7 de junio de 2007
Zapatero vs. Goebbleslondo
Esta noche, más cortina de humo. No podía ZP haber encontrado mejor periodista, Goebbleslondo (como lo llaman las malas lenguas), ese hombre que opina mientras informa, que pega muy duro con puños de plastilina. La entrevista yo la llamaría inteligente desde el punto de vista mediático. Aquellas reverencias vergonzosas de Urdaci con Aznar no han aparecido aquí. Si sabes que te van a preguntar lo polémico antes o después, ya sea en rueda de prensa, ya sea en el Congreso, pues ve respondiéndolo prontito y así queda como una entrevista de periodismo del bueno.

Pero la verdad es que he visto a Zapatero muy perdido. Su discurso ya no tiene mordiente, repite frases huecas y no aporta apenas datos ni informaciones. Una cosa me ha sorprendido: parece afectado por el tema, se pone ahí casi rojo cuando recuerda lo que le "han dicho" los del PP. Le hieren las palabras y se preocupa mucho de lo que se diga de él. Yo creo que se ha pasado la legislatura mirando encuestas y leyendo periódicos. Da la sensación de que ha caído en la trampa de los medios, ha llegado a creer que toda la realidad está en las portadas de los periódicos. Y así su mundo es Rajoy, la portada del ABC, las declaraciones de Otegi.

Pero la realidad va por otro lado muy distinto. Hay que saber tomar el pulso de la calle. Estamos en un momento histórico muy difícil y me parece una frivolidad venir aquí a medir palabritas de Rajoy. Hasta creo que le han preguntado por algo que ha dicho Losantos en la Cope.

Un político que sabía siempre lo que pasaba en la calle era Pujol. De repente y sin campaña electoral se metía en los mercados o en un autobús a ver qué se contaba la gente. Una vez en un programa de televisión se pasó más rato hablando con el público que con los periodistas.

Me he acordado también de las palabras de Baroja sobre Azaña:
No sabe nada de nada, pero eso le da más seguridad. Se asombra cándidamente a sí mismo, ha supuesto que la oratoria es el máximo de la sabiduría, y cree estar armado con todas las armas que un político necesita para gobernar un país.

Al meterse de lleno en las encrucijadas y trampas de la política, se ha empezado a ver que está perdido, que la oratoria no es nada o casi nada, y ha comenzado a perder la fe, desinflándose como un globo roto.
Si ZP leyese los blogs, en lugar de la prensa escrita, le diría que se pusiera en manos de Rubalcaba, que es el único con la mala idea suficiente para conducir la trirreme Hispanium. No digo ya reconducir la economía, cosa imposible, pero sí salvar algunos muebles.

23:16:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

2 comentarios:

Manu, the java real machine:
No escuché la entrevista... pero la verdad es que este hombre, sin su objetivo de la paz, parece totalmente perdido...

Se ha tirado 3 años, enfrascado en SU búsqueda de la solución al 'conflicto vasco', olvidándose de los problemas del día a día... y ahora que ya no queda proceso, no parece saber qué coño hacer...

Quizás debería plantearse dejarlo y ceder su sitio a otros (y no estoy diciendo que sean del PP) que tengan proyectos más cercanos a los ciudadanos, y que puedan ir haciendo algo por paliar, en lo posible, la hostia económica que se nos viene encima.
8 de junio de 2007 a las 10:42.  

antonio:
Lo malo no es todo eso, sino que tampoco me parece a mí que los que están más cerca de desvancar a ZP vayan a solucionarnos ninguna papeleta. Ni el trio calavera del arriba España, ni mucho menos LLamazares y sus ecuaces. Igual deberían ser los nacionalistas q se yo, q por lo visto velan por sus comunidades que es un gusto...
8 de junio de 2007 a las 11:48.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja