30 de mayo de 2014
El bolivarianismo va a llegar
En mi interés por comprender las raíces ideológicas del neopablismo bolivariano, he llegado a la figura de Simón Bolívar. La primera vez que oí su nombre yo era un niño y escuchaba las canciones de Loquillo y los Trogloditas. En medio de la canción, Loquillo paraba de cantar y soltaba: "¡Simón Bolívar!". Yo pensé que era uno de los que tocaban en el grupo.

Simón Bolívar es el padre fundador de Latinoamérica, llamado el Libertador. Para ellos, es como para nosotros don Pelayo. A partir de ahí, ha surgido a lo largo de la historia toda una pléyade de caudillos que han reivindicado su figura.

El primero, el fascista Giuseppe Bottai, ministro de Mussolini:
"La Italia fascista vislumbra en Simón Bolívar un temperamento en extremo cercano a nuestra sensibilidad política. Bolívar no sólo es un Libertador, sino también y sobre todo un hombre de armas, un condottiero. El fascismo honra en él a quien ha sabido mantener apartado del Nuevo Mundo el pernicioso influjo jacobino y materialista".
Cita de la Wikipedia.

Marx, en cambio, lo había despreciado. Pensó que había creado un culto a su personalidad que no casaba con la causa obrera.

El bolivarianismo es la izquierda sin Marx y basa su diferencia en tres pilares:Imaginemos un diálogo privado entre Anguita, uno de los marxistas que aún quedan, y Pablo:

-Mira Pablo, en este Frente Popular que vamos a crear hay que armar un verdadero programa de gobierno, perfectamente cohesionado y articulado, punto por punto y apartado por apartado. Hay que estudiar la situación y luego una cosa lleva a la otra, que lleva a la otra. [El razonamiento marxista es perfectamente hegeliano, racional y de herencia ilustrada].

-Tranquilo, Julio. Teniendo claros nuestros principios de igualdad y bien común, establecemos unas directrices y sobre la marcha iremos decidiendo según los análisis que hagamos.

-Pablo, no caigas en ese error: programa, programa y programa.

-Julio, no caigas en ese error: programa sí, castillos en el aire no.

Ésa sería la tensión principal entre el marxismo de IU y el bolivarianismo de Podemos. Se ha impuesto lo segundo porque el marxismo tiene ya demasiado pasado, y ese pasado no es bueno.

Otra diferencia fundamental con IU es el uso de las redes sociales. Esto no se debe a ningún influjo latinoamericano, simplemente se debe a la edad de sus integrantes. Usaban los twitters en su vida personal y es lógico que los hayan seguido usando. El efecto ha sido tremendo porque aquí se ha producido un cambio de paradigma político. Un cambio de este tipo no se producía desde los años 20 del siglo pasado. Y me explico:

Hay gente que cree que los partidos de izquierdas surgieron a principios del siglo XX por contraposición a los partidos decimonónicos, que según parecen creer eran todos de derechas. Esto no es así.

En el XIX existían el Partido Democrático de Pi i Margall o la Unión Republicana de Blasco-Ibáñez. Estos partidos eran de izquierdas pero eran partidos de salón, sus acciones políticas se basaban en la prensa escrita y las conferencias en ateneos y similares. Esta forma de hacer política en su momento fue innovadora, por el uso de unos medios de masas como los periódicos, y tuvo una capital influencia en el ciclo revolucionario burgués que se extendió por Europa y que sentó las bases de las democracias actuales. Por tanto, fueron partidos de mucho éxito, pero su tiempo pasó como pasa el de todos.

A principios del siglo XX surgió una nueva forma de hacer política. Se siguieron usando los periódicos, pero se tomo la calle y se dio paso a la política de masas. Aquí ya el contacto entre el líder y los militantes era directo, a través de los clásicos mítines. Esto extendió la política a aquellos que no sabían leer y a gente que tradicionalmente se mantenía ajena. Ya todos empezaron a participar en política, y se estableció aquel famoso concepto de "el que dice que no es de derechas ni de izquierdas, es que es de derechas". Tomó la política tal grado de totalitarismo que no se podía nadie quedar al margen. Aquí el primer Pablo Iglesias fundó el PSOE y arrasó completamente con los "partidos de salón" de la Restauración, por muy de izquierdas que fuesen. ¿Por qué se extinguieron tan rápidamente los partidos liberales y republicanos del XIX? Porque se produjo un cambio de paradigma.

Y ahora el segundo Pablo Iglesias, sin darse realmente cuenta, ha introducido un nuevo cambio de paradigma. De la política de masas a la política de redes. De esto hubo un primer conato en tiempos del "no nos falles" zapateril, pero la cosa se quedó ahí. Ahora ha eclosionado de manera definitiva. ¿Cómo sabemos que Pablo hace política de redes? Primero hacedme un favor, ved el vídeo de mi admirado Iñaki Gabilondo:



Iñaki es, siempre ha sido, un falso amigo. Es también de signo libra, como Pablo, y ejerce sus dotes de diplomacia para arrimar el ascua a su sardina, que no es otra que su amado y maltrecho PSOE.

Pero escuchemos esta frase (min. 2:10): "Y pienso que las redes sociales, que maneja muy bien Podemos, son un buen territorio para conservar bien esa inmensa muchedumbre de jóvenes que le siguen y que posiblemente le seguirán todavía. No sé si va a ser suficiente sin el apoyo de las televisiones, etc. No digo que no vaya a haber apoyo, no va a haber seguramente como antes, no sé si va a ser capaz de sostener a las muchas personas adultas, muchas de ellas del PSOE que le han votado en esta situación".

Iñaki básicamente cree que si le cortan al Podemos las televisiones los votos volverán hacia el PSOE. Esto es un grave error de alguien que ya no entiende la situación actual. Lo que se va a encontrar Iñaki, para su disgusto, es que cuando ya le hayan taponado en Mediaset mediante chantajes, siga la censura en los medios públicos y tal vez incluso lo arrinconen en la Cuatro, el Podemos seguirá creciendo con una fuerza imparable. ¿Y esto por qué va a suceder? Porque Podemos es un fenómeno que se ha viralizado, y según ya explicó Seth Godin en su famoso libro, esto es un proceso imposible de parar por ningún medio de comunicación. El mismo concepto de red ya incluye que ningún nodo es necesario para que la estructura siga funcionando.

El Podemos es como el whatsapp, corre de móvil en móvil a una velocidad endiablada. Ya no hay un gran altavoz que difunde el mensaje hacia la masa, es una comunicación peer to peer, que significa "de igual a igual". Pablo ya no tiene ni que hablar para seguir ganando votos: mientras va en su Scoopy a la facultad, mientras compra una camisa a cuadros en Alcampo, mientras ve Juego de Tronos hay miles de personas que con sus móviles están evangelizando a favor de la causa. Todo el mundo cuenta cuántos seguidores tiene el twitter de Podemos, pero no cuenta cuántas menciones a Podemos hay en el twitter cada minuto.

Si Rajoy o Rubalcaba quieren entender el fenómeno de viralización de Podemos, no deben hacer caso de frikys con el pelo blanco ni iñakis asustados y pasmados ante el colapso de su partido. Tienen que hablar con gente como Rodolfo Carpintier, Martín Varsavsky o Luis Martín Cabiedes, porque son esos los que conocen internet y están acostumbrados a este tipo de fenómenos. Ya les adelanto que los dos tienen el mismo futuro que Cánovas y Sagasta, su tiempo ha terminado ya. El nuevo paradigma se los va a llevar por delante.

16:14:31 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja