8 de octubre de 2017
Puigdemont en su laberinto
Los rumores sobre dudas y disensiones internas acerca de la DUI van creciendo, y yo no sé si tienen alguna base real. Puigdemont sirve para ganar juego, set y partido, pero vamos a ver si se le arruga el brazo y comete doble falta. No tiene detrás nada, sólo puede ir adelante, porque si defrauda a la calle y pierde su protección se acaba todo. Tiene que declarar la independencia y activar las fases de la desconexión tal y como están previstas en su ley. Y espero que tenga un plan detallado para luego ejercer su soberanía, porque ahora mismo no puede ni acceder a sus propias cuentas bancarias.

La independencia no es salir a un balcón en plan Macià. La independencia es cobrar los impuestos y no pasarlos a Madrid. Ahí veremos si pueden llegar.

Hay ahora una campaña para infundir miedo en la población. Se dice que todas las empresas van a marcharse de Cataluña y que vendrá una depresión económica. También se dice que las pensiones no se podrán pagar, por tener el dinero el Gobierno central.

Bueno, de momento se han marchado los bancos yo creo que con razón, porque en el momento de su nacimiento la República Catalana estaría fuera del euro y fuera de la cobertura del BCE. Esto no es lo que quieren los ahorradores, y con buen criterio se ha ido al notario y se ha hecho un cambio de dirección. Las empresas no bancarias que han cambiado su sede no tienen tantos motivos y puede que simplemente teman ataques especulativos o boicots a sus productos, pero esto serían problemas transitorios.

Ahora mismo parece que se cifra en un 50%, por término medio, la dependencia de las empresas catalanas del mercado español. Esta cifra no es despreciable, pero tampoco creo que invalide la independencia. Esto ya se sabía, desde fuera de la UE no se exporta tan bien como estando en el mismo país. Es muy posible que sea interesante para estas empresas, antes de buscar otros mercados en sustitución, plantear un establecimiento permanente en territorio español. Luego, con el tiempo, las empresas de Cataluña crecerían con una mayor diversificación de mercados, pero a corto plazo habría una reconversión que no sería agradable. Yo pensaba que ya habían considerado esto, aunque parece que han quedado muy sorprendidos.

Yo les propongo a los catalanes, si quieren permanecer en territorio español, que se instalen aquí en el País Valenciano, en casa de sus primos hermanos, en algunos de los núcleos industriales plenamente catalanes como son Alcoi, Ibi, Ontinyent, Elx, Xàtiva, Alzira o el norte de Castellón con las azulejeras. Y luego que monten un establecimiento permanente en Cataluña para el mercado catalán.

Otra cuestión de la que se habla son las pensiones. Aquí la solución es mucho más fácil. Para bien o para mal, nuestro sistema de pensiones no entiende ni de pasado ni de futuro, sólo de presente. El dinero que cotizan este mes los trabajadores va al bolsillo de los pensionistas directamente. Entonces, en un sistema de pensiones catalán, si son capaces de controlar las cotizaciones podrán controlar también las percepciones. Es un juego de suma cero, bastante inmoral por cierto.

Mucho más me preocupa el problema del solapamiento de gobiernos, las órdenes contradictorias que se van a recibir por un lado y el otro. Lo más fácil es que haya choques entre Mossos y Guardia Civil, cuando no entre los mismos ciudadanos. Esto, unido a la ocupación de edificios públicos y las continuas huelgas y manifestaciones, puede pintar un escenario madmaxista. Puigdemont espero que tenga un plan claro para ejercer su autoridad, y no pretenda que desde España le faciliten las cosas. España no va a facilitar nada.

La intervención del ejército parece descartada y eso me alegra. La forma, por parte del Gobierno Central, de retomar el control de Cataluña es bien sencilla, si se tiene la calma necesaria: esperar a las elecciones de ratificación de la nueva constitución catalana y, si es cierto que los ciudadanos ya se están arrepintiendo de la aventura, ganarlas y volver al redil constitucional. Y si esto no se produce, pues pedir más adelante un referendum de marcha atrás. Todavía no sabemos, gracias al inmovilismo de Rajoy, qué porcentaje real del pueblo catalán quiere la independencia.

De modo que la independencia no es fácil ni barata. Pienso que es la mejor opción, pero sólo si se reducen los plazos de "transitoriedad" y se trabaja rápido en la reconversión de la economía. Pero si no se sabe a dónde se va, si se estaba jugando de farol, pienso que es mejor decirlo ahora y así evitar "males mayores".

23:35:43 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja