25 de junio de 2007
En las hogueras de San Juan
Ayer estuve otra vez en Alicante, esa ciudad que mezcla los gitanos con los yates. La verdad es que no le tengo tanto asco como Valencia porque no llega aún a gran ciudad, aunque está en ello.

En las fiestas de San Juan, a punto para la cremà, las calles estaban llenas. Había tenderetes con chucherías por todas partes y todo el mundo los ignoraba. Vimos una de esas "barracas" (que más que barracas son grandes carpas) que vendían unas rebanadas con tomate y jamón. Me pido una con una cervecita: 10 euros. Entonces entendí por qué la gente se acercaba menos allí que a las inmobiliarias. Me la comí andando por la acera en un plato de plástico. Tuve que mangar una servilleta de otra barraca. Pero mangar en Alicante es muy fácil.

En el Lizarrán vi gente comiendo de pie en unas repisas que normalmente se utilizan para dejar vasos vacíos. En las mesas de aluminio de la calle, como intentar sentarse en la boca del metro en hora punta. Nosotros nos fuimos a Campello, a un restaurantito llamado La Petite Alsace, con comida francesa tradicional. Desde el centro de Alicante, con las calles cortadas y grandes atascos, hasta ese restaurante, menos de 20 minutos con el escúter.

Hoy he puesto la tele y ha salido uno del SAMUR que estuvo trabajando anoche: hubo muchas más peleas de lo normal y las heridas eran de mayor gravedad. Entonces, parece que lo que no quería que pasara está pasando. La gente está encabronada y además todo quisque comienza a ir armado por la calle. Yo hace tiempo que tengo claro que en las aglomeraciones no puede haber nada bueno. El año que viene para las hogueritas que no cuenten conmigo.

15:30:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

11 comentarios:

Carlos:
A mi tampoco me han visto el pelo en estas fiestas. Respecto lo que comentas de los "aspectos sociales", estoy bastante de acuerdo aunque creo que se está dando en toda la geografia española. Cada vez tenemos más "pasaos" de todo, más macarras sin pelo, y más gilipollas suelto. En fin, es el precio de la falta de educación, respeto, autoridad y valores. Saludos desde Alicante.
25 de junio de 2007 a las 21:36.  

Kantonpolizei:
Bueno, eso es lo que significa "la noche" y "la fiesta" en España, eso de lo que estamos tan orgullosos cuando salimos por Europa. Lo cierto es que sales un jueves, un viernes o un sábado y no ves más que alcohólicos pasados de rosca que no saben que son alcohólicos. El alcoholismo "de fin de semana" que le llaman.

Pero la noche atrae. Está envuelta en algo que la hace atractiva para la masa. Todo el mundo sueña con pillarse el pedo "del siglo", ligarse a una tía espectacular, tener una experiencia acojonante.

El autobús de ida está repleto de críos y es todo jolgorio. El de vuelta, a las tantas de la mañana, es la imagen de la depresión y frustración.

Por suerte, algunos ya hemos superado esa etapa. Por eso cuando veo que la gente bebe, fuma o se hipoteca, pienso que la selección natural ya está haciendo su trabajo.
25 de junio de 2007 a las 22:35.  

Anónimo:
Muy bueno lo del restaurante francés, te imagino con tu escúter, polo Ralph Lauren, bermudas y náuticos huyendo raudo de toda esa gentuza que se agolpa para vivir las hogueras de San Juan. Si es que tienes una clase de profesor de instituto que no se puede aguantar.
25 de junio de 2007 a las 22:43.  

alberto:
Levi's 501, zapatos Clarks y camisa de manga corta a rayas.
25 de junio de 2007 a las 23:01.  

Anónimo:
Hace muchos años, cuando eramos chavales fuimos a alicante a pasar las hogueras porque un amigo era de allí, y bueno, uno de nosotros miro a una chavala y se comenzo una discusion con el supuesto novio y cuando se soluciono aparecio un energumeno cachas gigante y se lio a tortas con nosotros, los gritos de las chicas que iban con nosotros montaron escandalo y dejo de pegarnos, hogueras en alicante, jamas.
Por cierto, en las mismas hogueras un gay de unos 30 años estuvo metiendonos mano en la hoguera del ayuntamiento mientras nos tiraban agua, nosotros teniamos 15 años. Una mierda.
26 de junio de 2007 a las 01:10.  

Anónimo:
Si, el anterior comentario tiene razón... cada vez te pareces mas al profesor de instituto del cual todos tenemos un recuerdo:
jovencito, guayon, listillo, pedante y engreido.

Molan tus teorias burbujistas, pero ya cuando entras a opiniones personales de ciudades y lugares... como que la pedantería te domina.

Un poco de autoevaluación, chato.

Si tienes razón... alicante es como una ciudad de gitanos y yates (por cierto, muy distinto a valencia)
26 de junio de 2007 a las 07:29.  

Oblongo:
Antaño las guerras estaban para eso, mandabamos a la gentuza a morir a las trincheras en Africa, Cuba u otros sitios reconditos.Morían como moscas bajo la balacera serviendo al Imperio.

Se producia así una purificación de la sociedad necesaria. Ahora, desgraciadamente solo tenemos las las drogas y el SIDA que no actuan de una forma eficaz y rapida dejando a la gente en un estado crónico durante demasiado tiempo.

Yo abogo por organizar peleas de Latin Kings y skin Heads todos descerebrados en los que se permitan apuestas, armas de fuego o blancas, podiamos hacer modalidades. La vuelta al circo romano es necesaria. ¡¡¡Quiero sangre!!!!
26 de junio de 2007 a las 12:16.  

Anónimo:
¿Que la gente se está encabronando?, siempre lo están. Lo que pasa es que tú igual no estas acostumbrado a las fiestas populares donde la peña va pasada de rosca, esto hace muchos años que ocurre. A mi me han intentado apalizar varias veces, pero eso no creo que tenga mucho que ver con la economía sino con la educación y los valores que ya no sabemos cuales son. Un ejemplo de lo que digo lo puedes ver en tós los periodicos hoy; en España ya somos los reyes del consumo de coca, científicos no tendremos muchos pero perikosos para exportar. Un saludo.
26 de junio de 2007 a las 12:46.  

Anónimo:
El consumo de coca refleja cómo las gastamos en esta España nuestra, como siempre a lo bestia. Forma parte de la idiosincrasia hispana, llevar todo al extremo es rasgo característico de nuestra cultura. Un rasgo que se aplica en todas las facetas de la vida del español.

En el fútbol se puede apreciar claramente cómo siente el español. Pasa del más rotundo éxito al mayor de los fracasos en cuestión de horas. El español siempre se mueve en los extremos, sin término medio.
26 de junio de 2007 a las 21:50.  

alberto:
Sí, edad mental 13 años.
26 de junio de 2007 a las 22:45.  

Simón:
Hola Alberto,
Soy de Alicante y no tengo más remedio en darte gran parte de razón en lo que dices.
Pero no renuncies a las hogueras.
El centro es imposible. Si el año que viene puedes encontrar a alguien que te invite a una barraca en alguno de los barrios hazlo. Y bajaté al centro sólo para ir a algún concierto.
Muy sensata la jugada de salir a cenar fuera de la ciudad. Y tuviste suerte de que la lección de que no se compra la comida en los tenderetes del centro sólo te costara 10 euros.
27 de junio de 2007 a las 12:34.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja