10 de septiembre de 2007
Cuando la loncha fina no basta
Algunos ya empiezan a gestionar la crisis:
Un buen comienzo sería solidarizarnos con los pepitos y tratar de buscar soluciones conjuntas. Por ej., hoy me he dado cuenta de que haciendo una dieta vegetariana se ahorra dinero en Fairy.
Yo me he dado cuenta de que caminando a pasos cortos se ahorra mucho en suelas.

En mi pueblo hay uno al que llaman el "media fanta" porque se iba con la novia y se pedían una fanta para los dos. De esto hace 50 años.

14:08:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

2 comentarios:

Manu, the java real machine:
Y si no comes, no te sube el colesterol, no sufres de sobrepeso, no manchas y por tanto tienes que limpiar menos...
11 de septiembre de 2007 a las 11:11.  

Anónimo:
Je,je,je...Qué recuerdos me trae. Alberto, enhorabuena por redundar en el término lonchafinismo. Voy a proponer otro: Federiquismo, de mi amigo Federico.

Fede vive en una ciudad pequeña del norte de España de esas levíticas y militronchas. Durante el desarrollismo franquista tuvo polo de promoción, hoy se llama polígono industrial, en el que se levantan empresas ex-públicas decrépitas. Ciudad dotada de caciques, torres de iglesia plagadas de cigüeñas,pisos patera, peregrinos, hipocresías y mezquindades varias. Es un sitio maravilloso para vivir.

A lo que iba.

Fede se hizo vegetariano para no gastar en carne, y para mí fue una bendición porque al no tener un sitio de intimidad con mi novia, tras una licenciatura de esas de letras que para lo único que valen es para escribir medianamente bien,
Federico nos alquiló una habitación para que no nos vigilaran los curas y las monjas. Un piso céntrico lleno de mierda que nos realquilaba el bueno de Fede. El tío sobrevivía como podía: temporero, contratado a tiempo parcial para hacer encuestas...Además, en su diversificación tenía colmenas diseminadas por el monte. Un día tuvo un accidente de tráfico con su flamante 127 lleno de bichos. La Guardia Civil fue picada de cojones y la multa fue de espanto por agresión a la autoridad. Fede, se las ingenió para que su seguro no le cubriera el siniestro puesto que su maravilloso tren de vida era de esos viejos a carbonilla y no le llegaba para tanto. Parece que tuvo que embargar la producción de miel de todo un año para afrontar la denuncia. Fede, viendo que había buen rollo entre nosotros, nos hacía partícipes de sus cosechas, y así centrifugábamos la miel en su casa y comíamos de los panales. Era una delicia. Fede, un día que nos invitó a comer unas hierbas, se dio cuenta de que me había quedado con hambre, y aun a costa de saber que era omnícarnívoro, me dijo -"aquí no hay chiha; así que te buscas la vida." Y la encontré en una caja de patatas que había rebuscado en una finca de un pueblo en el que Cristo había perdido el mechero. Hay que joderse que para evitar el grillado, les echaba condones. Sí; nunca se lo pregunté. Tomé los tubérculos que necesitaba, los preparé en una cocina de leña que partíamos de pallets robados en la calle, y los comí en rodajas. Siempre he tenido la duda acerca de qué coño pintaban allá los preservativos.

Con el paso del tiempo, y tras estar alquilado la mitad de mi vida, lo siento por pecador, yo también me he metido en un piso en propiedad que me queda muy poco por pagar, recuerdo los tiempos de alquiler con gloria, sin golfería y plagados de anécdotas. Hice amistades (también algún desencuentro con los caseros) de por vida. También fundé mi negocio, que actualmente es rentable a fuerza de no gastar y reducir costes de explotación. Es un negocio español a la fuerza. Cuando había vacas gordas, yo jodía; y cuando la curva iba para abajo, también. Por aquél tiempo, en 1996, pensé en que algún día hablaría de la doctrina económica de la superviviencia, del "lonchafinismo", del subsidio. Sí, se trata del federiquismo.Tengo cuarenta tacos y me ha permitido sobrevivir, que no me hace mucha gracia la cosa, ya que se supone que estamos aquí para prosperar. Me casé con aquella novieta y aún me saludo con Fede.

Por si acaso, septiembre es época de vendimia por estas tierras, así que nunca vendrá mal una racimilla tras la cosecha. Fede decía que las uvas eran el recopón, como se dice por aquí.

Saludos
11 de septiembre de 2007 a las 16:58.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja