenemos esos instrumentos derivados que se llaman los "cortos", o posiciones cortas. Aquí lo que se está haciendo es pedir un crédito de acciones, es decir tomar acciones prestadas, venderlas inmediatamente y, con la liquidez obtenida, volverlas a comprar poco tiempo después para devolver el mismo número de acciones a su dueño. El momento en el que se venden las acciones se llama "tomar una posición corta" o "poner un corto", y el momento en el que se recompran se llama "cerrar la posición" o "cerrar el corto".

Claro, yo me fijo entonces en la dinámica de los cortos y la fijación de precios que hace el ordenador: si yo pongo un corto de un volumen considerable, aparecerá un número muy alto de acciones a la venta de golpe, lo que en buena lógica hará que queden acciones sin vender durante un tiempo suficiente como para hacer bajar de modo notable el precio. Luego, al cerrar la posición puede que vuelvan a subir, pero a mí eso ya me da igual porque lo que tengo es efectivo, ya no acciones.

En ese sentido, podemos concluir que el hecho de poner los cortos ya implica matemáticamente un descenso de precio, aunque pueda atenuarse por otras situaciones que se den al mismo tiempo.

Entonces, pongamos que yo soy un especulador bajista, un buitre carroñero que voy planeando en círculo a la espera de mi siguiente actuación. Pongamos que no tengo un euro en el bolsillo, pero eso no me importa porque la jugada que quiero hacer es apalancada, es un préstamo de acciones. Voy planeando lentamente, atisbando la carroña, y busco concretamente dos cosas: momentos de bajo volumen, como vacaciones o descansos de mediodía, y empresas con problemas superficiales, del tipo de noticias macroeconómicas distorsionadas que les puedan afectar. Tengo un amigo periodista que trabaja en un confidencial, que cobra 800€ y que quiere ser parte en la jugada. También hay otro compinche mío que hace de telepredicador en el YouTube diciendo que hay que poner siempre stop loss, que la vela negra tiene mecha, que hay un hombro-cabeza-hombro descendente en envolvente de canal, y que aconseja que a la mínima que el valor baje hay que venderlo.

Y así aparezco en agosto, cuando la gente no está en el ordenador, espero la noticia tonta y pongo mi corto. Como los demás de la misma especie saben seguirme, nos juntamos unos cuantos y hacemos más fuerza. Al momento de salir las acciones a la venta, ya ha bajado un 3% el valor, pero luego llega mi amigo el periodista, que va sacando noticias falsas, distorsionadas, que va poniendo titulares engañosos, y empieza el canguelo, la estampida, el pánico. Hemos detectado ya antes en nuestro broker on line los stop loss, que son como las moneditas ésas del Super Mario Bros. Ya las pérdidas llegan al 20% y ahí cerramos la posición. Si tarda el valor en recuperarse tres o cuatro meses, si hemos tirado mierda a la imagen de esa empresa, si hay ahora aversión al riesgo incluso hacia todo el sector, nos da igual.

Y parece que también le da igual a la CNMV, que parece que sólo está preocupada por obligar a todos a diversificar mucho, a comprar y vender continuamente y dejarse comisiones. Pero no está preocupada en absoluto por el hecho de que la manipulación de las cotizaciones sea tan pública y notoria, además en fechas señaladas, esto le trae absolutamente sin cuidado.

Para mí, las posiciones cortas deberían prohibirse. Cuando alguien entra en el capital de una empresa, debe hacerlo para arrimar el hombro, no es sano que puedan las acciones primero venderse y luego comprarse, porque ya el hecho mismo es perjudicial. La manipulación es total y evidente, no sólo en los chicharros sino en los índices enteros, operan ya con ETF con unas masas de capital brutales y una gran liquidez. Los chicharros ya ni los atienden porque son calderilla, pero mueven empresas de 40.000 millones como si fuesen chicharros. Están compinchados, obviamente, con las prostitutas informativas y con los que van dando consejos por las radios, periódicos y YouTubes. No hay protección alguna para el ahorrador, se le considera culpable por el hecho de haber intentado ganar dinero. La única defensa que algunas empresas tienen es un "cuidador", que manipula igual pero al revés, y cobra un buen pastizal por ello.

Por si alguien quiere ver los consejos del YouTube la eficacia que tienen, voy a poner dos ejemplos:

El primero es de Gemma Hurtado, gestora de Mirabaud Equities Spain. El día 12 de diciembre de 2016 publica este vídeo:



A partir del minuto 1:23 le preguntan por DIA, y dice lo siguiente:
Bueno, ésta es una compañía que ofrece crecimiento en la parte alta de la cuenta de resultados, sostenibilidad o mejora de márgenes, unos niveles de generación de caja buenos y sostenibles, un balance saneado a pesar del esfuerzo inversor y que cotiza a unos niveles muy por debajo de su valor teórico, que serían los 6,5€ por acción.
El día en el que Gemma Hurtado dijo eso, DIA cotizaba a 4,24€. Hoy cotiza a 2,07€. En mayo de 2017 abrí el PDF con el balance de DIA y lo primero que vi fue una deuda de 3.000 millones con proveedores. Esto lo conté en abril de este año:
Estuve analizando Gestamp, CIE Automotive, Talgo, DIA, Ercros, Naturhouse, Europac y Azkoyen. Hice unas ratios que aconsejaba un tío en el YouTube, diciendo que era lo que hacía Buffett. CIE Automotive me pareció ya un poco sobrevalorada. DIA me dejó pasmado con la cantidad de dinero que debía a proveedores.
El 8 de marzo de 2018 esta señora publica una entrevista en la que afirma: "En las mujeres hay más sesgo a preservar el capital al invertir". En el último año, el fondo de Gemma Hurtado ha obtenido un -3,9% y el IBEX ha obtenido un -3,13%.

El segundo ejemplo es de un tal Juan Carlos Costa, que tiene una EAFI registrada y publica opiniones en un canal de YouTube llamado Kostarof TV. El día 25 de mayo de 2017 publica la siguiente recomendación sobre el Banco Popular:
¿Tema Popular? Pues igual que en Abengoa digo que hay que ser muy prudente con una inversión residual, el que quiera arriesgar con cantidades más importantes, ya de manera más importante de manera exponencial en el Banco Popular, que lo haga. ¿Por qué? Porque si no lo compra uno lo va a comprar otro, malvenderlo no lo van a malvender. Con todas las noticias que están saliendo negativas ya saben por dónde van los tiros, con lo cual yo creo que debería ser inminente que los precios que se van a pagar, si se vende finalmente, van a ser muy por encima de donde está ahora, la zona de 0,70€-0,69€, con lo cual bajo nuestro punto de vista, sabiendo que estamos recomendando un valor de alto riesgo, la recomendación es de compra clara, y no hagan ni puñetero caso a todas las noticias e informaciones malintencionadas que están saliendo en los medios de comunicación, sobre todo en uno que no vamos a citar.
Nueve días después, el día 3 de junio de 2017, el Gobierno anunció la intervención del Popular y la venta al Santander por un euro. Los accionistas perdieron el 100% de su dinero sin poder recuperar nada. Un año después, es cuando se dice la verdad: «Era un banco quebrado ya hace años», afirma una fuente conocedora de la salud del sector bancario español. «Una entidad con un balance de 180.000 millones de euros no quiebra en seis meses ni en un año. Saracho pudo elegir el día pero no cambiar el estado en el que se encontraba el banco».

El día 7 de junio de 2017, publiqué lo siguiente, después de leer los informes oficiales del banco:
Cuando un banco capitaliza 4.000 millones en la bolsa y tiene 37.000 millones en créditos que no está cobrando, pues las cosas bien no pueden estar. El informe se esmera en demostrar que está intentando vender ladrillo (459 millones en el trimestre, pequeña calderilla) o los mismos créditos dudosos a entidades de cobro (402 millones). Pero cuando aún te queda todo el agujero casi intacto, y los depósitos de todos los clientes, sumando cuentas a la vista y depósitos a plazo, apenas suman 78.145 millones (como se indica en la p. 24), pues se comprende que nada más retasando el ladrillito embargado (como es preceptivo) caen otros 496 millones en "provisiones", que básicamente son pérdidas.
Y que conste que no lo publiqué antes porque no quería que los accionistas me dijeran que yo había contribuido a la fuga de depósitos, pero lo que iba a pasar era evidente para cualquiera.

14:25:37 ---------------------  

El País de Loix (Alberto Noguera)
El relato de mis vivencias en el Mundo Igualitario y la sociedad de los andróginos.
Comprar por 3,52€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja