30 de abril de 2006
Endeudados hasta las cejas
Hoy en El País sale un reportaje interesante: Endeudados hasta las cejas. Se habla de adictos al consumo, gente que no se sabe administrar y algunos con mala suerte. Parece que se están todos cogiendo hipotecas al límite y no piensan en una enfermedad o accidente. Pero los que lo pasan peor son los que utilizan créditos al consumo, porque las hipotecas realmente son una inversión que puede ser mejor o peor pero que no es dinero desperdiciado.

Además de estas personas, hay algunos personajes que yo calificaría como de muy cercanos a la gilipollez:
¿Cómo vas a renunciar a tomar unas cervezas cuando sales desesperado de la vida de trabajar, después de 14 horas currando? ¿Cómo no vas invitar a tu novia a pasar su noche de cumpleaños en un parador? ¿Cómo no te vas a comprar la misma PDA que tiene ese comercial de tu oficina que cambia cada dos meses de móvil, si hace dos años que no actualizas el equipo? La suma de estas y otras tantas preguntas llevaron a Juan a meterse en una espiral del crédito.
Pues digo yo, Juanillo, que habrá que saber parar de gastar. Es que hay algunos que no saben aguantar la publicidad, se tiran de la moto a lo loco.

Luego hay algunos de esos "inversores" con miopía:
Los ingresos familiares eran en ese momento de 1.100 euros (ella se dedicaba a cuidar de sus tres hijos y trabajaba sólo por temporadas) y con 720 cubrían los créditos. "Íbamos ajustados, pagábamos como podíamos", dice. Y les roban el coche. Las niñas iban a un colegio en el centro de Madrid, el que estaba cerca de casa de la suegra (con la que empezaron las primeras tensiones), y necesitaban un coche; pero, en su situación, ningún banco les quería dejar dinero. Y en eso les llega una carta a casa: le regalamos una semana de vacaciones si se une a nuestra fabulosa oferta de multipropiedad. Disfrutará de una semana de vacaciones en la playa al año. Por sólo 12.000 euros. Y la verdad es que ya tenían ganas de pasar una semana tomando el sol, después de tantos agobios para llegar a fin de mes. ¿Resultado? Después de un intento frustrado de conseguir un crédito de 18.000 euros que ayudara a matar dos pájaros de un tiro (coche y vacaciones), Laura se planta en el año 2000 con un nuevo crédito abierto por valor de 300 euros al mes para pagar por la multipropiedad. Una vez descontados los pagos que tiene que hacer cada mes para cubrir deudas le quedan 180 euros para vivir. "A partir de entonces empezó el infierno".
En fin, que tenemos que ir con mucho cuidado. Ahora me acuerdo de esos chalados que van por ahí diciendo: "y yo que me gasto el triple de lo que gano", como si fuese un orgullo. Cada vez que oigo a alguien decir eso procuro no perder el tiempo con él.

Por eso, yo siempre intento recuperar mi vena catalana: "la pela és la pela, noi". Hay que cerrar bien el puño.

20:47:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja