20 de abril de 2006
El tercer gemelo, de Ken Follett
Acabo de terminar esta novela ahora mismo y la verdad es que se me ha hecho larga. Y mira que a mí Follett me gustaba, y el planteamiento del libro prometía: experimentos genéticos. Pero la orientación al público norteamericano y esa mezcla de comentarios soeces y ñoñería de Follett (tal vez su talón de Aquiles) lo han echado a perder.

Y digo orientación al público norteamericano porque la cosa es bien clara: cuando Follett escribe para europeos no pone personajes tan hieráticos, héroes tan perfectos, ni nos intenta deslumbrar con lujos consumistas (que si corbatas de tal marca, que si trajes a rayas, que si zapatitos de charol, que si un Mercedes muy viejo).

La historia trata de una clínica de reproducción asistida que en su momento hizo varios clones para buscar el soldado perfecto para los USA. Esos niños fueron implantados en mujeres que nada sabían. Los chicos se criaron por separado sin conocerse nunca. De repente, a los 21 años, uno de ellos comete una violación y la heroína emprende la gran lucha en pos de la justicia, para que la maldad salga a la luz. Los malos, en este caso, son los tres propietarios de esa clínica, que tienen la venta concertada a unos alemanes por muchos millones de dólares. Esos propietarios son un senador, un médico y un profesor universitario. Este último es el malo malísimo, dirige la tesis de la heroína y la engaña para que ella no dé con la clave, luego intenta despedirla y finalmente llevarla los tribunales. Este señor ha adoptado a uno de los clones, que precisamente es el que hizo las violaciones.

En cuanto a los clones, son ocho. Los van encontrando poco a poco, cada uno con una vida distinta: uno es un fracasado, otro es un joven empresario, otro es un muchacho ejemplar, etc.

Follett parece que quiere plantear un pequeño debate: ¿alguien es quien es por su genética o puede cambiar su destino con su iniciativa individual?

Claro, ¿cuál creéis que es la ortodoxia norteamericana a este respecto?

Habéis acertado: el self made man, el individuo autónomo. Esa es la moraleja del libro.

Pero digo que me ha costado terminarlo porque empiezo a darme cuenta de dos cosas: Y no puedo dejar de hablar de la protagonista: mujer atlética, intelectualmente superdotada, de gran atractivo sexual, moralmente intachable, una mujer moderna, luchadora, enérgica... Un tópico publicitario sin fisuras. Y eso lo pone Follett como personaje principal.

En fin, esta novela me ha decepcionado y dejaré a este autor en cuarentena durante un tiempo. Ahora voy a empezar Tuareg, de Vázquez Figueroa. Ya la leí cuando era un chaval, pero me acuerdo de poco. Seguro que aquí las cosas son diferentes.

18:55:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja