14 de septiembre de 2006
De la inmadurez psicológica del español
Hace tiempo que tengo ganas de publicar esta opinión. Hablamos mucho de los problemas de España, de los defectos de los españoles. Recuerdo que Pío Baroja decía que el rasgo esencial del castellano es la intensidad de sentimiento. Yo creo que, en una palabra, hay una inmadurez causada por una educación sobreprotectora.

Fijaros en las similitudes entre un españolito y un niño:Aquí me paro. Tal vez haya más características que se me han olvidado. Lo que tengo claro es que este es un país de niños, con lo que nunca puede estar bien gestionado. Aquí a todos nos falta un hervor o dos.

Sólo me ha faltado una cosa por decir: los catalanes, valencianos, vascos y gallegos pueden argumentar que esas son características del castellano, no de todos los españoles. Tal vez tuviesen razón.

13:25:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

10 comentarios:

max:
A mi la primera característica no me parece un defecto:
"Intensidad de sentimiento: así lo dijo Baroja, cuando se ríe se ríe mucho, cuando se enfada se enfada mucho, cuando odia odia mucho y cuando besa es que besa de verdad."

Por otro lado, aunque me cuesta admitir generalizaciones, he de reconocer que al menos hay dos en las que si que reconozco a la mayoria de nuestros compatriotas (y quizás me debiera incluir) y que a mí personalmente me molestan mucho:

# Dificultad para cumplir normas.
# Tendencia a la picaresca, la rapiña y la estafa.
14 de septiembre de 2006 a las 14:37.  

Equilibrio:
Yo creo que en muchas cosas tienes razón, pero auqnue sólo sea para congraciarnos un poco con este país (o intento de) en el que vivimos... ¿Por qué no haces otra tabla con las cosas buenas?

Un saludo desde "el otro lado"
14 de septiembre de 2006 a las 15:42.  

i.:
hay que admitirte que algunos de los topicos son bastante acertados, no comparte tu opinion en todos, pero en general si se podria decir que esto no afecta en todos los aspectos de la vida

lo que no estoy de acuerdo contigo es que los presentes como algo malo nuestro, y unicamente nuestro. Algo he viajado y vivido por el norte y este de europa y te puede decir que los pattrones son muy parecidos

a grandes rasgos y de lejos posiblemente no se aprecie, pero te aseguro que despues de vivir y trabajar varios años por estas latitudes tengo la misma sensacion sobre el resto de europa

quizas el ser humano sea asi como lo vemos de cerca dia tras dia...
14 de septiembre de 2006 a las 16:07.  

baburu:
Yo no creo que parezcamos niños. Algunos aspectos de los que dices no son exclusivos de los españoles, y otros no se dan en los críos.
14 de septiembre de 2006 a las 16:16.  

Anónimo:

una opinión parecida de Sanchéz-Dragó

15 de septiembre de 2006 a las 00:44.  

alberto:
Sí, muy bueno el vídeo. Ya se publicó y se comentó aquí.
15 de septiembre de 2006 a las 02:54.  

Anónimo:
si, tienes razon seguramente: los catalanes, vascos y gallegos son todavia peores... (sin ofender)
15 de septiembre de 2006 a las 10:18.  

Manu, the java real machine:
La verdad es que muchas de las comparaciones me parecen acertadas...

Tan solo hay que ver el elevado grado de inmadurez de la actual sociedad...

Chavales de 20 y pocos años que matan a la novia porque les deja o se va con otro... Hombres de 50 que no aceptan el rechazo de su pareja...
Gente que se mete en préstamos de hasta el 50%, o más, de sus ingresos para comprarse un zulito a 35 años...
Ese eterna negación de lo evidente, que los tipos tienen que subir algún día, nos guste o no...

En fin... bastante acertado sin duda alguna... ¿será por culpa de nuestra educación?...

Quizás un exceso de sobre proteccionismo de los padres hacia sus hijos...

Recuerdo cuando mis padres, hace muchos años, las pasaban canutas para llegar a final de mes. Ya podía pasar lo que pasara, que nunca te contaban nada... como queriendo evitar que nos despertásemos y viésemos la realidad...
Hasta que llegó el día, con unos 11 años, en el que comprendí que las cosas en casa no iban tan bien... que mis padres tenían que hacer auténticos milagros para poder darnos a todos de comer... que se endeudaban para pagar otras deudas anteriores... o que mi madre estaba enferma aunque lo disimulase...

Aquel día, recuerdo, empecé a ayudar a mi madre en casa... dejé de pedir regalos caros por mi cumpleaños o reyes... apuraba lo que tenía hasta el máximo, y solo pedía que me comprasen lo imprescindible...
Recuerdo que un día mi padre me quería comprar un regalo de cumpleaños y me llevó a una juguetería... lo que quería costaba 500ptas... miré a mi padre lleno de ilusión, y entonces me fijé en la cartera que tenía en la mano, y un único billete de 500ptas que llevaba en la cartera... vi la angustía en su cara, supongo que debatiéndose entre comprarme el regalo o tener que llegar a final de mes... y en ese momento le dije 'déjalo papá... ya se lo pediré a los Reyes para navidad'...

Lo curioso, es que a día de hoy, con 32 años, mis padres coinciden en afirmar que de todos sus hijos soy el único que les escucha y sabe encajar mejor los golpes que nos da la vida.
15 de septiembre de 2006 a las 12:58.  

irichc:
Leibniz, comentando a un famoso moralista, escribe lo siguiente:

Lord Shaftesbury no quiere que se trate con seriedad ciertos males, y juzga con razón al declarar que el ridículo es el verdadero medio para curar a las personas atacadas por el mal romántico; pero como los románticos no forman partido, siendo pocos los individuos que lo padecen, no es posible deducir consecuencia; pero no ocurre lo propio en cuanto a los sentimientos religiosos. No obstante, diremos de paso que el caballero Temple creía que Don Quijote perjudicó a su nación, y que al curar a sus compatriotas de su testarudez romántica, llevada hasta la exageración, los condujo al otro extremo, haciéndoles caer en la molicie.
16 de septiembre de 2006 a las 00:13.  

simple:
Al leer lo escrito he hecho una relación curiosa. Acabo de venir de un viaje de pensionistas andaluces de un nivel cultural muy bajo.Entre los viajeros iba un matrimonio alemán. Ella jubilada profesora de economía en una universidad alemana. Tuve ocasión de hablar con ella bastante porque hablaba español. Las características enunciadas en el post que comento sobre el infantilismo español se daban llevadas a su máxima expresión en el grupo. Hablaban continuamente(necedades casi siempre y observaciones banales y muy subjetivas del tipo "como esa maceta tengo una en mi casa"o "si no tomo un café por la mañana no soy persona" para desesperación de la guía acompañante a punto de echarse a llorar y quedarse afónica).La alemana no comprendía nada. Me llegó a confesar que en su país no se da un comportamiento parecido ni en las clases más bajas e incultas. Al final me dijo que parecía que la excursión parecía un Kindergarden. Con un acento que parecía el de la Reina Sofía. Como observación interesante añadiré que ella y su marido con pensiones "alemanas" de profesionales, gastaban mucho menos que el resto de pensionistas españoles. Miraban el euro como si esperaran una debacle económica.Les sorprendía el comportamiento de los manirrotos españoles. Yo le dije que no se preocupsra tanto por el porvenir. Que siempre tendrían el pago de los adeudados españoles que disfrutan ahora del dinero barato alemán.
16 de septiembre de 2006 a las 13:47.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja