26 de julio de 2013
Para lo que sirve el Facebook
Ya conté una vez que durante los primeros años de la moda del Facebook yo ni tan siquiera sabía para lo que servía. Luego me pareció de utilidad para fingir simpatía con gente a la que no quieres ni ver. Incluso luego le tuve que reconocer el mérito de enseñarte la cara de todos los que se han follado a tu mujer.

Pero ahora entiendo realmente para lo que sirve el Fichibú: para echarte en cara todo aquello que hayas dicho en el momento en el que la cagues de verdad. Incluso con validez como prueba judicial, como seguramente iremos viendo.

Y no voy a lanzarme a opinar sobre el accidente del tren Alvia hasta que no se sepa qué dice el maquinista. Lo que me parece de momento es que le ocurrió lo mismo que a un conductor de autobús que hace unos años tomó el carril de salida de una autopista y simplemente no frenó. También volcaron y hubo muertos.

De hecho, una vez me ocurrió que yendo a Valencia con mi hermano en mi flamante Ford Focus, un chavalote se puso en paralelo a nosotros mientras tomaba el carril de deceleración (que terminaba en una brutal herradura). Se quedó mirándonos, yo me quedé mirándolo, me extrañé mucho, pero simplemente siguió recto y acabó dando botes por el secarral en una nube de polvo. Miré por el retrovisor y milagrosamente el coche no había volcado.

Ya sé que todos quieren cargar la culpa en políticos, en el que "lo puso allí", en los recortes presupuestarios de RENFE. A veces el cerebro humano no funciona como debería, realmente somos unos monos que acabamos de bajar del árbol. Si fuésemos aves rapaces, difícilmente perderíamos la concentración, pero nuestro hipertrofiado córtex no está ni de lejos diseñado para velocidades de 200 km/h. No frenó porque se despistó, y eso lamentablemente es todo.

Actualización:
Para mí, aunque aún no haya declarado el maquinista, por declaraciones de técnicos y de otros maquinistas ya está bastante clara la cuestión.

Ésta fue la secuencia de acontecimientos:
  1. Se construyó una línea de alta velocidad pero no se terminó totalmente, se dejó un último trozo de línea convencional por razones de presupuesto o de dificultad de expropiaciones.

  2. Se puso control automático de la velocidad de los trenes en todo el tramo de alta velocidad, pero no en el tramo último de línea convencional que es el que tiene la curva peligrosa.

  3. Se dopó un tren viejo con motores más potentes y se lo llamó Alvia como se podía haber llamado Talgo++. No me queda claro si los frenos también se reforzaron acordemente o se dejaron los viejos.

  4. Se dejó la línea de la siguiente manera: en casi todo el trayecto se circulará a 200 km/h., que son 100 km/h. menos que el verdadero AVE, y se gozará de una seguridad igual a la del AVE. Pero en el último y breve tramo el tren deberá frenar hasta 80 km/h. en un espacio de tiempo de 72 segundos (según declaraciones de RENFE, el maquinista debió frenar "cuatro kilómetros antes", lo que a 200 km/h. nos indica que el tren recorrerá esa distancia en exactamente 72 segundos).

  5. Se permitió, consciente o insconcientemente, que la maniobra de frenado recayese exclusivamente en el maquinista, puesto que la luz roja de alarma de exceso de velocidad que el sistema antiguo y obsoleto hace saltar, es posible que no permita el tiempo suficiente para frenar. Esto lo tendrá que aclarar el juicio, solamente es una hipótesis, pero por palabras del maquinista me da la sensación de que el chivato rojo salta y si tú vas a 200 km/h. ya no frenas. ¿Y esto por qué? Porque esos chivatos rojos se pensaron para trenes que iban a 100 km/h. como mucho. Al dopar el tren para correr tipo AVE, el sistema antiguo que hay en ese breve tramo pudo quedar totalmente obsoleto e inservible. ¿Alguien se preocupó de ello? Parece que no.

  6. Y con esas condiciones el maquinista tuvo un despiste de 72 segundos. Un tiempo largo o breve según se mire. Para mí, él es penalmente responsable. Sus actualizaciones de Facebook y sus mensajitos con el móvil en plena conducción ya no hablan de un alto grado de responsabilidad. Cuando se asume la conducción de un tren de estas características, hay despistes que no se pueden tener. Eso no quita que sea manifiestamente un error y una mala idea dejar "cabos sueltos" en la planificación de este tipo de infraestructuras, porque el error humano puede tardar más o menos, pero al final siempre aparece.


13:40:24 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja