26 de junio de 2016
El twitter del blog
Hace quince años, cuando empecé este blog, acababa de aparecer Blogger y Eduardo Arcos estaba recopilando, en la ya desaparecida bitacoras.net, los blogs que iban saliendo en español. El primero fue eduardoarcos.com, también cerrado, y luego se fueron agregando los demás. Yo recuerdo que le mandé un e-mail y me incluyó en la portada (porque todos cabíamos en la portada). Tuve el blog número 24 en español.

Yo ya venía desde hacía un año publicando en un dominio mío llamado multitextos.com, escribiendo directamente en HTML y luego actualizando a mano la portada.

Los blogs anteriores al mío eran de informáticos y de gente que trabajaba en la tecnología. El origen de los blogs era dejar sólo los enlaces a las cosas que ibas visitando. Entonces, cuando aparecí con mis artículos de tres o cuatrocientas palabras se quedaron muy extrañados. Esta gente básicamente era una cuadrilla de gilipollas sin nada que decir, salvo Minid. Nacho Escolar todavía no había montado su factoría de copia-pega. Y no sólo se quedaron extrañados sino que, a modo de burla, me imitaban y añadían al final "y bla bla bla bla bla bla".

Había también otro sector con algo más de fondo (tampoco mucho). Allí estaban David de Ugarte, que duró muy poco, y un tal Juan Gonzalo, periodista de El Mundo, que usaba Blogger, y del cual no encuentro ahora referencia alguna.

Toda esta gente creo que ha cerrado ya.

Si en aquellos meses se estaba produciendo la extinción de las primeras .com (lugares en los que yo soñaba trabajar), dinosaurios cebados con capital bursátil, nosotros éramos como los primeros mamíferos, unas ratas de cloaca que se alimentaban de migajas. Yo me lo pasé muy bien.

En aquellos tiempos era muy importante lo que llamábamos "neutralidad". Había miedo a que una empresa privada controlase toda internet. Por eso, nos queríamos basar en estándares. Uno de esos estándares fue el RSS, que permitía la exportación automatizada del contenido. Se popularizaron los lectores de RSS, primero como aplicaciones de escritorio (!) y luego a través de BlogLines (ya cadáver) y otras webs.

Yo enseguida vi en los blogs una plataforma potente, que permitía publicar sin ningún intermediario y que escapaba a cualquier intento de control. En esto, acerté completamente. También tenía la esperanza de que algún día me llegase a dar dinero, cosa que no ha sucedido.

También publiqué, en aquel tiempo, un par de novelas en una pequeña editorial. Yo no sé si soy bueno como novelista. Saqué el primer libro, después de meses de trabajo, correcciones, galeradas, contratos, discusiones con el editor sobre leísmos y laísmos, aprobación de la portada y esa semana aparecí en el Babelia, que era como una especie de patíbulo, junto con otros tres reos de muerte. El crítico escribió insultando, haciendo burlas y perdonando la vida. Y el problema era que, para un libro que no era best seller, si el Babelia no daba su placet tú no existías. Y más problema era que el diario El País, en lugar de periódico, era un panfleto del PSOE. Todo aquello me pareció falso, adulterado y hueco. La idea básicamente era sacar el librito pro PSOE en cualquier editorialita, suplicar luego una columnita en un rinconcillo y alimentarse de las migajas que soltaría el PSOE, poniéndose cada dos años la medallita de "escritor" en la presentación de un libro que nadie va a leer. Esta gente para mí es un columnista de partido, no un escritor. Para mí, escritor es aquel que vive de las ventas de sus libros, y esos libros no son simple ficción popular. En España hoy, nadie.

Y por eso, decidí seguir en internet. El contraste entre el mundo naciente, joven y libre de internet, y el mundo almidonado, gris y mortecino del papel lo sentí tan claramente que ya no quise ser escritor, que sólo quise escribir. Andar por ahí poniendo mensajitos de tu puño y letra en los libros, diciendo al capullo de turno que lo quieres y te cae bien, ir dando charlitas en los fines de semana, opinando de lo que no sabes, dar clases a adultos sin talento para que remeden los cuentecillos de Raymond Carver, eso puede ser una actividad tan digna como chupar rabos de homosexuales en los arcenes del polígono Marconi, pero no es escribir.

Luego, con el tiempo, se ha visto que la inteligencia ya está en internet, que en el mundo de la prensa de partido, y de los que se alimentan de sus migajas, sólo queda lo mediocre. Todas las ideas nuevas, o a veces simplemente la información no adulterada, están saliendo de internet.

A mí en los medios se me ningunea, se hace como que no existo. Las únicas entrevistas de periodistas que he recibido han sido del Diario de Noticias de Portugal y de un corresponsal colombiano en Madrid. No sé si queda algún periodista español que no me haya leído. Todos callan. Y hacen bien. Es lo más sensato que pueda hacer un moribundo.

Empecé usando Blogger y luego salieron MovableType y WordPress. Me interesó MovableType porque te permitía mantener tu propia base de datos en tu servidor, y eso iba a favor de la neutralidad. Yo ya empezaba a sentirme encerrado en Blogger, porque andaba metiendo contenido en casa de otro. Un par de años antes se había producido la venta de El Rincón del Vago, con todos los contenidos creados por los usuarios, a una empresa grande, que ahora no recuerdo. Yo no quería que un día Blogger fuese vendido, cerrado, adulterado por nadie con mis contenidos dentro, por lo que decidí currarme mi neutralidad y aprendí el PHP.

Monté el motorcito que aún usa mi blog en dos semanas. Le puse comentarios filtrados, con posibilidad de destacarlos por mí, y usé el sistema de generar archivos de texto por cada entrada, de modo que la base de datos no tuviese que trabajar salvo cuando actualizo. Esto dio más trabajo, pero a largo plazo se ha demostrado que aligera mucho la carga del servidor y te permite aguantar los golpes de los enlaces en páginas muy grandes. Monté la base de datos PostgreSQL, en contra de la moda imperante del MySQL. Era más difícil de instalar pero era 100% libre, sin empresitas detrás haciendo regalitos para luego manipularme. Ahora lo tengo todo en un VPS con Debian. Este blog sigue siendo libre de forma y fondo, estándar y con herramientas 100% libres.

Pero lo que más trabajo me dio fue marcharme de Blogger: claramente, no había ninguna forma de "exportar" tus escritos. Los amiguitos que te facilitaban el no aprender a maquetar un HTML, también te ponían lo más difícil posible el largarte. Pero yo tenía una colección de HTML en mi servidor y, con expresiones regulares en Perl, fui succionando todas y cada una de las columnas, con sus correspondientes comentarios, hasta que las metí en mi PostreSQL. Ahí dije adiós a las herramientas de terceros.

Y por todo esto que acabo de explicar, se comprenderá que me ha costado mucho aceptar que este blog tenga que estar enlazado con Twitter. Pienso que debería la gente seguir usando los lectores de RSS, que son estándar, y no dejarse arrastrar a la comodidad del caramelito fácil. Pero estos RSS llegaron a un punto en el que se concentraron todos en Google Reader, para luego Google cerrar el servicio. Claramente, detrás estaban sus ridículos intentos de promocionar Google+, que nunca ha llegado a funcionar. Pero, sea como sea, los blogs ahí han quedado tocados de muerte. El mismo Twitter ya les dio un golpe, absorbiendo la función social que había atraído a muchos usuarios (los más mediocres).

Ahora, en los blogs hay un afán comercial, de indexación en Google, incluso de periodismo clásico en internet. Poca gente monta un blog sólo para expresarse.

Y yo hace meses que me he dado cuenta de que la gente no puede seguir mi blog. Se han acostumbrado a Twitter y yo ya no aparezco. Además, actualizo tan poco que entrar a ver si hay algo acaba siendo muy frustrante. No tengo estadísticas de visitas, pero han bajado mucho. Esto también se debe a mi poca frecuencia de actualización. Creo que no llegan a las 400 diarias, incluyendo lo de Google. También es verdad que, dentro de esas pocas visitas, muchos artículos míos superan el millón de lecturas y siguen leyéndose cada día.

Pero, a lo que iba, al final este blog va a tener una conexión con Twitter. Va a ser una conexión automatizada mediante IFTTT, que lee mi RSS. Esto permitirá a alguno ponerse de seguidor y leer las entradas según vayan saliendo. La parte buena de esto será que, aunque no actualice mucho, la gente no se olvidará y desaparecerá.

Mi nombre en Twitter es @alnog76.

17:54:51 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja