23 de febrero de 2006
Una vieja reseña en El País
Hace mucho tiempo que salió, pero parece que El País ha decidido ir subiendo sus viejos contenidos a la Red. Pues aquí está la reseña: "Los afanes equivocados". La parte que habla de mí es la siguiente:
Con un estilo más eficaz y directo, pero igualmente realista, Alberto Noguera (Alicante, 1976) ofrece la primera entrega de una serie que se llamará Trilogía de Internet, donde se propone encarar la crónica de su generación, incrustada en la revolución cotidiana de las modernas tecnologías. A falta de las posteriores entregas, Estructuras de control es un minucioso, y más bien prolijo, fresco costumbrista, que sigue puntillosamente la vida de estudiante de Vanesa García y su acceso al mundo adulto, y de David Costa, alumno de física que abandona pronto la Facultad al crear una empresa de informática que le proporciona sustanciosos ingresos sin salir de casa. El contraste entre la insegura Vanesa, cuyo futuro se reduce a lograr un puesto de profesora de instituto, y el dinámico y emprendedor David, que representa el espíritu de los nuevos tiempos, vertebra la novela con el único conflicto realmente visible. Y esto es todo, al menos en esta primera entrega, dedicada a dibujar prototipos, más que caracteres, y a registrar la monótona sucesión de exámenes, viajes al pueblo y algunas noches insulsas de discoteca y alcohol. Es de prever que lo que aquí es protohistoria tenga un desarrollo más beligerante. Alberto Noguera se muestra muy crítico con los novelistas españoles: "Una cuadrilla de garbanceros que olían a bar de tapas y porros a medio fumar". Su novela, no cabe duda, huele distinto: a tapicería de Opel Corsa. El aburrimiento, la soledad de sus personajes, tumbados en el desánimo de sus pisos de alquiler, no les conduce a ninguna taberna, ni a ruidosos paraísos artificiales, sino a la inodora pantalla de un ordenador.
Me gusta cómo empieza: "pero igualmente realista". ¿Significa eso que el realismo es un "pero" para una novela?

En fin, me da tanto asco el mundillo reseñero español que casi me da pereza volver a ocuparme de él. Para mí está claro por qué se incluyó mi libro en esa reseña en la que, evidentemente, yo no iba en un principio.

Me incluyeron porque estuve machacando al PP en mi página web días antes de las elecciones, y el Prisoe quiso pagarme en especie. El problema es que ese tiparraco que hace la reseña, que creo que es un escritor fracasado con bastantes años a sus espaldas, no sabe nada de internet y además se tira por el camino equivocado. Me confunde con el realismo social. Y luego tira de eso tan manido del "costumbrismo", que en los periódicos españoles significa "realismo con lenguaje poco elaborado", pero en las universidades significa "descripción artística de costumbres pintorescas a principios del siglo XIX".

Pero no nos enredemos. Decía que yo no iba en principio incluido en esa reseña porque se nota que me metieron con calzador: los otros tres autores tienen una foto y un ladillo. Yo no tenía ni foto ni ladillo, ni se corresponde la reseña con el titular del artículo. Eso fue una chapuza que hicieron ahí.

Y por cierto, en esa misma reseña, en un despiece se hablaba con cierto desprecio de otra novel: Julia Navarro. Esta autora llegaría a vender casi medio millón de copias de ese libro. El reseñero dice: "El argumento, aunque bien templado, deviene así en un tirabuzón donde cascabelea ese soniquete que avisa que el pasado que creíamos desaparecido, como la orden del Temple, todavía controla y maneja nuestra historia presente".

Eso mismo debieron de pensar los lectores.

00:58:00 ---------------------  

2016 en Denia (Alberto Noguera)
El implacable retrato del desencanto y la corrosión de las ilusiones en la España de principios de siglo.
Comprar por 3,59€ en Amazon.


© A. Noguera

"Mirar el río hecho de tiempo y agua
y recordar que el tiempo es otro río,
saber que nos perdemos como el río
y que los rostros pasan como el agua".
Jorge Luis Borges


Leer los archivos

Entradas destacadas:
Pepito Relámpago - Pepita Nuncabaja - Seis meses en meetic - Etapas de la burbuja