24 de septiembre de 2015
La independencia que no llega
Faltan menos de tres días para votar en las largamente anheladas elecciones plebiscitarias y el ruido mediático casi no deja atender a los hechos más simples:
  1. Cuando hay una parte que ha declarado estas elecciones como plebiscitarias se entiende que lo que quiere es hacer un referendum a través de unas elecciones autonómicas. Dejando aparte el derecho o incluso la posibilidad de llevar esto a cabo, lo que parece de risa es que digan que si sacan menos votos que la otra opción van a valer los escaños. Hombre, si es un referendum lo que dices que estás haciendo, tendrás que sacar mas del 50% para decir que lo has ganado. Mas es simplemente un caradura sin criterio ético ninguno.

  2. Las ambiguas afirmaciones acerca de la imposibilidad de quedar fuera de la UE me resultan muy interesantes. Quieren decir estas personas que si de repente Artur Mas se declara presidente de un país soberano, hay una reunión del Consejo Europeo y le ponen una silla a él, le ponen el nombrecito sobre la mesa y se pone a votar las cosas. Claramente, si no hay silla para ti, por más que llames a la puerta, no hay silla para ti. La Unión Europea es un lugar en el que están una serie de países, que tienen cada uno un derecho al voto, unas funciones tasadas y unas obligaciones. Esos países entraron a través de unos protocolos y esos protocolos siguen vigentes. ¿Qué hay que discutir en ello? ¿Hay alguno de los 28 que haya aparecido por allí por generación espontánea? Si España veta la entrada de la Cataluña independiente, nunca podrá entrar. A corto plazo, tras el reconocimiento del nuevo país por la ONU, Cataluña está fuera de Europa a todos los efectos. A mí esto no me parece una mala idea, sólo me gustaría que no se mintiese.

  3. El euro se puede seguir utilizando. Andorra lo hace. También se puede crear una moneda cuyo tipo de cambio esté referenciado al euro. No creo que esto diese muchos problemas, porque Cataluña tiene un nivel económico muy parecido al de la media de la eurozona. Puede tener una moneda referenciada al euro sin mucho trauma.

  4. La cuestión de la deuda de España está también clara: la deuda es de España. Por eso, cuando dicen que Cataluña no se podría financiar, más bien deberían pensar en sí mismos: sin Cataluña la deuda española es impagable.

  5. El problema de la nacionalidad española es más peliagudo. ¿Pierden los catalanes la nacionalidad española? Me temo que lo harían. El artículo 11.2 CE puede ser modificado para no tener a siete millones jugando a dos bandas. También se pueden poner impuestos sólo por tener la nacionalidad, independientemente del lugar de residencia, como hace EEUU. Aquí también tengo que decir que un independentista que está sufriendo por no perder la nacionalidad de la metrópoli opresora no me parece un independentista serio.

  6. Y finalmente queda la cuestión de los porcentajes: ¿una decisión de semejante calado, que ocasiona problemas irreversibles de incierta solución, se toma con un 50,05% de los votos? Sería exigible un porcentaje más o menos holgado, pongamos tres quintos al menos. Si se ha inducido a la gente por este camino mintiendo acerca de la pertenencia a Europa, obviando las piedras que habrá en el camino, y sólo se llega al 50% muy raspado, ¿cuál será el porcentaje cuando se vea la realidad? ¿Se hará otro referendum para volver al redil? ¿Y esto qué coste tendrá?
Me gustaría ver algún día la independencia de todos los Países Catalanes pero esto no puede hacerse mediante engaños. Hay que decir la verdad y ganar por amplio margen. Si no se puede, hay que esperar o conformarse. En este caso, creo que Mas ya sabe que va a perder. Creo que ya tiene pensada la cobarde salida dialéctica como en el gatillazo del 9N. No va a hacer nada.

20:45:55 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja