3 de junio de 2012
La década prodigiosa
Me he dado cuenta hoy de que llevo casi once años publicando en internet. Me he puesto a recordar, como en una película cinematográfica, todo lo vivido y escrito. Un joven de 25 años sin un duro en el bolsillo, que no sé si tenía más mala leche o esperma retenido, con pocos amigos y mal avenidos. El final del año 2000 y el principio de 2001 fue una época para mí inolvidable, de descubrimiento y aprendizaje.

No habían llegado a España aún los blogs. Lo que molaba y fardaba era Geocities, ¿no os acordais ya de Geocities? Me bajé el programita para el FTP y me puse allí unas cosillas. Había que hacer el HTML sobre todo muy "estándar", importante que fuese compatible para absolutamente todos los navegadores, no podía faltar ninguno. El futuro de la web, el formato en el que pronto estarían todas realizadas era el Flash. Todo iba a ir en Flash, el HTML sólo quedaría como continente. Ya los más avanzados iban poniendo unas entradillas que te pegaban un bailecito antes de que pudieras ver el contenido de su web.

Al año siguiente salió Blogger. Cómo fardaba y cómo molaba Blogger. Allí nos fuimos en tromba. Le pusieron un editor que te ponías tu enlace sin tener que saber la etiqueta ni nada. Le sacaron una versión de pago "plus" que te dejaba subir y meter las fotos. Toda internet iban a ser blogs, el periodismo pasaría a ser totalmente un blog, toda empresa debía tener un blog. Algunas tenían el blog corporativo y los de los empleados.

Lo de los blogs era en plan "comunidad". Si te hacías un blog, pertenecías a la Comunidad. Eso significaba que te iban a poner el "microbanner" los más amiguetes, enlacito algunos otros, y que obviamente debías estar a la altura de las circunstancias. Yo no lo estaba, por supuesto, y critiqué la Comunidad por paleta y por endogámica. Tampoco se portaron mal conmigo ni antes ni después, todo hay que decirlo. Nos metimos el sistema de comentarios y ya aquello fue la bilis pura.

Pronto saltamos al Twitter, había que ser muy guay y muy cool para los 140 caracteres. Los blogs eran un vejestorio completamente acabado.

Pero el megafarde nos vino con la web 2.0. Eso sí que lo petaba. Aquí era un poco un nuevo concepto: el contenido es aportado por los propios usuarios. Y de ahí llegamos a la estación de destino: las "redes sociales". Que básicamente quiere decir que después de los foros, los chats y los wikis, no has visto nada y ahora vas a descubrir el Facebook y sus derivados.

Es decir, que pasamos de buscar y estructurar los contenidos, a ir improvisando artículos, para luego soltar cagarrutas ya por compulsión y a última hora simplemente darle al botoncito del "me gusta".

Hemos dado después el salto cualitativo y nos vamos al teléfono móvil, con unas apps que te cagas. Todo el futuro van a ser las apps, no va a existir ordenador portátil, toda pantalla mayor de diez pulgadas desaparecerá del mercado, los teclados físicos sólo serán antiguallas, la gente ya sólo usará el PC para tareas pesadas. Qué grandes y maravillosas cosas nos quedan aún por ver.

Ya lo dijo Larry Ellison:



00:00:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja