25 de octubre de 2009
Andrés Pedantiello
Hacía tiempo que había leído acerca de los diarios de Andrés Trapiello. Hablaban los enteradillos como si fuesen ese libro minoritario y exquisito que sólo saben apreciar los que están en el ajo. Y hace poco decidí comprarme uno de esos tomos, que lleva el escueto y descriptivo título de Los hemisferios de Magdeburgo.

Empieza don Andrés iniciándonos en su gnóstica filosofía vital:
En Navidad hay todavía unos días que son más absurdos que los otros. Son los domingos. Los domingos de las Navidades parecen querer quitarles el protagonismo a los verdaderos días de fiesta, que son el día de Navidad y el de Año Nuevo, por lo mismo que el día de Nochebuena y Nochevieja son como los sábados por antonomasia del calendario.
Nótese que el señor Pedantiello no aprobaría un examen mío de 2º de la ESO porque a un sujeto semánticamente formado por dos elementos lo nombra en singular y le pone un verbo en plural. Claro, que él se ríe de esos que encuentran erratas en los periódicos, si es que son los despistes de los genios.

Sigue luego explicando cómo se le van los días como mariposas de papel, el paisaje embadurnado de leche condensada y las lecturas de Diógenes Laercio. Este tío es un vago que huele los libros y que se ríe del viejo panadero que carga el saco de chuscos. No sé si es más penoso el posar de intelectualón viviendo y pensando como un ama de casa o el sobrevivir de libros de encargo, amenas charlas y premios amañados. Hasta a mí me han sorprendido las miserias de este escritor "profesional":
Me encargó un libro de doscientas páginas y le he entregado uno de quinientas, con índices, biografías y bibliografías, además de un número importantísimo de ilustraciones, muchas de las cuales eran inéditas... ¿Qué más quiere?

[...]

Cuando colgué me entraron unas ganas incontenibles de llorar, pero no de furia, como hacen en las películas las señoritas consentidas a las que se ha contrariado, que se encierran en su cuarto, se arrojan sobre la cama y hunden su cabeza en la almohada y sollozan con rabia. En uno es por lo contrario, porque no le consienten. Mis ganas de llorar son de aniquilación, me dejan inane, me siento pisoteado, ni siquiera me atrevo a confesarme cómo han sucedido las cosas, y no me derrumbo por respeto hacia mí. Mañana esto se volverá a repetir.
Trabaja, Pedantiello, que te imaginas novelista pero te quedas en pésimo cuentista.

Pero quizá el género del diario funcionaría bien con alguien más inteligente, porque en Trapiello hay una cierta limitación mental, que cruzada con el narcisismo de escritor del papel se convierte en manifiesta necedad. Yo recomendaría a todo el mundo que comprase y leyese este libro (hasta la página 100 he llegado) para entender el proceso de extinción de los papirosaurios.

Por mi parte, siempre recordaré este libro que me ha permitido, tras una vida de intentos, atrapar una gigantesca moscarda, justo encima de la frase: "¿Cuántos errores quedarán todavía en él sólo porque yo no he podido despertarme a tiempo?".

22:11:21 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

9 comentarios:

Tiberius:
Alberto, no sé si has comentado alguna vez esta información:

http://blogs.nortecastilla.es/robertocarbajal/2009/10/13/esta-monja-medico-explica-con-argumentos-cientificos-los
26 de octubre de 2009 a las 00:51.  

anonimus:
Con la que nos está cayendo encima con estos políticos y este paro y... ¿ De quién dices que hablas, Alberto?
26 de octubre de 2009 a las 00:58.  

Tristan:
Tras haberme tragado muchos bodrios recomendados por Sánchez Dragó, el día que recomendó a Trapiello como mejor escritor español vivo, decidí no hacerle ni caso y ahora me alegro.
26 de octubre de 2009 a las 11:33.  

geremias:
El problema, para mi, mas que estetico, es que las charlas las pague alguna obra social de alguna cajita o subvencionen a la editorial de varias fuentes como el hayuntamiento o la Consejeria de cultura de la generalitat.
Claro que seria mucho peor que se dedicara a escribir guiones o hacer peliculas o incluso de tertuliano a sueldo de alguna tele publica.Eso ya nos saldria por un pico.
26 de octubre de 2009 a las 12:22.  

Pipino el breve:
Lo siento Alberto, yo no malgasto mi tiempo ni mi dinero. Hay cosas mucho más serias e interesantes.
¿Y qué me decís de Amenábar? En otro ámbito, por supuesto.
26 de octubre de 2009 a las 15:12.  

Cegato:
Perdón por la pregunta, pero es que, tras leer el párrafo, no veo la incorrección en cuanto a la concordancia sujeto-verbo. ¿Podrían indicármela ya por curiosidad? Gracias.
26 de octubre de 2009 a las 19:57.  

 alberto 
:

"El día de Nochebuena y Nochevieja" debería ser "Los días de Nochebuena y Nochevieja". Se delata él mismo cuando dice "son".
26 de octubre de 2009 a las 23:09.  

enric:
Es Vd. bastante exagerado. Trapiello es un escritor muy por encima de la media. El error que Vd. cita no es ni por asomo representativo de toda su obra. Y respecto a lo demás, ¿qué espera Vd. que le cuenten en un diario?
Considero su crítica bastante pobre.
30 de octubre de 2009 a las 14:46.  

Cegato:
Muchas gracias por la aclaración, Alberto.
31 de octubre de 2009 a las 21:55.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja