6 de septiembre de 2010
Alps Road Trip V
Mucha gente hace la vuelta de los viajes por la autopista a toda pastilla, para ahorrarse una noche de hotel. Yo los viajes por carretera los procuro hacer sin "vuelta", simplemente viajando hasta completar el círculo. En este caso, quise conocer la campiña francesa, uno de los lugares más agradables que he visitado. Es una infinidad de pueblos llenos de vida, de gente educada, de aire fresco y oxigenado, bosques, trigales, pastos y carreteras vacías que nunca se acaban. Había cambiado el tiempo y hacía fresco. Tuve incluso que montarme el forro de la chaqueta.







El rollo simpático español es un poco para "sacarle la pasta al turista", siempre un servicio interesado. La educación francesa se da en todo momento y es producto de la ilustración. Paré en una farmacia a pedir unos productos que necesitaba. Había utilizado el traductor de Google y lo había traducido mal. Tanto el farmacéutico como la muchacha que lo ayudaba fueron una maravilla y allí no había turismo de ningún tipo.

En Francia todo el mundo camina despacio y con buena cara. Paré a echar gasolina en una especie de cooperativa de piensos y salió una mujer morena y reseca, con las caderas anchas, pisando las briznas de paja que el viento había esparcido. Me echó la gasolina como si te pusieran Dom Pérignon en Versalles. Seguí camino atravesando pueblos sin ningún radar y sin ningún badén.

Llegué a Brez, donde iba a hacer noche. Harto ya del chantaje de los congelados Ibis, salí a ver qué había por el pueblo. Encontré enseguida una hamburguesería en una callejuela y pedí una de tres quesos. La muchacha se puso muy nerviosa al servirme, yo creo que las francesas fantasean con el macho ibérico. Me volví a la habitación y estuve mirando la calle.



La hamburguesa, la mejor que he probado: el pan redondo pero francés, con corteza dura, la carne de ternera alimentada con pasto y los tres quesos una maravilla. Ahora mismo pagaría 20 euros por comerme otra aquí, aunque sólo me costó seis.

Tenía mucho camino la mañana siguiente y poco me entretuve. Era sábado y el pueblo despertaba lentamente. Ver a gente de veinte años caminar por la acera con su barra de pan recién comprada sorprende a quien vive en la Meca del discomóvil.

Antes de irme quise echar unas fotos a la catedral, que es modesta pero le da solera al pueblo.






Tenía que dormir en Andorra, así que tiré para abajo sin más demora. Fue un día con tráfico y algo triste. Creo que la soledad me está cansando. Comí unos sandwich de gasolinera que estaban mejor que muchos menús de restaurante español. Me los comí en una especie de mina a cielo abierto, con una arena roja y una grava prensada que me invitaron a hacer la idiotez más grande de todo el viaje: avancé inconscientemente con la T-Max como si me quisiera ir al París Dakar. En algún momento casi me quedo atascado, pero buscando las zonas donde crecían hierbajos pude dar la vuelta y salir. Estas cosas no me preguntéis por qué las hago, una vez en el colegio me dio por hacer equilibrios en una barandilla y la maestra casi me da dos bofetadas.

Acercándome a Andorra tocaba subir el puerto d'Envalira. No le saqué mucho provecho porque había tráfico y pensaba en cruzar la frontera antes de que cayese la noche, porque llevaba la luz fundida.



Andorra es otro país avanzado gracias a la superior inteligencia de sus habitantes. Eran dignas de ver las colas de merluzos que subían desde Francia o España sólo para echar gasolina cuatro céntimos más barata.



El puerto estaba brumoso y solitario, me tiré para abajo con ganas de llegar pronto al hotel, quitarme los zapatos y descansar.






Antes de eso, la gran banca andorrana, la pujanza de este dinámico país.



Después saqué el GPS y estuve intentando llegar así por aproximación. Más de dos horas estuve porfiando, pero todos los caminos llevaban a ninguna parte. Urbanizaciones que se cortaban abruptamente, carreteras que querían salir del país. No atinaba con el hotel, aunque me lo marcaba a menos de medio kilómetro. No veía nada. En un momento acabé en un camino de tierra en un risco infame, el GPS indicaba que mi objetivo estaba a 200 metros, pero no veía absolutamente nada. Empecé a pensar que había anotado mal las coordenadas y tuve que preguntar a un matrimonio que se subía a un coche. Me dijo la mujer que el hotel estaba ciertamente en aquel barranco, aunque no se pudiese ver. Me dijeron que les siguiese y ya pude llegar. Cené bastante bien por unos 20 euros y me acosté pronto.

La última etapa tuvo poca historia. Atravesé la meseta norte por carreteras nacionales, pasé por la comarca de la Noguera, que está muy vacía. Lleida tiene mucha miseria y decadencia. Los hijos de putita que van a Andorra a matricular el coche para ahorrarse unos durillos son también algo folclórico. A mí Cataluña no me ha impresionado demasiado, si se creen que están igual como Francia se equivocan. El País Vasco es también mucho más rico. Mi hermana vive en Barcelona desde hace siete años, es profesora de catalán, y parece que está muy a gusto. Yo no creo que me mude allí.

Llegué a Teruel por el puerto de Sant Just, carretera vacía y casi alucinatoria. No te cruzas absolutamente con nadie y llegas a creerte que estás en un videojuego. A partir de ahí, para que no se hiciese de noche porque iba sin luz, cogí la autopista y llegué hasta aquí.

22:36:31 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

22 comentarios:

Ikke Leonhardt:
"La educación francesa se da en todo el mundo"... salvo en París.
7 de septiembre de 2010 a las 00:54.  

losTelecos:
Alberto,

"rollo simpático español es un poco para sacarle la pasta al turista"... y el rollo de la mayoría de zonas turísticas del mundo!

"En Francia todo el mundo camina despacio y con buena cara"... date una vuelta por París un dia laborable... una parte de la gente no camina, corre!!! para ganar unos minutillos de vida personal!

"sin ningún badén"... están prohibidos en Francia, són un obstáculo a la circulación, un peligro (si no recuerdo mal, la mujer de un abogado tuvo un aborto y él se empeñó en cargárselos hasta que lo consiguió). En españa en teoría deben tener un máximo de 10cm.

Habrás visto que en Francia cuando una carretera atraviesa un pueblo tienen prioridad las callejuelas que te salen por la derecha (no tienen STOPs!), i hacen "chicanes con pedruscos" i "estrechamientos" para forzar a bajar la velocidad. Es una buena solución también, si alguien entra pasado en un pueblo mejor que se estampe solo contra un pedrusco.

Saludos.
7 de septiembre de 2010 a las 10:38.  

Uno:
Acabas de tirar por tierra los mitos de que en Francia todo es más caro, que nos miran mal por ser españoles o lo de 'aquí se vive mejor'.

¿Gente joven comprando el pan un sábado por la mañana?

Aquí los únicos que ves a esas horas vienen de juerga y van camino de casa a dormirla.
Hace años que no veo gente a las 10 de la mañana de un domingo por la calle, cuando antes era de lo más habitual.

Pero claro, luego muchos españoles van a Francia y vuelven diciendo que aquello es una mierda, porque a las 8 de la tarde los bares cierran.

Andorra no es más que otro refugio para los capitales fugados/robados en España. Como ese alcalde de Ciempozuelos tan listo que se fue allí a ingresar el dinero de unas comisiones por recalificaciones.
A saber cuántos miles de millones de los que aún tienen que devolver los hipotecados a sus bancos, y sus bancos a bancos franceses y alemanes, están a buen recaudo en la banca andorrana.

¿Cataluña como Francia?... ni Cataluña ni el resto del país, nosotros aún estamos a años luz de ellos.
Basta con un ejemplo:

Cuando Renault empezó a comercializar los Dacia Logan, como vehículos para mercado de países emergentes, en Francia la gente empezó a reclamarlos para comprárselos.
Mi prima, que vive en Francia desde hace años, me contaba que allí todo el mundo se compro esos coches porque eran baratos, con un mantenimiento muy sencillo y una mecánica muy duradera.
Y cuando digo todos, me refiero a desde el operario de una fábrica al ejecutivo de traje y corbata.

Aquí, en contra, lo habitual es ver a miles de 'quieroynopuedo' hipotecados para tener un BMW, un Audi o coches similares, con su nómina de 1000€, y fardar con los amigos/vecinos de coche.
7 de septiembre de 2010 a las 10:41.  

Konroc:
A los garrulos de esta orilla del mar siempre nos ha impresionado la "politesse française" sobre todo cuando la percibimos saturados del "¡Yo soy ejpañó, ejpañó, ejpañó! y otras manifestaciones tribales de igual nivel, aunque entrañables. En estas circunstancias los gabachos juegan con ventaja y por unos días el viajero cree estar en el Más Allá y no en Francia.

Al final te cansas de tantas hijas de la République de buen ver y mejor trato, de tanta palabrería hueca y tanto ritual prediseñado que, al caer la tarde, te hacen sentir mal. Creo que los franceses lo hacen adrede y despliegan todo ese teatrillo en cuanto detectan un español. Seguramente será para acomplejarnos pero llega un momento en que ansías volver a la tribu, a las toscas maneras de los paisanos, a la berrea del bazar, a las masoveras del lugar, sin artificios, de esas de "al pan, pan, y al vino, como locos".
7 de septiembre de 2010 a las 11:20.  

zz top:
Lo de los Dacia y Skoda es de traca. Si algo me irrita últimamente es la cantidad de desgraciados que van con coches de lujo por España los cuales no los pueden mantener porque muchos de ellos están durmiendo en la calle (no tienen ni 30 euros al mes para pagar un cutregarage en una ciudad-pueblo de segunda!). Yo tengo el mío, un utilitario sin aire acondicionado, bien guardadito y vivo en una zona ¨pija¨ pero lo que más me repatea es pasar por zonas viejunas de la ciudad donde se supone que hay pisos baratos y ver en la calle bmw´s y mercedes a tutiplén, audis a3 deportivos (con las rayitas de colores o las letritas rojo-negras) e incluso algunos porches aparcados todo el puto día. Lo curioso es que miras dentro y ves una cantidad de gañanes y canis acojonante, ni una sóla corbata o persona arreglada. LLamadme clasista pero en mi pueblo se han renovado todo el parque de coches de lujo en plena crisis (nuevos modelos) y aún no me lo explico.
7 de septiembre de 2010 a las 12:58.  

El llavero:
Estoy seguro que en Francia se vive mejor que en España.
Tanto como que los Franceses son unos hijos de puta (asi sin generalizar).
7 de septiembre de 2010 a las 13:40.  

Miliu:
Totalmente de acuerdo. El trato de los franceses siempre que no sea París es excepcional. Un verano me recorrí gran parte de Francia con mi mujer. En un pueblo nada turístico a unos 100 kms de La Rochelle celebraban las fiestas. Por la noche hacían como una cena medieval y tal. Por 10 euros nos hartamos de beber y comer, tuvieron el detalle de buscar a personas del pueblo que hablasen español para ponerlas con nosotros. Nuestro inglés es bueno (a pesar de ser españoles je je je) pero ni pajolera idea de francés. Lo pasamos en grande, una de las personas con la que pasamos la velada nos invitó al chateau de sus suegros. Es más, se llevó a la familia a dormir y se volvió a la fiesta para acompañarnos hasta el final. Otra vez mi mujer se dejó en un pequeño pueblo el monedero con toda la pasta que teníamos en efectivo (hablo de unos 1500 euros, ella es así) sobre la mesa de una terraza. Llevábamos una media hora recorriendo el pueblo cuando una azorada mujer vino a entregarnos el monedero. Se había recorrido el pueblo buscándonos, y encima era la señora de la mesita de al lado. Por supuesto, no faltaba un céntimo. Igualito que en España.

Detallistas y educadísimos. Habré vuelto tres veranos más por allí. Mi cuñado lleva veraneando 12 años en Francia. Sí,a las diez no hay un alma en la calle, puede ser aburrido... pero nos dan mil patadas, oigan
7 de septiembre de 2010 a las 14:48.  

Javier:
Bastante de acuerdo en lo que escribes, solo indicar que los franceses cuando vas a soltar un duro son muy muy educados. En España aunque vayas a gastar te tutea cualquier camarero como te vea que tienes menos de 50 años.
7 de septiembre de 2010 a las 19:12.  

virsanib:
Buenas Alberto y compañía,
Vaya por delante que soy profe de francés; me gusta mi trabajo y cada vez que puedo me cojo el coche y me voy allende los Pirineos: por amor a la cultura francesa y también por temas pedagógicos.
Además, he vivido en diferentes épocas de mi vida y en unos cuantos puntos de la geografía gala: Languedoc, Grenoble, París. Si dejamos aparte Paris, que es un caso especial, el resto de lugares que he visitado o he trabajado/estudiado se han destacado por su belleza, la preocupación que existe en la cultura francesa en salvaguardar el patrimonio, la amabilidad y corrección de sus gentes y su afan por ser servicial.
Este verano, he pasado 24 días dando la vuelta literalmente a la Bretaña, alojándome en campings (muy bien cuidados y muy tranquilos) o en gentes de hospitality (www.hospitalityclub.org) con la que siempre es interesante encontrarse para que te enseñen lo más importante y que no siempre coindice con lo que dicen las guías. He venido maravillada de lo abiertos de mente que son, amables, hospitalarios. Inclusos los "canis" franceses, que los hay, siempre te tratarán con correción y educadamente.
Otra cosa que me sigue llamando la atención, sobre todo durante las vacaciones de verano es que en las tiendas, los supermercados, los restaurantes... todos, pero TODOS los que trabajaban eran jóvenes estudiantes sacándose un poco de pasta para ser autosuficientes durante el curso. Dile tú a cualquiera de esos niños/as universitarios que se pasen currando el verano, verás a ver qué te contestan; que ellos no se pierden el fiestorro en Salou, en Ibiza o en cualquier otro sitio, que los hay a patadas, donde haya fiestas hasta el amanecer.
Si dejamos a un lado el tema de los horarios, que no difieren mucho de cualquier otro país europeo, diré que admiro las carreteras: buen firme y mejor señalización; áreas de descanso hasta en las carreteras secundarias y no digamos de las autopistas y vías rápidas... La gente conduce con sensatez, a pesar de tener una limitación de velocidad algo mayor.
Y en cuanto al nivel de vida, pues sí que cobran más los franceses en cualquier trabajo básico, pero en el super, las cosas cuestan igual que aquí.

Tengo también un blog, y si me lo permites, voy a dejar la dirección. También he ido poniendo fotos de mi periplo bretón y un pequeño relato del mismo.
www.milmariposasvolando.blogspot.com

Cordiales saludos
7 de septiembre de 2010 a las 20:02.  

DEPASO:
Todo un detalle tu comentario de la decadencia de Lleida.......francamente sin hacer esa apreciación tu publireportaje también hubiese quedado bien....
7 de septiembre de 2010 a las 21:50.  

France ohlala:
Si las fotos hubieran sido tomadas en España,cerca de Palencia ,por ejemplo,esta hubiera sido la narracion:
En la primera foto se observa como estos muertos de hambre tienen que plantar trigo hasta en la vera de las carreteras aun a riesgo de contaminarse con el plomo.
En la foto dos , a pesar de su cretinez veis que un cardo y otras malas hierbas campan a sus anchas.Esto es debido a la pereza y ganduleria castellana.Ved las casas del fondo mal encaladas y peor pintadas.¡Que chusma!
Foto tres:Alguien deberia explicar a estos desgraciados desdentados que son los bordillos y las aceras.Que degenerados incultos son estos españolazos.
Foto 4 ,8 y 11.El mas gusto castellano para los zulos y pisitos no es cosa del ultimo boom ladrillil.Que gentuza ,madre mia.
Foto 5 y 6.En cada miserable pueblo se alza una iglesia,generalmente el edificio mas importante del pueblo.La miserable alma castellana es la de un inquisidor.
Foto 7.¿Cuando aprenderan estos sucios españoles a poner guardabarreras que no anputen las piernas a los motoristas?¿El poste es de telegrafos?¡Cuanto atraso en esta Castilla ladrona del progreso catalan!
Foto 10.Otra vez la miseria española y su codicia.Fijaos como destrozan un monte para rellenarlo de zulitos.Luego viene una riada y se lleva medio pueblo y los industriosos catalanes a pagarlo todo.¡Que hijoputas estos españoles!
8 de septiembre de 2010 a las 00:22.  

Miliu:
Virsanib, de acuerdo con casi todo. Difiero en lo de su forma de conducir. Los franceses conducen correctamente en su país porque las multas allí son duras de verdad, pero es cruzar los Pirineos y la mitad se vuelven kamikazes en nuestras carreteras, sobre todo antes cuando aquí no se era tan estricto como ahora. Lo de las áreas de descanso allí es todo un EJEMPLO, no la vergüenza que sufrimos aquí. Aquí me he hecho 800 kms sin parar por la porquería de áreas de descanso que sufrimos. Y luego la DGT quiere que descansemos cada dos horas...
Alberto, tú que viajas en moto lo habrás sufrido seguro. Este verano de Alicante a Valencia por la AP7 el tema era escandaloso, de verdad. Si viajas por el norte aún te puedes salir en algún lado, pero si vienes del sur te mueres: sin sombra, sucias y llenas de moscas. Y de magrebís tirados por el suelo.

Sobre la decadencia de Lleida aún me estoy partiendo, cierto al 100%.
8 de septiembre de 2010 a las 00:42.  

1keva:
He estado varias veces en Francia

Mi opinión de los franceses es negativa. Narcisistas, racistas, nazionalistas...¿canis educados? No tenéis ni idea, chavales.

Eso sí, si os llueve la pasta, os tratarán bien, por supuesto.

En lo que estoy de acuerdo es que son menos agresivos al volante, son prácticos a la hora de comprar sus coches, y son gente que cumple sus compromisos. Como el ejemplo del monedero: son unos hijos de puta, pero reconozco que son honrados.

Pero ¿educación? Todo fachada, hamijos
8 de septiembre de 2010 a las 00:54.  

Joanot Martorell:
France Ohlala, lo has clavado...
8 de septiembre de 2010 a las 10:53.  

manel:
Lleida, decadente posiblemente pero de miserable nada de nada. Mejor se podría hablar de una zona despoblada a causa de un clima extremo y una economía caciquil(la capital, ciudad de militares y funcionarios). A pesar de todo, los pocos que quedan tienen una calidad de vida envidiable: no hay retenciones, comen en casa, tanto la playa como la nieve a una hora,...
Lleida se ha ido vaciando en diversos periodos históricos, uno de los más masivos fué en la reconquista. Adivinas hacia donde?, pues si, hacia el sur, al País Valencià. Alberto, es muy probable que tengas raices de Lleida.
8 de septiembre de 2010 a las 15:29.  

Anna:
Leía archivos tuyos antiguos del año 2006, 2007 y es espeluznante como anunciabas todo lo que iba a pasar (paro masivo, estallido de la burbuja...etc).

Eso...espeluznante!
9 de septiembre de 2010 a las 15:42.  

SOBRE LOS EPUB:
Alberto, muchísimas gracias por darnos la posibilidad de bajarnos tus posts en epub, me parece una idea brillante y le doy mucho uso.

Una petición si no te importa: ¿Podrías contarnos cómo lo has hecho, por favor? ¿Has utilizado alguna herramienta que ya existe o lo has hecho tú desde cero? Muchas gracias.
9 de septiembre de 2010 a las 17:45.  

 alberto 
:

Lo hice en PHP desde cero, el único problema que tuve fue encontrar una librería que comprimiese a ZIP archivo por archivo, no carpetas. También hay que tener cuidado con los caracteres, dejarlos todos 100% estándar porque el epub es muy rígido en eso.
9 de septiembre de 2010 a las 17:55.  

MAS EPUB:
Pues te ha quedado estupendo, ¿no te interesa venderlo y sacarte unas perras? No es que yo pueda comprarlo pero ya que te lo has currado pues así le sacas un beneficio y además así igual más bloggers se animaban.

Una pequeña sugerencia: ¿habría alguna manera de que el título de los epubs sea el mismo de la entrada en vez de un número? Sé que es mucho pedir (bastante ya has hecho) pero si tengo varios para leer no sé cuál es cuál en el Reader.
9 de septiembre de 2010 a las 18:24.  

Inés:
Lo que realmente me llama la atención no son las últimas entradas - en las que intuyo que lo mejor de tu viaje, se ha quedado entre líneas- sino la preciosa frase que preludia el blog y que me recuerda mucho una de las pocas canciones que me llegó de ese "Tipo". Lástima que se olvidó de ella y se pervirtió.
Se añora la época en la que los individuos no tenían miedo de decir y aún menos de sentir eso precisamente. Hoy la gente está tan conformada, tan aborregada, que creo que es absurdo hablar de unos o de otros. En general todos los de alrededor han perdido la capacidad de emocionarse. Cada vez resulta más "impropio" hacerse selectivo, te miran como a un bicho raro que no se "conforma".
Los otros -literalmente, porque para mí están muertos- no aceptan que hay gente que seguimos siendo nómadas, aventureros, un poco anárquicos porque nos da la gana.
Se escandalizan si no nos apetece planearlo todo, si lo que buscamos es dejar que la vida nos siga sorprendiendo. Que somos capaces de emocionarnos en soledad y que necesitados- como todos- tenemos claro que jamás dependientes. Que gritamos impolíticamente sin ser carcas ni hipies trasnochados y que, por supuesto, no nos casamos ni con diós.
12 de septiembre de 2010 a las 22:41.  

melcon:
Fance ohlala, TOTALMENTE DE ACUERDO con tu aportación.
Albert, di algo de esos preciosos CHEMTRAILS que salen en la foto de la catedral.
17 de septiembre de 2010 a las 23:35.  

JOHNNY:
Alberto,dime por donde pasaste para llevarte esa impresión de Lleida,como te comenta Manel,aquí no tenemos retenciones,comemos en casa,o sea que estrés poco.Hace poco estrenemos la llotja que compite en un concurso de arquitectura de este año a nivel mundial,y finalmente una marca " decadente" como Lexus,acaba de filmar un spot de su último modelo en el puente nuevo.Cuando quieras me presto a enseñarte lo " vacía " que es la comarca de la " Noguera" creo que el pasar fugazmente por esos lares en una moto no da para enjuiciar una comarca,igual me equivoco.
20 de septiembre de 2010 a las 14:52.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja