25 de marzo de 2016
Primavera belga
Bueno, parece que ha habido otro toquecito ahí en Bruselas. Ahora vamos a poner unas cuantas velas y que salgan los políticos a decir "no acabarán con nuestro modelo de convivencia". Lo importante es impedir que llegue Donald Trump a la candidatura republicana.

Y yo a veces envidio a los progres, a mí me gustaría también representar un faro moral y disfrutar de lo bien que va nuestro país. Pero, lamentablemente, no puedo. Tal vez sepa demasiado, o lea demasiado.

Ahora he estado leyendo a uno de los intelectuales del socialismo hablar de "actuar con racionalidad" y "disfrutar de una Europa sin miedo". Es decir, no hacer nada.

Mirad, voy a hablaros con racionalidad: a cada hostia que nos dan, no sólo hay que contar el número de muertos sino cómo se han meado en tu cara, te han hecho odiarte a ti mismo, luego odiar a tu país y finalmente desconectar de los valores de tu sociedad. Eso si no plantas cara. Es por eso que Europa va a menos y el Islam va a más.

Otro artículo me ha gustado más: "Europa, situación límite". Pero hay algo con lo que no estoy de acuerdo: nuestra situación de inoperancia, cobardía y autodestrucción no es "única en la historia de la Humanidad". De hecho, es una fase del ciclo de vida de cualquier civilización, muy estudiada históricamente, por la que las sociedades ya demasiado opulentas durante demasiado tiempo vienen a un amariconamiento de los varones, a un rechazo de la violencia y a un autoengaño acerca de su futuro. Esto se da porque la disyuntiva entre el disfrute fácil y el sacrificio por la defensa de unos valores en los que ya no se cree (porque los valores se relajan y desdibujan poco a poco) se resuelve recurrentemente a favor de la primera opción. Ahí se llega al momento de decadencia terminal, cuando no se tiene ya capacidad de reacción y entran otros, te pisotean y te matan.

En el siglo III a.C. los griegos, tras siglos de relajación y sodomía, sufrieron el intento de invasión de los romanos. En la tercera de las guerras macedónicas, ya el semidios Perseo, con su cuerpecillo femenil y su pelililla fláccida, huyó del campo de batalla para salvar antes su dinero que su país.

Pero tan pronto como en el siglo IV d.C. los bárbaros del norte, encabezados por Atila, saquearon y quemaron Roma, imponiendo la Edad Media. Hacía ya un siglo que venían estos bárbaros haciendo pequeñas incursiones, teniendo continuas escaramuzas en las fronteras, ante lo que Roma no creyó conveniente detener las orgías, las sodomías en los baños termales y los grandes discursos de Cicerón en el Senado.

Pero poco duró la gloria de los godos, porque a principios del siglo VIII ya estaba el visidogo don Rodrigo en intrigas y traiciones palaciegas en Guadalete, lo que le llevó a perder toda la Península Ibérica, que cayó a manos de los omeyas, a los que sucedieron los almohades, conocidos como los primeros fundamentalistas islámicos.

Y a partir de ahí, los descendientes de los visigodos a base de hambre entendieron que sin violencia no había paraíso, e iniciaron la Reconquista, que fue un éxito y dejó a Boabdil "llorando como mujer lo que no pudo defender como hombre". Estaban los reinos de taifas muy preocupados por la paz, la multiculturalidad y el comercio.

Por lo tanto, estamos en la fase final, decadente, inmoral y cobarde de nuestra civilización. Mucho tendrían que cambiar las cosas para evitar llegar al final de nuestro ciclo.

Y ahora la estrategia del Estado Islámico es bien clara: hacerse con armas nucleares e invadir Europa. Corren ahora informaciones de los "servicios de inteligencia"... Pero esto es lo que yo escribí en febrero de 2011:
El plan básicamente es derrocar a los dictadores laicos, dejar que Occidente se crea que va a haber liberalismo y turno de partidos, meter luego a los "hermanos musulmanes" y cuando tengan la bomba nuclear tirarla. Primero irán a por Israel, pero nosotros somos los segundos de la lista, los usurpadores de Al-Andalus. Y vuelvo a repetir que Al-Andalus no es Andalucía sino toda España hasta la Cordillera Cantábrica.
¿Quién me creyó en aquel momento? ¿Quién hizo caso a este islamófobo, xenófobo y todo lo fobo que haya? Aquí se celebraron las revueltas, se dio por cierta la versión estúpida de los progres y se arrimó el hombro incluso en la guerra de Libia.

En mayo del 15 el Estado Islámico anunció que en un año tendría la bomba nuclear. En dos meses se cumple el año, vamos a preguntarles si la tienen ya.

La invasión de Europa será pan comido cuando consigan tirar bombas nucleares en las cuatro o cinco principales ciudades al mismo tiempo y comiencen a partir de ahí una guerra de guerrillas con su propia población, que ya la tienen diseminada por el territorio. Básicamente, será un cambio del campo de batalla, nada más. ¿Podrá salvarnos EEUU? Aunque no esté el mulato cazamoscas, que desea secretamente el Gran Islam, no será sin grandes devastaciones que se podrá erradicar el califato. Cuanto más tarde se actúe, mayores serán los daños.

13:20:09 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja