22 de octubre de 2006
Ya no leo novelas
Me acabo de dar cuenta ahora. La última novela que leí fue Tuareg, de Vázquez Figueroa. Esto fue en mayo.

En cambio, creo que paso leyendo más horas que antes, aunque todo en internet. ¿Qué interés puedo tener yo en ese género fosilizado que es la novela? Si el interés está en las historias cotidianas, las hay más abundantes en la Red. Si el interés es el contacto con el "temperamento" del novelista, ahí están los blogs. Si el interés es el entretenimiento, el messenger me salva.

¿Para qué coño quiero yo una novela? Es bien sabido que la realidad supera a la ficción. Ahora que tenemos acceso a realidades infinitas, no tiene apenas sentido la ficción.

La novela es ya un género fosilizado, que imita las formas del siglo XIX y que no evoluciona absolutamente nada. En la parte culta, el barco hace aguas rápidamente. En los últimos diez años las novelas cultas han perdido a casi todos sus lectores, además de toda su influencia. A Javier Marías lo leen ya las secretarias y poco más. A Muñoz Molina... Muñoz Molina no es un autor culto, es un pedantuelo gallofero y nada más. Esta parte de la literatura ha adelgazado peligrosamente y va camino de su momificación, igual que la poesía y el teatro. Estos escritores son ya inframediocres con miopía. Ni ven el futuro ni ven la realidad que los rodea.

Entonces, no es como para perder el tiempo leyendo ahí.

Luego está la novela comercial. Aquí se ha pretendido heredar los ropajes del abuelo culto y se ha querido vender a Pérez Reverte o Ruiz Zafón como "calidad". Pero no la hay. Esta gente sí que es inteligente, plantea sus obras como estrategias comerciales muy bien perfiladas. A mí me gustaría ser como ellos, pero creo que no valgo para eso. Estas obras están hechas para el lector medio, y para bien o para mal, yo no soy el lector medio. Sé demasiado como para que me impresionen esas historietas. A veces hasta me enternece la inocencia de estas personas cuando tratan ciertos temas. Se mueven poco por internet.

Estas novelas no las leo ni las voy a leer. Si pudiese escribir una y comprarme una casa al contado, lo haría, pero ya dijo Matilde Asensi que el secreto de su éxito es ser una persona normal. Ahí me han pillado. No he sido nunca normal ni lo quiero ser.

Cuando un género es sólo entretenimiento mediano, sin debate, sin evolución, sin influencia en los lectores, entonces está al nivel del fútbol y de las revistas del corazón. El problema es que yo prefiero leer revistas del corazón que La sombra del viento. Son más realistas, las fotografías son bonitas y el número de personajes no deja de crecer.

Pienso que novelas de ese tipo se seguirán escribiendo y tendrán sus lectores. No creo que se muevan demasiado las cifras, tal vez un crecimiento lento pero ventas concentradas cada vez en menos manos. Lo digo porque es lo que ocurre en Estados Unidos. Pero las ideas nuevas, la cultura verdadera, no va a aparecer en las novelas. Lo innovador, lo interesante, lo que será influyente creo que está en internet. Es, tal vez, lo único bueno que ha hecho mi generación. Ahí tal vez les duela a los cabroncetes del 68: consiguieron dinero, prestigio, sexo con la mujer del vecino, pero no consiguieron matar la novela. Nosotros tal vez lo hayamos conseguido.

10:37:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

23 comentarios:

Anónimo:
"Ahora que tenemos acceso a realidades infinitas, no tiene apenas sentido la ficción".

Un poco pasadete de rosca posmoderna, ¿no? Si no hay relatos ni épica, ¿sólo nos queda el bostezo contínuo? Y yo no lo fliparía tanto con la Red, el 90% de las veces lo que uno encuentra en la blogosfera son diarios mal escritos.

Por otro lado, coincido con tu rechazo de los Muñoz Molina y Javier Marías, aunque más como columnistas y comentaristas políticos que como escritores de ficción.
22 de octubre de 2006 a las 11:38.  

Anónimo:
Hombre Alberto, no seas tan radical... No salen muchas novelas buenas al año, pero todavía nos quedan los clásicos. No es fácil escribir una historia bien construida usando apropiadamente todos los recursos del idioma, pero a veces alguien lo consigue.
Un ejemplo reciente que a mí me ha gustado mucho: "El hombre sin nombre", de Suso de Toro.
De acuerdo en cuanto a Ruiz Zafón, Pérez Reverte, Muñoz Molina... pero esa gente en pocos años estará olvidada. No así Mario Vargas Llosa (por poner un ejemplo y aunque su última novela no valga para nada).
El valor de la ficción no está para mí en que sea un prodigio de imaginación y supere a la realidad, sino en crear un mundo verosímil y bien escrito.
Creo que aunque la novela tiene mucha competencia en cuanto a formas de entretenimiento, y que nunca volverá a tener la hegemonía que tenía hace 100 años, seguirá con nosotros porque todavía ninguna alternativa la ha superado en complejidad y profundidad: no el cine, ni los videojuegos, ni los blogs.

Un saludo de un seguidor de tu blog
22 de octubre de 2006 a las 12:00.  

alberto:
Solamente un apunte: en internet los tontos encuentran tonterías. Los que tienen un conocimiento más profundo encuentran mucho más.
22 de octubre de 2006 a las 22:40.  

Camarada Bakunin:
Jejejeje... se ve que el anónimo de más arriba no conoce la ley de Sturgeon. De conocerla sabría que también el 90% de las novelas (o más) son chorradas mal escritas.
23 de octubre de 2006 a las 00:46.  

Anónimo:
Mal, muy mal, Alberto, te lo digo con todo cariño, ya que si no no haría este esfuerzo. Tienes buena madera, pero te sobra arrebato y respuesta primaria. ¿Tú crees que tus lectores son tontos? Estoy seguro de que no lo piensas, pero en un impulso lo dices.
Descalificas todo tu texto confesando que la última novela que has leído es ese Tuareg de ese Vázquez. Perdona que te lo indique con rudeza: no se puede uno permitir no saber o no darse cuenta de que esos textos no son para leer. Así que lo único que expresas es que no conoces las novelas dignas de ese nombre.
Alberto, no importan las formas, lo que importa es quién escribe. Será novela o serán unas lineas en un papel arrugado, como las que llevaba Machado en su bolsillo, a la hora de su muerte.
Dios mío, creo que podrías escribir bien, pero se precisan tantas cosas. Para empezar: ¿por qué no piensas qué puede interesarte a ti de lo que también afecta a "los otros"?. Tal vez no sea todo la burbuja.
Serenidad, Alberto.
"Las obras de la juventud son fuego y oro, las de la madurez, sobriedad y plata". Basta ya de fuego.
23 de octubre de 2006 a las 01:44.  

John Constantine:
A mi me parece que no es la novela lo que está en crisis, sino la consideración de la novela como gran pilar de la literatura. Es muy difícil, por no decir imposible, que ahora se escriba algo del impacto de "Ulises" o "En busca del tiempo perdido". Por otra parte, creo que la inclusión de gran parte de la novela "seria" (tómese como se quiera) dentro del género del best-seller le a dañado bastante. Y ahí estan carnavales como los del premio planeta para corroborarlo.
23 de octubre de 2006 a las 08:08.  

alberto:
Perdóname, amigo Anónimo: ¿no conozco las novelas dignas de ese nombre? ¿Y para qué me he licenciado en filología y he cursado estudios de doctorado en la especialidad de literatura? Yo he leído miles de novelas, conozco a los mejores autores españoles y parte de los extranjeros desde el siglo XVIII. Antes se ha mencionado el Ulises y En busca del tiempo perdido. Las he leído las dos.

Las novelas que se hacen ahora son una auténtica mierda. Hacen que Vázquez Figueroa parezca un gran clásico. He dicho que la novela seguirá existiendo, pero como género popular, más o menos enmascarado con pedantería barata, pero las élites ilustradas estarán en otra parte. Por eso no leo novelas y por eso dudo que vuelva a escribirlas.
23 de octubre de 2006 a las 09:02.  

Gatasombra:
¿Cuando ha dejado de ser la novela un género popular?

Por otro lado, servidora tiene el gusto atrofiado y sólo me suelen atraer títulos pertenecientes a los géneros más tradicionalmente denostados; fantasía-ciencia ficción-terror. El resto me aburre soberanamente, qué se le va a hacer...
23 de octubre de 2006 a las 09:30.  

Anónimo:
Creo que el principal problema no es que las novelas de hoy no sean buenas. Creo que el principal cancer de la literatura se encuentra en las campañas publicitarias con nombre de reconocimiento, los premios Plante, por ejemplo.

Es vox populi que el planeta no lo gana nunca la mejor candidata sino, como mucho, la segunda. Así se aseguran las ventas del premiado, porque lo han premiado, y del finalista porque realmente es mejor novela.

Creo sinceramente que los clásicos no lo son desde la primera edición, sino que es a largo plazo cuando se consigue discernir si esta o aquella obra son buenas y han perdurado. Pero ahora solamente permanecerán disponibles para su adquisición aquellas novelas que las editoriales decidan no sacar de catálogo, así que seguramente se considerarán "clásicos" a aquellos que hayan sido 3, 2 ó 1 en los cuarenta principales del papel durante más semanas; y estos serán aquellos que hayan pagado más por permancer ahí independientemente de la calidad.

Pero en realidad no me preocupa. Ya decidí hace mucho tiempo no comprarme ni una sola obra que haya sido galardonada con ningún premio literario en las últimas décadas del siglo XX y lo que va del XXI y soy feliz.

Además, estoy redescubriendo las novelas antiguas y realmente las estoy disfrutando.
23 de octubre de 2006 a las 09:57.  

Ikke Leonhardt:
Sr. Noguera, yo pensaba como vd. hasta hace un par de años. Pero desde entonces he descubierto unos cuantos autores de novela contemporáneos de grandísimo nivel.

Si no lo ha hecho ya lea vd. a Houellebecq, por ejemplo.

Como decían por ahí arriba, el 90% de lo que se escribe es, digamos, mediocre. Pero se siguen escribiendo auténticas joyas.
23 de octubre de 2006 a las 10:08.  

cibercurrito:
Coincido con Alberto y también con Ikke. A mí también me fascina Houellebecq. Pero creo que el próximo Houellebecq escribirá un blog, no una novela.
23 de octubre de 2006 a las 12:06.  

Anónimo:
Te has pasado macho. Esto es como decir que para qué quiero El Museo Del Prado si tengo el Flickr.
23 de octubre de 2006 a las 18:15.  

Anónimo:
Como diría Twain, los informes sobre la muerte de la novela han sido exagerados. Después de cinco siglos, no va a ser internet lo que la mate. Le queda cuerda para rato.
Por cierto: el que haya leído Las partículas elementales de Houllebecq, que le eche un vistazo a El árbol de la ciencia de Baroja, el que nos hacían leer en el instituto, y me diga que no es en un 90% el mismo libro.
24 de octubre de 2006 a las 09:28.  

Gatasombra:
cibercurrito, ha oido usted hablar de los blooks?
24 de octubre de 2006 a las 09:52.  

alberto:
Las partículas elementales la leí hace años ya y me entretuvo un poco. Es mucho peor que El árbol de la ciencia, por supuesto. De hecho, ahí está lo que yo quería decir, el nivel ha ido bajando en picado. Los que dicen que hace falta más distancia creo que se equivocan, porque si las novelas actuales hacen bostezar a la gente más culta (es decir a los bloggers), es porque algo pasa. Hace cien años todavía a la gente le importaban las novelas como algo más que entretenimiento. Lo de Houellebecq es también entretenimiento, cagarse en todo el mundo para reconfortar a un tipo de lector al que le gustaría cagarse en todo el mundo pero no puede. Son espumarajos que no van a ningún sitio.

Es que creo que hace falta quitarse ese concepto de obra única y sacralizada y empezar a pensar en contenidos distribuidos. El mismo concepto de autor tiene que ser revisado. A mí me harta ya la idea esa de geniecillo que todo lo sabe, creo que es un personaje que da compañía imaginaria a personas con necesidades afectivas, pero que no tiene influencia verdadera en la sociedad. En cambio, los foros tipo burbuja.info están tomando un poder inmenso. Y no es que ese foro sea una novela, pero sí que toma parte de las funciones que antes tenían las novelas.
24 de octubre de 2006 a las 15:39.  

Anónimo:
Hace tiempo leía novelas (clásicos)para entender el mundo. Pero ya no soy capaz de hacerlo porque me pesa demasiado el día a día como para deprimirme más con el existencialismo. La literatura de hoy sí que es una burbuja: leve, insustancial y efímera. Y lo peor de todo es que los amigos que saben que te gusta leer, te obsequian con esos mamotretos infumables en los cumpleaños. La novela no está muerta pero ahora solo es otro medio de "ocio".Como hacer sudokus, completamente inútil.
Por otro lado sí que me siento con fuerza para leer blogs: todo el mundo da su opinión así que no hay nada que sea dogma de fe. No hay revoluciones intelectuales porque no hay coordinación. En resumen: me informo de lo que piensan los demás pero no le doy tanta importancia ni me influye tanto como lo haría un libro. En los blogs también se escriben muchas tonterías. La gente que me gusta no hace novelas, escribe sobre su propia vida.
25 de octubre de 2006 a las 15:23.  

Anónimo:
Me apunto lo de la ley de Sturgeon, y estoy parcialmente contigo en lo que dices, Alberto; pero me parece que pecas un poco de hispanocentrista. Puede que la novela "culta" y "popular" de habla hispana no esté dando grandes frutos, pero ¿has leído a Coetzee? ¿A Margaret Atwood? ¿A Roddy Doyle? ¿Y a Chuck Palahniuk?

Laura, una lectora (de tu blog y de todo lo legible)
25 de octubre de 2006 a las 15:24.  

El Sebas:
Aquí patinas Alberto. Hay, hubo y habrá novelas excelentes. Y la excelencia de una novela depende de la edad, del sexo, del momento y de los gustos, de quien las lee.
A mí me la sudan los telediarios, el día a día que cuentan no es el mío, ni el de casi nadie, la inmensa mayoría de los blogs me parecen basura, están escritos por gente que lo único que tiene es tiempo, pero no inteligencia o conocimientos para escribir.
Sin embargo me gusta la historia y los libros de Arturo Pérez-Reverte me encantan, que a ti no te gustán vale, pero no por ello tienes que desacreditarlos.
Aunque todo tiene una explicación cuando te han obligado a leer libros (buenos y no tantos) sin tener ganas de ello y el último que leíste de motu propio y por placer fue de Vázquez Figueroa.
26 de octubre de 2006 a las 17:34.  

Anónimo:
Yo me leo una novelita, cada dos o tres días, Auster, Austen, Chandler, Oe, Highsmith, Tusset, Murakami... de todo un poco

Y me lo apso pipa, oiga
27 de octubre de 2006 a las 13:49.  

phantomasIII:
Yo también creo que has pegado un patinazo. No te voy a recomendar ningún autor, porque desconozco tus gustos. Pero he sentido lo mismo que cuando la gente me dice que ya no se hace música buena. Será que han buscado poco (o nada).

Me juego el dedo chico a que dentro de unos años te ríes de esta reflexión que has hecho, estoy seguro.

Un saludo.
28 de octubre de 2006 a las 17:54.  

willy:
Al menos ellos no han tenido que escribir sangrantes comentaros y reflexiones sobre un apocaliptico futuro para que sean leidos, ALberto, lo que hay es mucha envidia, y egocentrismo, lo primero que me enseñaron a mi en la universidad fue a no decir que era universitario, como si eso me diera pie a decir lo que quisiera... que pena
30 de octubre de 2006 a las 19:56.  

alberto:
Ay, pena, penita, pena!! Qué idiotez acabas de decir, hombre.
30 de octubre de 2006 a las 23:27.  

Anónimo:
Me siento algo identificado con lo que dices, a mi me sucede ultimamente que me veo incapaz de acabar una novela, no consigo que me interesen las cosas que cuentan, es una pena, cuando era adolescente me lo pasaba pipa leyendo, ahora para encontrar ese placer hace falta mucho mucho mucho, en los últimos 10 años (desde que entre en la universidad)creo que cuento con los dedos los libros que realmente me han impactado, las Memorias de Adriano, Cien años de soledad, La vida está en otra parte (de Kundera), La Peste (Camus). Pero me decepciona comprobar como son joyas únicas, capaces de una satisfacción poco usual. Lo que evidentemente jamas decepciona son los clasicos, la criba del tiempo ha hecho que nos haya llegado de lo bueno lo mejor, la Iliada, la Guerra de las Galias de Cesar, y una pequeña joyita que me encanta, Meta Markon Basileas Historia, o la historia del imperio romano despues de Marco Aurelio de Herodiano, que podria pasar por una cronica politica escrita por un periodista (bueno) parlamentario de hoy en dia.

Por cierto Alberto ¿Que opinas de Vila-Matas? A mi "Paris no se acaba nunca" me parecio delicioso
8 de noviembre de 2006 a las 13:51.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja