26 de noviembre de 2015
Solución al terrorismo islámico
Visto el gran éxito que tuvo ayer el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y en el marco de nuestra ejemplar Ley Integral contra la Violencia de Género, me atrevo a aportar mi propuesta de solución para otra cuestión de candente actualidad como los sucesos del Bataclan: ¿por qué no actuamos con la misma eficacia y contundencia con el terrorismo islámico?
  1. Creamos unos tribunales con un nombre aparte para este tipo de violencia: Tribunal de Violencia Islamista. En estos tribunales sólo podrán ser juzgadas las personas de religión islámica, como único colectivo que puede producir este execrable tipo de violencia.

  2. Como ocurre con todos los tribunales con nombre aparte, la función principal de los tribunales de Violencia Islamista será conculcar derechos fundamentales y garantías procesales. En este caso, suprimiremos la presunción de inocencia, aquel desfasado principio de in dubio pro reo que usaban los romanos. Si la víctima de violencia islamista sostiene de manera insistente y coherente una versión de los hechos, esa versión se dará por buena en la sentencia, independientemente de las pruebas de las que se disponga y de la versión del acusado.

  3. Estos tribunales juzgarán cualquier delito islamista, desde una frase publicada en el Facebook hasta una masacre de 200 muertos. Cualquier reo condenado por estos tribunales será llamado terrorista, aunque no haya ejercido violencia alguna.

  4. En el caso de delitos leves, como pequeñas amenazas, coacciones o agresiones sin lesiones, se atenderá al autor de los hechos para considerar el tipo penal: si se trata de un ciudadano de religión no islámica, se le imputará una falta y se juzgará en un juicio rápido de faltas, pero si se trata de un ciudadano de religión islámica, entonces se le imputará un delito con penas a partir de seis meses de cárcel, y será competente el tribunal de Violencia Islamista.

  5. Cuando se produzca una denuncia por violencia islamista, la policía procederá a la detención del acusado aun sin pruebas y sin más indicios que la declaración de la supuesta víctima. Esta persona pasará la noche en "dependencias policiales" (calabozo) y será puesto a disposición judicial a la mayor brevedad.

  6. Cuando no sea posible el procesamiento del acusado por total falta de evidencias en ningún sentido, el juez decretará el archivo parcial de la causa, para no permitir las actuaciones posteriores por denuncia falsa.

  7. En el caso de que la víctima retire la denuncia, el fiscal continuará de oficio con la acusación hasta el final. También se aceptarán denuncias de vecinos u otros testigos, verdaderas o falsas.

  8. Cuando exista ya una condena, por leve que sea, la víctima pasará a tener el estatuto de "víctima de violencia islamista", teniendo derecho a una Renta Activa de Inserción de 430€ al mes durante un máximo de tres años, entre otros beneficios.

  9. También, en el caso de condena, será obligatorio imponer una orden de alejamiento de cualquier ejemplar del Corán y aun de cualquier contenido islámico, cualquiera que sea su formato o soporte. No cabrán aquí alegaciones acerca de libertades de culto u otros derechos, esto se tendrá que cumplir en cualquier caso.
Y si con todo esto no conseguimos reducir la violencia islamista, al menos tendremos a toda la población musulmana amedrentada y arrinconada. Son los beneficios de luchar por la igualdad.

19:32:10 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja