18 de octubre de 2006
Miss Marple
Me gustan los comentarios de Miss Marple en Burbuja.info. Parece que es una española que trabaja en un banco de Inglaterra. Hoy ha contado en cuatro palabras nuestra historia económica desde la transición:
Ese sueño de cambiar el modelo económico no se puede llevar a cabo con la política monetaria en Francfort, y la política fiscal constreñida por las obligaciones expansivas ya asumidas. Cuando la construcción reduzca el número de viviendas nuevas que se construyen, el paro aumentará. Añádase el frenazo en el consumo debido al fin del crédito barato, y nos ponemos en un paro importante.

A finales de los 80, con la incorporación a la UE, España pasó por una reconversión industrial muy dolorosa. Nada más acabar, nos topamos con la recesión de 1993-94, con niveles de paro de hasta 22%. La crisis no devino en revolución porque esto es España, y ahí estaban las familias como red de seguridad. Pero ahí sí se aprovechó para un cambio de modelo económico: del modelo intervenido y paternalista franquista pasamos a un modelo basado en el trabajo barato y los contratos basura. No lo bastante basura: seguíamos sin poder competir en el exterior. Para crecer hizo falta la llegada de inmigración masiva que abaratara aún mas los costes, y el crédito barato para crear la burbuja inmobiliaria e inflar la demanda interna.

¿Qué cambio de modelo nos espera ahora? Empleos aún más flexibles, salarios más "competitivos"; sector de la construcción desmantelado, y el sueldo dedicado a pagar la hipoteca y lo único que con toda seguridad va a subir dramaticamente: el inescapable recibo de la electricidad.

El último en salir que apague la luz, que cuesta cara.


19:58:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

6 comentarios:

Anónimo:
Hola,

comparto en cierta medida los comentarios de Miss Marple, pero no puedo dejar de pensar que son tremendamente catastrofístas. La más que segura corrección que se producirá paulatinamente no hará más que continuar con el proceso que se está produciendo desde casí antes de la transición, la concentración de poder económico en manos de unos pocos.

El cambio de modelo económico es una quimera, porque el PSOE defiende los mismos intereses que los del PP con algunos matices. O es que ¿alguien se pensaba que con la llegada de los "socialistas" al poder las "prometidas" inversiones en I+D+i iban a concretarse en conexiones ADSL subvencionadas, reforma educacional orientada hacía una preparación más tecnológica, modernización de la universidad, financiación a pequeños emprendedores siguiendo el modelo filandes... ? Por Dios!!
Las ayudas, llegarán a los de siempre, a telefónica y a las grandes multinacionales con las que, en balde, se intentará que no aceleren el proceso de deslocalización.


Si queremos salir de esta vivos tenemos que usar el cerebro, volvernos más emprendedores, menos "estomagoagradecidos" del estado y menos funcionariales y burocráticos.
18 de octubre de 2006 a las 21:30.  

Anónimo:
Pues sí, hace comentarios siempre interesantes, pero creo que Miss Marple es un tío a pesar de su nick.
19 de octubre de 2006 a las 05:08.  

Manu, the java real machine:
Pues por desgracia tiene mucha razón... muchísima razón...

El problema de este país es que no tiene memoria histórica... olvidamos las desgracias tan rápido que casi da miedo...

Tan solo hay que ver como a día de hoy la situación del país se está radicalizando a casi los mismo niveles que en aquel periodo de pre-Guerra Civil... la gente ha abandonado la vía del entendimiento, y se dedica a lanzar basura sobre el adversario, al mismo tiempo que repite consignas y los más violentos son justificados...

De la misma forma, tras un buen periodo económico, todos parecen haber olvidado aquellos épocas de tipos de interés al 11-12%... de un enorme paro, del inicio de los contratos basura y la llegada de una tremenda temporalidad a nuestro ámbito laboral.

Yo lo recuerdo, pese a que entonces tenía 17-18 años y mis intereses principales eran otros... pero recuerdo lo mucho que sufrió mi padre para sacar a la familia adelante, al mismo tiempo que su sueldo casi se iba íntegramente a pagar una hipoteca con intereses por las nubes.
Recuerdo que mi madre subía al paro, a apuntarse para buscar trabajo... pero nunca la llamaron...

Y luego, en el 95, recuerdo que al salir de la carrera por más que buscaba apenas encontraba nada de trabajo... tan mal estaba el tema, que aproveché para quitarme de enmedio la objeción de conciencia... pero también recuerdo cómo muchos de mis compañeros objetores se las veían y deseaban para trabajar, a través de ETT's, con sueldos muy bajos y acabar trabajando en cosas que nada tenían que ver con sus estudios...

No quiero ponerme catastrofista... pero deberíamos ser más consciente de que las cosas así se pueden repetir... sobre todo cuando nos despistamos y entramos en el modo 'eso a mi no me va a pasar'.. y exigir a nuestros políticos que hagan sus deberes y minimizen los malos momentos que puedan estar por llegar.

En lugar de eso... nos dedicamos a seguirles el juego con acusaciones absurdas sobre temas menos importantes... y vemos cómo poco a poco las empresas se van largando de España, y somos incapaces de crear e innovar como sí hacen muchos otros paises...
19 de octubre de 2006 a las 12:53.  

EGM:
No comparto el pesimismo del que está impregnado este blog. No sé si sois la "generación más fracasada", pero tampoco me voy a poner a calcularlo. Sois una generación mimada. No habéis sufrido una guerra, ni habéis pasado hambre, habéis disfrutado una democracia e incluso os han "regalado" formación universitaria.

En tu caso particular, Alberto, no creo que lleves la contraria por haber estudiado letras y preparado unas oposiciones, algo muy, pero que muy común. En mi opinión, lleva la contraria el que se ha dedicado a emprender o el ha optado por formarse o desarrollar su carrera en el extranjero. El que se ha arriesgado, en definitiva. El funcionariado es, en mi opinión, el recurso del, digamos, prudente. La referencia al combustible que emplea tu coche creo que refuerza mi tesis, ¿eso es llevar la contraria? La novedad sería no conducir.

Entre ese derrotismo y la obsesión por la burbuja inmobiliaria, cuyos efectos serán mucho menores de lo que predices, este blog se torna monotema, cuando quiero creer que tu pluma daría para mucho más.

Tal vez no entienda tu posición y me esté equivocando. En ese caso dímelo, te leo. No me considero perteneciente a una generación fracasada, pero como te he dicho no evalúo generación alguna. Estoy muy satisfecho con mi vida y la considero un éxito, especialmente en lo personal, que es en lo que reside la riqueza en mi opinión. En lo profesional no puedo quejarme en absoluto.

Comprendo los problemas de algunos lectores, pero comprenderán que por difícil que crean tenerlo, su generación es la más mimada, y no van a ver ni en pintura las dificultades que sufrieron los que les precedieron. Hay casos terribles, los conozco, pero la mayor parte de la gente puede salir adelante con trabajo y criterio. Sobre todo, criterio.

Basta con cuestionar lo establecido, empezando por el consumismo absurdo al que nos entregamos, para ver las cosas de otra manera. Demos a cada cosa la importancia que merece. No se puede tener todo. Tú sabrás lo que es importante para ti. Yo sé lo que es importante para mí y no voy a renunciar a un ápice de ello. Claro, que para lograrlo tendré que plantearme muchas cosas, y con mucha frialdad.

Y entonces sí que tendré que llevar la contraria.
19 de octubre de 2006 a las 14:51.  

Asturchale y Chulo:
>> Comprenderán que por difícil que crean tenerlo, su generación es la más mimada, y no van a ver ni en pintura las dificultades que sufrieron los que les precedieron.

Vivimos mejor que nuestros abuelos pero peor que nuestros padres, quienes tampoco vivieron ninguna guerra. Fuimos niños mimados, fuimos adolescentes hasta los treinta, pero me temo, EGM, que nuestros ordenadores "regalo de reyes", nuestros calimochos y nuestros cursos de ingles pesan menos, al final, que las empresas subvencionadas, las viviendas protegidas y los contratos blindados que disfrutaron nuestros padres.

Llega una edad en que haces balance y descubres que, aunque te creias un privilegiado, en realidad estabas comprando una vida incompleta y renunciando a cosas mucho mas importantes. Nuestros padres nos consintieron mucho, es cierto, pero creo que cualquiera que haya pasado de los 25 y se haya enfrentado al mercado laboral, en forma de empresarios o de oposiciones, me reconocera que el mimo se le ha quitado de golpe.

Somos pobres, somos dependientes, vivimos a la sombra de nuestros padres, no tenemos una escala de valores, carecemos de una ideologia que nos dé fuerzas para luchar por nuestros intereses. Estamos tan confusos que pensamos que el alcohol, las compras y el sexo esporadico pueden suplir una vida plena. Ni siquiera tenemos la opcion de escapar a la naturaleza, que está ya degradada casi hasta el punto de no retorno.
Adiós a la religión y a la lucha obrera, adiós a las utopías, adiós a los árboles y los ríos, adiós al futuro, a una vida estable, al orgullo de ganarse la vida decentemente, a la familia: ¿Y nosotros somos una generación mimada? ¿Qué diablos nos queda?
21 de octubre de 2006 a las 12:22.  

Anónimo:
Una pequeña puntualización. Creo que no es española, sinó español. Confusiones que se crean a veces con los nicks en los foros. Un saludo.
22 de octubre de 2006 a las 00:06.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja