27 de junio de 2016
Bendito Brexit
Los resultados de estas elecciones dejan a un PP muy crecido y un pacto de los botellines tocado y hundido. A mí me parece que lo que ha llevado votos a la derecha ha sido el Brexit. Esto no parece comentarlo nadie, pero fue anoche muy claro que las encuestas les habían fallado a todos. Iglesias había preparado un gran concierto y un festón en plan 40 Principales para celebrar el sorpasso, mientras que Rajoy no tenía ni fiesta ni discurso preparado. Salió y no sabía qué decir. Esto me dice que ni las encuestas internas más optimistas sabían lo que iba a pasar, porque la gente tampoco lo sabía. Realmente, todo vino después del Brexit.

¿Y por qué sucedió esto? Claramente, cuando ganó el leave los medios españoles hablaron de catástrofe, de hecatombe, de fractura, de error mayúsculo. El Ibex tuvo la mayor caída de su historia, la libra se hundió, los perros aullaban, los muertos se revolvían en sus ataúdes y se acercaba el Juicio Final. La gente relacionó a Podemos con el Brexit y al PP con las buenas relaciones con Europa. Hubo un vuelco al final, y a mí me parece que ha sido para bien.

PP:
Aparece como el gran beneficiado. Le falta sólo un diputado para poder sumar con Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria. Ese diputado, lamentablemente, nadie se lo puede dar. A lo mejor un par de maletines y unos Tamayo y Sáez podrían funcionar pero lo dudo. Está abocado a un pacto con el PSOE.

PSOE:
Su dulce derrota lo deja con 85 diputados y sin opciones de gobernar. Hay que darle muchos besos y abrazos al señor Sánchez, que se los ha ganado. Ni tan siquiera me atrevo a llamarlo cadáver político, son capaces de dejarlo ahí. En principio, pienso que la jugada será quitarlo y luego hacer un pacto de abstención con el PP. Tienen a favor que con sólo dos diputados que se abstengan ya puede entrar Rajoy, así que la dirección del partido puede decretar una "libertad de voto" y lavarse las manos.
Queda en suspenso la pregunta de si el PSOE tiene futuro o no. Dependerá de la capacidad del sucesor de Sánchez. El partido ahora mismo entrará en el taller y a ver qué hacen.

Unidos Podemos:
Llegué a creer que habían conseguido tomar el camino del 36. Ahora lo dudo. La lógica decía que el PCE sólo serviría para espantar al ala derecha de Podemos, a los que se creyeron aquello de "partido transversal". Errejón ya lo avisó, pero Iglesias temía desinflarse como un suflé. Cuando Errejón salió tan raudo anoche a la tarima y dijo "ha sido un mal resultado", a mí me sonaba a "ya os lo dije". Las Mahou finalmente no funcionaron. Y lo peor es que ahora ya se ha visto la querencia guerracivilista y nadie se va a creer los discursos de centro, transversales ni socialdemócratas. Ahora huele demasiado a lúpulo. Iglesias ha fijado su posición a la izquierda del PSOE, se asegura no desaparecer pero también tiene mucho más difícil el llegar a gobernar.

Ciudadanos:
La cobardía de Rivera ha pasado factura. Las feministas le dijeron dos cositas en los periódicos, se cagó, se echó atrás y apareció como el más feminista de los partidos. Pero la feminista al final es una mujer, y la mujer no quiere a los cobardes. Rivera se ha quedado sin unos votos y sin los otros. Y lo peor es que su posición indefinida, en un supuesto centro ya saturado, le puede abocar a la desaparición.

Por tanto, cualquiera puede ver que aquí hay dos opciones: gran coalición o nuevas elecciones. La gran coalición tendría la ventaja de que juntos suman lo suficiente como para reformar la Constitución. Ahí se podrían encarar reformas de calado (esto es lo que defendía Javier Nart anoche). Pero tiene la desventaja de que el PSOE, si no vende bien el tema, puede llegar a desaparecer. Las nuevas elecciones podrían acabar dando la victoria ya real al PP.

Pero mientras no se arregle el problema catalán, ya podéis ver que faltan siempre unos escaños a un lado y al otro. Esa pieza que falta son ERC y CDC. Hay que sentarse y empezar a ceder, porque de otra forma se puede alargar un año más el problema, pero no se puede resolver.

10:08:25 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja