22 de febrero de 2014
Kurt Bruno Kirchner
Resulta que había un señor ya cincuentón que emigró de Europa a Argentina en 1945. Este buen hombre se instaló con su esposa en una finca en la Patagonia, a unos 15 kilómetros de San Carlos de Bariloche. Fue un apasionado de la naturaleza argentina, realizó numerosos viajes por el Cono Sur. Unos años más tarde se mudó a Paraguay, en donde vivió una jubilación sin sobresaltos hasta 1971, año en el que murió a los 82 años de edad.

¿Y por qué hablo de esta persona, de cuya existencia han aparecido numerosos y contundentes testimonios? Porque se hacía llamar Kurt Bruno Kirchner, pero ese no era su nombre real. Su verdadero nombre era Adolf Hitler.

Un libro del periodista Abel Basti ha desvelado documentos y muy numerosos testimonios sobre esta cuestión.

Ahora toda la película de El Hundimiento se queda en una gran gilipollez. No hubo ningún suicidio conjunto con Eva Braun, no se quemó el cuerpo con gasolina para que no fuese encontrado. Stalin pasó años buscando el cadáver porque nunca creyó la versión del suicidio. Se analizaron miles de cadáveres descompuestos, con ayuda del dentista personal de Hitler. Mientras tanto, el tío estaba haciéndose mates en Bariloche. Y hasta se había afeitado el horrible bigotito.

Hitler negoció con los norteamericanos la entrega de armas, documentos y tecnología para mejorar el poder estadounidense, a cambio de dejarlo escapar de Berlín junto con otros jerarcas nazis. La idea era que si no se rendían en ese momento a los aliados, la Unión Soviética ocuparía toda Europa.

El plan fue meticulosamente diseñado. Viajó desde Berchtesgaden hasta Noruega en hidroavión y de allí hasta la costa patagónica en un submarino militar alemán. Luego en tren hasta la finca de Bariloche.

Aparte de eso, el libro de Basti explica que tanto la CIA como el MI6 británico conocían el paradero exacto de Hitler pero nunca tuvieron la intención de atraparlo. Y llega incluso a citar el testimonio de un ex militar brasileño, hijo de un alto cargo nazi, según el que Hitler murió el 5 de febrero de 1971 en Paraguay y estaría enterrado en una cripta bajo un hotel de lujo.

Y todo esto parece que ha sido un secreto a voces durante 60 años y ha dado ya lugar a numerosos libros y algún buen documental.

Cuántas novelas y cuántas películas se han hecho sobre Hitler y los nazis. Total para nada, porque como siempre la realidad superó a la ficción. Hitler sobrevivió a Stalin, Churchill e incluso Adenauer, conoció a Alemania como tercera potencia económica mundial y seguramente habló el español con acento argentino. Ahora falta el bombazo final: ¿es creíble que no llegase a tener ningún hijo con Eva Braun?

23:11:16 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja