26 de febrero de 2007
La chulería se va acabando
Tengo un tío que es, como mi madre, andaluz. Llegó a primeros de los 70 a un pueblecito industrial valenciano llamado Pedreguer. Se empleó en una fábrica de bolsos de piel y allí sigue a sus 60 años.

Su vida tranquila sólo tiene un aspecto inusual: su hija se casó en Francia con un albañil regordete, medio francés medio italiano, amigo de las motos chopper, que luego resultó hacerse rico. Se dedica a montar cañerías de cobre. Esas cañerías aquí no se utilizan, pero en Francia todas las maisons las tienen.

Este francés quiso tener una casa aquí en España y entre mi tío y él compraron un chalet de segunda mano, en una buena zona y con una buena huerta, y lo reformaron. La cosa se quedó bastante bien. Entonces, mi tío se mudó desde su piso franquista y se pasaba los sábados cultivando la huerta. El francés con mi prima venía siempre que tenía vacaciones. También a veces mi prima venía sola con sus hijas.

Hasta aquí, todo genial. Pero al vecino de al lado parece que se le puso el ánimo mohino. Aquel currantillo andaluz, de pisito y coche barato, tenía una casa mejor que la suya.

Hay que decir aquí que este señor tiene una hija que sale con un constructor de esos de medio pelo que van sacando pecho en su furgoneta.

La cuestión es que comenzaron a construir una puerta para pasar por el camino que correspondía a la parcela de mi tío. Esto no sé con qué motivo lo hizo, porque él tenía salida por el otro lado.

Cuando mi tío puso una valla para impedir esto, le pusieron una demanda en el juzgado. A partir de ahí, contrató a otro primo que tengo, de la rama valenciana, que es abogado en Valencia.

Pasaron los meses, llegaron al juzgado y mi primo aseguraba que ganaría de calle. Pero en el juicio comenzaron a salir testigos falsos: uno era el antiguo dueño de la casa de mi tío, que aseguraba que el vecino tenía una puerta y pasaba por allí desde muy antiguo. Otro era un vecino algo más lejano. También hubo un testigo que dijo la verdad.

A todo esto, tanto mi primo como mi tío, no daban crédito. Aquello parecía una teleserie de esas baratas. La cosa olía a oscuros untamientos. El yerno constructor no se perdió el juicio y tenía sonrisita de esas maquiavélica, de malo de la película.

Y mi tío perdió el juicio.

Yo la verdad es que tampoco daba crédito. Habían soltado mentiras inconsistentes, pero la jueza les daba la razón. Yo no sé si aquella mujer ha estado en Egipto.

Una tarde estaba yo con mis tíos y mis primas y se asomó el yerno por detrás de la valla. Estaba allí frotándose las manos, como mirando sus futuras posesiones. Tenía la cara esa de gañán de muchos de su ramo profesional.

Otro día se volvió a asomar con unos amigos cuando mi tía se estaba bañando en la piscina y estuvieron riéndose de ella. A partir de ahí tuvieron que poner una especie de panel de cañas para que el cerdo aquel no volviese a incordiar.

La sentencia se recurrió pero creo que volvió a perder mi tío. Claro, aquí había que pagarle al "perjudicado" unos siete mil euros. El marido de mi prima los pagó enseguida y además le dijo al abogado que preparase otra demanda.

No estoy muy enterado de los detalles jurídicos, pero sé que contrataron a un detective que fue con una cámara oculta a preguntar por allí. Yo ahí ya me empecé a intrigar con aquel thriller jurídico/rural. La cosa prometía.

En poco tiempo, el detective tenía grabaciones muy claras. No digo exactamente cuáles porque no lo sé, aunque lo supongo. Ya sabéis que en internet los aludidos siempre aparecen, y seguro que andan buscando a quien cornear.

El final de la historia es el siguiente: el hombre se fue a casa de mi tío, admitió no tener razón, prometió devolver el dinero y aceptó no pasar por allí. También dijo haberse "dejado aconsejar demasiado por otras personas". Aquel estratega que se frotaba las manos creyendo que el pueblo era suyo. Gatillazo y tente tieso. Qué poco dura la chulería en casa del paleto.

22:17:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

9 comentarios:

samy:
es triste que haya que recurrir a un detective para eso, sobre todo para quien no puede permitírselo.

Y por esa zona hay bastantes hijoputas como ese.
27 de febrero de 2007 a las 01:12.  

Anónimo:
Buenos días.

Mira qué idea nos has dado para el pleito con mi vecino, que abre puertas y ventanas en nuestra finca. Así llevamos desde el 98, y los jueces no han "sabido" dar la razón ni a uno ni a otro.
La cosa ha llegado a tal extremo que su abogado denuncia una y otra vez por los mismos hechos(la última a mi hermano también abogado), aunque la juez ya archivase en su dia la denuncia.
El colmo fue el dia que empezaron a picar la pared de madrugada sacando a mi abuela nonagenaria de su casa, asustada y aturdida, pues pretendian acceder a un corredor anexo a nuestra casa, que siempre ha sido de nuestro uso exclusivo. Así que nos encontramos dos puertas de 80 cms cada una(la fetén y la de ellos) en una pared de 2 metros¡quedan guay! Imaginaros, una de hace 40 años viejica, y la otra de conglomerado y formica con una manija dorada , yo he visto a varios niños ir ex profeso a ver las puertas para descojonarse.
El asunto ha tenido implicaciones municipales(dejémoslo ahí, no se puede hablar de lo que no se tiene certeza).
Ya te digo : una gañanada de tomo y lomo.
27 de febrero de 2007 a las 07:39.  

Manu, the java real machine:
Estos sí que son episodios de la España profunda...

Y lo lamentable es que todavía queda gentuza como la que describes, que se creen cargados de razón y secundados por sus 'amigos', que le dan la razón en todo, van por el mundo como si fuese suyo y los demás estuviésemos de prestado...

Al final, muchas veces, o tienes paciencia hasta que la verdad sale a la luz... o atajas por la calle de enmedio y tiras de la 'persuasión' para explicarle al subnormal que no tienes ganas de que te toquen los huevos...

Una tía abuela de mi mujer, tiene una casa en Cuenca, en un edificio antiguo junto al río. El caso es que uno de los pisos que está sobre el suyo estaba totalmente abandonado... y con el tiempo y las lluvias, más diversas fugas de agua, algunas viejas vigas de madera del techo empezaron a pudrirse y ceder...

De un día para otro la mujer se encontró con el techo medio caido en una habitación, con peligro de hundimiento...

Acudieron los bomberos y lo apuntalaron... y el caso es que consiguió hablar con la dueña del piso para decirle lo que pasaba...

Pero fíjate... que esta mujer tenía amigos en el hAy-untamiento y pretensiones de hacerse con todo el edificio para poder tirarlo abajo y hacer apartamentos...
Así que hizo oidos sordos y pese a los requerimientos de esta buena mujer, no hacía nada...

¿Cómo se resolvió el tema?...

Pues pillando mi suegro a esta mujer y diciendole más o menos algo como... 'o arreglas el estropicio, o te busco una noche que vayas para casa y te arranco la cabeza a hostias'...

Pues mira... no se si fué lo más ético... pero el caso es que 6 meses después el techo esta arreglado y el piso de arriba reformado para evitar que volviese a haber problemas...

Por desgracia, hay quienes son demasiado lerdos para entender las buena palabras...
27 de febrero de 2007 a las 10:24.  

casty:
Cuanto tiempo hace de eso?

Lo digo porque hoy en dia es muy facil demostrar como estaba la situacion 2 anyos antes con google earth o el sigpac.
27 de febrero de 2007 a las 10:29.  

Maui:
Conozco otro caso parecido...

El de un señor que tenía una parcela con olivos que quería vender para construir chalets en el campo...

Consideró que un camino que pasaba al lado de su terreno era también suyo, y puso una valla alrededor de sus terrenos, incluyendo el camino, dentro del vallado.

El camino en cuestión añadía unos cuantos metros a su parcela, metros que podría vender por un pico; pero no era suyo.

Ese camino era la vía de acceso de una serie de chalets, que había más abajo, a la carretera.

Al quitarles el camino, les estaba quitando su única salida.

Al final, meses después, y tras dos juicios, los dueños de la serie de chalets consiguieron que se reconociera que el camino era de todos y no sólo de aquel señor.

El señor de los olivos retiró la valla por orden del juez.

Los dueños de los chalets pudieron volver a entrar en coche en sus chalets de campo.

Hasta ese momento tenían que entrar andando, o metiendo el coche por el barro de las fincas, porque no tenían camino.

El señor de los olivos tuvo que pagar los costes de todo, incluyendo lo que costó retirar la valla que bloqueaba el camino.

¡Es sorprendente ver hasta dónde llega la codicia y la estupidez humana!
27 de febrero de 2007 a las 10:53.  

Anónimo:
Lo que no sé es cómo os sorprenden estas cosas, viviendo en el país que vivimos...
27 de febrero de 2007 a las 11:07.  

Anónimo:
en este pais hay que ir siempre con la ley por delante, no permitir que te avasallen ... porque el avasallamiento permitido.. se hace ley

y despues los favores dados son olvidados, y los de vuelta se quedan en nada
27 de febrero de 2007 a las 16:48.  

Anónimo:
efectivamente, queda demostrado que Africa empieza en los Pirineos. Yo casi que prefiero la frialdad y la razonalidad de la gente del norte de Europa, que sabes a lo que atenerte con ellos, que a los simpaticos mediterraneos que nunca sabes por donde te van a meter la cuchilla, eso y la envidia.
28 de febrero de 2007 a las 21:47.  

Anónimo:
«Yo casi que prefiero la frialdad y la razonalidad de la gente del norte de Europa, que sabes a lo que atenerte con ellos, que a los simpaticos mediterraneos que nunca sabes por donde te van a meter la cuchilla, eso y la envidia.»

¿Casi? Yo subscribo la frase con la única condición de quitarle ese casi. Estoy hasta los huevos de la milonga de que "no se vive de bien en ningún país del mundo como en España" y amén. Esto estará de puta madre para divertirse, pero más allá de eso... Vivir es mucho más que el ocio. Nos guste o no, tenemos que trabajar, convivir con los vecinos, curarnos de nuestras enfermedades, confiar en una policía y justicia diestras en desfacer entuertos. Y lo que tenemos aquí es: mileuristas que se pueden considerar afortunados de serlo, no-tienes-piso-eres-un-fracasao, una sanidad pública que deja mucho que desear (señora, el ginecólogo le acaba de dar cita para dentro de un par de añitos) y una policía y justicia que permiten disparates como que tres años después aún no sepamos qué estalló exactamente el 11M (en un país de esos del norte de Europa, en los que tan mal se vive, ya habrían rodado cabezas) o casos como los de Dolores Vázquez, Mounib-Tommouhi (http://www.geocities.com/eva_bobrow/portada.html) o Javier G.R. (http://www.elmundo.es/suplementos/cronica/2005/512/1123365605.html).
1 de marzo de 2007 a las 06:19.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja