27 de octubre de 2008
Cojoncillos
Tan felices en la burbuja y tan asustados ahora. Me da pena leer en mi blog comentarios como el siguiente:
Soy lector asiduo de tu block Alberto. No me canso nunca. La verdad es que estoy acojonado, tengo casi todas las papeletas para perder mi puesto de trabajo a final de año o antes. La clave: no hay dinero. Y conmigo van otros compañeros detrás. Esto empezó a principios de año. Hubo dos oleadas de despidos antes del verano, y me salvé. Pero creo que en la siguiente no. Y cuando veo las colas del Inem se me pone el estómago que se me quitan las ganas de comer. Llevo dias sin dormir. A veces creo que me voy a volver loco, tengo la mente bloqueada y la autoestima por los suelos. Espero que la próxima comentario que escriba sea menos triste.
Querido amigo: espero que no acabes de baja y en la calle por haberte cagado antes de tiempo.

En el año 2003 me quedé yo en el paro y estuve también buscando. No había "psicosis" de crisis y los triunfadores se prodigaban por doquier. Creo que recordáis aquellos años, todo eran emprendedores por aquí y por allá. Y mientras tanto, yo compraba productos Hacendado, pollo del barato y nada de pescado. Con menos de 50 euros tenía que pasar la semana. Esto cuando tenía trabajo, luego acabé en casa de mis padres.

Durante tres o cuatro meses, estuve mandando currículums a cientos de empresas. Preparé un dosier con mis mejores artículos periódisticos y lo mandé a todos los periódicos habidos y por haber. A nadie le interesaba un licenciado en Filología Hispánica. Luego me centré en los institutos privados de toda España: a nadie le interesaba un ex periodista sin experiencia docente. Me presenté a ofertas de profesor de español en el extranjero: faltaba experiencia docente. Al final me presenté a unas para enseñar en institutos de Europa del este, para las que no había ningún requisito previo. Como sabía que mucha gente pediría lo más cercano, yo pedí San Petersburgo para tener más posibilidades. Salieron los resultados y las plazas de San Petersburgo habían desaparecido, las dejaron desiertas. No me quería absolutamente nadie en ninguna parte.

Tenía en aquel tiempo un amigo que me levantaba los ánimos. Nos íbamos a un concierto de los Mojinos Escocíos y me dijo: "tú ya pégate un tiro". Luego empezó a esquivarme porque no quería a un casposo parado ex periodista con él. Entonces, con 27 años la situación era inmejorable: sin amigos, sin novia, sin trabajo, sin un duro, haciéndome pajas en el ordenador de casa de mis padres. Esa fue "la forja de un burbujista".

¿Y me hundí, me amilané, arruiné a mis padres a base de psicólogos? Sólo me quedaba la quimera española por excelencia, lo que los americanos dirían "go west": presentarme a oposiciones. Compré un temario por internet a la editorial MAD y empecé a hacer resúmenes a mano. Eran siete tomos de 500 páginas cada uno, con una redacción que destilaba esa mediocridad con tufo a naftalina tan propia de los profesores de instituto. Trabajaba todos los días ocho horas: a las nueve me levantaba, me hacía un bocadillo de jamón mientras miraba la tertulia de "la mirada crítica", subía a la vivienda de mi abuelo muerto y sentado en una silla de escay, sobre una mesa apolillada, al lado del televisor en blanco y negro ya roto, resumía y memorizaba sin descanso. Para no gastar mi ropa buena, llevaba siempre el mismo jersey de lana y unos vaqueros raídos. De tanto rascarme los huevos tenía ya un agujero en la parte izquierda que me remendó mi madre.

Así pasó todo un invierno y una primavera. A principios del verano era el examen. Ya me quité el jersey y hasta me puse unos vaqueros cortos aún más viejos. En la azotea repasaba aquellos folios: el Cantar de Mío Cid, la fonética del español, las máximas conversacionales, la Generación del 27... Para reducir el riesgo al mínimo, estudié 67 temas de 72. Yo sabía que no necesitaba una nota alta, tan sólo aprobar y empezar a trabajar de interino. Sacar plaza directamente era imposible aunque sacase un 10, porque había luego una fase de concurso. Había que sacar dos bolitas, tenía más del 98% de posibilidades de acertar al menos una.

El 5 de julio me tocó ir a Valencia a examinarme. Allí en un barrio de drogadictos y fragonetas, en un instituto marginal, es donde me jugaría mi futuro. La gente, tan tranquila hablando por aquí y por allá, yo sudando y con un nudo en la garganta.

Repartieron los folios y sacaron un diminuto bingo de esos que les dan a los niños. El tío giró la manivelita y sacó la primera bola: "la expresión del grado, bla bla bla". Uno de los cinco temas que no me había estudiado. Segunda bolita: "el teatro: texto dramático y espectáculo". Un tema raro e incómodo que apenas recordaba. Me puse a escribir y escribir, que si los griegos, que si Sófocles, que si los autos sacramentales, que si la Comedia Nueva, que si la abuela fuma.

Luego venían los comentarios de texto: primero una especie de villancico medieval: los octosílabos por aquí, la rima asonante por allá, la metáfora, el paralelismo y la prosopopeya. Una mierda pinchada en un palo, y yo lo sabía. Se me escapaba la puta oposición: ¿otra vez a mandar currículums que nadie iba a responder? ¿Esperar otro año igual a que volviesen a salir plazas? ¿Meterse a albañil?

Salió el segundo texto, sin firma ni ninguna otra referencia: en cuanto lo veo digo: esto es una columna de Umbral en la contraportada de El Mundo. Me pongo a diseccionar la columnita del psicópata aquel: que si el doble adjetivo, que si la contraposición, que si la intertextualidad. Un admirador de toda la vida.

Y el caso es que la clavé: tres días después vi las notas: había suspendido los dos primeros exámenes por poco y la columnita de Umbral me había metido en la pomada. Trinqué apenas nada: un puestecillo como interino de sustituciones "ya te llamaremos".

Pero "apenas nada" era mejor que nada. Me puse a esperar en la misma azotea en aquel verano de 2004, con ZP prometiendo más y más vivienda para jóvenes, un futuro inmejorable para el país, un infinito anhelo de paz. Yo me tumbaba en la terraza y miraba de noche las estrellas. Con las primeras lluvias del otoño, empezaría una vida nueva lejos de allí.

Haced el favor, españolitos en paro: dejad el prozac, dejad los lloriqueos, dejad el metrosexualismo y poned un poco de cojoncillos, ¡¡coño!!

20:55:45 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

39 comentarios:

sr chinarro:
Sí señor!!!!!

Así se habla!!!!


Mis respetos Sr.Noguera.
27 de octubre de 2008 a las 21:10.  

Vespertino:
Me recuerdas en casi todo a otro filólogo que no tuv más remedio que opsitar o morir en un colegio primado, que aun sacando a otro Umral palante no tuvo más emedio que seguir estudiando, pues el sueldo no le daba para alimentar a la esposa (en paro de esos de los de sin cojoncillos), y a los dos niños. que se sacó otra carrerita mientras desansaba de trabajar y cuidar niños, pues la esposa estaba depre. Que ejerce otra profesión, que ahora empieza a ser ambiciosillo como nunca lo fue y que no para de currar mientras te lee. con dos...
27 de octubre de 2008 a las 21:48.  

MTJohnny:
Una lástima, nuestra generación, la primera educada por y para las mujeres, la mejor preparada de la historia según dicen, no sirve para absolutamente nada. Bueno, sí sirve para algo, para comprer y consumir.

Como bien dices, o subimos los niveles de testosterona o nos hundimos sin remisión.

Pero eso se acabó. Para ir adoptando una actitud positiva, por lo pronto me voy al videoclub a alquilarme un par de apolilladas peliculas de Bruce Lee, en VHS, como Dios manda. Después de verlas ya te contaré.

Saludos.
27 de octubre de 2008 a las 21:51.  

Umbral:
Coño Alberto, enhorabuena. Vas a levantarle el ánimo a más de uno.
27 de octubre de 2008 a las 21:53.  

jopé:
Que vida tan dura tenéis los probes.
Está claro que el futuro "no es país para viejos y mariquitas".
27 de octubre de 2008 a las 22:20.  

petardo:
clap clap clap clap
27 de octubre de 2008 a las 22:28.  

Manu (The Java Real Machine):
Sí señor... con un par.

Yo no lo llegué a tener tan mal, pero como Informático me tocó comerme la crisis de las .COM y el posterior puteo al que nos sometieron luego al haber tanta gente en la calle y tirar las empresas los salarios para abajo.

Y me tocó pasarme 6 meses en casa, y bajarme los pantalones y tener que coger una oferta por un salario menor al que ganaba antes... pero mejor eso que quedarte en casa llorando, vegetando y lamentándote por todo.

Hoy lo tengo claro, si me quedase en el paro intentaría sacar adelante un par de proyectos que tengo en mente, me buscaría currillos como freelance para sacarme un sobresueldo y buscaría mejorar mi formación para ponerme al día.

Y si hace falta, dejar aquí a la familia y largarme a trabajar fuera... lo que sea en lugar de quedar en casa llorando y esperando a que nuestros políticos (a los que lo único que les preocupa es seguir trincando) se les ocurra una solución para resolver el problema.

Además, hay que mirar las cosas por el lado bueno... y a más de uno no les vendrá mal bajarse los humos y entender algo básico a día de hoy... los mercados ya no son nacionales, son internacionales, y hoy se compite no solo con el que tienes al lado, sino con el chino que trabaja por un décima parte que tú, con el Checo bien formado que quiere trabajar.
Así que a ver si espabilamos, nos quitamos la chulería española y nos damos cuenta de que tíos que vayan al curro a hacer lo justo los hay a patadas, y que más nos vale ofrecer algo más y ser más competitivos.
27 de octubre de 2008 a las 22:37.  

Anónimo:
Tú sinceridad te honra. Buén texto.
27 de octubre de 2008 a las 22:38.  

Fran:
Pues razón no te falta.

Yo he trabajado de electricista todos estos años de bonanza y lo máximo que me han pagado en una empresa ha sido 1500 al mes pagas incluidas y con irpf del 2% y con jornadas de más de 13 horas contando viajes de la obra a casa y parando una hora a comer.

Ahora estoy de autónomo, echando más horas que un reloj por un poco más que lo ganaba antes.

Pese a todo no tengo más remedio que tirar para adelante, joderme y encima dar gracias que por lo menos tengo trabajo.

Por eso cuando alguien me habla de vacas gordas me río, porque yo nunca las he visto.
27 de octubre de 2008 a las 23:29.  

Holandés Errante:
Mi primer comentario en este blog, con un único propósito:

lo has clavado.

A quejarse menos y a echarle más cojones a la vida. Bravo.

Para quien se sienta jodido o insultado o con el sentimiendo de esto no es justo, que se pille una copia de "Quién se ha llevado mi queso", que por mi debería ser lectura obligada en la escuela.

Un saludo.
27 de octubre de 2008 a las 23:35.  

Joseba:
Chapeau!!!. Me recuerdas algunos pasos recientes de mi persona para salir de la mediocridad.
27 de octubre de 2008 a las 23:44.  

Pepero:
Y yo me levantaba a las 4 de la mañana para conducir un taxi hasta las 10 am, momento en el cual me iba a mi casa a hacerme cargo de mi hija recién nacida y con ella en brazos me tiraba una media de 14 horas diarias con el temario de las oposiciones, sin preparador ni academia ni ostias en vinagre porque no tenía ni tiempo ni dinero para ello y así en menos de una año me saque unas opos que la mayoria con su licenciatura que yo no tengo bajo el brazo tarda una media de 5 años en sacar. Como dicen en mi cuerpo para lo nuestro hacen falta 3 C´s.
1.- Cabeza.
2.- Corazón.
3.- Cojones.

Hoy dia despues de pasado un año de aquello cuando los vecinos me ven con todo el tiempo libre que tengo paseando a mi hija y con una sonrisa de oreja a oreja aún tengo que escuchar eso de "que suerte tienes".

Cada cual tiene lo que se merece.
27 de octubre de 2008 a las 23:48.  

the opositor:
Tremendo, creo que no se puede explicar mejor, me siento totalmente identificado, y lo peor es que según las pymes y no tan pymes vayan cayéndose por docenas el año que viene se comenta por ahí que van a reducir la Oferta de Empleo Público un 70%. Así que vamos a vivir unos añitos más darwinistas que nunca, tener cojoncillos no va a ser suficiente, me temo.
28 de octubre de 2008 a las 00:05.  

Charles Boyer:
Estoy leyendote desde hace algunos dias y me han gustado tus escritos, pero este es increible ya que yo tambien oposite a principios de los noventa para profesor y lo has descrito de perlas. Al final trabaje desde el 93 hasta el 2002 simultaneando el trabajo en la empresa que cree con un amigo en el 98 de la nada.

Hoy dia es la que nos mantiene aun estando en el sector inmobiliario.

El secreto en esta vida es estar en el sitio justo en el momento justo, nada mas, lo demas aun siendo un inepto puede pasar.

Suerte y gracias por compartir con todos.
28 de octubre de 2008 a las 00:16.  

Epicteto:
Otia, otia, que yo estoy estudiando también filología hispánica, no pensaba que lo tuviéramos tan crudo. En fin, no pasa nada, porque por lo menos no estoy hipotecado, ni tengo coche, ni moto, ni inversiones raras, ni debo nada a nadie... SOY LIBRE!!! VIVA LA VIDA!!!
28 de octubre de 2008 a las 00:20.  

la administracion es ejemplar:
Cojoncillos hay que echarle, si no queremos comernos los mocos, pero no animes a todos a prepararse una oposición joder, que bastantes funcionarios tenemos ya en España, de los interinos y de los otros, esto haría que la burocracia fuera aún mucho más rápida, ¿ó no?
Bueno dejándonos de bromas, te gusta ser maestro?, aún me acuerdo de mi profesora, que llevaba cuatro cursos en una clase, preescolar, y de 1º a 3º de EGB, cada curso en una fila, y daba clase a todos a la vez,ella sola! y te ponia en notas a tus padres que te fallaba el acento en las esdrújulas ó que ténías problemas con la ga, gue, gui..., que grande era la tía. Cuando ha llovido en la enseñanza desde entonces, recuerdo mucho a esta maestra,´con un gran cariño y admiración, aunque en la escuela, todos la temíamos, son cosas que aprecias con la edad.
Y sacaba la mano a pasear muy a menudo, pero su tumba, siempre tiene flores ¿porqué será?.
28 de octubre de 2008 a las 00:26.  

Kipling:
A principios del 2004 la empresa en la que trabajaba cerró y nos fuimos a la rue yo y casi 100 compañeros más. Era una buena empresa, de dueños alemanes, deciros que entraba a las siete de la mañana y salía a las cuatro y media de la tarde y que se cumplían estrictamente las leyes laborales. Lo habitual en España, desde luego.
Como empecé con 18 añitos a currar allí (en 2004 tenía 27 como tú) me correspondían 2 años de desempleo. La verdad es que me tomé la tarea de empezar una nueva aventura laboral con bastante tranquilidad. Además de eso pude pegarle un buen empujón a la carrera de historia, que había comenzado un año antes.
Se supone que era una buena etapa económica, a mi no me lo parecía tanto. Mande curriculums, respondí a anuncios en prensa e internet lo típico vaya. Me ofrecían muchos puestos de delineante (es a lo que me dedico) mal pagados y relacionados con temas de construcción. Algunos rozaban el absurdo, los peores siempre eran los que me ofrecían los servicios de empleo autonómico. Por supuesto os hablo de niveles sub mileuristas (la duda ofende). A mí por esa época ya me olía mal todo lo relacionado con los putos ladrillitos y procuré no entrar en ese sector.
Conforme pasaba el tiempo abría más campos de búsqueda, incluso un día me llamaron un tipo de la franquicia vende tochos de las corbatas verdes ,habían visto mi currículum en internet. Me presenté a la entrevista en un barrio deprimido de Valencia, donde un italiano con aspecto de buscavidas me propuso un "laboro dinamicco". Me gustaría saber ahora donde está aquel pendejo tan "dinamicco", he leído en tu blog que tu fuiste a una entrevista de los corbatas verdes y hablaste con un tipo negro. Yo a ese no le conocí. Joder, que fauna.
Tardé unos 15 meses en encontrar una empresa más o menos decente, en unas condiciones razonables. Allí sigo y no me puedo quejar.
Mucho ánimo para el que ha escrito que tenía miedo de quedarse en el paro. Ánimo hombre que el mundo no se acaba.
Recomiendo a todos leer el poema de Rdyard Kipling "IF" en español "SI". Seguro que un filólogo como tú lo conoce, lo considero una "carta naútica" que guía mi rumbo vital por decirlo de algún modo.
A Bibiana Aido y a la Pajín no le gusta, eso es seguro.

Saludos
28 de octubre de 2008 a las 00:48.  

Flavio Briatore:
Bravo Alberto! grande! grande!!
28 de octubre de 2008 a las 00:57.  

Kipling:
... se me olvidaba. Lo has clavado en la definición, el "go west" español es preparar oposiciones. Así de triste es Ejpain, la tierra de las oportunidades ilimitadas.
28 de octubre de 2008 a las 00:59.  

anónimo:
eres un genio, alberto noguera.

"go west", cómo lo has clavado!

un saludo y sigue : )
28 de octubre de 2008 a las 03:10.  

rayito:
Este es mi tostón.

Mira Alberto, yo, los cojones, me los paso por el forro de los mismos. Y es que plantearme las cosas a base de cojones me produce mucha pereza. Muchísima.

Tengo 41 y el tema de la oposición me lo ventilé a los 20. Vale, no era una oposición a docente y me la pude sacar sin dejar de tocarme los cojones (¿eso es por cojones?). Era joven e idiota y en lo segundo sigo, pero sabía que opositar era una forma fácil de obtener movilidad geográfica, que he utilizado, y cobertura para no quedarme en la puta calle si intentaba algún negocio y me salía mal, que también.

Y vaya, he intentado varios negocios, pero se ve que como no he puesto cojones de los de "esa" clase he fracasado en todos.

En todos mis intentos he acabado palmando pasta, cada vez más, pero ese tema siempre me la ha pelado. Han sido caidas potentes, pero siempre he caido de pie, y creo que es porque siempre he acabado viendo comedia en lo que me pasaba. ¿Soy imbécil? Quizá. ¿Infeliz? En absoluto.

Tienes razón en que ni prozac, ni metrosexualidad ni lloriqueos, pero mi alternativa a eso no son los cojones, sino el descojone. Buen humor y buen rollo, esa es la receta. Ahora mismo debería andar todo depre y empastillado por el pufo de 150.000 € en el que me metió mi ultimo emprendimiento. Mi noble intención era procurarme dos o tres años sabáticos y, de nuevo, fracasé. Entré, imprudentemente apalancado, en una mala inversión, en un mal momento y....adiós pasta que no tengo y que no tendré. ¿Que debo más pasta de la que podré pagar? Bueno, ya me ha pasado otras veces, aunque no tan a lo bestia. Y con el tsunami económico que se nos viene encima estoy, si cabe, menos preocupado por mi pufo. Al fin y al cabo, el dinero que conocemos va a acabar valiendo una mierda. Así que vete tú a saber qué es realmente lo que debo. Bancaja, mi principal acreedor, lo está pasando hoy mucho peor que yo, de eso estoy convencido.

La muerte se cebó bien temprano conmigo, llevándose a mi hermano mayor y a mi madre, eso enseña a relativizar, y mucho. Más cuando te coge con 16 años.

El resultado es éste: No rindo culto al dinero, para mí sólo es un medio. No uso reloj y jamás entenderé el culto a los relojes caros (menos todavía a los Rolex falsificados que algunos idiotas compran por 500 €). En mi casa no hay un solo gramo de oro. Irme de vacaciones playeras a Canarias me parece obsceno con lo que tengo tan a mano en el P.Valenciano (al Caribe ya ni te digo, eso es de gilipollas). A mis ordenadores los jubilo de puro obsoleto o sencillamente porque se me rompen. Las teles me las regalan. Los coches se me caen a trozos antes de cambiarlos. Mi vespa ya ha cumplido 26 años con un solo cambio de aceite en su vida. La fiesta de mi boda se resolvió con 2 paellas en mi casa para los íntimos y sólo acepté regalos de mis suegros y de mi padre. La crisis me la pela bastante, ya que, técnicamente, he vivido permanentemente en ella.

Tengo mujer, arquitecta en bioconstrucción en activo, e hijos, 2, a los que llevo a colegios públicos. Aún no nos hemos privado de nada esencial. Mantengo huerto y gallinas y sé que comida no me faltará, problema resuelto. ¿Hipoteca? Sí, porque la casa que me gustaba no estaba disponible en alquiler, pero eso es tan accidental como todo lo demás. ¿Que se la acaba llevando el banco?, pues que se la lleve y que me quiten lo bailao. Planto una roulotte en el bancal y a tomar por saco. Y, ojo, mi mujer no es ninguna "pepita" abnegada a la que el funsionario le salio rana, ella y yo estamos en esta misma sintonía. Por eso llevamos doce años juntos, y lo que nos queda.

El comentarista tiene razón, el futuro no es país para llorones, pero tampoco lo fue el pasado, lo que pasa es que venimos de un pasado reciente muy idiota, muuuucho, en el que los que hoy lloran se creyeron nosequé.

Llorar también da mucha pereza, y de eso entiendo mucho, de penas de las de verdad y de pereza.

Enhorabuena por tu blog y por tí mismo, Alberto, soy fans tuyo, aunque a veces me toque un poco las pelotas esa afición que tienes a los "yatelodijes". Pero se te quiere, hombre.

R.
28 de octubre de 2008 a las 03:53.  

vicentillo:
y yop metiendome con josu ternera
con garzon y el escríba de balaguer

vicentegala.com
28 de octubre de 2008 a las 08:30.  

sr chinarro:
Amigo rayito, qué leccion, tronco! .Dices que los cojones te los pasas por el forro, y que el dinero ni fu ni fa, cuando has dejado un pufo de 150.000€ : "no rindo culto al dinero" : no , te gastas el de otros, coño(los últimos 150.000, porque dices ser reincidente y parece ser que no tienes capacidad para ponerlos a rendir), que no te falta de nada, que te has hipotecado "porque la casa que queria en alquiler no estaba disponible" y que además si no puedes pagar(algo recurrente en ti)le darás las llaves al Banco y en paz.
El buen rollo y tal me parece de puta madre cuando uno está solo(dices que tú y tu mujer estais en total sintonia, no me extraña es que si no es imposible seguirte macho) pero amigo, los hijos son palabras mayores.
Y una cosa es vivir austero(aqui ok, totalmente de acuerdo) y otra eludir responsabilidades, evitando procurar todo lo mejor únicamente por y para los hijos(¿no es lo que hicieron nuestros padres?).Es lo que me revienta de los baby boomers, no he conocido generación más lerda que la nuestra.
Háztelo mirar,que tienes ya 41 tacos.
28 de octubre de 2008 a las 10:02.  

baburu:
Me he identificado mucho con la relación causa/efecto entre recibir hostias y convertirse en burbujista. A mí me ocurrió algo igual. Me fui de mi ciudad natal muy ilusionado y viví de puta madre hasta que la crisis de las puntocom me dejó en paro. Conclusión: mientras haya trabajo, hay que ahorrar por si acaso. En cuanto encontré otro curro decente (medio año después) me abrí una cuenta vivienda.

Al cabo de los años, cuando había juntado cuatro duros, un amigo cipotecado hasta las cejas me dijo "has hecho bien en ahorrar, yo tuve que pedir una hipoteca al 100%, tú por lo menos tienes para pagar las escrituras." Es decir, cuatro años como una hormiguita para darle toda mi pasta a un notario, y mi amigo lo veía tan normal. Conclusión: quien se mete en un piso a base de prestamos multimillonarios es porque no sabe lo que cuesta ahorrar.

Así me di cuenta de que el mercado inmobiliario se había inflado estafando a soñadores derrochones que no sabían lo que era pasarlo mal.
28 de octubre de 2008 a las 11:57.  

anonima:
esta entrada tuya, alberto, ha sido un exito, y lo entiendo porque nada mas leerlo me entraron ganas de felicitarte. Genial. Solo una opinion, estoy totalmente de acuerdo contigo en que hay que echarle " ovarios" a la situación,...yo estoy en paro pero todos los dias me levanto temprano, busco empleo, y me preparo un buen book a base de dibujar y trabajar e investigar. La gente me pregunta que porque lo hago si estoy de vacaciones pagadas, será que No entenden el termino satisfacción profesional.Siempre he tenido trabajos malos, mal pagados, y cada dos años me presento a oposiciones a costa de perder una semana de mis vacaciones. Siempre me prometo que la siguiente vez voy a estudiar algo,...cada añito he rascado unas decimas. Tengo innumerables cursos, que los hago por propio interes personal. Ya ves, una persona inquieta, responsable. me saque mi carrera en mi años. y no he parado de buscarme las papas, trabajando en lo que sea y estudiando y especializandome. Parte de Las personas que mejor estan de mi entorno, son enchufados en junta o administracion publica: de estos ultimos destaco que son las personas mas incompetentes,vagas, e inutiles que he conocido nunca. Ellos nunca se esforzaron por nada, no tenian ilusion por nada, pero ahi están. Con una flor en el culo a costa de nuestros impuestos.
28 de octubre de 2008 a las 12:08.  

Stella:
Rayito, me has recordado este fragmento de Los viajes de Gulliver, un pedazo de libro un poco echado a perder por culpa de las ediciones infantiles. En el fragmento de marras los liliputienses están registrando los bolsillos de Gulliver y encuentran un reloj, objeto que los liliputienses desconocen y del que acaban diciendo lo siguiente:
"Del de la derecha colgaba una gran cadena de plata, con una extraordinaria suerte de máquina al extremo. Le ordenamos sacar lo que hubiese sujeto a esta cadena, que resultó ser una esfera la mitad de plata y la otra mitad de un metal transparente, porque en el lado transparente vimos ciertas extrañas cifras, dibujadas en circunferencia, y que creímos poder tocar, hasta que notamos que nos detenía los dedos aquella substancia diáfana. Nos acercó a los oídos este aparato, que producía un ruido incesante, como el de una aceña. Imaginamos que es, o algún animal desconocido, o el dios que él adora; aunque nos inclinamos a la última opinión, porque nos aseguró -si es que no le entendimos mal, ya que se expresaba muy imperfectamente- que rara vez hacía nada sin consultarlo. Le llamaba su oráculo, y dijo que señalaba cuándo era tiempo para todas las acciones de su vida".

Y viendo cómo se está poniendo el tema quizá tendríamos que poner en marcha el plan "A modest proposal",aquel texto del señor Swift en el que propone que los padres irlandeses vendan a sus hijos a los ingleses ricos para comérselos y pagar así sus arriendos. Quizá los bancos puedan cobrarse las hipotecas en niños...
http://www.ciudadseva.com/textos/otros/modesta.htm
28 de octubre de 2008 a las 13:00.  

Zahorin:
Empecé a trabajar con 11 años y ganando 345 pesetas a la semana de 61 horas. Con ello no tenía ni para comer yo mismo.

Estudiando por las noches y fines de semana pude mejorar mi situación.

Me casé sin tener trabajo y mi mujer ganaba 5000 pesetas a la semana en 1980.

Nos fuimos de alquiler a un piso.

Algo menos de 3 semanas después, después de casarme, conseguí un trabajo cómodo a media jornada, aunque de sueldo muy bajo.

Había semanas que no teníamos ni para comprar gas para cocinar, pero éramos felices porque estábamos ilusionados. Los domingos salíamos a pasear y disfrutábamos de nosotros mismos, sin gastar una sola peseta.
-----------------------
Como no quiero abusar de los comentarios en el blog de Alberto, el que quiera seguir leyendo puede acudir a este enlace:
http://pasiones.zoomblog.com/archivo/2007/08/27/una-experiencia-vital-ante-las-dificul.html

Una experiencia vital ante las dificultades
28 de octubre de 2008 a las 13:06.  

anony mouse:
Vaya, vaya, Alberto, no se si ha sido si querer, pero casi te ha salido otro capitulo de tus memorias. Ya puestos voy a contar mi reciente etapa de desempleado y como sali de ella.

En abril del 2007, despues de 5 años de prestar servicios informaticos a una gran empresa a traves de una pequeña empresa de servicios,dicha pequeña empresa perdio el contrato y me vi en la calle con 5 compañeros más. Con 2 años de paro por delante decidi tomarmelo con calma y acudir al socorrido mundo de las oposiciones y los cursos para desempleados.

Al cabo del año no conseguí pasar la nota de corte de las oposiciones, pero gracias a la formacion y los contactos adquiridos en los cursos me he reincorporado al mundo laboral mejorando ligeramente mi sueldo.

La clave creo que esta en ir por la vida ligero de equipaje, no puedes vivir obsesionado por la hipoteca, el prestamo del coche o las clases de piano de los hijos y distinguir las cosas importantes de las que no lo son.

Un saludo.
28 de octubre de 2008 a las 13:16.  

Escarlata:
Yo también me quedé en el paro en el 2003,con entonces 41 años e hijos a tu cargo, eres, dentro del inem del club de los máximos apestados: mujer, mayor de 40, separada y con hijos, tienes todas las papeletas para no volver a trabajar. A pesar de tener un magnífico curriculum y una alta preparación y de estar en las BD de los mejores head-hunters, y de fundirte cualquier anuncio y oferta, no había manera. Me decían que la mayoría de los trabajos se me quedaban cortos y por eso no me los ofrecían y los buenos estaban ocupados. Casi dos años llorando a escondidas de angustia para que los niños no me viesen , sin pegar ojo, y vendiendo todo lo de valor que a lo largo de mi matrimonio y de mi vida había conseguido para poder pagar la luz,etc.Creo que los que hemos navegado solos por un paro de larga duración no volvemos a dormir bien nunca más.
Preparé un concurso-oposición para mi Ayuntamiento, una plaza, a pesar de por puntos tanto en concurso como en oposición estar en cabeza de lista de todos, el Tribunal ( compuesto por concejales y sindicatos)decide en la prueba de la entrevista ( a puerta cerrada) darle la plaza a su enchufado ( del partido claro; PSOE).Tres años de tribunales de justicia hasta llegar al TSJ de Madrid, sumarios tochos con expedientes de notas, actas de calificación de todos los finalistas,etc. Así está la justicia en España, no se mojan en los contubernios de las adjudicaciones de plazas de altos cargos de la admon. local. "El Tribunal calificador tiene discrecionalidad técnica" y, por tanto, los tribunales de justicia no pueden entrar en sus calificaciones técnicas. Mentira cochina. Los teléfonos se descolgaban para "presionar"- ese Aynto. era una plaza importante que el partido no se podía permitir perder en ninguno de sus cargos, Resumen, un ciudadano de a pié es un iluso al pensar que puede competir por meritocracia contra el asignado por el partido...

Enfin qué nos vamos a contar todos, el que más el que menos tiene sus malas historias. Pero no hay que bajar la cabeza, el sol sale siempre después, no igual que como lo habíamos deseado,(ahora soy quasi-mil eurista y dando gracias a Dios al ver la que está cayendo) pero se sale y además se sabe apreciar.Animo a todos
28 de octubre de 2008 a las 15:45.  

procopio:
joer como me estais recordando todos a este video:
http://www.youtube.com/watch?v=9dt0drBsFKY
28 de octubre de 2008 a las 16:37.  

maradono:
Y después de todo eso, salió un votante del PSOE jajaja
28 de octubre de 2008 a las 16:47.  

regre:
Me he descojonado leyendo "cojoncillos": está realmente bien. El trago de las oposiciones lo conozco sobradamente. Son la única salida que el sádico Estado Español otorga a la juventud española, la mayoría de la cual cae gloriosamente en el intento de conseguir un lugar en el Presupuesto público. Y si eso es así en Valencia, puede uno imaginarse cómo serán las cosas en la cochambrosa y desvencijada Castilla que me vio nacer.
28 de octubre de 2008 a las 17:41.  

Rayito:
A Sr.Chinarro y a Stella.

Ante todo, lamento haberos irritado. No quería provocar, sólo contar mi historia, como todos los demás comentaristas. Ahora al grano.

Aunque soy funcionario, desempeño mi trabajo a gusto y suelo poner más en él de lo que se me pide, luego considero que gano mi dinero honradamente. No soy un puto parásito como a lo mejor ha parecido a tenor del texto que dejé aquí, así que me debo algunas explicaciones adicionales (con tu permiso, Alberto). Juro que aún no he dejado de pagar ni una sola de las deudas que he contraído y no arrastro acreedores de mi catastrófico pasado económico, más bien al contrario. Por tanto, no tengo que andar escondiéndome de nada ni de nadie. En mi calamitoso presente (insisto, sólo en lo económico), cumplo puntualmente con TODOS mis pagos y no tengo la más mínima intención de dejar de hacerlo, porque, sencillamente, puedo. No voy de listo porque no lo soy y lo he demostrado, pero los contratos que firmo y los compromisos que adquiero los respeto y cumplo, a ver si queda claro. Sigo de pie.

Que soy un desastre financiero y soy lo más opuesto al Kiyosaki que conozco lo asumo, pero no me vengais con rollos morales, por favor, y menos aún si apeláis al dinero de otros con el que he funcionado, que es el de los pobrecitos bancos, los únicos entes a quienes debo pasta.

Mis problemas económicos son sólo míos y vivo en la convicción de que los superaré, hoy por hoy eso lo doy por hecho. Y si sirve de consuelo a los que se preocupan por mis hijos, tranquilos, ellos están blindados, dejémoslo así.

Y repito, allá cada cual, pero para mí, en la vida en este planeta, el sacrificio no es un valor, es simplemente un "no hay más remedio" del que huir, si se puede. Así es también mi búsqueda de la felicidad. Y no tengo ninguna necesidad de vuestra empatía, que somos muchos y muy distintos. Chao. También os quiero.
28 de octubre de 2008 a las 17:42.  

Escarlata:
"procopio": video genial, no os lo perdais,no ha quedado bien sioltar unas cuantas carcajadas en medio de la oficina de gente gris.
28 de octubre de 2008 a las 17:49.  

Stella:
ejem ejem Rayito ¿en qué momento de mi comentario me muestro irritada por tus palabras? Simplemente decía que tu comentario sobre el tema del reloj me trajo a la memoria un texto de Swift... El resto de mi entrada no iba contigo ni con nadie en particular.
(disculpa Alberto que tenga que añadir esto y ocupar más espacio, pero quería aclararlo)

Saludos y propicios días.
28 de octubre de 2008 a las 19:07.  

Rayito:
Sorry Stella. Ahora, repasando tu entrada, me doy cuenta. Tu última cita de Swift, la de los "niños para comer" fué la que me despistó.

Y aquí ya me callo. De verdad.
28 de octubre de 2008 a las 20:06.  

Stella:
Por cierto, que sí debe andar la cosa jodidilla. Me han llamado 2 veces en 24h. los del Deutsche Bank para decirme que les debo 80 €... Supongo que el teléfono de José Luis "Polaris world" de Arce & Company debe estar que arde ¿no?
28 de octubre de 2008 a las 21:05.  

barbol:
Venga ya! Alberto.

Pero si tienes dos libros publicado super interesantes. Y este blog, y aquel portal de contactos.

¿Por qué nos cuentas esta mierda de las oposiciones?, por no hablar de los comentarios.
28 de octubre de 2008 a las 23:13.  

irichc:
Bueno, éste le echó más cojoncillos que Alberto, si cabe:

http://www.foroputas.com/index.php/topic,1126.0.html
29 de octubre de 2008 a las 01:39.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja