25 de mayo de 2012
Robinson Crusoe
Para las lecturas obligatorias de mi trabajo, ya desde el año pasado evito la mercadotecnia progre y los panfletitos. Uno de los libros que he puesto este año en 1º de la ESO es Robinson Crusoe. Y no porque diga que la mejor inversión como empresario fue la compra de dos esclavos negros para la recolección de tabaco, sino porque ahí sí que veo yo la "educación en valores".

El tío llega a la isla, están todos muertos y se monta su pyme. Primero con una chabolita y luego ya con casa solariega, segunda residencia, finca productiva y ganado de cabras. No es realmente un libro de aventuras sino de conceptos: el valor del conocimiento. Robinson Crusoe se fabrica muebles, ropa, armas, lo que le echen. Repite varias veces: "no hay ningún oficio que un hombre no pueda dominar si dedica el suficiente tiempo". Cien años después, en pleno Romanticismo, Crusoe hubiese sido un héroe agónico y doliente, debatiéndose entre depresiones e intentos de suicidio. Pero Defoe es un ilustrado y le da a su héroe las dos cualidades que más ennoblecen al ser humano: la racionalidad y la creatividad. Y son estos dos valores, y no los complejos de culpa, los que yo he intentado inculcar en el que tal vez sea el último curso de mi carrera docente.

00:00:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja