1 de enero de 2013
Las cifras son incontestables
Acabo de encontrarme una tabla con las cifras históricas de facturación y asistencia a salas de la industria de Hollywood. Qué claramente reflejan el daño que hicieron los mangantes, y cómo en EEUU al menos están mejorando por fin las cosas después de pararles los pies. En España todavía siguen cacareando Power Point en mano.

Resulta que, si tomamos como punto de partida el año 2003 (que es cuando la banda ancha bajó de precio, porque antes con el módem aquel nadie podía bajarse películas con el Napster), vemos cómo la marabunta de mangantes ha estado comiéndose unos pastizales que no eran suyos. Año a año, los robaperas iban arañando millones a una industria emblemática y ejemplar en los EEUU.

Entre 2003 y 2011 la industria cinematográfica norteamericana incrementó su facturación un 10,12%, lo que ajustado a la inflación nos da un incremento del -12,62%. Esto supone algo más de mil millones de dólares perdidos. Pero si tenemos en cuenta el crecimiento real del PIB estadounidense, que ha sido en el periodo del 18,9%, nos encontramos con una crisis realmente jodida y dura. Todas las demás empresas crecen casi el 20% y tú decreces el 12%. Todo esto ajustado a la inflación.

Pero las cifras de asistencia a salas de cine han sido aún más duras, con una caída del 16,25% en el periodo 2003-2011. Ese es el periodo de la mangantización e-mulera, la época en la que era guay y estaba de moda tener el "ordenador todo el día encendido" o presentarse a las Campus Party con toda una lista de películas por "conseguir". Recuerdo a alguno de mis conocidos, que mantenía una pila de CD con un chorro de películas que en su vida tendría tiempo para ver. Pero quedaba muy intelectual y muy progre en aquel momento decir: "yo ya no veo la tele, si acaso una peli con mi novia". La peli de terror que les esperaba a aquellos mangantuelos es la que aún me pone los pelos de punta.

Por lo tanto, se comprende que la industra recibiese con alivio la muy esperada Stop Online Piracy Act, también llamada SOPA, que entró en vigor en octubre de 2011. Ahí se ha notado clara y directamente su influencia, con un incremento del 6% tanto en facturación como en asistencia a las salas. Y esto sin que haya mediado ningún gran fenómeno tipo Avatar, que sólo contribuyó a frenar la imparable caída.

Entonces, hay futuro para los artistas, para los creadores, para el talento. No hay futuro para los mangantes, para los chorizos powerpointistas, para los parásitos que se esconden en Nueva Zelanda. Las cifras son de una claridad tal que ni el más cabestro asalta-derechos las podrá negar. Solamente alguien que guardase entre oreja y oreja el material con el que los alcornoques se protegen del frío podría engañarse a sí mismo en un buen día soleado y tranquilo como el de hoy.

13:28:33 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja