19 de mayo de 2006
Problemas con el Plan 14
En los comentarios al artículo de FT ha aparecido una agresiva reivindicación de uno de esos activistas que luchan contra los molinos de viento. Todo viene por mi cuento "El Plan 14", que publiqué aquí hace tiempo. Dice este ecologista:
Otra vez que quieras demostrar tus dotes literarias, deja claro que te estás inventando las historias y no nos utilices:
- nadie te pudo parar y menos cortar la carretera, porque eso no lo hemos hecho jamás.
- no tenemos petos blancos ni gorras, que pongan "molins no"
- en Famorca no hay chalets (ni blancos, ni negros)
- siempre somos respetuosos con los que visitan nuestra tierra, porque la queremos y queremos que les guste a los que vienen a visitarnos,
- por eso que la queremos, la defendemos y, ni queremos que pongan instalaciones industriales en espacios naturales, ni tampoco urbanizaciones, como pareces señalar tú al hacer referencia a "construcciones seguí" (que por cierto desconocemos si existen).
Cierto es, ese relato es ficción. Sólo utiliza una situación real, que son las protestas sobre ese Plan 14, para hacer un pequeño cuentecillo. Yo no sé exactamente cuáles son los motivos de su enfado, pero tal vez ahora pueda este hombre enfadarse con más motivo, porque mi respuesta ha sido la siguiente:
Mira Mariano, a vosotros lo que os molesta es no poder trincar la pasta de las recalificaciones y las construcciones. Un día subí con mi bicicleta y me senté en esa paradita de autobús que hay en Famorca. Habíais puesto un panfletito vergonzoso en un poste, veníais a decir que los molinos eran poco menos que el quinto jinete del Apocalipsis, os estropearían el paisaje, os matarían los pájaros, os contaminarían acústicamente. Parecía que os querían poner allí al mismo Chernobil.

Analizando la propaganda aquella absurda llegué a la conclusión de que el problema para vosotros es sólo el ruido: hasta a dos kilómetros se oirá el molino día y noche. Por tanto, ya podéis despediros de recalificaciones y de rentables chaletitos que "den vida al pueblo".

Ahí en Gata de Gorgos no ha habido protestas ecologistas por los miles de chalets, porque saben que pegarán un buen bocado a todo el dinero, blanco o negro, que va a caer. En la Marina Alta hay un montón de PAIs programados y no veo yo las manifestaciones por ningún lado, a pesar de que el territorio ahí sí que va a ser machacado totalmente.

En Pedreguer a nosotros nos han puesto una autopista, una carretera que aumenta de tráfico cada día, hasta un semáforo. Delante de mi casa han puesto un bloque que me tapa parte del paisaje. Por las calles yo antes jugaba al fútbol y ahora no se puede ni pasar. La contaminación está también aumentando. Van a tirar algunas casas para ampliar la carretera que va a Benidoleig. ¿Y dónde están las plataformas ecologistas? Sí que hay alguna, pero nadie les hace ni puto caso, no interesa al bolsillo.

A vosotros en Famorca os habrán dado apoyo porque ven peligrar los duros. Pero os vais a joder, porque los molinos se tienen que poner en algún sitio. No van a ponerlos encima de los hoteles de Denia. Porque luego en Famorca o Fageca o más abajo en Castells vais a querer carretera, colegios, ambulatorios, luz, teléfono, televisión. ¿Y cómo se va a pagar eso? ¿Con vuestros impuestos? Si sois cuatro gatos y la mayoría jubilados. Vosotros sois un gasto económico para la economía de la costa, y os interesa más callar si no queréis que después de los molinos la Generalitat se lleve también las inversiones.

Yo no soy del PP, pero estoy harto de esta gente insolidaria que pide, pide, pide y cuando le toca dar no hace más que rabiar y pelear para no hacerlo. A mí me parece que tu montaña está igual de bonita con molinos y sin molinos, mientras que mi pueblo cada día está más feo y no pasa nada. Aquí abajo estamos trabajando, tragando atascos, tragando delincuencia, y no sé por qué no podéis tener ahí unos molinillos.

Y, en cuanto a mis dotes literarias, no creo que sea en Famorca donde vayan a apreciarlas más.

Sólo te doy la razón en que mi cuento es DE FICCIÓN. A mí nadie me interrumpió el paso ni me pasó nada. No hay ningún camión de Construcciones Seguí. Esto yo espero que todos los lectores lo hayan tenido muy claro. Y si no, luego pondré una notita para aclararlo.

Que os vaya bien con vuestra protesta, pero mi consejo es que trabajéis más y protestéis menos.


16:09:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja