2 de octubre de 2007
Invierno inmobiliario
Creo que la única burbuja que pincha con silencio es la inmobiliaria. Un silencio sepulcral, que hiela la sangre. En la tele las voces nunca paran, los periódicos y los foros siempre tienen algo que decir. Pero en el epicentro de la debacle, allí por donde pasa un tsunami invisible, las cosas simplemente quedan congeladas y se hace el silencio más espeso. Los albañiles se van y las casas quedan vacías, nadie circula por las calles, es el invierno inmobiliario.

El final de 2007 y la primera mitad de 2008 los voy a pasar en una urbanización de la Marina Alta, entre Denia y Jávea. Es un pequeño complejo que linda directamente con un selecto campo de golf. 18 bungalows rodeados de césped y árboles grandes. Olivos, pinos y algarrobos. Detrás está la montaña. Hay también dos aparcamientos para unos 20 coches y una gran piscina en medio. Hay también entre semana un único vecino, que soy yo. Nadie duerme a menos de 500 metros de aquí. Anoche recorrí andando toda la urbanización y las únicas luces eran los farolillos de los jardines y los focos de la piscina. Mi coche es el único del aparcamiento.

Mientras venía hacia aquí anoche pude ver que hay varias urbanizaciones cerca en la misma situación. Veinte, treinta casas y sólo una luz encendida. Muchas de ellas están recién terminadas y con esos cartelitos que ya aburren.

Cuando me vaya de aquí, en junio de 2008, tal vez esa única luz se haya apagado del todo. Entonces apagaré yo la mía y no quedará nadie para ver el fracaso de tanta codicia y tanta desvergüenza.

16:19:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

15 comentarios:

Anónimo:
Hace muy poquito tiempo pase un fin de semana en Benidorm y Finestrat...

Efectivamente, en algunos locales de copas de la primera localidad y hacia las cuatro o las cinco de la madrugada llegue a pensar en Alberto Noguera desde "La forja de un rebelde"...


Mucha suerte en tu nuevo destino.
2 de octubre de 2007 a las 18:03.  

Manu, the java real machine:
Me lo creo todo... con todo el movimiento que ha habido por comprarse un pisito en la playa, para venderlo y sacarse fácil 60.000-90.000?, no me extraña...

Si ya de por sí muchos pueblos del Levante en Invierno se quedan solitarios y vacíos... ahora, tras esta vorágine de ladrillos, aún será peor...

Anda que no iba a tener que dar cheques-bebé ZP para que los españoles tuviesen españolitos que llenasen tanta casa vacía...
2 de octubre de 2007 a las 20:23.  

Carlos:
Pasate por 60 km a la redonda de Madrid en dirección a cualquiera de los cuatro puntos cardinales y observaras lo mismo.

¿Desarrollo sostenible? seguro.-
2 de octubre de 2007 a las 20:26.  

Anónimo:
Alberto, ya estás tardando en montar una fiesta RAVE allá. jajajaja.

Mucha suerte en tu nuevo destino.

Por cierto, una curiosidad que me ronda... Cuanto se paga de alquiler en un sitio de esos?
2 de octubre de 2007 a las 21:05.  

alberto:
450 ? al mes, y me llegaron a ofrecer un chalet por 400, aunque no fui a verlo. Un señor de negocios, cuando le dije que ya había alquilado otra cosa, me respondió con un SMS: "Si luego cambia de opinión por 400 euros se le puede quedar con gastos incluidos. También tengo un chalet por el mismo precio".
2 de octubre de 2007 a las 21:25.  

Anónimo:
http://www.elmundo.es/elmundo/2007/10/02/suvivienda/1191338644.html

Mas temita. Y la nave va... (2)
3 de octubre de 2007 a las 00:33.  

Carlos:
Ten cuidado, Alberto. Esto que describes:

"18 bungalows rodeados de césped y árboles grandes. Olivos, pinos y algarrobos. Detrás está la montaña. Hay también dos aparcamientos para unos 20 coches y una gran piscina en medio. Hay también entre semana un único vecino, que soy yo. Nadie duerme a menos de 500 metros de aquí. Anoche recorrí andando toda la urbanización y las únicas luces eran los farolillos de los jardines y los focos de la piscina. Mi coche es el único del aparcamiento.

Mientras venía hacia aquí anoche pude ver que hay varias urbanizaciones cerca en la misma situación. Veinte, treinta casas y sólo una luz encendida"

Me recuerda poderosamente a cierta película...

Apuesto que a mediados de 2008, lo único que publicarás en tu blog será cientos y cientos de repeticiones de la frase "No por mucho madrugar amanece más temprano".

(o como alternativa "Sin tele y sin cerveza Homer pierde la cabeza"...)
3 de octubre de 2007 a las 02:04.  

Anónimo:
Al que le pueda interesar, en Seseña estan que lo tiran...

http://www.elmundo.es/elmundo/2007/10/02/suvivienda/1191338644.html
3 de octubre de 2007 a las 10:23.  

Anónimo:
.
SUPONGO que duermes con la katana debajo de la almohada. ¿No?
3 de octubre de 2007 a las 10:26.  

ivan:
Mañana bajan tipos casi con seguridad, veremos que pasa.
3 de octubre de 2007 a las 15:30.  

Richi:
¿Bajar los tipos mañana?. Ni de coña. Lo más probable es que los dejen intactos, lo cual es un error. Las tensiones inflacionistas son muy fuertes a corto plazo y todavía los tipos están muy bajos. El BCE dispone de margen más que de sobra para seguir subiendo.
4 de octubre de 2007 a las 00:56.  

Bulle-Bulle:
Esa es (Era) una zona privilegiada entre Jesús Pobre y La Jara, con el Montgó de telón de fondo, incomparable
4 de octubre de 2007 a las 11:12.  

Anónimo:
Esta entrada me ha dado mucho miedo, porque me recuerda la película de "El resplandor".

A ver si este invierno van a aumentar los casos de gente enloquecida de estar sóla en la urbanización y agarra el hacha.

Con perdón de los abogados representantes de fabricantes de hachas, no sea que quieran cerrar este hilo también
4 de octubre de 2007 a las 19:29.  

Anónimo:
Eso ya ha pasado tradicionalmente.

Me comentó un amigo que estuvo de policía en Teulada, que cada invierno se encontraban a varios ancianos muertos en sus chalets en esas urbanizaciones.

Era tristísimo el invierno en esas urbanizaciones.

Pero una cosa es que estén deshabitadas en invierno pero con propietario o deshabitadas de por vida por no haber sido compradas, esto puede llevar a la ruina a los promotores e inmobiliarios.

Saludos.
5 de octubre de 2007 a las 13:35.  

Anónimo:
En la cumbre del Puig de la Llorença, a 440 metros de altitud y ensartado de antenas, encontramos el símbolo elocuente de cómo no se ha de actuar urbanísticamente en un espacio natural. Los manuales dicen que es un vértice geodésico de segundo orden, aunque se alza majestuoso sobre el litoral mediterráneo, en la línea de costa entre el cabo de la Nao y la punta de Moraira. Por su posición estratégica es capaz de hablar de tú al Montgó que, con casi ochocientos metros de altura, es un referente telúrico de marcada personalidad en la Comunidad Valenciana. Y en el desigual diálogo de monte a cumbre el Puig de la Llorença se muestra herido, destrozado por una inmisericorde actuación urbanística, que durante años y en distintas etapas, ha forjado sus faldas de construcciones estéticamente insufribles y ecológicamente injustificables. No es el único atropello que se ha perpetrado contra el entorno del litoral mediterráneo de la Marina Alta, donde la costa rocosa alterna su impronta con las playas de arena y canto rodado, encomiadas por nuestros huéspedes que vienen a visitarnos desde Europa.

La noticia en otros webs
webs en español
en otros idiomas
La temporada turística que ahora cierra su época estival ha tenido unos resultados decepcionantes en alojamiento y restauración aunque, una vez más, se intentan maquillar para no reconocer la realidad y para retrasar las decisiones que nos han de permitir recuperar la salud del sector turístico y la ilusión perdida.

Nos encontramos ante un modelo turístico que evidencia su agotamiento y que amenaza con acabar con las posibilidades de futuro, si no se actúa con celeridad y con rigor. Es alucinante que, después de varios años de debate acerca de la conveniencia o no de construir un puerto deportivo o ampliar los amarres en el puerto de Xàbia, todavía se le ocurra a alguien insistir en llevar adelante este atropello que atenta contra el equilibrio biológico de la bahía, ya saturada de contaminación y vertidos incontrolados. La ampliación de los muelles destrozaría la estética y las proporciones de un puerto pesquero que se pensó y para dar abrigo a las embarcaciones que pasan por situaciones de peligro. Un recinto portuario, que se construyó a piedra abierta de la cantera rocosa de la costera de San Antonio, no puede extenderse ni hacia el Tangó ni hacia la playa de grava.

Más demencial fue el intento desvariado de invadir las proximidades de la Cala Blanca, en el otro extremo de la bahía, para fabricar un puerto deportivo que hubiera terminado con la zona sur y con la Cala Sardinera como referente de lo que fue un reducto periclitado de la concesión real de una almadraba para la pesca del atún. Ahora sin respeto a la identidad pesquera del puerto ni mayores agresiones paisajísticas, ya no quedan ni atunes ni reminiscencias de la almadraba.

La costa valenciana ya está saturada de edificaciones y barcos. Habrá que pensar en mirar hacia el interior sin llegar a los extremos que se observan en el Puig de la Llorença o en los montes de Gata y Pedreguer, siempre en la Marina Alta, donde los ayuntamientos en connivencia con la administración autonómica se han propuesto acabar con la gallina de los huevos de oro.

La actividad turística de la zona padece las consecuencias de una estacionalidad que reduce la temporada a cincuenta días para rentabilizar a duras penas los costos de 50 semanas. No hay gestión avanzada capaz de mantener instalaciones, personal y gastos de explotación durante 12 meses cuando, en el mejor de los casos, la temporada alta no alcanza los dos meses. Demasiados gastos fijos para trabajar mes y medio. En vez de estudiar cómo se destroza el medio ambiente, sería mucho más eficaz buscar fórmulas para superar la excesiva estacionalidad que provoca concentraciones, sobre todo en el mes de agosto, que ponen seriamente en peligro las oportunidades y las bondades de un entorno privilegiado.

El Puig de la Llorença es muestra lamentable de lo que se acaba destrozando sin sentido. Ya se ahogó, en su día, la Torre d'Ambolo. El Puerto de Duanes se ha privatizado y saturado para un uso improductivo y ajeno a su proyecto inicial. En la playa del Arenal se va a cerrar en breve el segundo anillo de construcciones en altura. Muere para siempre la perspectiva de una ensenada insólita, fruto de la segunda desembocadura del río Gorgos. Tiempo atrás y con irresponsabilidad se taponó la Fontana para amarrar más barcos que algún día saldrán al mar sin patrón ni gobierno. ¿Dónde están los aparcamientos necesarios y las carreteras adecuadas para que el tránsito y la comunicación entre núcleos de población sea fluida y civilizada? ¿Quién se responsabiliza de las previsiones imprevistas?

¿Qué ocurrirá cuando los turistas decidan que definitivamente no les interesa un destino extraviado para una demanda de calidad y descubramos que nos quedamos con los visitantes de bocadillo y furgona? Si bajamos la oferta en calidad y servicios conseguiremos lo que nos hemos ganado a pulso.
13 de octubre de 2007 a las 18:57.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja