9 de noviembre de 2016
Trump con dos cojones (II)
"Llamadme Donald". Trump, CON DOS COJONES. Escribo esto con la gorra de "Make America Great Again" puesta. Qué verano me he pasado llevándola por las playas y las calles de la Costa Blanca.

Nunca dudé de su victoria. Seguía cada día el programa de Jaime Bayly, que analizaba encuesta tras encuesta. Bayly es un gran analista político, tal vez el mejor en castellano, que vaticinó muy pronto la victoria de Trump (aunque luego se echó un poco atrás). Yo ya sabía que las encuestas son hoy en día un género de ficción, pueden poner lo que quieran. Casi siempre muestran resultados ajustados porque es lo que les interesa para movilizar a sus bases.

El pasado 10 de octubre ya escribí lo siguiente:
Las encuestas a partir de ahora ya no son fiables. El establishment controla los medios de comunicación y los medios de comunicación controlan las encuestas. Además, hay un porcentaje de voto oculto, como ocurrió con el Brexit. Lo normal es que lo vayan sacando unos cinco puntos por debajo hasta el final. Pero pienso que, si no hay más contratiempos ni disparos en el pie, si resuelve igual de bien el tercer debate, estas elecciones no se le pueden escapar.
En lugar de en encuestas, me baso en detalles que voy viendo. Por ejemplo, en el programa de Bill O'Reilly (que también veo cada noche) hay uno que va por la calle con el micrófono. Entrevistó a unas muchachas en bikini, en una concentración de Harley Davidson. Le preguntó a una chica a quién iba a votar y ella respondió: "no vamos a votar". Y luego le preguntó qué medida creía que debía tomar, en primera instancia, el nuevo presidente. Ella respondió: "proteger la Segunda Enmienda". Y a mí me pareció que alguien que cree que lo más importante de EEUU es el derecho a llevar armas lo normal es que vote a Trump. Por eso pensé que había un porcentaje sensible de voto oculto pro Trump, especialmente entre la población femenina.

Al final, ha habido un margen más bien holgado, aunque ha sido una campaña sucia y llena de contratiempos.

El vídeo privado en el que decía que tiraba mano a las mujeres fue el momento más difícil. Ahí se pegó un buen leñazo. Esa misma noche empezó a tirar tweets diciendo que "jamás" iba a tirar la toalla, luego salió al portal de su torre Trump y finalmente lo vi en el programa de Bill O'Reilly. Estaba encabronado como un bisonte salvaje, a O'Reilly ni lo dejó hablar. Me parecía uno de esos ciclistas que se han caído cerca de la meta y se vuelve a subir a la bici con los codos ensangrentados, las nalgas al aire, el maillot hecho trizas pero sigue pedaleando como un poseso. En ese momento, el traidor Paul Ryan, junto con otros conjurados, lanzó el órdago definitivo. Bayly en su programa llegó a decir que "la campaña de Trump se encuentra en estado terminal". Pero Trump dijo: "esto es mejor, porque me he quitado de encima un peso muerto". En lugar de venirse abajo, clavó el doblón en el mástil, dobló la apuesta y siguió completamente solo, contra todo y contra todos.

Nadie lo ha podido parar: establishment de judíos, medios apesebrados, cretinos progres de la cátedra, estrellitas mediáticas, escraches de todo tipo (hasta en la misma votación), la gorda Alicia Machado, denuncias por hechos de hace veinte años y hasta la intervención del Papa. Tiene mucho que agradecerle a Rudolph Giuliani, que le echó un capote en el ojo del huracán. Se subió a su Pequod 757 y se puso a dar tres y cuatro mítines al día, y luego por la noche echaba tweets frenéticamente.


Yo pensaba que un día iba a escribir: "¡Y la perseguiré más allá del Cabo de Buena Esperanza, y más allá del Cabo de Hornos, y más allá del gran Mäelstrom de Noruega, y más allá de las llamas de la perdición antes de abandonarla!".

Ha sido la mayor victoria política que he conocido en mi vida. La única vez en la que he estado totalmente de acuerdo con un político. Ha tirado abajo todo un entramado muy bien diseñado, la plutocracia sustentada por el control de los medios, el soborno de los políticos y la endogamia universitaria. El tinglado sionista se va a venir abajo y eso va a crear movimientos tectónicos en los equilibrios de poder en el mundo. Por lo pronto, hay que atender a la "alianza planetaria" Trump-Putin (otro político que admiro profundamente).

Al Estado Islámico espero que le entren por tierra, los pasen a cuchillo y se hagan con el petróleo. Creo que España debería ofrecerse a colaborar en esto y tener luego su parte proporcional de petróleo gratis, con la que se pagaría nuestro déficit de manera inmediata.

Y el muro en la frontera se va a hacer y lo va a pagar México. Así se dijo y así se hará.

Y el feminismo va a ir plegando velas. Esta gente que actúa desde la superioridad moral, estigmatizando, decidiendo qué palabras podemos emplear, qué actitudes debemos tomar y hasta qué pensamientos podemos tener, va a ir cerrando la bocaza.

Pero lo mejor va a ser el influjo sobre Europa. O el IV Reich vira a la derecha, o va a quedar aislado por la pinza Rusia-EEUU. El mundo progre se cae y se extingue. A España puede que tarden más en llegar los vientos de cambio, dado el adocenamiento logsista que se nos ha caído encima, pero al final llegarán. Son ocho años que tiene Trump asegurados, y el influjo cultural de EEUU sobre Europa, a todos los niveles, es muy potente. El cambio va a ser real y muy profundo. De momento, el mismo Trump ya ha declarado que quiere crear un partido paneuropeo, que supongo que se asociará con el UKIP, la AfD y el Frente Nacional. Espero que Trump abra una delegación en España para que pueda yo votarlo.

Y ahora es momento de celebración. Enhorabuena a todos.

14:27:54 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja