27 de mayo de 2018
Wait a minute
Presenta Sánchez la moción de censura y todos decimos: "Claro que sí, vamos a echar al viejo corrupto ése". Pero luego me he quedado como Jay Leno, cuando decía: "¡Oh, wait a minute!".

¿Qué es lo que pretende el amigo Pedro? Tiene 84 escaños, un 22% de los votos, y quiere ponerse a gobernar repartiendo Paguitas, Subsidios y Otros Estipendios durante un año, y cuando ya tenga el momentum presidencial, antes de empezar a pagar las facturas, cuando las encuestas le sonrían mientras el déficit se desboca, convocar elecciones y ponerse de primera fuerza e intentar luego seguir.

Entonces, espera un momento, Pedro: el gobierno de Rajoy está manchado de una corrupción inaceptable, pero no existe una prisa grande por sacarlo. El último gobierno del PSOE, dirigido por el actual asesor de Maduro, sí que hubo una prisa grande por sacarlo, desde Europa y desde el mismo partido, porque la situación era de quiebra y Staatsbankrott. La economía ahora mismo en España va bien y los condenados ya no están.

Por eso que ahora el chantajito emocional del "no podemos mantener a Rajoy, y por eso dadme vuestros escaños a cambio de nada, que voy a ponerme a gastar y a entregar el Código Penal a las feministas más radicales del mundo" hay que reflexionarlo con más calma. En primer lugar, que no intente culpar a los demás de que esté Rajoy, porque quien puso a Rajoy fue el PSOE. Además, el PP puede seguir dos años, hay presupuestos y hay crecimiento económico. Un gobierno con hambre de votos rápidos que se coloca de manera extraelectoral, que apenas tiene un 24% de los escaños y cuyas políticas son tan opuestas a las actuales, pienso que no interesa.

Las encuestas no dicen que la gente esté virando hacia el PSOE. Las encuestas, en todo caso, muestran una tendencia hacia Ciudadanos. De hecho, Ciudadanos sí que se ha olido la tostada y por eso ha dicho que pare Sánchez el carro.

Porque el problema de Sánchez es que no tiene un PSOE, tiene dos PSOEs, el centralista y el periférico. Y como son dos partidos irreconciliables, lo que quiere es no decir nada, no dar nada, meter prisa a todos para entrar y luego agarrarse al sillón igual que el otro. Espera tener los votos nacionalistas a cambio de nada. En el caso catalán lo entiendo, porque tienen el pie de Rajoy en el cuello, pero en el caso del PNV y los valencianos de Compromís, ¿para qué entregar los escaños si no quiere mover ni un dedo y luego gobierna para seguir extrayendo rentas en beneficio de Andalucía y Extremadura? Los escaños de Compromís no se tienen que dar si no hay un acuerdo para la financiación. Y los del PNV se tienen que condicionar al nuevo modelo territorial. Si esto no lo quiere hacer, porque los barones del sur lo tienen amarrado, pues que siga un poco más Rajoy o que se presente otra moción con un Señor Lobo independiente que convoque directamente las elecciones.

El truquito de Sánchez me suena mucho a feminista, de "¡uy! ¡La moral, la ética! Vamos a ir haciendo", y cuando te quieres dar cuenta ya te han jodido. No tiene que haber nuevos gobiernos que no sean pasados por las urnas. Es inaceptable que pretenda gobernar heredando el sillón de Rajoy sin dejarnos a los ciudadanos votar, y más inaceptable que quiera dar un bandazo en política económica a sabiendas de que no tiene el respaldo electoral ni de lejos.

12:27:29 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja