19 de diciembre de 2016
Los 500 diarios
Han salido en El País unas estadísticas sobre violencia de género. Confirman lo que ya sabíamos: casi 500 hombres son denunciados cada día. Estas denuncias acarrean en la práctica totalidad de los casos detenciones preventivas.

De las 33.705 denuncias que se interpusieron en el tercer timestre de 2016, 10.570 llegaron a juicio (el 31,3%). ¿Qué pasó con las otras? ¿Eran falsas?
Una vez celebrado el juicio, salen condenados el 70%.

Pero más acojonante todavía: el 90% de las denuncias no tienen parte de lesiones. Sólo una de cada diez denuncias implica algún tipo de lesión, aunque sea un moratón o bofetadita tipo "cara anchoa".

Entonces, suponiendo que en todos los casos en los que se presenta parte de lesiones el hombre sale culpable, podemos hacer el siguiente cálculo: a 426 denuncias diarias, por 365 sale una aproximación de 155.490 denuncias en un año. Quitamos de ahí a los 15.549 que causaron lesiones y nos quedan 93.294 tíos que son denunciados (y casi seguro que detenidos) por violencia de género pero que a sus mujeres ni las han tocado. O, dicho de otro modo, el 85,7% de los denunciados por violencia de género no han pegado a sus parejas.

¿Qué porcentaje de los 30.000 condenados lo ha sido usando como única prueba de cargo la palabra de la mujer (es decir, que se han saltado el principio de presunción de inocencia)? Pues según David Prieto, el 52% de todos los condenados. En el ejemplo que nos ocupa, 15.600 tíos cada año sólo porque ella dice que le dijo, sin que haya ni wasap, ni e-mail, ni testigos, ni grabación ni nada más que la declaración en la que ella dice: "me ha dicho esto".

¿En cuántos de esos 15.600 casos la denuncia es falsa o presenta una exageración que distorsiona la realidad? Eso no lo podemos saber nosotros, ni lo saben los jueces ni a nadie le importa. Eso lo saben cada uno de los que se chupan cárcel y condenas, nada más.

Otro dato interesante es cómo va subiendo el porcentaje de condenados, desde el 58% a principios de 2013 hasta el 69,5% actual. Y esto, en un contexto de incremento de las denuncias (el 14% en el último año). Entonces, o bien los hombres están maltratando más (lo que demuestra que la ley lo único que hace es encabronar más) o simplemente se ha dado orden de apretar la rosca, y como se puede condenar sin pruebas pues sólo hay que firmar la condena y listos.

Me inclino por la segunda opción. Pueden hacer lo que les dé la gana.

También me pregunto si los primeros jueces que juzgaban con esta ley no eran jueces normales de lo penal, con un respeto por los tradicionales principios jurídicos, y ahora poco a poco van siendo sustituidos en los juzgados de excepción por jueces ideologizados (sobre todo juezas) que ya van enfocados a condenar como sea.

Hay también otro dato: el 30% de las denuncias son interpuestas por mujeres extranjeras. ¿Y qué porcentaje representan las extranjeras entre todas las mujeres de España? Pues de manera casi exacta el 10%. Es decir, que su tasa de denuncias es el triple que el de las españolas. Esto puede deberse a la facilidad para el acceso a la RAI, a un mayor grado de deslealtad con sus parejas o a una mayor tasa de violencia entre sus parejas (que tienden a ser también extranjeros). En los primeros dos casos, eso demostraría los incentivos perversos que está dando la ley, pero en el tercer caso demostraría que el hombre español está entre los menos violentos del mundo con su pareja (como han demostrado recientemente las cifras de Alemania), pero tiene que sufrir una legislación que se salta los derechos más fundamentales.

La situación, en todo caso, es gravísima. Esta caza de brujas que inició el peor presidente de la II Restauración se ha ido ya de las manos. Esta arbitrariedad sólo está generando un sentimiento de rencor y de reacción entre la población masculina. Hay una desafección cada vez mayor.

16:02:38 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja