3 de marzo de 2006
El retorno del profesor de baile, de Henning Mankell
Al final lo he terminado. Hará unos dos meses que lo compré, pero la cosa se ha ido interrumpiendo. Ha sido un libro que empezó muy bien y luego se me ha hecho largo y algo pegajoso. Las novelas negras no son lo mío, sobre todo las de la última oleada, con morbo de casquería. Se han extremado en la sangre, las mutilaciones, las torturas. Yo no sé por qué la gente necesita ver el sufrimiento más extremo de sus semejantes para pasárselo bien. Este problema está también en los telediarios.

Pero en fin, es un libro entretenido, que describe la vida cotidiana de Suecia. Describe también el colaboracionismo sueco durante el III Reich y presenta un personaje interesante llamado Herbert Molin: joven miembro de las Waffen SS, huyó cuando el Ejército Rojo estaba ya en Berlín, se recicló luego como policía en Suecia y llevó una vida gris y mediocre. Nunca abjuró de sus ideas nazis y tuvo una hija de extraordinaria belleza. Muere luego asesinado por el hijo de uno de los judíos que él mató.

Otra cosa buena del libro es la frialdad del estilo de Mankell, que no tiene prisa para nada ni se eleva en intentos líricos. Pero ese estilo peca a veces de inexactitud y de un cierto mecanicismo, formulismos que se repiten. Creo que la traducción no es demasiado buena tampoco.

Y hasta aquí las cosas buenas. Porque el libro tiene varias cosas muy malas.

Vaya por delante que yo no estoy de acuerdo con la promoción de la editorial Tusquets. Ellos vienen a decir que lo de Mankell es una novela de intriga, una novela negra, pero de mayor calidad literaria. Yo creo que más bien es al contrario. Lo de la mayor calidad lo dirán algunos porque el lenguaje es más espeso, los párrafos más largos, hay descripciones abundantes, y en fin todo es un poco más conservador, más cercano a la novela culta del siglo XX.

Puede ser, pero esta novela no es verosímil, y eso para mí es el peor error de una novela negra. Todas las calidades estilísticas (que yo no veo tan claras) se convierten en falta de calidad en el diseño de la trama.

Yo veo muy difícil creerme que el hijo de un judío asesinado durante el III Reich esté durante 55 años esperando en Argentina el momento para vengar a su padre. Aunque diga Mankell que se había olvidado ya y luego lo encontró por casualidad. ¿Ese señor, ya anciano, cruza el Atlántico para ir a matar con extrema crueldad a otro anciano en Suecia? ¿Y ese judío, que en la novela es presentado como una buena persona, es capaz de dar latigazos a otro anciano hasta despellejarle la espalda y dejarle los pies con los huesos fuera? Yo no lo veo nada claro.

Y luego resulta que ese asesino ha cometido su crimen perfecto, tiene reservado ya un vuelo para largarse a Argentina otra vez, pero se queda en Suecia por simple curiosidad. Resulta que también ha muerto el vecino de su víctima, pero él no lo ha matado. "Necesita" saber quién ha sido. Y pierde el vuelo y toma riesgos, y al final se delata, porque "necesitaba" saber quién ha matado al vecino. Esto no es verosímil. Los sicarios colombianos vienen, matan y se largan. Esas curiosidades raras son demasiado noveleras. Es un poco como esas películas baratas en las que la chica avanza en el pasillo oscuro hacia el peligro, como si algo la hipnotizase, en lugar de salir de la casa cagando leches y llamar a la policía.

Pero es también poco creíble el personaje principal: un detective que tiene cáncer, que está esperando para comenzar el tratamiento, pero que se ve interesado por el asesinato. La víctima era un ex compañero de trabajo. Pero a ese policía no le han encargado el caso, de hecho le dicen que se largue, pero él también "necesita" saber la verdad.

Todas esas necesidades de saber cosas que a uno ni le van ni le vienen a mí me muestran una trama mal diseñada, en la que las piezas no han encajado bien. Si fuese Ken Follett, todos ahí se jugarían el cuello, no habría posibilidad de marcharse.

Luego plantea Mankell una hipótesis que no está probada: hay redes supraestatales de nazis que se apoyan unos a otros, con gente joven que sostiene la vieja ideología y prepara un IV Reich. Es una idea sugerente, pero no está bien explicada. La toca de pasada.

Yo creo que al libro le sobran páginas, que el autor tendría que haber aligerado el ritmo un poco. Me gustan las novelas largas, pero prefiero que la línea argumental esté más tensa.

En fin, un libro que entretiene a ratos, que es recomendable para los fans de la novela negra, pero que tiene algo de gallofa y es menos verosímil que el best seller medio anglosajón.

20:37:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja