7 de julio de 2006
Analistas financieros, esos amigos nuestros
La economía occidental de los últimos 20 años se basa en el engaño. Ese engaño puede adoptar muy diversas formas: la publicidad, las ofertas, el contacto con comerciales. De todas esas formas de engaño, la que más rechazo me produce es la de los comerciales, porque fingen ser amigos nuestros para robar nuestro dinero. Según la economía europea deriva hacia los servicios, nuestra sociedad se ha llenado de comerciales. Hay comerciales de perfil bajo, como los peluqueros o los que tienen un bar, y los hay que gozan de un dudoso prestigio, como los analistas financiero.

Bien, pues uno de estos analistas, un tal Édouard Tétreau, ha contado sus experiencias en un libro titulado Analista. En el centro de la locura financiera. Es uno de esos análisis cáusticos que hacen los franceses. No he leído aún el libro entero, pero sí el primer capítulo. Dice cosas como esta:
El sales es pues el protagonista de una sociedad de Bolsa, es aquel que sale en busca del dinero. En cuanto un cliente pasa una orden de venta de títulos, o una orden de compra, el sales está allí para generar y cobrar la comisión, por ejemplo 3 de 1 000. De este modo, un cliente que pasa una orden de compra por un millón de euros, en acciones de Total, llenará las arcas de nuestra sociedad de Bolsa con 3 000 euros.

Por lo tanto, el trabajo de vendedor es bastante simple: tienes que llevarte muy bien con el cliente, para que, en el caso de querer pasar órdenes en Bolsa, te llame a ti y no a la competencia. Y luego, el vendedor debe encargarse de alentar a su cliente para cambiar, lo más a menudo posible, sus posiciones sobre los valores bursátiles más importantes.

Lo fundamental en esta profesión es no perder tiempo con los pequeños inversores, o con aquellos que tienen convicciones y posiciones tan sólidas y firmes que pasan muy pocas órdenes a lo largo del año. La prosperidad de las sociedades de Bolsa se basa en la versatilidad de los inversores.


18:56:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.

2 comentarios:

El_cobra:
No confundas a los lectores, una cosa es un "asesor/analista finaciero" y otra un broker (lo que ahí llaman sales).

Los que se dedican a tratar de adivinar qué rumbo va a tomar el mercado según la geopolítica, la macroeconomía, el análisis técnico, étc étc son analistas financieros.

El curro que debe aprender ese muchacho, el de realizar las operaciones ajenas de compra-venta de las acciones es un broker, si son propias es un trabajo de dealer. No dudo que conozcas las diferencias Alberto, pero el texto refleja una mala idea, o a mí me lo parece; ese 3 por 1000 de comisión lo cobran los brokers, siempre cobran lo suyo en más o menos cantidad dependiendo del broker y del volumen, otra cantidad la cobra la sociedad que se dedica a este mundillo de la bolsa, bolsa y mercados españoles en nuestros casos más comunes de andar por casa, que dentro de poco podrás comprar acciones de ella misma, estas comisiones siempre las pagarás al comprar/vender; en cambio, la comisión del analista financiero la cobrarás sólo si quieres contratarle, por ejemplo un 15% sobre beneficios te pueden cobrar, pero no tienen nada que ver con los broker o los sales.
13 de julio de 2006 a las 15:17.  

alberto:
Lo que dice en el texto es que los analistas financieros y los brokers de una misma empresa trabajan en equipo, los primeros se encargan de hacer análisis viciados que lleven a los accionistas a mover las acciones, y los segundos pasan el cazo con esos movimientos. Ahí es donde está la trampa.

También creo que el protagonista que habla no es exactamente un "muchacho", parece que estuvo trabajando en la banca durante años y luego le ofrecieron una subida fuerte, pero es un analista con experiencia.

Un saludo.
13 de julio de 2006 a las 16:06.  



© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja