25 de mayo de 2015
La II Transición
Esta mañana lo primero que he hecho al levantarme ha sido revisar la última hora de Manuela Carmena. Toda una noche sin saber de ella ya me estaba preocupando. Ahora estoy celoso de Antonio Miguel Carmona, con ese idilio Carmona/Carmena que se nos viene encima.

Y luego de mi autonomía he acertado a conocer el resultado final: el PP se tiene que ir. Han pasado 20 años desde que Zaplana ganara las elecciones. Dos décadas marcadas por los negocios inmobiliarios, la corrupción y los enfrentamientos con Cataluña. Hemos echado a perder nuestra industria, nos hemos cargado de deudas, hemos retrocedido en el uso del valenciano y dentro de España ocupamos ya la posición de los pobres (aunque seguimos pagando como los ricos). Paradójicamente, tanto Camps como Fabra me han parecido buenos presidentes, pero limpiar la basura de Zaplana ha sido una tarea imposible para alguien de su mismo partido.

Y ahora el socialista Ximo Puig el primer día sale y dice que quiere "resetear todas las instituciones valencianas". Así con ese tonillo de buen talante que pone. Pero es que el alcaldable Ribó también dice: "hoy empieza el cambio de régimen en la ciudad de Valencia". Mónica Oltra, que al final acabará siendo la presidenta, simplemente ha dicho "cambiará todo" y luego ha amenazado con juicios y cárcel a "todo responsable". Esto no va de broma, esto es lo que es: un tripartito de izquierdas nacionalista.

Estoy contento por la alegría de la gente, que es mi gente, la etnia catalana del País Valenciano. Pero también pienso que el tripartito en Cataluña fue un fracaso. Cataluña ha estado gobernada desde Pujol por la derecha. El camino económico de estos tripartitos es el de Andalucía. Por eso yo he votado a Ciudadanos.

Pienso que si Ximo Puig es inteligente pondrá a Oltra a gobernar de inmediato. Sin ella no se puede hacer nada, y cualquier intento de mandar por encima de ella va a salir mal. Esta mujer es más conflictiva que Rosa Díez, no va a parar de mover lío y bronca.

Lo primero que supongo que harán será poner Canal 9 en marcha, casi todo en valenciano. El error de Fabra de cerrarlo le ha traído esta derrota. No se puede, en los tiempos que corren, abandonar nunca la maquinaria de propaganda.

El valenciano dejará de llamarse "lengua valenciana" y se asimilará al catalán, cosa que es lógica. Las relaciones con Cataluña mejorarán al punto que la misma Generalitat Valenciana puede que emplee sus recursos y su influencia en apoyar la independencia catalana.

Luego espero que empiecen a arreglar la Educación, que está hecha unos zorros. Las aulas prefabricadas son un problema, pero las ratios excesivas y la falta de programas de apoyo y refuerzo están hundiendo las notas y multiplicando el abandono escolar. Es un daño silencioso pero muy grave, mucho peor que los llamados barracones. Esto Joan Ribó lo tiene que conocer muy bien, después de 30 años dando clase en Secundaria en la provincia de Valencia.

Por cierto, ahora que dicen que van a abrir cajones, me gustaría abrir yo el de las facturas de esas aulas prefabricadas: ¿es verdad que pagaba la Generalitat 5.000€ al mes por cada contenedor de hojalata? ¿Y qué hay de los llamados "conciertos"?

En la Sanidad espero que acaben con las contratas de oscuras empresas privadas que no son más que chiringuitos de corrupción, subcontratas, sobrecostes y un chanchullo detrás de otro. Todo lo que se ha venido en llamar "gestión privada" espero que lo prohiban. Una empresa privada es una organización que compite en libre competencia y que debe ganarse los clientes. Cuando el cliente ya viene dado, por mucha eficiencia que se pregone, son amigotes y maletines, esto ya lo conocemos bien. Y que se aplique también a la enseñanza concertada lo antes posible.

Otra cuestión que me parece fundamental es el peaje de la AP-7: ¿esto qué hace ahí? La Comunidad Valenciana viene soportando desde hace décadas esta carga impositiva, que aumenta el precio de todos los transportes, incluídos los de los productos más básicos, y que no tienen en otros sitios. ¿Por qué unos gratis y los otros pagando? También habrá que preguntar por qué no llega nunca el tren de cercanías Dénia-Gandia tantas veces prometido.

Y supongo que también de inmediato restablecerán las emisiones de TV3, que no nos costaban ni un euro y que era una de las mejores televisiones de España. Estuvieron desconectando repetidores por la fuerza para luego cerrar también Canal 9. ¿Hacía falta ser tan miserable?

Y ya en el ámbito de las infraestructuras supongo que cancelarán obras faraónicas y apretarán un poco más por el corredor mediterráneo, que tiene que lanzar los puertos de Alicante y Valencia como vía de entrada de mercancías para toda Europa.

Pero todo esto no se puede hacer sin mejorar el modelo de financiación. Eso de ir haciendo el modelo impositivo a la medida de Andalucía porque allí es donde se sacan los votos se tiene que terminar. El modelo colonial de extracción de rentas al que Zapatero sometió a la Comunidad Valenciana no va a seguir. Que nos dejen con nuestro dinero y que hagan ellos lo que les dé la gana.

Y hablando del resto de España, tengo que decir que el tema de Carmena y el tema de Cifuentes no me afectan. ¿Por qué tengo yo que estar interesado en eso? Tan sólo diría que esa gente del PP que automáticamente se ha sumado los escaños de Ciudadanos como propios puede llevarse alguna sorpresa. Es muy posible que Ciudadanos pacte en algunos sitios con el PSOE, en otros con el PP y en otros con nadie. De hecho, pienso que cabe la posibilidad de un pacto con Ángel Gabilondo antes que con la señora que cosió a porrazos a todos los jóvenes madrileños.

El PP va a perder a todos sus barones territoriales excepto Feijoo. Y si no saca mayoría absoluta en las Generales, cosa imposible, entrará muy probablemente Pedro Sánchez, aquel al que Rajoy le espetó: "mucho me temo que usted no va a ser Presidente del Gobierno". Y ahora mucho se teme que a él le quedan seis meses. No va a haber adelanto electoral ni nada, pedirá dinero a Bruselas para maquillar el paro un poco más, gastará el pelín que pueda en caramelitos y rezará por un milagro que no se producirá.

El otro aspecto más relevante de estas elecciones es Ada Colau. Entre ella, Carmena y mi compañero Joan Ribó tienen las tres principales ciudades. Esto va a dar una tremenda exposición mediática de cara a las generales. Por tanto, peligro: Podemos no es el partido más votado de España, pero sí el más eficiente en gasto/escaños. Conforme vayan tocando poder, empiecen a repartir dinero y les lleguen las subvenciones, la cosa va a ir claramente a más.

Para mí, lo que se produjo ayer es el mayor cambio de poder desde la Transición. Los partidos que causaron la crisis van a ir poco a poco desapareciendo, aunque el PSOE pueda pescar momentáneamente en ese río revuelto. El terreno que se pierda va a ser ya irrecuperable. Las necesidades de los votantes van a ser cubiertas por estos dos nuevos partidos, que eventualmente podrán incluso abrir el "candado del 78" e iniciar sin oposición ninguna la II Transición.

20:01:48 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja