19 de enero de 2013
Desmoronamiento de la cleptocracia
Estaba hoy pensando en el tema de Bárcenas. En principio me parecía una astracanada más, como tantas a las que nos tiene acostumbrados la II Restauración, pero ahora creo que la cosa va más allá. Ha habido muchos episodios de corrupción política desde que se instauró el actual régimen: caso Filesa, los fondos reservados, Roldán, el caso Naseiro, pero siempre eran personajillos de segundo y tercer nivel. Nunca se había conseguido tirar de la manta hasta la misma cúpula del partido.

Pero con este tema de los sobrecitos nos vamos ya a una corrupción sistémica, instaurada institucionalmente desde la dirección del partido. Una estructura de delincuencia organizada. Y creo que no sólo van a ser esos pocos miles de euros, porque si el contable tenía 22 millones en una sola cuenta, ¿qué tendrán los que han estado por encima de él?

Sencillamente, el sistema cleptocrático ha funcionado a través de las llamadas "donaciones anónimas", sistema que acabaron prohibiendo en 2007. Se podía legalmente dar cualquier suma de dinero a un partido político sin que el partido tuviese que declarar de parte de quién llegó ese dinero. Obviamente, los partidos del turno estuvieron funcionando como inmensas lavadoras de dinero negro durante más de tres décadas. Además, el antiguo secretario general Jorge Verstrynge habla de facturas falsas y sobrecostes.

Por tanto, entendamos la jugada: tú legislas sobre las eléctricas, privatizas Repsol, pones un montón de autopistas y luego las rescatas, cambias la ley del suelo y luego montas una burbuja inmobiliaria, y a ti antes y después de eso te llegan unas "donaciones anónimas" a tu partido. Claro, si la donación es anónima y no queda registro de quién la hizo, es materialmente imposible que ni Hacienda ni juez alguno controle si esos ingresos los declaras al fisco o no los declaras. ¿Cómo saben el volumen total de las donaciones, si los donantes nunca podrán ser identificados? Si no hay ni factura, ni recibo, ni transferencia que indique ese dinero, tú declaras lo que quieres. Y ya que te has puesto una ley para no pagar impuesto alguno en tu condición de partido político, pues ya cierras el círculo y te ahorras también el IRPF pasándolo con un sobrecito.

Y mejor aún que eso, sales y dices: "mirad que pobrecito soy, que sólo cobro 60.000 euretes al año, pierdo dinero de estar en la política". Luego en sobres te llevas unos 130.000 limpios de todo. Esto para ir tirandillo hasta que te retires de la política y ahí ya te quedas bien arreglado.

Y a mí, si me quedaba algún mínimo respeto por el Partido Popular, ya se lo he perdido del todo. El PP es lo que parece, un reciclaje del clientelismo corrupto franquista en una pseudodemocracia. Si el PSOE son unos necios y unos bobos llenos de sesentayochismo irrealista, el PP no llega ni a los ideales, es una estructura de medro, mangue y trinque sin escrúpulo alguno. Son mangantes nada más, la mayoría funcionarios o vagos sin oficio ni beneficio. Toda su imagen de gestión eficaz y de empresa privada es pura fachada, las privatizaciones no son más que chanchullos madrileños, las empresas privadas que conocen son los monopolios franquistas, las cajas de ahorros, las concesionarias de todo tipo o las sociedades interpuestas en repúblicas bananeras. La empresa privada española que aún sobrevive lo hace a pesar de los políticos, así de claro.

Pienso que la cleptocracia se cae ya a cachos. Aplicar todas las medidas de austeridad que aún van a venir va a ser imposible desde la indigencia ética y moral de unos robaperas disfrazados con una corbata. Si había ya que juzgarlos por negligencia en su labor de gobierno, ahora ya directamente será por mangantes. Si tenía Rajoy tres miuras en los toriles, ahora le viene un rinoceronte llamado Bárcenas. Y menos mal que le queda Cospedal.

Actualización:

Y Ecogesma existe.

19:14:20 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja