27 de marzo de 2007
La catalana y el extremeño
Hace unos cuantos años, en un periodo de soledad y paro, estuve chateando con una barcelonesa. No recuerdo su nombre, tenía un año menos que yo, era licenciada en filología inglesa y trabajaba en una productora de televisión. Se acababa de comprar un piso y andaba preparando la mudanza. Me enseñó solamente una foto: ella y su hermana sosteniendo un bebé. Las dos eran extremadamente atractivas, rubias, delgadas y con el rostro muy armónico. El bebé era el hijo que su madre había tenido con su nuevo marido.

Esto de chatear con alguien que vive muy lejos de ti y que está en el paro es algo que no hacen todas. Nos contamos anécdotas de la vida y a mí hubo una que me llamó la atención. Os la cuento:

Unos meses antes de conocerme a mí, tuvo largos chateos con un chico extremeño que trabajaba en Madrid. No me dio muchos detalles de aquella relación, no sé si el tema era amoroso o sólo de amistad.

La cuestión es que prepararon un encuentro en Madrid. Planearon lugar y hora, incluso el restaurante donde cenarían. Ella se quedaría en el piso alquilado de él.

Cuando se encontraron, parece que el extremeño no se encontraba muy bien. En la cena no probó bocado, la garganta parecía atascada. La chica catalana hablaba ella sola todo tiempo, limando asperezas. Luego estuvieron tomando copas y ella esperaba algún avance. Pero el avance no llegaba. Todo era hablar y hablar de trivialidades.

Avanzada ya la noche, la chica decidió dar el paso. Lo besó y él parecía tan contento. Ella, en cambio, ya empezaba a tener negros augurios, pero no dijo nada.

No me dio muchos detalles sobre lo que sucedió en ese rato. Besos, morreos, lengüetazos y refriegos, la verdad, no lo sé. Sólo sé que la cosa fue tomando temperatura y se encaminaron al piso donde debían dormir.

El amigo extremeño, que en el chat era un Nacho Vidal, a la hora de la verdad no pudo pasar el arco de triunfo. La pelililla se le trabucó y se le metió para adentro. Por más que porfiaba, el globito de a peseta no se inflaba.

Así estuvo un buen rato, solicitando felaciones y otro tipo de técnicas, pero nada ocurrió. Al final la chica quiso irse a dormir.

Se metió en la cama pero lo oía a él andando por el pasillo. Recuerdo muy bien la expresión que utilizó: se movía por el piso "como una araña".

Poco a poco, el hombre araña se fue acercando a la habitación de ella y abrió la puerta. Estaba claro que nada bueno iba a ocurrir. Estuvo dando una especie de discurso: si dejaba que aquello terminase así, la próxima vez sería peor porque el mal recuerdo volvería a la mente y entraría en un círculo vicioso. De modo que mi amiga tuvo que chupar durante un buen rato más el colgajito del coleguilla. Por supuesto, el pene del extremeño era el único allí que había conseguido dormirse.

A la mañana siguiente, malas caras y despedida fría. Según me contó, había intentado volver a chatear con él pero le había rehuido. No le perdonaba esa maldad intrínseca catalana, ese haberle provocado a un macho como él un problema de impotencia.

16:07:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

10 comentarios:

Anónimo:
Q bonito hay comentarios!!!
Mil gracias. A mi me paso lo mismo, el problema es q las catalanas son tan bellas y tan perfectas... bueno, yo como soy un caballero me pase lamiendole los pies toda la noche. Menos mal q estabamos en mi zulo, q sino por la mañana me hubiera dado por fregarle todo el piso para q la diosa no se estropeara las manos.

Saludos
paco

No la he vuelto a ver, no he vuelto aun al Bagdag.
27 de marzo de 2007 a las 17:11.  

Anónimo:
De nuevo Alberto felicitarte por tu valentía al retratar sin censura la psicosociología patológica de lo "castellano".

Con esto del sexo igual que todo lo demas, baladronadas de bocazas y gallitos pero a la hora de la verdad, nada. Es el complejo de inferioridad tan frecuente en el castellano y el temor siempre al que dirán, cuenta más la opinión ajena sobre la propia conducta y la impresión causada que el mostrarse como se es, con naturalidad y sin miedo. Esto da lugar a lo que los psiquiatras llaman Neurosis, esto es la ansiedad permanente causada por el temor de no estar "a la altura" y la incapacidad de aprender de los propios errores, los errores y las limitaciones propias se niegan- típico mecanismo de defensa de los neuróticos- en vez de reconocerlas para superarlas. El neurótico extremeno como justificación de la negación fantasea, y la fantasía toma en su mente el lugar de la realidad, la fantasia va de la mano de la proyeccion del propio fallo sobre la otra persona. Así se llega al resultado esbozado al final de tu post: El gatillazo en la fantasia neurótica del extremeno es culpa sin duda de la pérfida catalana, o en el extremo de la maldad consustancial a lo catalán.


Un saludo y todo mi apoyo para tu magnífico blog.
27 de marzo de 2007 a las 17:42.  

Anónimo:
Es lo que tiene ser castellano(entiendase castellano por todo ser inferior no-catalan). Que somos impotentes. Para perpetuar nuestra raza inferior utilizamos tecnicas de reproduccion asistida. Para ello vamos a cataluña, ya que en castilla aun no hemos desarroyado esas tecnicas tan avanzadas, gastandonos el fruto del trabajo de millones de catalanes honrados que el estado español opresor, corrupto y ladron ha robado para nosotros. De esta manera devolvemos asi parte del dinero a cataluña y contribuimos a crear el circulo de la vida.

Uno de Valladolid.
27 de marzo de 2007 a las 18:38.  

Anónimo:
Has perdido a un cabroncete, perdón, a un lector. Quise concederte el beneficio de la duda pensando que "Sobre los catalanes" era el resultado de un calentón tuyo: todos decimos cosas de las que luego nos arrepentimos.

Pero veo que no, que el tremendo cruce de cables está ahí, en tu cabeza, para quedarse... o que ya estaba ahí y que muchos, o al menos servidor, no lo habíamos advertido. No esperaba que te disculpases, ni siquiera que admitieses algún exceso: sólo que cambiases de tema.

Pero sigues, como se dice en gallego, teimando con esos infectos castellanos. No es sólo que me sienta ofendido, siendo de Galicia, por la sarta de insultos que gratuitamente has vertido. Es que también dejo de leer tu blog por un curioso paralelismo. El estallido de la burbuja ha comenzado y los precios se desploman y, al mismo tiempo, la calidad de tus escritos ha entrado en caída libre. ¡Qué pena! En el momento en que empezábamos a paladear la victoria, pasamos de análisis enriquecedores, que tocan áreas como la economía o la sociología, a chuscos episodios de impotencia sexual que ni una voluntariosa felatriz puede remediar. ¿Qué les pasará mañana a esos malditos castellanos? ¿Hemorroides, caries, caspa o dolor menstrual? La burbuja inmobiliaria ha estallado y quizás la onda expansiva haya afectado severamente a tu cabeza. En definitva, también insulta a mi inteligencia el pasar de Aquí hay tomate.

(A pesar de mi defección, y posiblemente la de otros muchos lectores, barrunto, por el simil anterior, un gran aumento en el número de visitas.)
27 de marzo de 2007 a las 19:38.  

Anónimo:
Después de tanto maltrato en según que medios de comunicación (lease COPE, Telemadrid,...), no está nada mal que nos echen unas flores... Es "refrescante", Aunque creo que exageras... Como bien decia un comentarista... Estaremos a medio camino entre la España profunda (el que quiera sentirse aludido, allá el..) y la Europa civilizada.

En fín lo que más rabia provoca no és el hecho que critiques al typical Españolito ya que para la mayoria está asumido el "Spain is different" a la par que cantan con orgullo "Que viva España", El conflicto es precisamente hacerlo en comparación a los Catalanes. Ahí duele. Si aun los comparases con Alemanes o Suecos. Pero con el vecino ese raro que se empeña en hablar "polaco",... ¡nunca!.
27 de marzo de 2007 a las 20:07.  

JL:
"Unos meses antes de conocerme a mí, tuvo largos chateos con un chico extremeño que trabajaba en Madrid. No me dio muchos detalles de aquella relación, no sé si el tema era amoroso o sólo de amistad."

La verdad es la chica te contó muy pocos detalles, demasiados pocos como para determinar si su relación con el extremeño era amorosa o solo amistad, pero por el detalle de "chupar el colgajito" del amigo se puede interpretar que lo suyo con el extremeño no era más que una sana y bonita amistad... a ver... ¿qué chica no tiene ese bonito gesto por un chico deprimido que acaba de conocer?

Respecto al asunto del gusto de los castellanos por el saqueo, para ser imparciales y fieles a la historia, tendríamos que contar que es eso de la "venganza catalana" que ocurrió unos años después de la reconquista del Norte de España...
27 de marzo de 2007 a las 23:22.  

Anónimo:
Conozco un caso parecido, una cita por chat en la que ella, de provincias, viaja a la gran ciudad y el chico al principio tímido y después empieza a sentirse mal, comen juntos y le da una gastrointeritis de miedo, se marea y vomita en el baño además de diarrea, de kiki nada de nada aunque ella lo desea y duermen juntos, al dia siguiente despedida y en adelante el se mostró evasivo y rehusó otra cita a pesar de que viajaba amenudo por la zona( era comercial o algo así), ella, una alicantina y él un barcelonés.
Por cierto, he visto en las noticias que la hipoteca media ha subido en enero a 150000 euros de media, a mi me huele que la burbuja la quieren contener como sea y mis barbas cada vez son más espesas y canosas y mi novia quiere pisito en propiedad, que me pillen confesado.
Por cierto, una pregunta ¿Te has metido en política?, alguien versado en letras como tu más que nadie debería saber que prácticamente todos somos iguales, todos queremos vivir y follar lo mejor posible, anda anda deja lo de las diferencias raciales, de lengua y estereotipos a los politicos que esos sí le buscan rendimiento a eso, aunque en la intimidad el nacionalista vasco suspire por la murciana,( ese ejemplo lo conocí de primera mano) el murciano con aquella catalana, la catalana por aquel madrileño y asi sin parar.
Pd: A mi me ponen las italianas, razón aquí.
28 de marzo de 2007 a las 00:50.  

Anónimo:
Los catalanes no son los vecinos raros de los españoles. Son españoles. Y eso de la España profunda... En cataluña hay mucha España profunda de boina y cachava (cambia la boina por la barretina en algunos casos, no en todos). Cataluña no es Barcelona. A parte de Barcelona hay otras 3 provincias con sus pueblos llenos de catalanes y mucho catalan pueblerino cazurro. No quiero dar mas vueltas al tema pero no he visto ese ramalazo europeo de los catalanes que los distingue tanto del resto de España por ninguna parte en los 4 años que llevo viviendo en Cataluña por ninguna parte. Girona se parece tanto a Bruselas como Caceres.
28 de marzo de 2007 a las 09:50.  

Manu, the java real machine:
Joer Alberto... me empiezo a preocupar...

O estás intentando hacer algún tipo de experimento sociológico...

O te has metido en algún partido Nacionalista...

O te ha pasado algo muy gordo con algún oriundo de Castilla...

O te han robado la contraseña de tu blog y ya no eres dueño del mismo...

Seamos sinceros (iba a decir francos, pero tal y como está el patio igual me acusan de apología del Franquismo)... este tipo de problemas pasan a cualquier persona, sin tener nada que ver su lugar de nacimiento...

Es cierto que en Madrid hay mucho miedo al 'qué dirán', y se lleva mucho el dedicarse al noble deporte de criticar a todo hijo de vecino...

Pero esto mismo también lo he visto en Galicia, de donde es la familia de mi madre...

Y casualmente, siendo mi padre conquense (de un pequeño pueblo de Cuenca), y por tanto castellano, nunca le he oido criticar a nadie sin motivo alguno o sin decírselo a la cara...

Y precisamente de él mis hermanos y yo aprendimos a respetar a los demás y no criticar a los demás por lo que sean, o parezcan... y menos aún sin motivo alguno.

Así que como puedes ver, no todos los castellanos son iguales, como tampoco lo son los catalanes. Yo he conocido catalanes fantásticos y auténticos gilipollas, pero en la misma proporción que Extremeños, Castellanos, Vascos o Gallegos...

Yo no voy a decir que vaya a dejar de leer tu blog, porque me gusta la mayoría de lo que leo, y cuando no me gusta todavía puedo ejercer mi derecho a darte réplica con todo mi respeto...

Aunque sí que me hubiese gustado opinar en el texto sobre los catalanes y los castellanos...

En fin, si realmente eres tú quien escribe estos textos (que empiezo incluso a dudarlo), espero que el tiempo sea un bálsamo que cure las heridas que te hayan hecho sentir tanta animaversión contra los castellanos... y que entiendas que la estupidez no entiende de comunidades, razas o etnias...

Un saludo.
28 de marzo de 2007 a las 10:58.  

irichc:
No creo que el determinismo racial o el astrológico sean la solución a ningún problema, Alberto. El generacional sí está más justificado.
29 de marzo de 2007 a las 19:22.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja