3 de agosto de 2006
Lo que dicen los franceses
En el foro de Idealista ha circulado un artículo en francés sobre nuestra burbuja. Es del diario Liberation, y viene a repetir la fórmula de otros artículos y reportajes que ya conocemos. Presentan a un diseñador madrileño que ha cogido una hipoteca a 50 años, hablan del aumento de los créditos a más de 40 años, de la obsesión por los inmuebles de los españoles y de la situación de los mileuristas.

Hasta ahí, nada nuevo. Pero es en los comentarios de los lectores donde está lo bueno. Traduzco las frases más interesantes que he podido entender:
"Alucinación colectiva", "se quedarán como inquilinos eternos de los bancos".

"Después de la magia de la religión y de la magia de la ciencia, la humanidad ha entrado en la era de la magia del crédito".

"Ni el mismo Terry Gilliam en su película Brasil imaginó tanta ineptitud [...] Chapó, aquí está el desarrollo, el crecimiento y todo de todo... Y se permiten aún dar lecciones al resto del mundo. ¿Suicidio colectivo o alucinación de grupo?".

"En España, la burbuja inmobiliaria ha llegado a su paroxismo y la inadecuación entre ingresos y precio de las hipotecas nunca ha sido tan alta. ¡Más dura será la caída! Los pobres jóvenes se van a meter en una hipoteca por un inmueble que probablemente en unos cuantos años valga apenas la mitad de su valor actual. Todas las burbujas especulativas acaban así, desde los tulipanes daneses del siglo XVII hasta las "punto com" del siglo 21, pasando por los menhires de Obelix".

"Lo que se ha hecho con las jóvenes generaciones en España es un verdadero crimen. Han estudiado para convertirse en esclavos de las generaciones iletradas provenientes del Franquismo". "Pero lo que es impactante es ver a los padres de las generaciones más viejas, que tienen unas pensiones superiores a los salarios de sus hijos". "Los españoles comienzan a detestar a las generaciones que los preceden e incluso a desear su muerte, aunque sea con la única esperanza de llegar a tener una casa".
Y luego aparecen en esos comentarios también ridículos nuncabajistas españoles intentando vender su leche también en Francia. Lamentable. Se habrán descojonado de ellos y de sus teorías demenciales.

00:18:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

6 comentarios:

A./:
Algunos de los comentarios que recoges son escasamente originales pues se oían hace 25 años.

Un (otro) problemilla del atarse a inmuebles: el cambio demográfico. Es imposible saber cómo evolucionará el barrio.

Un blog para leer despacio. Saludos.
3 de agosto de 2006 a las 13:38.  

Anónimo:
Lo más interesante del artículo, comprobar como los mantras nuncabajistas suenan aún más ridículos en francés (impagable eso del "au moins, je suis propriétaire, j'ai un patrimoine"), todavía me estoy riendo del propietario cena-latas de mejillones ese...

Por lo demás, resulta curioso como los franceses siempre viendo la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el suyo, porque hablando de castillos en el aire, su sistema de protección social, atendiendo a la pirámide de edad y al nuevo escenario globalizador, sí que es una locura insostenible, pero claro, de eso no se habla. Hablando de nuestros mileuristas cuando ellos tienen segmentos enteros de población que directamente están condenados al paro y a la marginación. En fin, me encantan los franceses, recuerdo esa frase de Schopenhauer "En África tienen monos, en Europa tenemos franceses, eso nos compensa"
3 de agosto de 2006 a las 15:17.  

rasante:
Alberto, con tu permiso tomo el quinto comentario de liberation para exprimirlo en mi blog. Saludos.
3 de agosto de 2006 a las 19:49.  

alberto:
Por supuesto, sin problemas. Un saludo.
3 de agosto de 2006 a las 20:29.  

aloisius:
Curiosa la división de la gente en "burbujista" y "nuncabajista". Me parece una generalización absurda.
Es cierto que también me parece absurdo ese sentimiento de triunfalismo del propietario del que tanto hablas. A mí, como propietario, no me interesa lo más mínimo que suba el valor de mi vivienda. A fin y al cabo yo no lo considero como una inversión, sino una necesidad. Y qué más me da que el piso bajo el mío lo vendan, o mejor dicho, pretendan venderlo por un 150% más que lo que pagué yo hace tres años, si vendo mi casa será para comprar otra. Y todo ha subido tremendamente, especialmente en mi barrio, que es donde quiero seguir viviendo, por lo que el beneficio que obtendría si quisiera cambiar de casa sería cero: vendo caro, compro caro.
Pero no comparto la opinión de que es mejor vivir de alquiler, por lo menos en este país. Antes de comprar mi piso viví ocho años de alquiler,en dos pisos distintos, y acabé harto de pintar, arreglar puertas y armarios y reparar desperfectos sin que el propietario se dignase a hacerse cargo de nada. La gota que colmó el vaso fue cuando quise hacer una pequeña obra, por supuesto a mi cargo, pretendía tirar un tabique (el piso era antiguo y con muchas habitaciones pequeñas) y el dueño se negó. Ahí decidí que me tenía que comprar un piso.
Yo no me considero "nuncabajista". Evidentemente, creo que va a bajar el precio de la vivienda en los próximos años. Pero dudo profundamente que la bajada sea brusca y grande.
Yo, si no tuviera casa y pudiese pagarla sin tener que comer todos los días lentejas, no dudaría en comprarme una. Lo siento, quizás sea partícipe de la obsesión nacional por el zulo, pero no me gustaría nada vivir de alquiler, para mí es fundamental habitar un espacio personalizado a mi gusto, y eso es casi imposible si la vivienda no es propia. Otra tema es el precio que hay que pagar por ello.
3 de agosto de 2006 a las 21:57.  

Anónimo:
Analizando las dos burbujas inmobiliarias veamos cuales son las grandes diferencias:

En los años sesenta, setenta, España iba bien (económicamente hablando) los españoles de clase media, media- alta, podían acceder a la vivienda en buenas condiciones como ahora, tipos bajos (COMO AHORA) y precios razonables, compraban su primera vivienda y también su apartamento en la playa o chalet en la sierra, los extranjeros también compraban. (Había fiebre compradora, COMO AHORA). La diferencia básica estaba en las HIPOTECAS, el plazo medio de una hipoteca eran 10 -12 años, o como máximo 15 años y las hipotecas que se firmaban eran a tipo fijo y sobre el 70% de valor de tasación, evidentemente el riesgo era menor y la carga menos duradera. Los que se hipotecaban lo tenían claro pagarían siempre la misma cuota y a 15 años como máximo. La situación actual es completamente distinta, la vorágine compradora, la especulación, la ingeniería hipotecaria de los bancos (sabedores de que la subida de tipos juega a su favor) con hipotecas sobre el 100% del valor de tasación (tasación hecha por el propio banco) y plazos de amortización de hasta 50 años. A partir de la crisis del petróleo de 1973 se produjo el parón en el sector inmobiliario, subió el petróleo y subieron los tipos pero a las personas hipotecadas no les supuso mayor carga hipotecaria, tenían tipos fijos y cuotas fijas, lo contrario que ahora (93% de las hipotecas a interés variable). Ahora el riesgo asumido por la familias hipotecadas es enorme, si se dispara la inflación y los tipos, la carga hipotecaria aumentará vertiginosamente (una subida de tipos del 4 al 6% no nos engañemos es una subida del 50%), los efectos serán mucho mas devastadores que en la crisis de los setenta
9 de agosto de 2006 a las 18:21.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja